La­na de Mi­sio­nes

Super Campo - - Agricultur­a Familiar -

En los mu­ni­ci­pios de Fa­chi­nal y Pro­fun­di­dad un gru­po de ar­te­sa­nas ela­bo­ra sus pro­duc­tos con la­nas que an­tes se des­car­ta­ban.

EN EL MU­NI­CI­PIO de Pro­fun­di­dad, en el sur de la pro­vin­cia de Mi­sio­nes y a 45 km de Po­sa­das, don­de se ubi­ca el ta­ller del gru­po de ar­te­sa­nas La­nas de Mi­sio­nes que des­cu­brie­ron que con lo que tie­nen cer­ca pue­den ha­cer mu­chas co­sas.

SA­BER PA­RA HA­CER. Aquí nos re­ci­be Rosa da Sil­va, in­te­gran­te del gru­po, que nos cuen­ta que ya ha­ce 6 años que tra­ba­jan en es­te ta­ller pro­duc­ti­vo 8 mu­je­res en to­tal: 4 de Fa­chi­nal, que se de­di­can a los hi­la­dos y otras 4 de Pro­fun­di­dad, que pro­du­cen pa­ños de fiel­tro y ha­cen el te­ñi­do. “An- tes la la­na se que­ma­ba, no se usa­ba pa­ra na­da y no­so­tras re­cu­pe­ra­mos esa ma­te­ria pri­ma pa­ra ha­cer nues­tros pro­duc­tos, co­mo ani­ma­les de de­co­ra­ción, ma­no­plas, man­dri­les pa­ra el ca­ba­llo, al­moha­do­nes, som­bre­ros, car­te­ras y cha­le­cos”, enu­me­ra con en­tu­sias­mo. “Y es­ta la­na has­ta se pue­de po­ner en la huer­ta pa­ra man­te­ner la hu­me­dad de la plan­ta, lo que pa­sa es que no se usa­ba por­que na­die sa­bía que se po­dían ha­cer to­das es­tas co­sas has­ta que nos ca­pa­ci­ta­mos”.

En 2011 re­ci­bie­ron el en­tre­na­mien­to pa­ra tra­ba­jar la la­na y ha­cer fiel­tro con el apo­yo del Mu­ni­ci­pio de Pro­fun­di­dad, del INTA y de la Uni­ver­si­dad de Obe­rá, que es­tu­vo a car­go de di­se­ñar los pro­to­ti­pos de las má­qui­nas ne­ce­sa­rias pa­ra pro­ce­sar la ma­te­ria pri­ma, co­mo la car­da­do­ra y las me­sas de tra­ba­jo. Tam­bién fue y es cla­ve el de­sa­rro­llo de la Cuen­ca Ovi­na del Sur de Mi­sio­nes, ini­cia­ti­va que apo­ya a los pro­duc­to­res ovi­nos de la zo­na y a la cría de ani­ma­les do­ble pro­pó­si­to pa­ra dar­le va­lor agre­ga­do al pro­duc­to y cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción del INTA

y di­ver­sos or­ga­nis­mo pro­vin­cia­les co­mo el Ins­ti­tu­to de Fo­men­to de la Agri­cul­tu­ra e In­dus­tria de Mi­sio­nes (IFAI), Mi­nis­te­rio del Agro y Se­cre­ta­ría de Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar, en­tre otros.

“Nues­tro pro­vee­dor de la­na es la gen­te de la Cuen­ca Ovi­na”, des­cri­be Rosa. “El Mu­ni­ci­pio se en­car­ga del cos­to del es­qui­la­dor y del trans­por­te des­de las cha­cras has­ta el ta­ller y los pro­duc­to­res be­ne­fi­cian por­que se des­ha­cen de la la­na que pa­ra ellos no tie­ne uti­li­dad”. Hoy man­dan a la­var la la­na a Cu­ru­zú Cua­tiá, Co­rrien­tes, pe­ro es­pe­ran pron­to te­ner su pro­pia ma­qui­na­ria pa­ra aho­rrar tiem­po y cos­tos y apro­ve­char me­jor la ma­te­ria pri­ma: “Lle­va­mos 600 ki­los de la­na y tra­ji­mos so­lo 50 por­que allá se sa­ca to­do lo feo mien­tras que acá ocu­pa­mos to­do, por ejem­plo pa­ra re­lleno”. Ti­ñen con yer­ba ma­te, cás­ca­ra de la­pa­cho, cás­ca­ra de ce­bo­lla y re­po­llo co­lo­ra­do.

