MA­NE­JO.

Cre­ce en el mun­do la preo­cu­pa­ción de los con­su­mi­do­res por el bie­nes­tar de los ani­ma­les de pro­duc­ción. Có­mo de­ben en­fren­tar los tam­be­ros es­tos cam­bios.

Super Campo - - Contents - Por Ma­rio Sir­vén, Mé­di­co Ve­te­ri­na­rio.

De qué ma­ne­ra im­pac­ta en los tam­bos la preo­cu­pa­ción de los con­su­mi­do­res por el bie­nes­tar ani­mal.

DES­DE HA­CE YA unos años en nues­tra re­gión, y mu­cho más tiem­po en Eu­ro­pa, el bie­nes­tar de los ani­ma­les de pro­duc­ción es una preo­cu­pa­ción cre­cien­te, aun­que las cau­sas que ori­gi­na­ron esa preo­cu­pa­ción di­fie­ren en las dis­tin­tas re­gio­nes. En Eu­ro­pa sur­ge por exi­gen­cias de los con­su­mi­do­res, al­go que no su­ce­de en, por ejem­plo, la Ar­gen­ti­na.

El re­cla­mo de los con­su­mi­do­res eu­ro­peos em­pe­zó con los po­llos de con­su­mo ha­ci­na­dos en gal­po­nes, las ga­lli­nas po­ne­do­ras en­ce­rra­das en jau­las in­di­vi­dua­les y los cria­de­ros de cer­dos, ca­da vez más “lim­pios” pe­ro ale­ja­dos de los am­bien­tes na­tu­ra­les de los le­cho­nes, las ma­dres y los ca­po­nes en en­gor­de. Hoy, to­da­vía, és­tas son las es­pe­cies que más preo­cu­pan a los eu­ro­peos y las bue­nas prác­ti­cas de bie­nes­tar es­tán le­gis­la­das, con pre­mios y cas- ti­gos de acuer­do a su gra­do de cum­pli­mien­to.

Sin em­bar­go, los bo­vi­nos lle­ga­ron a in­te­grar las lis­tas de es­pe­cies pro­duc­ti­vas re­qui­ren­tes de bie­nes­tar. En el ca­so de las va­cas le­che­ras, hay exi­gen­cias cre­cien­tes por par­te de los con­su­mi­do­res y tan­to los pro­duc­to­res co­mo los in­dus­tria­les de la le­che tra­ba­jan en es­te ítem con au­di­to­rías y re­gla­men­ta­cio­nes, pre­sio­na­dos tam­bién por los ca­da vez más gran­des - en nú­me­ro y pe­so- gru­pos lla­ma­dos “ver­des”, que in­clu­so al­can­zan a ex­pre­sar ar­gu­men­tos que ro­zan con lo ri­dícu­lo con­tra el con­su­mo de lác­teos, ar­gu­men­tos sin nin­gún va­lor cien­tí­fi­co.

En nues­tro país, en el que ha­ce una de­ce­na de años po­co se ha­bla­ba del te­ma, hoy es una preo­cu­pa­ción en au­men­to y co­mien­za a ocu­par a ase­so­res e in­dus­tria­les. Los mo­ti­vos son di­fe­ren­tes: los re­qui­si­tos de los paí­ses com­pra­do­res de car­nes y pro­duc­tos lác­teos y por la ca­li­dad de es­tos úl­ti­mos, que se afec­ta no­to­ria­men­te cuan­do la ma­te­ria pri­ma pro­vie­ne de va­cas le­che­ras ca­ren­tes de bie­nes­tar.

Unos po­cos (to­da­vía) pro­pie­ta­rios de va­cas le­che­ras se es­tán ocu­pan­do del bie­nes­tar de las mis­mas, so­li­ci­tan ase­so­ra­mien­to y eva­lua­cio­nes de sus es­ta­ble­ci­mien­tos y sus ro­deos en bus­ca de diag­nos­ti­car fac­to­res de es­trés y co­rre­gir­los. Es­to in­clu­ye la ne­ce­si­dad de ca­pa­ci­ta­ción del per­so­nal que tra­ba­ja con los ani­ma­les. Mu­chas ve­ces se con­fun­de la fal­ta de bie­nes­tar con ma­los tra­tos, o bien con ins­ta­la­cio­nes que no tie­nen lu­jo, cuan­do son in­nu­me­ra­bles los fac­to­res de es­trés (fal­ta de bie­nes­tar) po­co aten­di­dos. Mu­chos de ellos pue­den co­rre­gir­se prác­ti­ca­men­te sin cos­tos. CRUEL­DAD. En sí mis­ma es un de­mo­nio de mu­chas ca­be­zas; gol­pes, he­ri­das pro­vo­ca­das, que­bra­du­ras de co­las, ma­tan­zas sin mé­to­dos apro­pia­dos, que­ma­du­ras, aban­dono de ani­ma­les mo­ri­bun­dos, ma­nio­bras veterinari­as do­lo­ro­sas, etc. Na­die du­da de que es­tos ac­tos equi­va­len a cruel­dad, co­mo na­die du­da que mien­tras es­tas co­sas su­ce­dan, no ha­brá bie­nes­tar.

