Abe­jas Pro­duc­ti­vas y Cul­ti­vos Óp­ti­mos

Bee­flow es una start up de al­ta tec­no­lo­gía que brin­da ser­vi­cios de polinizaci­ón a pro­duc­to­res agrí­co­las apli­can­do al­to co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co en abe­jas.

Super Campo - - Polinizaci­ón - Por Án­ge­les Ruiz Fotos. Gza. Bee­flow

MA­TÍAS VIEL ES CEO y fun­da­dor de Bee­flow, una start up muy ren­ta­ble que se en­cuen­tra en Ca­li­for­nia y lo­gró en­trar al mer­ca­do más gran­de de cul­ti­vos de mano de la polinizaci­ón. Re­la­tó que fue tes­ti­go de la lle­ga­da de los con­te­ne­do­res de arán­da­nos en­tre­rria­nos que ex­por­tó un clien­te crio­lla a Flo­ri­da, EEUU, ha­ce po­cas se­ma­nas. Y por pri­me­ra vez, es­tos fru­tos ar­gen­ti­nos po­li­ni­za­dos por la com­pa­ñía lle­ga­ron a es­ta par­te del mun­do.

Así Bee­flow de­mues­tra que hay opor­tu­ni­da­des abier­tas en la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na. El 70% de los ali­men­tos pro­du­ci­dos en el mun­do de­pen­den de la polinizaci­ón. Tras lar­gas prue­bas, Viel y su equi­po lle­ga­ron a la con­clu­sión de la po­ca aten­ción pues­ta en esa par­te del tra­ba­jo fun­da­men­tal pa­ra los cul­ti­vos. “En Bee­flow ayu­da­mos a que las flo­res se re­pro­duz­can pa­ra ob­te­ner fru­tos más gran­des y de ca­li­dad. Si no su­ce­de la polinizaci­ón, se re­cu­rre a pes­ti­ci­das o fer­ti­li­zan­te pa­ra las plan­tas pa­ra que la fru­ta crez­ca y eso es po­co pro­duc­ti­vo. Ade­más, alar­ga­mos la vi­da útil de las abe­jas”, acla­ró.

La com­pa­ñía en­con­tró un víncu­lo in­tere­san­te en­tre la aca­de­mia cien­tí­fi­ca y las em­pre­sas pri­va­das pa­ra me­jo­rar es­ta pro­ble­má­ti­ca. “A los que in­ves­ti­ga­mos con abe­jas nos preo­cu­pa re­du­cir su mor­ta­li­dad. Cien­tí­fi­cos y bió­lo­gos se en­cuen­tran do­mes­ti­can­do ca­si 20 mil es­pe­cies exis­ten­tes que bien en­tre­na­das pro­du­ci­rán más ali­men­tos. Su­ce­de por­que no se las cría se­gui­do y des­apa­re­cen. Ade­más, es pro­pio de una agri­cul­tu­ra com­ple­ja por­que ca­da vez se ne­ce­si­ta­rá más pro­duc­ción de ali­men­tos. Se es­pe­ra que pa­ra 2050, ten­dre­mos 9 mil mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes”, acla­ra Viel.

Los fac­to­res de pe­li­gro no des­apa­re­ce­rán. El uso de agro­quí­mi­cos en bos­ques na­ti­vos in­flu­ye­ron pa­ra que des­apa­rez­can es­pe­cies y el pro­duc­tor re­em­pla­za es­ta ca­ren­cia en hec­tá­reas don­de las abe­jas no lo­gran ar­mar sus ni­dos y so­bre­vi­vir. Con las mo­lé­cu­las 100% or­gá­ni­cas, desa­rro­lla­das por el equi­po téc­ni­co de Bee­flow pa­ra la polinizaci­ón, se dio el im­pac­to que la com­pa­ñía ha lo­gra­do. “El apor­te de la start up es cons­truir una agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble y eco­ló­gi­ca ba­sa­da en la bio­di­ver­si­dad de los in­sec­tos. En tem­pe­ra­tu­ras

por de­ba­jo de los 15 gra­dos las abe­jas tra­ba­jan 7 ve­ces más”, se­ña­la el jo­ven CEO.

En­ton­ces se po­drá sa­ber la can­ti­dad de po­len que se de­po­si­ta en esa flor, y cuan­tas se­mi­llas se va a pro­du­cir. Cuan­tas más se­mi­llas, más gran­de es la fru­ta. “Los agri­cul­to­res colocan col­me­nas por hec­tá­rea en su plan­ta­ción, pe­ro no hay ri­gu­ro­si­dad cien­tí­fi­ca res­pec­to a cuál es la can­ti­dad óp­ti­ma que de­be­rían co­lo­car en ca­da uno de los cul­ti­vos por­que no es lo mis­mo las col­me­nas ubi­ca­das en Tu­cu­mán que en Con­cor­dia”, se­ña­la Viel so­bre la im­por­tan­cia que tie­ne pa­ra Bee­flow la polinizaci­ón en la pro­duc­ción agrí­co­la. Bee­flow se hi­zo fuer­te en la pro­duc­ción de al­men­dras y arán­da­nos en Con­cor­dia, Men­do­za y San Juan. Lo mis­mo en ki­wis plan­ta­dos en Mar del Pla­ta: los re­sul­ta­dos de polinizaci­ón en al­men­dras fue­ron de un au­men­to del 38% y en ki­wis del 90% en la pro­duc­ción.

