MI­SIO­NES.

Los cen­tros del IN­TI de Mi­sio­nes, Co­rrien­tes, For­mo­sa y Cha­co asis­tie­ron téc­ni­ca­men­te a una nue­va em­pre­sa del sec­tor de la yer­ba ma­te. Si­ner­gia.

Super Campo - - Contents - Por Agus­tín Váz­quez.

Téc­ni­cos del IN­TI en el NEA ase­so­ra­ron a una fir­ma de yer­ba ma­te pa­ra me­jo­rar to­dos sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y ge­ne­rar ma­yor efi­cien­cia.

CON TRA­BA­JO in­ter­dis­ci­pli­na­rio el IN­TI lo­gró asis­tir a una nue­va em­pre­sa yer­ba­te­ra. Es la pri­me­ra plan­ta de la re­gión cons­trui­da en su to­ta­li­dad en ace­ro inoxi­da­ble, una con­di­ción que con­tri­bu­ye con la ca­li­dad del pro­duc­to. ASIS­TEN­CIA TÉC­NI­CA. En el No­res­te ar­gen­tino (NEA), los cua­tro cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo que el IN­TI tie­ne en la re­gión vie­nen tra­ba­jan­do en la asis­ten­cia a una nue­va em­pre­sa del ru­bro yer­ba­te­ro, ubi­ca­da en la lo­ca­li­dad de San Pe­dro, pro­vin­cia de Mi­sio­nes, pa­ra la aper­tu­ra de su plan­ta pro­duc­ti­va, la pri­me­ra de la re­gión cons­trui­da ín­te­gra­men­te en ace­ro inoxi­da­ble. El ob­je­ti­vo es que la com­pa­ñía co­mien­ce a ela­bo­rar yer­ba ma­te pa­ra la za­fra de 2019.

El con­tac­to ini­cial con la fir­ma Yer­ba­te­ra del NEA S.R.L. fue por una con­sul­ta so­bre la im­ple­men­ta­ción de bue­nas prác­ti­cas de ma­nu­fac­tu­ra en su se­ca­de­ro. A par­tir de ahí, es­pe­cia­lis­tas del IN­TI de las pro­vin­cias de Mi­sio­nes, Co­rrien­tes, For­mo­sa y Cha­co co­men­za­ron a vin­cu­lar­se con la em­pre­sa y tra­ba­jar en con­jun­to pa­ra asis­tir­la.

En pri­mer lu­gar, se or­ga­ni­za­ron vi­si­tas y se reali­zó un re­le­va­mien­to ge­ne­ral de la plan­ta, que ha­bía fun­cio­na­do so­la­men­te a mo­do de prue­ba en­tre sus ope­ra­rios y los pro­vee­do­res. Los téc­ni­cos de los dis­tin­tos cen­tros del NEA com­ple­ta­ron un in­for­me con su­ge­ren­cias de me­jo­ras. NUE­VO PRO­YEC­TO. El equi­po de IN­TI- NEA reali­zó es­tu­dios y en­sa­yos en plan­ta pa­ra com­pro­bar que la ins­ta­la­ción ac­tual del se­ca­de­ro no se co­rres­pon­día con la ca­pa­ci­dad teó­ri­ca ins­ta­la­da.

A par­tir de la prue­ba de ca­pa­ci­dad, se com­ple­tó un in­for­me en el que el IN­TI se­ña­ló que el vo­lu­men pro­duc­ti­vo, de acuer­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas de la in­fra­es­truc­tu­ra, en reali­dad es­ta­ba en torno a los mil ki­los por ho­ra, en lu­gar de tres mil, que era el ob­je­ti­vo ini­cial. Las ins­ta­la­cio­nes del se­ca­de­ro no te­nían con­di­cio­nes pa­ra pro­ce­sar un vo­lu­men tan gran­de con un buen se­ca­do de la yer­ba -hu­me­dad fi­nal por de­ba­jo del cin­co por cien­to. Pa­ra uti­li­zar ma­yor can­ti­dad, era ne­ce­sa­rio au­men­tar la ve- lo­ci­dad de cir­cu­la­ción de la ho­ja den­tro del se­ca­de­ro, y ello su­po­nía me­nor ca­li­dad del pro­duc­to en fun­ción de los pa­rá­me­tros de al­gu­nos mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les a los que la em­pre­sa apun­ta sus ven­tas.