Aho­ra bien, quien ha­ya pa­sa­do al­go rá­pi­do el pá­rra­fo an­te­rior y sea pro­duc­tor, ve­te­ri­na­rio, tam­be­ro, or­de­ña­dor, va­cu­na­dor, in­se­mi­na­dor o bo­ye­ro es­tá in­vi­ta­do a re­ler­lo y pen­sar si ca­da uno de

to­dos los ítems men­cio­na­dos no se rea­li­za fre­cuen­te­men­te so­bre los ani­ma­les del es­ta­ble­ci­mien­to. “Quien es­té li­bre de pe­ca­do, que ti­re la pri­me­ra pie­dra”; nun­ca más vá­li­do el tex­to bí­bli­co.

Pro­ba­ble­men­te fal­te, en mu­chos tam­bos, to­mar cons­cien­cia de que los bo­vi­nos su­fren el do­lor tan­to co­mo los hu­ma­nos y a par­tir de eso to­mar me­di­das pa­ra re­du­cir los fac­to­res de es­trés por do­lor, que son siem­pre cau­sas de pér­di­das de pro­duc­ción, fer­ti­li­dad e in­mu­ni­dad.

Hay una in­du­da­ble in­cohe­ren­cia en­tre nues­tras cos­tum­bres ru­ra­les, car­ga­das de cul­tu­ra au­tóc­to­na, con el bie­nes­tar de los bo­vi­nos y, si bien es­to es me­nos evi­den­te en los tam­bos, en gran­des ro­deos de cría va­cu­na pa­ra pro­duc­ción de car­ne se si­gue tra­ba­jan­do co­mo ha­ce mu­cho tiem­po, sin prác­ti­ca­men­te nin­gu­na bue­na prác­ti­ca pa­ra bie­nes­tar.

Lle­gó la glo­ba­li­za­ción y jun­to a ella la co­mu­ni­ca­ción flui­da y las re­des so­cia­les. Hoy cual­quier ac­to de cruel­dad pue­de fil­mar­se en el mo­men­to mis­mo de su exis­ten­cia y en­viar­se a to­do el mun­do a tra­vés de in­ter­net. De he­cho; es­to ha su­ce­di­do en va­rias opor­tu­ni­da­des cau­san­do mu- chos do­lo­res de ca­be­za a los in­dus­tria­les que pro­ce­sa­ban la le­che pro­ve­nien­te de esos tam­bo, en los más im­por­tan­tes paí­ses pro­duc­to­res de le­che.

La glo­ba­li­za­ción, por su par­te, obli­ga a co­no­cer los re­qui­si­tos de ca­li­dad de los pro­duc­tos lác­teos en los paí­ses de ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo del mun­do. En­tre esos re­qui­si­tos es­tá el bie­nes­tar de los ani­ma­les de pro­duc­ción.

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que –pa­ra los po­ten­cia­les com­pra­do­res de lác­teos ar­gen­ti­nos-no siem­pre es ne­ce­sa­rio vi­si­tar ca­da tam­bo pa­ra eva­luar

el bie­nes­tar o la fal­ta de és­te; al­tos con­teos de cé­lu­las so­má­ti­cas, ya sea pro­me­dio país o de la le­che cru­da que re­ci­be una in­dus­tria en par­ti­cu­lar, es un ele­men­to que re­fle­ja la pre­va­len­cia de mas­ti­tis en los tam­bos, en­fer­me­dad in­fec­cio­sa que cau­sa do­lor y por lo tan­to fal­ta de bie­nes­tar. TAM­BOS AR­GEN­TI­NOS. Aun­que aún no en la ma­yo­ría, se em­pie­za a tra­ba­jar en bue­nas prác­ti­cas de bie­nes­tar y, lo más des­ta­ca­do has­ta aho­ra es el desa­rro­llo de ta­reas de ex­ten­sión y ca­pa­ci­ta­ción, al­go que ofre­ce Apro­cal (Aso­cia­ción Pro Ca­li­dad de Le­che) a tra­vés de su Co­mi­sión de Bie­nes­tar Ani­mal.

