la ce­pa que eli­ge el mun­do. Por M. Gior­dano

Super Campo - - Sumario - Por Ma­rio Gior­dano*

Lo di­cen los es­pe­cia­lis­tas y crí­ti­cos in­ter­na­cio­na­les: Ar­gen­ti­na hoy es­tá pro­du­cien­do los me­jo­res Malbec de su his­to­ria. In­sig­nia in­dis­cu­ti­da de nues­tro país y fiel re­pre­sen­tan­te del pa­la­dar ar­gen­tino, así es co­mo el Malbec es iden­ti­fi­ca­do en to­dos los rin­co­nes del mun­do, aún fren­te al ver­ti­gi­no­so pa­so del tiem­po. Nues­tro em­ba­ja­dor ha sa­bi­do per­sis­tir con fir­me­za en el es­ce­na­rio glo­bal, al­can­zan­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y afian­zan­do la elec­ción de aque­llos que ya ha con­quis­ta­do, con ex­po­nen­tes que con­den­san lo me­jor de nues­tros te­rroirs y po­nen de ma­ni­fies­to la ri­que­za, plas­ti­ci­dad y ele­gan­cia de la va­rie­dad.

El Malbec fue el im­pul­sor de una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción en la vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra ar­gen­ti­na, re - fle­ja­da en el cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes su­pe­rior al 375% en ape­nas 11 años y en las 43.000 hec­tá­reas plan­ta­das en te­rri­to­rio na­cio­nal. Hoy la va­rie­dad tran­si­ta un gran mo­men­to: re­pre­sen­ta el 37,53% del to­tal de uvas tin­tas de ela­bo­ra­ción plan­ta­das en Ar­gen­ti­na y le co­rres­pon­de el 21,40% de la su­per­fi­cie to­tal cul­ti­va­da en el país. Asi­mis­mo, es la va­rie­dad que más ha au­men­ta­do su su­per­fi­cie, in­cre­men­tán­do­se un 163% en los úl­ti­mos 19 años.

Pa­ra­le­la­men­te, el 63,2% de lo ex­por­ta­do es Malbec. Man­te­nién­do­se co­mo prin­ci­pal des­tino de la va­rie­dad, Es­ta­dos Uni­dos im­por­tó 37.141.083 li­tros en­tre enero y di­ciem­bre de 2018 que re­pre­sen­ta­ron USD 183.596.402. En la lis­ta si­guen Reino Uni­do (USD 72.250.045), Ca­na­dá (37.610.570), Bra­sil (28.162.432), Mé­xi­co (15.587.977) y Chi­na (USD 14.997.381), uno de

los mercados con ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to fu­tu­ro pa­ra la ca­te­go­ría ar­gen­ti­na.

El apor­te del Malbec al es­tu­dio del te­rroir en las úl­ti­mas dé­ca­das es in­ne­ga­ble: los enó­lo­gos aban­do­na­ron el dis­cur­so de la per­fec­ción pa­ra cen­trar­se en la bús­que­da y fiel ex­pre­sión de la iden­ti­dad lo­cal, la ver­da­de­ra res­pon­sa­ble de la ele­gan­cia y au­ten­ti­ci­dad del vino. Y así, co­mo si fue­ra una se­cue­la, el Malbec vuel­ve a te­ner un rol pro­ta­gó­ni­co.

Di­cha bús­que­da, jun­to a la con­se­cu­ción del equi­li­brio en­tre ele­gan­cia y dis­rup­ción, es­ti­li­zan el va­rie­tal que, gra­cias a su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a di­fe­ren­tes con­di­cio­nes de te­rroir y el efec­to de la al­tu­ra ca­rac­te­rís­ti­co de Ar­gen­ti­na, nos per­mi­te se­guir ha­blan­do de él. Tal es así que es­te 17 de abril, en la 9° edi­ción del Malbec World Day, ini­cia­ti­va que im­pul­sa­mos des­de Wi­nes of Ar­gen­ti­na en 2011, des­ta­ca­mos su di­ver­si­dad, ca­li­dad y ele­gan­cia, co­mo así tam­bién su mar­ca in­dis­cu­ti­ble en la in­no­va­ción del pa­no­ra­ma glo­bal del vino.

Es­te año ba­jo el con­cep­to Ele­gan­ce doesn’t need per­fec­tion, pro­mo­cio­na­mos la ca­te­go­ría en to­dos los mercados del mun­do, re­fle­jan­do la bús­que­da de equi­li­brio pa­ra ob­te­ner Mal­becs con tex­tu­ras úni­cas, fres­cu­ra per­cep­ti­ble y va­rie­dad aro­má­ti­ca que apor­te una com­ple­ji­dad inigua­la­ble. Un vino ele­gan­te se de­fi­ne por su re­fi­na­da ca­li­dad, sus ras­gos de no­ble­za y su mar­ca­do equi­li­brio; es aquel que trans­mi­te una am­plia ga­ma de sen­sa­cio­nes.

Así es el #Mal­be­cAr­gen­tino, un va­rie­tal clá­si­co por ex­ce­len­cia que, le­jos de ser per­fec­to, des­plie­ga to­da su ele­gan­cia al ex­traer lo me­jor de nues­tros te­rroirs.

“El Malbec ar­gen­tino es un va­rie­tal clá­si­co por ex­ce­len­cia que, le­jos de ser per­fec­to, des­plie­ga to­da su ele­gan­cia al ex­traer lo me­jor de nues­tros te­rroirs”, Ma­rio Gior­dano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.