Las eva­lua­cio­nes co­rres­pon­die­ron a me­di­cio­nes en plan­ta, di­bu­jo y pla­nos ac­tua­les y las mo­di­fi­ca­cio­nes co­rres­pon­dien­tes y desa­rro­llo de pro­vee­do­res pa­ra la ad­qui­si­ción y mo­di­fi­ca­ción del equi­pa­mien­to, co­mo es el ca­so del que­ma­dor a uti­li­zar en el

se­ca­do. Con to­dos esos da­tos, el IN­TI reali­zó una pro­pues­ta téc­ni­ca que im­pli­có mo­di­fi­car la tec­no­lo­gía pa­ra ob­te­ner un ma­yor vo­lu­men. Fue ne­ce­sa­rio re­di­se­ñar equi­pos, la­yout e in­fra­es­truc­tu­ra. Se rea­li­za­ron di­ver­sas eva­lua­cio­nes téc­ni­cas y eco­nó­mi­cas pa­ra po­der al­can­zar la ca­pa­ci­dad men­cio­na­da. “Cree­mos que de es­ta ma­ne­ra se po­drían al­can­zar pa­rá­me­tros óp­ti­mos a ni­vel ener­gé­ti­co y pro­duc­ti­vo. Pa­ra lle­gar a es­to, se tra­ba­ja­rá en el di­se­ño del equi­pa­mien­to ne­ce­sa­rio con ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas que im­pli­ca­rá una me­jo­ra en la efi­cien­cia de los pro­ce­sos”, sub­ra­yó la di­rec­to­ra del Cen­tro de Mi­sio­nes, An­drea Acos­ta. ASIS­TEN­CIA. El equi­po re­gio­nal del Ins­ti­tu­to es­tu­dió y pre­sen­tó pro­pues­tas de mo­di­fi­ca­ción de los pro­ce­sos de sa­pe­co, pre­se­co y se­ca­do de la yer­ba. En lo que re­fie­re a los dos pri­me­ros pa­sos, uno de los téc­ni­cos de IN­TI-Cha­co, Je­sús Es­pín­do­la, ex­pli­có: “En la con­cep­ción ori­gi­nal, la plan­ta ha­bía uni­fi­ca­do dos ins­tan­cias que nor­mal­men­te se rea­li­zan en for­ma di­fe­ren­cia­da. Se tra­ta de pro­ce­sos que re­quie­ren dis­tin­tas con­di­cio­nes de ener­gía y de tem­pe­ra­tu­ra. Por esa ra­zón, se pro­pu­so tra­ba­jar con el mé­to­do de sa­pe­co tra­di­cio­nal, ele­gi­da pre­fe­ren­te­men­te por la ma­yo­ría de las em­pre­sas lí­de­res del sec­tor, lo que ase­gu­ra con­tar con ma­te­ria pri­ma en las con­di­cio­nes de se­ca­do óp­ti­mo”.

En cuan­to al se­ca­do de la yer­ba, se pro­pu­so la in­cor­po­ra­ción de un sis­te­ma in­no­va- dor de se­pa­ra­ción pre­via de ho­ja y pa­lo, y que ya es­tá en apli­ca­ción des­de di­ciem­bre. Pa­ra ello, se in­cor­po­ró un equi­po di­se­ña­do por INTINEA que le per­mi­ti­rá a la em­pre­sa au­men­tar su ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to y el por­cen­ta­je de ho­ja se­ca,así co­mo me­jo­rar el con­su­mo de bio­ma­sa. Tam­bién se agre­gó un se­ca­de­ro au­xi­liar pa­ra tra­tar so­lo los pa­los ya sin ho­jas, que se se­can en el que ya se uti­li­za­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.