A par­tir de una reu­nión de téc­ni­cos de la re­gión, rea­li­za­da ha­ce ca­si una dé­ca­da en Uru­guay, la Co­mi­sión de Apro­cal co­men­zó a tra­ba­jar en la con­fec­ción de un “chec­klist” que per­mi­tie­ra eva­luar el gra­do de bie­nes­tar de las le­che­ras en pro­duc­ción. Se tra­ba­jó jun­to a co­le­gas uru- gua­yos y chi­le­nos to­man­do co­mo ba­se de es­tu­dio lo desa­rro­lla­do en Eu­ro­pa, el pro­to­co­lo del Wel­fa­re Qua­lity vi­gen­te en Reino Uni­do y fuen­te de in­for­ma­ción téc­ni­ca pa­ra el Par­la­men­to de la Unión Eu­ro­pea, pe­ro in­ten­tan­do adap­tar­lo a nues­tros sis­te­mas de pro­duc­ción y a las po­si­bi­li­da­des reales de eje­cu­ción de las ta­reas de eva­lua­ción. Así se edi­tó un “Cua­der­ni­llo pa­ra la Eva­lua­ción”, con las pla­ni­llas de che­queo y un soft­wa­re.

Apro­cal ofre­ce tam­bién un Cur­so on­li­ne pa­ra Eva­lua­do­res del Bie­nes­tar Ani­mal de las Va­cas Le­che­ras en Pro­duc­ción, con 5 mó­du­los que lle­gan a los par­ti­ci­pan­tes vía in­ter­net y cul­mi­na con una jor­na­da pre­sen­cial de un día en un tam­bo, even­to que in­clu­ye la eva­lua­ción com­ple­ta de ins­ta­la­cio­nes de or­de­ño, siem­pre orien­ta­da al bie­nes­tar de las va­cas y la fa­ci­li­dad del per­so­nal pa­ra cum­plir con las bue­nas prác­ti­cas, más dos tra­ba­jos de eva­lua­ción so­bre los ani­ma­les y sus ma­ne­jos, una fue­ra de la sa­la de or­de­ño y otra en el in­te­rior, du­ran­te el or­de­ño.

Los par­ti­ci­pan­tes po­drán, a par­tir del cur­so, eva­luar el bie­nes­tar de las va­cas en es­ta­ble­ci­mien­tos par­ti­cu­la­res y com­ple­tar el tra­ba­jo con un in­for­me, en el que se in­clu­yan su­ge­ren­cias e in­di­ca­cio­nes pa­ra rea­li­zar las me­jo­ras ne­ce­sa­rias.

La eva­lua­ción del bie­nes­tar en las va­cas en or­de­ño in­clu­ye mu­chos y muy di­ver­sos ítems. En es­ta épo­ca del año to­ma es­pe­cial im­por­tan­cia el es­trés ca­ló­ri­co, que de­be ser com­ba­ti­do me­dian­te el ade­cua­do re­fres­ca­do de las va­cas den­tro y fue­ra de las ins­ta­la­cio­nes de or­de­ño. El ejem­plo del es­trés ca­ló­ri­co es vá­li­do pa­ra trans­mi­tir a los fu­tu­ros eva­lua­do­res las con­se­cuen­cias de la fal­ta de bie­nes­tar; to­dos los pro­duc­to­res, en­car­ga­dos, tam­be­ros y or­de­ña­do­res co­no­cen las mer­mas de pro­duc­ción en la es­ta­ción es­ti­val, así co­mo la di­fi­cul­tad de pre­ñar a las va­cas en es­ta tem­po­ra­da.

Me­nor con­su­mo de ali­men­to y me­nos fer­ti­li­dad son con­se­cuen­cias evi­den­tes, a las que hay que su­mar la caí­da de la in­mu­ni­dad de los ani­ma­les es­tre­sa­dos; las en­fer­me­da­des más in­ci­den­tes en la eco­no­mía de los tam­bos, prin­ci­pal­men­te la al­ta pre­va­len­cia de ca­sos sub­clí­ni­cos, au­men­tan en nú­me­ro y gra­ve­dad, co­mo por ejem­plo la mas­ti­tis.

Va­le acla­rar que las con­se­cuen­cias del es­trés ca­ló­ri­co son las mis­mas que su­ce­den an­te la pre­sen­cia de cual­quier otro fac­tor de es­trés. Por es­te mo­ti­vo es ne­ce­sa­rio que se lis­ten las po­ten­cia­les cau­sas de pér­di­das de bie­nes­tar, se de a ca­da una su ni­vel de im­por­tan­cia, su in­ten­si­dad y las me­di­das que de­ben to­mar­se pa­ra eli­mi­nar­las. El te­ma es am­plio y es­ta no­ta es úni­ca­men­te una in­tro­duc­ción.

En el mun­do hay exi­gen­cias cre­cien­tes por par­te de los con­su­mi­do­res res­pec­to de las va­cas le­che­ras que obli­gan a pro­duc­to­res e in­dus­tria a tra­ba­jar en lí­nea pa­ra cer­ti­fi­car au­di­to­rías que con­fir­men su co­rrec­to desem­pe­ño.

La glo­ba­li­za­ción, por su par­te, obli­ga a co­no­cer los re­qui­si­tos de ca­li­dad de los pro­duc­tos lác­teos en los paí­ses de ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.