MAR­KE­TING Y MO­TI­VA­CIÓN. So­nia Be­ní­tez vi­ve en Fa­chi­nal y per­te­ne­ce al “sec­tor” de las hi­lan­de­ras, así que su rue­ca tra­ba­ja in­ten­sa­men­te de for­ma dia­ria pa­ra lue­go ha­cer cha­le­cos, go­rros y ma­tras. So­nia tam­bién es pro­duc­to­ra de ove­jas y cuen­ta que an­tes de ca­pa­ci­tar­se ella mis­ma desecha­ba la la­na de su ro­deo que hoy uti­li­za pa­ra sus ar­te­sa­nías. “Nos jun­ta­mos a tra­ba­jar los mar­tes y vier­nes y al­gu­nas com­pa­ñe­ras tra­ba­jan des­de la ca­sa por los chi­cos”, di­ce. “Pa­ra míí es­to re­pre­sen­ta una bue­na opor­tu­ni­da dor­tu­ni­da­do pa­ra com­ple­men­ta­ra­ra la eco-eco­no­mía fa­mi­liar.ar.a

“Des­de el INTANTAN Po­sa­das, a tra­vés­vésv de sus pro­fe­sio-io-i na­les del área­rrea so­cial, vi­moss la ne­ce­si­dad de for-for­ta­le­cer el es­que­maue­mau aso­cia­ti­vo y de­mos­trard que tra­ba­jar la la­na en for-for­for­ma con­jun­ta era una opor­tu­ni­dad”, des­cri­be Ja­vier Bus­ca­glia, je­fe de Agen­cia y coor­di­na­dor de la Cuen­ca Ovi­na. “Así, lue­go de las ca­pa­ci­ta­cio­nes en ma­ne­jo de la­nas, di­se­ño y co­mer­cia­li­za­ción se des­per­tó un gran en­tu­sias­mo en es­te gru­po de mu­je­res cam­pe­si­nas mi­sio­ne­ras, abrien­do ven­ta­nas a la in­no­va­ción, la crea­ti­vi­dad y las ga­nas de em­pren­der. Ellas hoy apues­tan a un fu­tu­ro di­fe­ren­te y me­jor pa­ra sus hi­jos, en el mis­mo te­rri­to­rio en el que cre­cie­ron sus pa­dres y sus abue­los”.

TRAS­CEN­DER LO LO­CAL. “El pro­gra­ma Py­mes Mi­sio­nes, fi­nan­cia­do por el Go­bierno pro­vin­cial, tie­ne el ob­je­ti­vo de vi­si­bi­li­zar el tra­ba­jo de em­pren­de­do­res y fa­ci­li­tar­les la co­mer­cia­li­za­ción de su pro­duc­ción”, ex­pli­ca Su­zel Vai­der, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Ade­mi, al tiem­po que en­fa­ti­za que es­te acompañami­ento les per­mi­te a las mu­je­res de La­nas de Mi­sio­nes em­po­de­rar­se y te­ner una ma­yor sa­li­da co­mer­cial, que se trans­for­ma en una me­jor ren­ta­bi­li­dad.

“Al prin­ci­pio era un hobby y hoy se ha con­ver­ti­do en un com­ple­men­to de la eco­no­mía fa­mi­liar de las ar­te­sa­nas, una opor­tu­ni­da do­por­tu­ni­dad de de­sa­rro­llo per­so­nal­so­nal y de in­de­pen den­ciain­dep eco­nó­mi­ca”, nó­mi­ca”, ase­gu­ra Silvia Es­ti­ga­rri­bia, Es­ti­ga in­ten­den­te dent de Pro­fun­di­dad y pro­mo­to­ra de es­tae ini­cia­ti­va. “HAHAY mu­cho en­tu­si­tu­sias­mo y la idea es qu­que otras mu­je­res­res vea­vean que pue­den cre­cer; ten­te­ne­mos un gran po­ten­cialp de de­de­sa­rro­llo por­que con la con­so­li­da­ción de la cuen­ca ovi­na ten­dre­mos más ma­te­ria pri­ma y de for­ma sos­te­ni­da”. Hoy los pro­duc­tos se ven­den por pe­di­do, a tra­vés de par­ti­ci­pa­ción en fe­rias (in­clui­da La Ru­ral) y en el stand en el ae­ro­puer­to don­de tie­nen pre­sen­cia; tam­bién en los par­ques pro­vin­cia­les del Mo­co­ná y Sal­to En­can­ta­do des­de Se­ma­na San­ta. La di­fu­sión la rea­li­zan a tra­vés del Fa­ce­book La­nas de Mi­sio­nes.

Por Lo­re­na Ló­pez Fo­tos: Gza de la Au­to­ra

Iz­quier­da: Rosa mo­jan­do la la­na e ini­cian­do el pro­ce­so de ela­bo­rar el fiel­tro. Der: Hi­la­dos rea­li­za­dos por las ar­te­sa­nas de Fa­chi­nal.

Ellas sa­ben que la co­mer­cia­li­za­ción es cla­ve: por eso se ca­pa­ci­ta­ron en di­se­ño y pro­mo­cio­nan sus pro­duc­tos en stands y en Fa­ce­book co­mo La­nas de Mi­sio­nes.

8 mu­je­res in­te­gran el gru­po La­nas de Mi­sio­nes des­de ha­ce6 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.