El pro­ce­so es siem­pre el mis­mo: Bee­flow al­qui­la las col­me­nas a los api­cul­to­res cer­ca­nos a la plan­ta­ción, ali­men­tan las abe­jas con las mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas tra­ba­ja­das por la com­pa­ñía que ac­ti­van la me­mo­ria acor­de al cul­ti­vo, brin­dan el ser­vi­cio pa­ra el pro­duc­tor agrí­co­la con ser­vi­cios téc­ni­cos de polinizaci­ón de ni­vel in­ter­na­cio­nal y lue­go el pro­duc­tor pa­ga por hec­tá­reas. Se ase­gu­ran de efec­ti­vi­zar su plan­ta­ción y las col­me­nas vuel­ven a los api­cul­to­res. To­do el pro­ce­so pa­re­ce di­ná­mi­co, pe­ro ¿có­mo se lle­ga a po­li­ni­zar con abe­jas re­sis­ten­tes y bien en­tre­na­das? EN­TRE­NA­DO­RES. La cien­cia ar­gen­ti­na es de pri­mer ni­vel pe­ro, mu­chas ve­ces, no apli­ca al mun­do pro­duc­ti­vo. Las in­efi­cien­cias en la polinizaci­ón se pue­den re­sol­ver con tec­no­lo-

gías y pa­ten­tes exis­ten­tes en el país pe­ro que no se uti­li­zan a me­nu­do. Por eso, la start up tra­ba­ja con mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas que ali­men­tan a las abe­jas con el tí­pi­co ja­ra­be que uti­li­zan los api­cul­to­res: una mez­cla de agua con azú­car. Apli­can la mo­lé­cu­las pa­ra for­ta­le­cer el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de las abe­jas, que se vuel­ven re­sis­ten­tes a las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras y po­li­ni­zan más plan­tas en un día.

Es el puen­te que creó Bee­flow, co­mo start up, pa­ra in­ter­ac­tuar con un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res en polinizaci­ón con so­cios co­mo el Dr. Pe­dro Ne­gri de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Mar del Pla­ta (UNMDP), Agus­tín Sáez de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­mahue de Ba­ri­lo­che (UNCOMA) y Dr. Wal­ter Fa­ri­ña que es do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor de la UBA, lo­gra­ron que la start up ten­ga un im­pac­to no só­lo en el rin­de de los cul­ti­vos po­li­ni­za­dos sino que que lo­gra­ron re­du­cir la mor­ta­li­dad en una col­me­na en un 70%. “Cuan­do se pa­ten­tó es­ta tec­no­lo­gía de im­pac­to en la polinizaci­ón, en­ten­di­mos que si las abe­jas te­nían un sis­te­ma in­mu­ne más fuer­te po­dría­mos tra­ba­jar me­jor ca­da plan­ta­ción a pe­sar del cli­ma que ma­ne­je el pro­duc­tor. Las abe­jas vi­ven más y ac­ti­van su me­mo­ria fren­te a cul­ti­vos que sean fal­tos de néc­tar y po­len”, ex­pli­có Viel.

Res­pec­to a la atrac­ción de las abe­jas con el néc­tar, prin­ci­pal­men­te, en las flo­res de arán­da­nos que tie­nen po­co, re­sol­vie­ron es­ta con­duc­ta gra­cias a Fa­ri­ña ( UBACo­ni­cet) que es­tu­dió có­mo fun­cio­na la me­mo­ria de las abe­jas. Sur­gió una alian­za, hoy con­ver­ti­da en Bee­flow co­mo start up que in­no­vó en en­tre­nar­las y ali­men­tar­las con mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas pa­ra mo­di­fi­car su con­duc­ta fren­te a cul­ti­vos com­ple­jos co­mo el arán­dano. PRO­DUC­TO­RES. La com­pa­ñía tra­ba­ja con pro­duc­to­res de Con­cor­dia, En­tre Ríos, con fo­co es­pe­cial en arán­da­nos. “Tu­ve la suer­te de re­ci­bir en EEUU, las fru­tas de un pro­duc­tor ar­gen­tino que nos ini­ció en arán­da­nos. Lo co­no­cí ha­ce tres años, an­tes que exis­tie­ra Bee­flow. Me in­vi­tó a co­no­cer su plan­ta­ción de 15 has de arán­da­nos. Ahí mis­mo me to­pé con el Ing Agr. Gon­za­lo Car­ta­za­ra, es­pe­cia­lis­ta en esa fru­ta. Am­bos tie­nen una vi­sión am­plia de la agri­cul­tu­ra ac­tual y me ase­so­ra­ron pa­ra tra­ba­jar es­te fru­to que hoy me to­ca re­ci­bir en des­tino”, co­men­ta or­gu­llo­so Viel. HOY. “En 2019 que­re­mos re­gre­sar al Al­to Va­lle de Río Ne­gro pa­ra ayu­dar en la pro­duc­ción de man­za­nas. Es­tán in­tere­sa­dos pro­duc­to­res de ce­re­zas de San­ta Cruz, de arán­da­nos en Tu­cu­mán, de gi­ra­sol en Bue­nos Aires y La Pam­pa, de­za­pa­llos en For­mo­sa, et­cé­te­ra. En po­cos años, ya co­la­bo­ra­mos con más de 10 em­pre­sas”, con­clu­ye Viel. Tras ani­mar­se a dar el gran pa­so co­mo com­pa­ñía, co­men­za­ron a tra­ba­jar con la com­pa­ñía Dris­coll's: la gran pro­duc­to­ra y ven­de­do­ra de fru­ti­llas, fre­sas fres­cas y arán­da­nos de Ca­li­for­nia. “No sa­bía­mos que el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co ar­gen­tino po­día ser tan im­por­tan­te pa­ra ellos co­mo pro­duc­to­res”.

Ma­tías Viel CEO de Bee­flow

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.