RE­PRO­DUC­CIÓN.

En la ges­ta­ción de un re­ba­ño, se con­si­de­ra nor­mal su­frir en­tre 2 y el 5% de abor­tos. Su­pe­ra­do es­te ín­di­ce, es­pe­cia­lis­tas del INTA re­co­mien­dan ha­cer diag­nós­ti­cos.

Super Campo - - Contents - Fuen­te: INTA In­for­ma

Cuan­do se su­pera el 5% de abor­tos du­ran­te la ges­ta­ción es ne­ce­sa­rio rea­li­zar diag­nós­ti­cos de­bi­do a que pue­de pre­sen­tar­se una en­fer­me­dad que afec­ta al re­ba­ño.

DE ACUER­DO con An­drea Fio­ren­tino, es­pe­cia­lis­ta del INTA Bal­car­ce, Bue­nos Ai­res, “las pér­di­das re­pro­duc­ti­vas son una de las prin­ci­pa­les li­mi­tan­tes de la pro­duc­ción ovi­na y, a pe­sar de es­to, es­tán po­co do­cu­men­ta­das en nues­tro país”. En el mar­co del pe­río­do de ges­ta­ción de un re­ba­ño, se con­si­de­ra “nor­mal” una ocu­rren­cia de en­tre el 2 y el 5% de abor­tos. “Cuan­do és­tos au­men­tan y se pre­sen­tan en­tre un 5 y un 10%, el pro­duc­tor tie­ne que pres­tar aten­ción, da­do que es­tá an­te una en­fer­me­dad en el re­ba­ño”, pun­tua­li­zó Fio­ren­tino. “Cuan­do las ta­sas de abor­to no su­pe­ran el 10%, se tra­ta de en­fer­me­da­des en­dé­mi­cas, ya ins­ta­la­das en el re­ba­ño y que han pa­sa­do des­aper­ci­bi­das”, acla­ró.

A su vez, la in­ves­ti­ga­do­ra hi­zo re­fe­ren­cia a aque­llos ca­sos en los que los abor­tos es­ca­lan has­ta ta­sas de en­tre el 20 y el 30%. “En es­tos ca­sos, po­dría­mos es­tar en pre­sen­cia de en­fer­me­da­des que en­tran por pri­me- ra vez en nues­tro re­ba­ño; las de­no­mi­na­mos ‘tor­men­tas de abor­tos’, de­bi­do a que pro­vo­can una gran ocu­rren­cia de abor­tos en un cor­to pe­río­do de tiem­po que pue­de afec­tar has­ta el 80% de las hem­bras pre­ña­das”. “Tam­bién pue­de ir acom­pa­ña­das de muer­tes pe­ri­na­ta­les; al­gu­nos cor­de­ros na­cen, pe­ro se mue­ren en el tér­mino de sie­te días”, agre­gó. DIAG­NÓS­TI­CO. Fio­ren­tino des­ta­có la im­por­tan­cia de “ha­cer

un diag­nós­ti­co de las cau­sas de las per­di­das por abor­to”, ya que la so­lu­ción de la pro­ble­má­ti­ca de­pen­de­rá bá­si­ca­men­te del agen­te ac­tuan­te. En ba­se a esos re­sul­ta­dos, se im­ple­men­ta­rán los tra­ta­mien­tos o me­di­das de ma­ne­jo per­ti­nen­tes pa­ra po­der con­tro­lar la en­fer­me­dad.

“De­be­mos te­ner en cuen­ta que, en la Ar­gen­ti­na, no con­ta­mos con va­cu­nas pa­ra mu­chas de las en­fer­me­da­des que pro­du­cen abor­tos en ovi­nos”, pun­tua­li­zó. En to­dos los ca­sos, la in­ves­ti­ga­do­ra sub­ra­yó la ne­ce­si­dad de to­mar to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad dis­po­ni­bles a la ho­ra de ma­ni­pu­lar los fe­tos y cor­de­ros muer­tos. “Mu­chas de las en­fer­me­da­des abor­ti­vas son zoo­nó­ti­cas y pue­den di­se­mi­nar­se me­dian­te ani­ma­les ca­rro­ñe­ros o do­més­ti­cos”, de­ta­lló.

“Los abor­tos en ovi­nos pue­den ser in­fec­cio­sos o no in­fec­cio­sos”, des­cri­bió la téc­ni­ca, quien es­pe­ci­fi­có que, en nues­tro país, la ma­yor in­for­ma­ción so­bre la ocu­rren­cia de en­fer­me­da­des abor­ti­gé­ni­cas en pe­que­ños ru­mian­tes co­mo ca­bras y ove­jas se re­fie­re a Bru­ce­lla me­li­ten­sis y To­xo­plas­ma gon­dii, am­bas en­fer­me­da­des zoo­nó­ti­cas.

“En­con­tra­mos tam­bién mu­chos tra­ba­jos so­bre epi­di­di­mi­tis in­fec­cio­sa del car­ne­ro, cau­sa­da por Bru­ce­lla ovis, una en­fer­me­dad clí­ni­ca o sub­clí­ni­ca y de cur­so cró­ni­co en los ma­chos y que, en las ove­jas, in­ter­fie­re en la pre­ñez con abor­tos es­po­rá­di­cos, muer­te em­brio­na­ria y muer­te neo­na­tal”, ex­pli­có Fio­ren­tino. En es­te sen­ti­do, res­pec­to de Bru­ce­lla me­li­ten­sis, des­ta­có que es­tá apro­ba­do el Plan Na­cio­nal de Con­trol de Bru­ce­lo­sis Ca­pri­na (Re­so­lu­ción 372-E/2017 del Se­na­sa) en el que se es­ta­ble­cen dis­tin­tas es­tra­te­gias sa­ni­ta­rias pa­ra el con­trol, se­gún di­fe­ren­tes zo­nas epi­de­mio­ló­gi­cas. Me­dian­te de la Re­so­lu­ción 545 del Se­na­sa, se ins­tau­ró el mar­co nor­ma­ti­vo pa­ra el con­trol de Bru­ce­lla ovi en ovi­nos re­pro­duc­to­res ma­chos ma­yo­res de seis me­ses. En re­la­ción con otras cau­sas in­fec­cio­sas de abor­tos, Fio­ren­tino in­di­có que en­con­tra­ron evi­den­cias se­ro­ló­gi­cas de la pre­sen­cia de Ch­lamy­dop­hi­la abor­tus en ovi­nos de Bue­nos Ai­res, aun­que el por­cen­ta­je de ani­ma­les se­ro­reac­to­res, en to­dos los ca­sos, fue muy ba­jo.

Fo­tos: Ar­chi­vo Su­per Cam­po

Los es­pe­cia­lis­tas en ovi­nos re­co­mien­dan con­tro­lar las "tor­men­tas de abor­tos" que pro­vo­can una gran ocu­rren­cia de abor­tos en los re­ba­ños en un cor­to pe­rio­do de tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.