40 COSECHADOR­AS.

Super Campo - - Sumario - Por M. Bra­ga­chi­ni*, F. Sán­chez*, H. Fe­rra­ri*, J.Pei­ret­ti*, S. Tourn*, J. Gior­dano* y F. Mendez*. Fo­tos: Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

Re­co­men­da­cio­nes de los téc­ni­cos del Pro­yec­to de Efi­cien­cia en Co­se­cha y Pos­co­se­cha pa­ra ha­cer los ajus­tes que requiren las má­qui­nas en la pró­xi­ma co­se­cha de so­ja. Por Ma­rio Brag­ta­chi­ni, Fe­de­ri­co Sán­chez, Her­nán Fe­rra­ri, Jo­sé Pei­ret­ti, San­tia­go Tourn, Juan Gior­dano y Fa­cun­do Mendez, In­ge­nie­ros Agró­no­mos.

UNA VEZ SO­LU­CIO­NA­DO el pro­ble­ma de la tran­si­ta­bi­li­dad y flo­ta­bi­li­dad de la co­se­cha­do­ra, que­da por re­sol­ver la co­se­cha pro­pia­men­te di­cha, o sea la re­gu­la­ción de la co­se­cha­do­ra fren­te a par­ti­cu­la­ri­da­des que se pue­den pre­sen­tar. En co­se­cha de so­ja, re­gu­lar el mo­li­ne­te del ca­be­zal a una ve­lo­ci­dad de ro­ta­ción só­lo has­ta un 10% su­pe­rior a la ve­lo­ci­dad de avan­ce de la co­se­cha­do­ra. Los dien­tes de sus pa­las de­ben lle­gar só­lo a la mi­tad de la al­tu­ra de la plan­ta; así se es­ta­rá sos­te­nien­do la plan­ta en el mo­men­to de cor­te y guián­do­la has­ta la ban­de­ja de cap­ta­ción del sin­fín, sa­cu­dién­do­la lo me­nos po­si­ble.

Es po­si­ble que se pre­sen­ten lo­tes cu­yo cul­ti­vo es­té muy de­gra­da­do o anega­do, te­nien­do que rea­li­zar el cor­te a 10 o 20 cm de al­tu­ra. En és- tos ca­sos se de­be rea­li­zar el blo­queo del ca­be­zal fle­xi­ble (ri­gi­di­zar su ba­rra de cor­te) y ade­más co­lo­car un pal­pa­dor (ex­ten­sión in­fe­rior) de­ba­jo de los pa­ti­nes la­te­ra­les que sen­so­ri­zan su po­si­cio­na­mien­to la­te­ral; per­mi­tien­do de és­te mo­do man­te­ner la ho­ri­zon­ta­li­dad res­pec­to del sue­lo.

Cuan­do se rea­li­za un cor­te en al­tu­ra de la plan­ta, ge­ne­ra una si­tua­ción si­mi­lar a la

Re­co­men­da­cio­nes de los téc­ni­cos del INTA en un con­tex­to de lo­tes que pue­den es­tar anega­dos o con pro­ble­mas de tran­si­ta­bi­li­dad por las llu­vias.

de co­se­char plan­tas de so­ja de ba­ja al­tu­ra; lo cual ha­ce ne­ce­sa­ria la uti­li­za­ción en el mo­li­ne­te, múl­ti­ples pa­le­tas de lo­nas en­go­ma­das dis­pues­tas en un do­ble he­li­coi­de, pa­ra fa­ci­li­tar el ba­rri­do de la ba­rra de cor­te y la ba­tea. Es­tas son de rá­pi­da co­lo­ca­ción y ex­trac­ción, de­pen­dien­do de la ne­ce­si­dad de su uso.

Es fun­da­men­tal con­tro­lar y man­te­ner el fi­lo de las cu- chi­llas y pun­to­nes en bue­nas con­di­cio­nes pa­ra evi­tar sa­cu­dir de­ma­sia­do la plan­ta du­ran­te el cor­te, tal co­mo se de­be man­te­ner en si­tua­cio­nes nor­ma­les.

COR­TE. De to­das las ope­ra­cio­nes que rea­li­za la co­se­cha­do­ra (cor­te, ali­men­ta­ción, trilla, se­pa­ra­ción, lim­pie­za, al­ma­ce­na­je, des­car­ga y des­pa­rra­ma­do de los re­si­duos de co­se­cha), el cor­te es la par­te más im­por­tan­te. Cuan­do el cul­ti­vo de so­ja es­tá en con­di­cio­nes de ser co­se­cha­do, es muy sus­cep­ti­ble al des­gra­ne y exi­ge un buen tra­ta­mien­to du­ran­te el cor­te de la plan­ta y su cap­ta­ción por el mo­li­ne­te.

En con­di­cio­nes nor­ma­les de co­se­cha en so­ja, el 70% de las pér­di­das oca­sio­na­das por la co­se­cha­do­ra son de­bi­das al ca­be­zal, y el

57% ex­clu­si­va­men­te son por la ba­rra de cor­te.

