MIEL ADULTERADA.

Des­de paí­ses asiá­ti­cos se co­mer­cia­li­za un pro­duc­to que no es miel a pre­cios muy ba­jos que po­nen a la ac­ti­vi­dad apí­co­la en pe­li­gro. Adul­te­ra­ción y for­mas de de­tec­ción.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­riel Ti­bau Mar­tí­nez Fotos: Gza NG y Archivo Su­per CAM­PO

Des­de paí­ses asiá­ti­cos se co­mer­cia­li­za a muy ba­jo pre­cio un pro­duc­to que no co­rres­pon­de con los es­tán­da­res que es­ta­ble­ce el Co­dex ali­men­ta­rio pa­ra la miel. Por Ma­riel Ti­bau Mar­tí­nez.

LA ADUL­TE­RA­CIÓN de la miel es de lar­ga da­ta, pe­ro la mag­ni­tud que al­can­zó en los úl­ti­mos años ha­ce pe­li­grar el ne­go­cio. Y aquí al­gu­nos paí­ses asiá­ti­cos tie­nen mu­cho que ver.

Se­gún el Co­dex Ali­men­ta­rius cu­ya nor­ma es in­ter­na­cio­nal (FAO), miel es “la sus­tan­cia dul­ce na­tu­ral pro­du­ci­da por abe­jas Apis me­lli­fe­ra a par­tir del néc­tar de las plan­tas o de se­cre­cio­nes de par­tes vi­vas de és­tas o de ex­cre­cio­nes de in­sec­tos suc­cio­na­do­res de plan­tas que que­dan so­bre par­tes vi­vas de las mis­mas y que las abe­jas re­co­gen, trans­for­man y com­bi­nan con sus­tan­cias es­pe­cí­fi­cas pro­pias, y de­po­si­tan, des­hi­dra­tan, al­ma­ce­nan y de­jan en el pa­nal pa­ra que ma­du­re y añe­je.” Tam­bién de­ja cla­ro que a la miel ven­di­da co­mo tal no pue­de agre­gár­se­le nin­gún in­gre­dien­te ni adi­ti­vo, ni tam­po­co qui­tar­le nin­gún com­po­nen­te.

En una col­me­na exis­te una di­vi­sión del tra­ba­jo mar­ca­da. La co­lo­nia cuen­ta con abe­jas pe­co­rea­do­ras que sa­len al cam­po en bus­ca del néc­tar y abe­jas de in­te­rior, que se dis­tri­bu­yen las ta­reas den­tro del al­za. Si la miel se co­se­cha in­ma­du­ra (an­tes de ser oper­cu­la­da), dis­mi­nu­ye el tra­ba­jo de las abe­jas de in­te­rior que se trans­for­man en pe­co­rea­do­ras a una edad más tem­pra­na. Pe­ro es­to es en de­tri­men­to del pro­duc­to que de­be co­se­char el api­cul­tor. Si ade­más de ex­traer de la col­me­na miel in­ma­du­ra –en Chi­na lle­gan a co­se­char las mis­mas col­me­nas to­dos los días- se le agre­gan y qui­tan subs­tan­cias se es­tá an­te una ac­ti­vi­dad frau­du­len­ta.

TÉC­NI­CAS DE ADUL­TE­RA­CIÓN.

Te­nien­do en cuen­ta la po­ten­cia­li­dad

pro­duc­ti­va de las abe­jas, los api­cul­to­res asiá­ti­cos sue­len ex­traen miel de las col­me­nas an­tes de lo pre­vis­to, con un 25% de hu­me­dad o más. Es­te sis­te­ma de pro­duc­ción ha­ce ne­ce­sa­ria la exis­ten­cia de fá­bri­cas de miel que fil­tran, even- tual­men­te di­lu­yen y eli­mi­nan re­si­duos, ade­más de des­hu­mi­di­fi­car­los. Así, el pro­ce­so de se­ca­do y ma­du­ra­ción de la miel se com­ple­ta en fá­bri­cas en vez de ocu­rrir en la col­me­na. Ade­más, pa­ra qui­tar­le po­si­bles re­si­duos le agre­gan agua y la pa­san por una re­si­na; con lo cual tam­bién qui­tan otras pro­pie­da­des co­mo el aro­ma o sus­tan­cias que apor­tan el co­lor.

En otro or­den, es fre­cuen­te el agre­ga­do de di­fe­ren­tes ma­te­rias que na­da tie­nen que ver con la miel. El pro­duc­to ob­te­ni­do con es­tos sis­te­mas y co­mer­cia­li­za­do a pos­te­rio­ri co­mo miel, no es com­pa­ti­ble con la de­fi­ni­ción de miel del Co­dex Ali­men­ta­rius.

Pe­ro, hay for­mas de­ter­mi­nar la adul­te­ra­ción. Por ejem­plo, la téc­ni­ca EA-IRMS (Ele­men­tal Analy­sis - Iso­to­pe Ra­tio Mas­sS­pec­tro­metry) es un mé­to­do efi­caz pa­ra de­tec­tar la adul­te­ra­ción de la miel con ja­ra­bes de plan­tas C4 (maíz o ca­ña de azú­car,en­tre otros); pe­ro no de­tec­ta la di­lu­ción de miel con ja­ra­bes de plan­tas ti­po C3 (arroz y re­mo­la­cha azu­ca­re­ra, por ejem­plo). Hay dos po­si­bles es­tra­te­gias pa­ra de­tec­tar la adi­ción de azú­ca­res C3 en la miel.

1º) La Re­so­nan­cia Mag­né­ti­ca Nu­clear (RMN). Paí­ses co­mo Ale­ma­nia, exigen la RMN a to­dos sus pro­vee­do­res.

2 º ) Es una com­bi­na­ción de mé­to­dos es­pe­cí­fi­cos que de­tec­tan oli­go­sa­cá­ri­dos, en­zi­mas, in­gre­dien­tes, áci­dos fo­rá­neos a la miel o mar­ca­do­res es­pe­cí­fi­cos de ja­ra­bes.

Es­ta su­pues­ta miel lle­ga a los con­su­mi­do­res con orí­ge­nes in­cier­tos y a pre­cios mu­cho más ba­jos. No obs­tan­te, va­rios or­ga­nis­mos, en­tre ellos la Fe­de­ra­ción in­ter­na­cio­nal de api­cul­to­res (Apimondia) es­tán de­nun­cian­do los ca­sos y me­jo­ran­do los mé­to­dos de de­tec­ción.

Los cua­dros de­ben es­tar oper­cu­la­dos an­tes de re­ti­rar­los de la col­me­na y ex­traer la miel en las sa­las de ex­trac­ción. Los com­pra­do­res to­man mues­tras pa­ra su aná­li­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.