Nu­tri­ción de los maí­ces tar­díos. Por Pa­blo Ro­set, In­ge­nie­ro Agró­no­mo.

Más del 45% del maíz en la Ar­gen­ti­na se siem­bra en fe­chas tar­días. Los es­pe­cia­lis­tas es­tu­dian ajus­tes en su mo­de­lo agro­nó­mi­co pa­ra me­jo­rar su per­for­man­ce.

Super Campo - - Sumario - Por Pa­blo Ro­set*, In­ge­nie­ro Agró­no­mo Fo­tos Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

El maíz tar­dio ya es una reali­dad en nues­tro país, con más del 45% del área to­tal ocu­pa­da con es­te ce­real. Es­te cul­ti­vo es re­la­ti­va­men­te nue­vo, por lo cual aún es ne­ce­sa­rio ge­ne­rar in­for­ma­ción pa­ra ajus­tar su ma­ne­jo agro­nó­mi­co. Un as­pec­to po­co co­no­ci­do del maíz tar­dío es su eco­no­mía del ni­tró­geno (N) y la re­la­ción con los ren­di­mien­tos. Una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en En­tre Ríos por el IN­TA Pa­ra­ná y la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAUBA) de­ter­mi­nó que la efi­cien­cia en el uso del ni­tró­geno de es­te cul­ti­vo fue 19% me­nor que la del maíz tem­prano. Las cau­sas se vin­cu­la­ron con los me­no­res rin­des y la ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de N en el sue­lo en fe­chas de siem­bra tar­días. Eva­lúan las im­pli­can­cias en po­ten­cia­les nue­vas prác­ti­cas agrí­co­las.

CON FU­TU­RO.

Se­gún Ni­co­lás Mal­te­se, en la Ar­gen­ti­na el maíz tar­dío es un cul­ti­vo que cre­ce en im­por­tan­cia año a año. Por­que los ren­di­mien­tos de los tar­díos son más es­ta­bles, a ex­pen­sas de un me­nor ren­di­mien­to po­ten­cial. “En al­gu­nas pro­vin­cias co­mo Cór­do­ba, prác­ti­ca­men­te el 100% del maíz es tar­dío. En otras, co­mo En­tre Ríos la tec­no­lo­gía ac­tual­men­te re­pre­sen­ta en­tre 15 y 20% de la su­per­fi­cie sem­bra­da con maíz, y rin­de ca­si un 20% me­nos que el tem­prano, se­gún da­tos de la Bol­sa de Ce­rea­les de la pro­vin­cia”.

“Hoy, y so­bre la ba­se de mi te­sis, es­ta­mos ex­plo­ran­do re­la­cio­nes en­tre la den­si­dad de siem­bra y dis­tin­tas do­sis de N en mai­ces tar­dios, en ran­gos des­de 2,5 has­ta 12 plan­tas por hec­tá­rea” , di­jo.

ME­NOS NI­TRÓ­GENO.

“El mo­ti­vo de es­ta in­ves­ti­ga­ción fue es­cla­re­cer la eco­no­mía del ni­tró­geno (N) en el maíz tar­dío, ya que, a di­fe­ren­cia del maíz tem­pran, no es­ta­ba es­tu­dia­da. Pa­ra eso lle­va­mos ade­lan­te un ex­pe­ri­men­to a cam­po en el IN­TA Pa­ra­ná, pro­vin­cia de En­tre Ríos, una zo­na al­go más cá­li­da que la lla­nu­ra pam­pea­na. Com­pa­ra­mos am­bos cul­ti­vos en cuan­to a su efi­cien­cia en el uso del ni­tró­geno (EUN)., con­tó Ni­co­lás Mal­te­se, pro­fe­sio­nal del IN­TA y es­tu­dian­te de doc­to­ra­do en la Es­cue­la pa­ra Gra­dua­dos (EPG) de la FAUBA. El in­ves­ti­ga­dor, tam­bién be­ca­rio del Co­ni­cet, ex­pli­có que el ex­pe­ri­men­to per­mi­tió com­pa­rar la EUN de maí­ces

con ca­rac­te­rís­ti­cas ge­né­ti­cas con­tras­tan­tes, sem­bra­dos en fe­chas tar­días y tem­pra­nas ba­jo di­fe­ren­tes do­sis de fertilizac­ión ni­tro­ge­na­da. “Usa­mos dos hí­bri­dos que di­fe­rían no­ta­ble­men­te en su ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber N del sue­lo. La siem­bra tem­pra­na la rea­li­za­mos a me­dia­dos de sep­tiem­bre, y la tar­día, a me­dia­dos de di­ciem­bre. Ade­más, a es­tos hí­bri­dos los fer­ti­li­za­mos con dos do­sis de ni­tró­geno: 90 y 270 kg/ha, mien­tras que al tra­ta­mien­to tes­ti­go no lo fer­ti­li­za­mos”

“El re­sul­ta­do más im­por­tan­te de nues­tros ex­pe­ri­men­tos es que el maíz tar­dío usó me­nos efi­cien­te­men­te el ni­tró­geno. Su EUN fue 26 kg grano/ kg N en el sue­lo, mien­tras que la del tem­prano fue 32 kg grano/kg N en el sue­lo, lo cual re­pre­sen­ta una caí­da de ca­si 19%. Las cau­sas son va­rias y se re­la­cio­nan con las di­fe­ren­cias en el ren­di­mien­to y con la di­ná­mi­ca del ni­tró­geno en­tre las dos fe­chas de siem­bra”, sos­tu­vo.

EXPLCIACIO­NES PO­SI­BLES.

Gus­ta­vo Mad­don­ni, do­cen­te de la cá­te­dra de Ce­rea­li­cul­tu­ra de la FAUBA y co­di­rec­tor de Mal­te­se en su te­sis de doc­to­ra­do, ad­vir­tió so­bre los efec­tos de sem­brar el maíz en di­ciem­bre. “Por las con­di­cio­nes lu­mí­ni­cas y tér­mi­cas que uno y otro de­ben atra­ve­sar, los ren­di­mien­tos de los tar­díos tien­den a ser me­no­res que los tem­pra­nos. Por ejem­plo, nues­tros maí­ces tar­díos rin­die­ron 7832 kg/ ha, mien­tras que los tem­pra­nos pro­du­je­ron 8564 kg de grano/ha. Es­ta es una de las cau­sas de la caí­da en la EUN, ya que el ren­di­mien­to es el nu­me­ra­dor en el cálcu­lo de la efi­cien­cia”.

El maíz tar­dío ofre­ce más es­ta­bi­li­dad de los ren­di­mien­tos pe­ro el tem­prano por lo ge­ne­ral rin­de mas. Las fo­tos mues­tran la res­pues­ta a dos do­sis de ni­tró­geno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.