AVIA­CIÓN AGRÍ­CO­LA DE AL­TO VUE­LO.

Super Campo - - Contents - Por Or­lan­do Mar­tí­nez.

El ca­mino a la avia­ción, co­mo pro­fe­sión, me re­mon­ta a mi ni­ñez cuan­do mi pa­dre te­nía un ta­ller ae­ro­náu­ti­co en Ge­ne­ral Al­vear, en el sur men­do­cino. A co­mien­zos del se­cun­da­rio me lla­mó la aten­ción un avión agrí­co­la. Eran to­das apli­ca­cio­nes te­rres­tres. El pi­lo­to, de una em­pre­sa de San Jus­to (San­ta Fe) vo­ló e hi­zo fun­cio­nar el sis­te­ma de apli­ca­ción y ahí me "pi­có el bi­chi­to". Ter­mi­né el se­cun­da­rio en una es­cue­la de­pen­dien­te de la Fa­cul­tad de Cien­cias Agra­rias (UNC) con la orien­ta­ción en eno­lo­gía. Yo no hi­ce la te­sis pa­ra re­ci­bir­me de enó­lo­go, por lo que me die­ron el tí­tu­lo de bachiller. Lue­go fui a es­tu­diar Ve­te­ri­na­ria a la ciu­dad de La Pla­ta pe­ro con la idea de ser pi­lo­to y tra­ba­jar con un avión en el cam­po ar­gen­tino.

Sin em­bar­go mis pa­dres pu­sie­ron co­mo con­di­ción re­ci­bir­me de ve­te­ri­na­rio pa­ra pa­ra ser pi­lo­to. Me re­ci­bí el 19 de di­ciem­bre de 1969 y el 5 de mar­zo de 1970 ya era pi­lo­to pri­va­do. To­da­vía fal­ta­ba un tiem­po pa­ra ini­ciar­se en la avia­ción agrí­co­la. Un día me le­van­té y bus­qué un ho­ri­zon­te don­de desa­rro­llar la ac­ti­vi­dad ae­ro­agrí­co­la.

Vi­lla Va­le­ria es una pe­que­ña lo­ca­li­dad al sur de Cór­do­ba, ro­dea­da por una zo­na de mu­cha pro­duc­ción agrí­co­la. Es­pe­cial­men­te, hoy de ma­ní y so­ja, pe­ro tam­bién de otros cul­ti­vos ex­ten­si­vos. El pue­blo es, des­de ha­ce más de 40 años, mi ho­gar, el de mi fa­mi­lia y des­de don­de he brin­da­do ser­vi­cios de apli­ca­cio­nes aé­reas pa­ra la zo­na in­clu­yen­do el nor­te de La Pam­pa, el sur de San Luis y Men­do­za.

A es­ta ac­ti­vi­dad su­mé mi par­ti­ci­pa­ción gre­mial en de­fen­sa del sec­tor lle­gan­do a pre­si­dir FeA­rCA des­de 2008 has­ta 2014. Lue­go se­guí co­mo vi­ce­pre­si­den­te has­ta que no­viem­bre de 2015 y en sep­tiem­bre del 2016 vol­ví a ser pre­si­den­te. Ade­más, ha­ce 18 años me su­mé a la em­pre­sa de mi hi­jo Die­go, quien hoy ade­más pre­si­de la Cá­ma­ra de Em­pre­sas Agroaé­reas Cor­do­be­sas. Hoy, tras ha­ber pre­si­di­do FeA­rCA en dos opor­tu­ni­da­des y con una lar­ga tra­yec­to­ria co­mo pi­lo­to ae­ro­apli­ca­dor quie­ro ha­blar­les a los jó­ve­nes por­que veo ca­ras nue­vas que quie­ren apren­der, pe­ro se tie­nen que com­pro­me­ter pa­ra de­fen­der es­ta ac­ti­vi­dad tan ho­no­ra­ble y no­ble.

En 2018 rea­li­za­mos en Ar­gen­ti­na el even­to más im­por­tan­te de la avia­ción agrí­co­la la­ti­noa­me­ri­ca­na y FeA­rCA fue an­fi­trio­na: el XXVII Con­gre­so Mer­co­sur y La­ti­noa­me­ri­cano de Avia­ción Agrí­co­la. Fue un gran éxi­to con la pre­sen­cia de au­to­ri­da­des, fun­cio­na­rios y las em­pre­sas más im­por­tan­tes del sec­tor.

Más de 350 ae­ro­apli­ca­do­res tra­ba­ja­mos en las Bue­nas Prác­ti­cas Agrí­co­las (BPA) y el cui­da­do del me­dio am­bien­te, la pre­ven­ción de ac­ci­den­tes, nor­ma­ti­va vi­gen­te y las nue­vas tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles. El plan de ac­ción de BPA re­do­bló la apues­ta por­que es­ta­mos tra­ba­jan­do con más prác­ti­cas (12) que son so­cia­les, am­bien­ta­les y pro­duc­ti­vas. De­bi­do al mal ma­ne­jo agro­nó­mi­co apa­re­cie­ron las ma­le­zas re­sis­ten­tes, En ex­pe­rien­cias de siem­bra aé­rea, el cen­teno se ha tras­for­ma­do en una he­rra­mien­ta de gran va­lor pa­ra fre­nar la in­ci­den­cia de ma­le­zas re­sis­ten­tes. La apli­ca­ción de ca­li­dad es esen­cial pa­ra evi­tar efec­tos no desea­dos.

*Pre­si­den­te Ho­no­ra­rio y fun­da­dor de la Fed. Arg. de Cá­ma­ras Agroaé­reas (FeA­rCA).

Por Or­lan­do Mar­tí­nez*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.