IRRI­GA­CIÓN.

Con el co­no­ci­mien­to del ba­lan­ce hí­dri­co del lo­te, el pro­duc­tor pue­de de­ter­mi­nar en qué mo­men­to y cuán­ta agua su­mi­nis­trar con rie­go su­ple­men­ta­rio.

Super Campo - - Contents - Por Gus­ta­vo Mar­tins.

Una apli­ca­ción mó­vil per­mi­te to­mar la de­ci­sión de uso de rie­go su­ple­men­ta­rio en cul­ti­vos en ba­se a la re­co­pi­la­ción de da­tos cli­má­ti­cos en tiem­po real.

LA EM­PRE­SA Ki­li­mo, la he­rra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca que brin­da in­for­ma­ción so­bre cuán­do y cuán­to re­gar, pre­sen­tó los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción ob­te­ni­dos so­bre la can­ti­dad de agua apli­ca­da al maíz du­ran­te la cam­pa­ña 2017/18 en Ar­gen­ti­na. Los da­tos se ob­tu­vie­ron de apro­xi­ma­da­men­te 100 ba­lan­ces hí­dri­cos lle­va­dos a ca­bo so­bre 43 es­ta­ble­ci­mien­tos ubi­ca­dos en 9 di­fe­ren­tes zo­nas del país.

Pa­ra el aná­li­sis se uti­li­za­ron los mi­lí­me­tros re­ga­dos en lo­tes de maíz des­de el ini­cio de la cam­pa­ña has­ta me­dia­dos de mar­zo 2018. “El éxi­to del rie­go de­pen­de de la hu­me­dad que ten­ga el sue­lo, del cul­ti­vo y por so­bre to­do de sa­ber re­gar en el mo­men­to jus­to. Afor­tu­na­da­men­te, hoy día to­das es­tas va­ria­bles pue­den co­no­cer­se con an­ti­ci­pa­ción a la in­ver­sión”, sos­tie­ne Jai­ro Trad, So­cio fun­da­dor y CEO de Ki­li­mo.

En Ar­gen­ti­na, el maíz es uno de los prin­ci­pa­les cul­ti­vos ba­jo rie­go ya que el apor­te ob­te­ni­do por las pre­ci­pi­ta­cio­nes no al­can­za a cu­brir las ne­ce­si­da­des re­que­ri­das cam­pa­ña tras cam­pa­ña. El sis­te­ma de rie­go se trans­for­ma en un re­cur­so es­tra­té­gi­co pa­ra que los cul­ti­vos lo­gren un in­cre­men­to de has­ta un 50% por cien­to res­pec­to a los lo­tes en se­cano, es de­cir, aque­llos cul­ti­vos que cre­cen só­lo con el

agua de llu­via.

ME­DI­CIÓN. “Hoy exis­te una so­lu­ción efi­cien­te pa­ra el rie­go. Nues­tra he­rra­mien­ta brin­da un coe­fi­cien­te de cul­ti­vo pro­pio que ali­men­ta un ba­lan­ce hí­dri­co pa­ra ca­da lo­te, con una cer­te­za del 92 al 95% en 90 días. El pro­duc­tor sa­be cuán­do y cuán­to re­gar”, afir­ma Trad. La in­ves­ti­ga­ción

se­ña­la al­gu­nas de las zo­nas de Ar­gen­ti­na, co­mo El Va­lle de Ca­ta­mar­ca, Sur y Cen­tro de Cór­do­ba, don­de el rie­go es una he­rra­mien­ta com­ple­men­ta­ria que re­du­ce el ries­go cli­má­ti­co de las co­se­chas, es­ta­bi­li­za y au­men­ta los ren­di­mien­tos de los cul­ti­vos. En di­chas áreas los mi­lí­me­tros re­ga­dos son me­no­res que en otras ya que las pre­ci­pi­ta­cio­nes al­can­zan a cu­brir una gran par­te de la de­man­da de los cul­ti­vos.

Asi­mis­mo, la in­ves­ti­ga­ción se­ña­la zo­nas co­mo el Cen­tro de la Pro­vin­cia de San Luis don­de las pre­ci­pi­ta­cio­nes cu­bren un ba­jo por­cen­ta­je del con­su­mo y por ello, la pro­duc­ción, no pue­de lle­var­se a ca­bo sin rie­go.

Ca­be des­ta­car que, en aque­llas zo­nas con es­ca­sez de pre­ci­pi­ta­cio­nes, el sis­te­ma de rie­go es la prin­ci­pal tec­no­lo­gía pa­ra ate­nuar la fal­ta de llu­vias. En al­gu­nos ca­sos la uti­li­za­ción del rie­go com­ple­men­ta­rio pue­de re­pre­sen­tar has­ta el 40% de los cos­tos de pro­duc­ción.

IM­POR­TAN­CIA. Trad afir­mó: “En la ac­tua­li­dad, el 50% de la pro­duc­ción mun­dial de ali­men­tos se en­cuen­tra ba­jo rie­go y es por ello que con­tro­lar la ac­ti­vi­dad de irri­ga­ción es im­pres­cin­di­ble. No só­lo pa­ra re­du­cir los cos­tos eco­nó­mi­cos sino pa­ra cui­dar un re­cur­so na­tu­ral es­ca­so co­mo es el agua y pa­ra au­men­tar la ren­ta­bi­li­dad en los cul­ti­vos”.

Hoy, gra­cias a la apli­ca­ción de he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas en el cam­po, es po­si­ble sim­pli­fi­car la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria ba­sán­do­se en el pro­ce­sa­mien­to de in­for­ma­ción sa­te­li­tal y da­tos cli­má­ti­cos sin la ne­ce­si­dad de ins­ta­lar equi­pos a cam­po.

La in­for­ma­ción sa­te­li­tal sir­ve pa­ra el con­trol y monitoreo de rie­go y se ob­tie­ne a tra­vés de la uti­li­za­ción de imá­ge­nes sa­te­li­ta­les que brin­dan in­for­ma­ción exac­ta del Ín­di­ce de Ve­ge­ta­ción de Di­fe­ren­cia Nor­ma­li­za­da (NDVI) o “ín­di­ce ver­de”.

Es­tas imá­ge­nes se ad­quie­ren de 5 sa­té­li­tes que pu­bli­can da­tos pe­rió­di­cos y ayu­dan, en el mo­de­lo pro­pues­to por Ki­li­mo, a co­no­cer cuál es la can­ti­dad de agua en mi­lí­me­tros que se pier­de día a día en ca­da lo­te.

Por Gus­ta­vo Mar­tins Fo­tos: ar­chi­vo Su­per CAM­PO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.