98 GRE­MIA­LIS­MO Y CAM­PO.

Super Campo - - Sumario - Por Eduar­do Ro­drí­guez*

do Ro­drí­guez.

Por Eduar-

Na­cí el 28 de di­ciem­bre de 1950 en Rosario de Ler­ma, pro­vin­cia de Sal­ta. Soy el ma­yor de tres hi­jos y tan­to al gre­mia­lis­mo co­mo al cam­po, los lle­vo en la san­gre.

Mi ma­dre, se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va. Mi pa­dre, miem­bro de una ge­ne­ra­ción de agri­cul­to­res, fue un res­pe­ta­do pro­duc­tor ta­ba­ca­le­ro y di­ri­gen­te agro­pe­cua­rio, con par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va en di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes del sec­tor. Cre­cí con es­pí­ri­tu de tra­ba­jo ru­ral, me crié en la fin­ca y apren­dí no so­lo a cul­ti­var la tie­rra, sino tam­bién a co­mer­cia­li­zar la pro­duc­ción.

A los 17 años aban­do­né mi ca­sa, enoja­do por­que me ha­bían di­cho “o tra­ba­jás o se­guís es­tu­dian­do”. Así fue co­mo em­pe­cé a tra­ba­jar en dis­tin­tos cam­pos, desem­pe­ñán­do­me en di­ver­sos car­gos y ac­ti­vi­da­des. Lue­go, in­gre­sé a un su­per­mer­ca­do, pro­pie­dad de un pa­rien­te, don­de pro­gre­sé y lle­gué a ser ad­mi­nis­tra­ti­vo.

Tiem­po des­pués, co­men­cé a tra­ba­jar por mi cuen­ta. La de­ci­sión fue la co­rrec­ta. Con ape­nas 19 años, arren­dé mis pri­me­ras 3 hec­tá­reas de ta­ba­co y, una vez ami­ga­do con mi pa­dre, em­pe­cé a al­qui­lar­le a él. Fru­to del es­fuer­zo, el ca­mino fue as­cen­den­te: lle­gué a te­ner 156 hec­tá­reas de ta­ba­co -en las que tam­bién cul­ti­va­mos po­ro­to, maíz y so­ja-, ade­más de un tam­bo pro­pio. Tam­bién pu­de com­prar mi cam­po, unas po­cas p par­ce­las que, con los a años, se trans­for­ma­ron e en 450 hec­tá­reas en el V Va­lle de Ler­ma.

Mi vi­da tam­bién gi­ró e en torno a la ac­ti­vi­dad g gre­mial. In­cur­sio­né en e es­te ám­bi­to a muy temp pra­na edad, ocu­pan­do d di­ver­sos car­gos en la C Cá­ma­ra de Ta­ba­co de S Sal­ta, la Coo­pe­ra­ti­va d de Pro­duc­to­res Tab ba­ca­le­ros de Sal­ta, el C Con­sor­cio del Río To­ro, o opor­tu­ni­dad en la que rea­li­za­mos jun­to a Na­ción y Pro­vin­cia una obra de gran en­ver­ga­du­ra pa­ra rie­go pre­su­ri­za­do; y la Cá­ma­ra de Co­mer­cio Ex­te­rior de Sal­ta, en­tre otras ins­ti­tu­cio­nes.

Fue en la Cá­ma­ra Re­gio­nal de la Pro­duc­ción y la Agroin­dus­tria de Sal­ta, en­ti­dad que pre­si­do des­de ha­ce va­rios años, don­de afian­cé el con­tac­to con fun­cio­na­rios na­cio­na­les, ya que es­ta­mos ad­he­ri­dos des­de 2011 a la Con­fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de la Me­dia­na Em­pre­sa (CAME), en la que ac­tual­men­te me desem­pe­ño co­mo ti­tu­lar del sec­tor de Eco­no­mías Re­gio­na­les.

Mi ob­je­ti­vo en CAME es re­pre­sen­tar a to­dos los pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios, por­que la gran ma­yo­ría no tie­ne tiem­po su­fi­cien­te pa­ra par­ti­ci­par. Ellos son el fu­tu­ro, son los que ge­ne­ran mano de obra y arrai­go en los pue­blos del in­te­rior. Soy un hom­bre que ya pa­só por to­do y pue­do y quie­ro de­di­car­me al gre­mia­lis­mo agro­pe­cua­rio, pa­ra de­fen­der sus in­tere­ses y dar­les la vi­si­bi­li­dad que, en al­gún mo­men­to, tam­bién ne­ce­si­té.

Ten­go 3 hi­jos: Ma­ría del Mi­la­gro, Eduar­do y Al­ber­to. Nin­guno par­ti­ci­pa en la ac­ti­vi­dad gre­mial, pe­ro sí tra­ba­jan los cam­pos. Mien­tras mi hi­ja, que es con­ta­do­ra, ma­ne­ja los nú­me­ros de las em­pre­sas; uno de mis hi­jos tra­ba­ja en el tam­bo, y el otro, en el cam­po des­ti­na­do a la ac­ti­vi­dad agrí­co­la.

Soy cons­cien­te de que el mun­do gi­ra rá­pi­da­men­te. To­do lo que hi­ce fue por im­pul­so. Es­toy con­ven­ci­do de que la gen­te de­be es­tar pre­pa­ra­da pa­ra lle­var ade­lan­te la ta­rea, ya sea en la fin­ca co­mo en el ám­bi­to gre­mial. Ten­go un nie­to de 12 años al que le gus­ta el cam­po, pe­ro siem­pre le di­go que la cul­tu­ra es fun­da­men­tal pa­ra el de­sa­rro­llo. Lle­vo al gre­mia­lis­mo y al cam­po en la san­gre, el des­tino di­rá si mi des­cen­den­cia tam­bién.

*Pre­si­den­te de Eco­no­mías Re­gio­na­les de la Con­fe­dera­ción Ar­gen­ti­na de la Me­dia­na Em­pre­sa (CAME).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.