15 LA CUL­PA NO ES DE LA VA­CA.

Super Campo - - Sumario - Por Da­niel A. Va­le­rio*

Da­niel A. Va­le­rio

Por

Eu­ro­pa ame­na­za con po­ner tra­bas a la im­por­ta­ción de car­ne va­cu­na. La me­di­da es­ta re­la­cio­na­da con las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (GEI) que sur­gen de la di­ges­tión de los ru­mian­tes y es sa­bi­do que a la va­ca se la tie­ne en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos. Sin em­bar­go, pa­ra mu­chos ga­na­de­ros ar­gen­ti­nos se tra­ta de un ob­je­ti­vo pa­ra­aran­ce­la­rio, más que una preo­cu­pa­ción am­bien­ta­lis­ta.

Por otro la­do, sur­gen di­ver­sas opi­nio­nes so­bre la par­ti­ci­pa­ción que tie­nen los ga­ses emi­ti­dos por los bo­vi­nos en el to­tal de ema­na­cio­nes de GEI que lle­gan a la at­mós­fe­ra. De lo que se es­tá se­gu­ro es que la ma­yor con­ta­mi­na­ción es pro­du­ci­da por las ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les y que, un po­co más o un po­co me­nos se­gún las es­ti­ma­cio­nes, es­tán muy por en­ci­ma que las que se ori­gi­nan por la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria.

Otra de las prin­ci­pa­les crí­ti­cas que re­ci­be la pos­tu­ra eu­ro­pea es que se ba­sa en las emi­sio­nes y no en el ba­lan­ce. Es­to es fun­da­men­tal pa­ra paí­ses con ga­na­de­rías de ba­se pas­to­ril co­mo es el ca­so de la Ar­gen­ti­na, ya que un buen ma­ne­jo de los pas­ti­za­les lle­va a un ni­vel de se­cues­tro de car­bono at­mos­fé­ri­co sen­si­ble­men­te ma­yor que el que se li­be­ra por la pro­duc­ción bo­vi­na que sur­ge de ellos. Al­gu­nos tra­ba­jos mues­tran que el se­cues­tro de car­bono de los pas­ti­za­les pue­de su­pe­rar en has­ta al­re­de­dor de cin­co ve­ces las emi­sio­nes de un sis­te­ma de pro­duc­ción ga­na­de­ro, in­clu­yen­do las de los ani­ma­les y las de los res­tan­tes fac­to­res que in­ter­vie­nen en su pro­duc­ción, co­mo es el ca­so de las ma­qui­na­rias agrí­co­las em­plea­das.

Ade­más, ya se es­tá tra­ba­jan­do muy ac­ti­va­men­te en el ma­ne­jo de sis­te­mas de pro­duc­ción ani­mal que re­duz­can las emi­sio­nes. Al res­pec­to, en 2018 en la So­cie­dad de Me­di­ci­na Ve­te­ri­na­ria se pre­sen­tó el pro­yec­to Ga­na­de­ría Si­glo XXI que, en­tre otros as­pec­tos, le da un lu­gar pre­pon­de­ran­te a la cues­tión am­bien­tal. En la pre­sen­ta­ción, el ve­te­ri­na­rio Gui­ller­mo Be­rra des­ta­có que “Se em­pie­za a usar el te­ma de la tem­pe­ra­tu­ra del plan­tea co­mo ba­rre­ra aran­ce­la­ria. Si que­re­mos una ar­gen­ti­na con sal­dos ex­por­ta­bles nos en­con­tra­re­mos con res­tric­cio­nes. Ya no te­ne­mos que ser so­la­men­te efi­cien­tes”. Y ex­pli­có que el pro­yec­to Ga­na­de­ría Si­glo XXI se pro­po­ne re­co­no­cer a los es­ta­ble­ci­mien­tos que tra­ba­jen bien a tra­vés de la cer­ti­fi­ca­ción de un pro­fe­sio­nal ve­te­ri­na­rio, re­du­cien­do así las emi­sio­nes y pro­mo­cio­nan­do al país con una pro­pues­ta proac­ti­va”.

Pe­ro el es­pe­cia­lis­ta tam­bién apun­tó al te­ma des­de otro án­gu­lo. Des­pués de re­mar­car que el stock bo­vino ar­gen­tino no lo­gra su­pe­rar el 62% de des­te­te, Be­rra se­ña­ló que “ser efi­cien­tes en tér­mi­nos pro­duc­ti­vos im­pli­ca re­du­cir las emi­sio­nes que ge­ne­ra­mos por uni­dad de pro­duc­to”.

Sin em­bar­go, la cues­tión am­bien­tal si­gue mos­tran­do al­gu­nos con­tra­sen­ti­dos que no de­jan de ser lla­ma­ti­vos. En el mar­co de la gran preo­cu­pa­ción de to­do el pla­ne­ta por el efec­to que tie­nen la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal so­bre el cam­bio cli­má­ti­co, en el re­cien­te en­cuen­tro del G20 rea­li­za­do en Bue­nos Ai­res, Es­ta­dos Uni­dos -cu­ya in­dus­tria es al­ta­men­te res­pon­sa­ble de las emi­sio­nes de ga­ses- reite­ró su de­ci­sión de re­ti­rar­se del Acuer­do de Pa­rís, al que sus­cri­ben fun­da­men­tal­men­te los paí­ses eu­ro­peos. Por otro la­do, se si­guen cons­tru­yen­do nue­vas cen­tra­les tér­mi­cas a car­bón y uno de los paí­ses de Eu­ro­pa es el que mues­tra el ma­yor cre­ci­mien­to del con­su­mo de car­bón.

Tam­po­co se en­tien­de mu­cho có­mo es que la Ar­gen­ti­na no fi­ja po­si­cio­nes más fir­mes en su par­ti­ci­pa­ción en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, da­do que exis­te una gran coin­ci­den­cia en­tre el ori­gen de sus im­por­ta­cio­nes y el ran­king de los paí­ses más con­ta­mi­nan­tes.

“Cre­cen las exi­gen­cias de los paí­ses com­pra­do­res de ali­men­tos pa­ra in­gre­sar a sus mer­ca­dos y en­tre ellas ga­nan par­ti­ci­pa­ción las cues­tio­nes

am­bien­ta­les.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.