La ba­rra de cor­te es el ele­men­to prin­ci­pal del ca­be­zal, ya que la plan­ta de so­ja pre­sen­ta una alta sus­cep­ti­bi­li­dad al des­gra­ne enel cor­te. El ta­llo fi­bro­so y la ba­ja al­tu­ra de cor­te pro­du­cen mo­vi­mien­tos la­te­ra­les y ha­cia ade­lan­te, oca­sio­nan­do fro­ta­mien­to en­tre plan­tas y pér­di­das por des­gra­ne y des­pren­di­mien­to de vai­nas. Las cu­chi­llas de los ca­be­za­les pa­ra so­ja, ne­ce­si­tan un re­cam­bio al per­der el den­ta­do, que le otor­gue un cor­te sin des­li­za­mien­to al en­con­trar el con­tra­fi­lo del pun­tón.

La fre­cuen­cia de re­cam­bio de cu­chi­llas va­ría en­tre las 900 y 1.400 has y es muy va­ria­ble por­que de­pen­de de di­ver­sos fac­to­res, en­tre ellos el ma­te­rial y ca­li­dad de cons­truc­ción de las sec­cio­nes, la ma­du­rez y diá­me­tro de los ta­llos de so­ja, el ras­tro­jo del cul­ti­vo an­te­ce­sor, la for­ma de tra­ba­jo del fle­xi­ble en cuan­to a la en­tra­da de tie­rra, los hor­mi­gue­ros y cuevas de pe­lu­dos que oca­sio­nan el in­gre­so de tie­rra a la ba­rra de cor­te, el ti­po de sue­lo, etc. Una prue­ba rea­li­za­da re­cien­te­men­te por INTA don­de se tes­tea­ron dis­tin­tas mar­cas de cu­chi­llas dis­po­ni­bles en nues­tro mer­ca­do, de­mos­tró que en to­dos los ca­sos el in­cre­men­to en las pér­di­das al su­pe­rar las 1.200 has, es ma­yor al 50% por el des­gas­te que pre­sen­tan los com­po­nen­tes res­pec­to a cuán­do son nue­vas.

TOL­VAS. So­lu­cio­na­do los pro­ble­mas de re­gu­la­cio­nes, so­lo que­da por re­sol­ver la ex­trac­ción del grano del cam­po. De­be­mos evi­tar la car­gar to­tal de los ca­rros tolva, se acon­se­ja no so­bre­pa­sar el 75% de la ca­pa­ci­dad de la tolva y por otra par­te es muy im­por­tan­te que los ca­mio­nes so­lo se ali­neen so­bre ca­mi­nos fir­mes, pa­ra re­ci­bir la car­ga de tol­vas.

Al co­se­char con fal­ta de pi­so o sue­lo inun­da­dos, exis­ten in­con­ve­nien­tes que re­quie­ren una alta in­ver­sión en equi­pa­mien­to, ma­yor con­su­mo de com­bus­ti­ble por to­ne­la­da de grano co­se­cha­da, ma­yor des­gas­te de la co­se­cha­do­ra, su­ma­do que el grano ex­traí- do sue­le te­ner una ca­li­dad in­fe­rior.

El pro­ble­ma no se re­suel­ve so­la­men­te con una me­jo­ra en la tran­si­ta­bi­li­dad y flo­ta­bi­li­dad de la co­se­cha­do­ra, se de­be pen­sar có­mo pa­sar el grano de la tolva de la co­se­cha­do­ra al au­to­des­car­ga­ble, lo cual re­quie­re te­ner trac­to­res y aco­pla­dos tol­vas equi­pa­das pa­ra tal fin, acor­de al de la co­se­cha­do­ra. La co­se­cha con fal­ta de pi­so es muy costosa y el con­tra­tis­ta que lo ha­ga de­be ser bien re­mu­ne­ra­do, da­do que si co­bra por hec­tá­rea o por to­ne­la­da co­mo lo ha­ce ha­bi­tual­men­te, su fac­tu­ra­ción dia­ria se ve­rá dis­mi­nui­da, acom­pa­ña­do de un in­cre­men­to im­por­tan­te de su cos­to ope­ra­ti­vo. La peor si­tua­ción es no in­ver­tir y aban­do­nar el lo­te, con lo cual los pro­duc­to­res que pre­sen­ten es­ta pro­ble­má­ti­ca en sus lo­tes de­ben va­lo­rar que el desafío tec­no­ló­gi­co es gran­de y tie­ne el ob­je­ti­vo de ayu­dar­los a le­van­tar su co­se­cha.

De acuer­do con me­di­cio­nes rea­li­za­das por el INTA, en con­di­cio­nes nor­ma­les el 70% de las pér­di­das se pro­du­cen en el ca­be­zal y 57% por la ba­rra de cor­te.

Si la co­se­cha se rea­li­za en un con­tex­to de fal­ta de pi­so, se acon­se­ja no so­bre­pa­sar el 75% de la ca­pa­ci­dad de la tolva.

*Prog. Nac. INTA Agroin­dus­tria - Efi­cien­cia de Co­se­cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.