MO­NI­TO­REO.

En el 15º En­cuen­tro Na­cio­nal de Mo­ni­to­reo rea­li­za­do por Hal­cón en Cór­do­ba, se avan­zó en la bús­que­da de una agri­cul­tu­ra con mi­ra­da so­cial y am­bien­tal.

Super Campo - - SUMARIO - Por Ma­ría Lo­re­na Ro­drí­guez Fo­tos: Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

Agri­cul­tu­ra con mi­ra­da ho­lís­ti­ca. Por Lo­re­na Ro­drí­guez.

En oca­sión del 15° en­cuen­tro de mo­ni­to­reo y con­trol de pla­gas, ma­le­zas y en­fer­me­da­des, sus or­ga­ni­za­do­res los in­ge­nie­ros agró­no­mos Ro­ber­to Pe­ral­ta y Da­niel Igar­zá­bal, so­cios de Hal­cón Mo­ni­to­reo, se­ña­la­ron los desafíos que en­fren­ta el pro­fe­sio­nal hoy. “En un mun­do en que los con­su­mi­do­res de­man­dan ca­da vez más in­for­ma­ción so­bre có­mo se pro­du­cen los ali­men­tos que lle­van a su me­sa, el rol de los pro­duc­to­res y sus ase­so­res –los in­ge­nie­ros agró­no­mos– ya no pue­de só­lo en­fo­car­se en que los cul­ti­vos ten­gan bue­nos ren­di­mien­tos y sean ren­ta­bles”, acor­da­ron.

Así, la ne­ce­si­dad de un en­fo­que más “so­cial” de la agri­cul­tu­ra fue el prin­ci­pal eje de la charla de aper­tu­ra, a car­go de Pe­ral­ta, quien ra­ti­fi­có que “los pro­fe­sio­na­les del agro no de­ben ol­vi­dar que su tra­ba­jo es­tá in­elu­di­ble­men­te ata­do a un com­pro­mi­so, una obli­ga­ción con­traí­da con la me­jo­ra con­ti­nua en can­ti­dad y ca­li­dad de la pro­duc­ción de ali­men­tos”.

La cla­ve, se­gún el es­pe­cia­lis­ta en mo­ni­to­reo de cul­ti­vos, es que es­ta obli­ga­ción es pa­ra con la so­cie­dad en que es­tá in­mer­so el pro­duc­tor y el téc­ni­co. “Por es­ta ra­zón, en la agri­cul­tu­ra de la nue­va era o de las an­te­rio­res, el com­pro­mi­so en su esen­cia es inal­te­ra­ble. El ma­yor desafío pa­ra el in­ge­nie­ro agró­no­mo es com­pren­der los cambios so­cia­les pa­ra man­te­ner su com­pro­mi­so”, in­di­có en el pa­nel de aper­tu­ra del en­cuen­tro.

La pro­pues­ta de Pe­ral­ta fue tra­ba­jar jun­to a to­dos los sec­to­res vin­cu­la­dos a la pro­duc­ción agrí­co­la con una mi­ra­da ho­lís­ti­ca, que in­clu­ye los as­pec­tos so­cia­les y “no só­lo la mi­ra­da co­mo un mer­ca­do re­cep­ti­vo de pro­duc­tos, sino co­mo un ac­tor más en la de­ter­mi­na­ción del ma­ne­jo pro­duc­ti­vo”.

ME­NOS IM­PAC­TO. Por su par­te, Da­niel Igar­zá­bal tam­bién hi­zo fo­co en la ne­ce­si­dad de un ma­ne­jo de pla­gas que no se ba­se só­lo en el uso de in­sec­ti­ci­das y que re­duz­ca el im­pac­to am­bien­tal y so­cial.

“Es­ta­mos en un mo­men­to bi­sa­gra en el que se pue­de es­pe­rar cual­quier co­sa en re­la­ción a las pla­gas. La úni­ca he­rra­mien­ta que es­ta­mos ma­ne­jan­do son los in­sec­ti­ci­das y los ma­te­ria­les ge­né­ti­cos. Por ese ca­mino, va­mos de­re­cho al mis­mo des­tino en que ter­mi­na­ron las ma­le­zas y su re­sis­ten­cia”, re­mar­có el ex­per­to.

Tras tra­zar una suer­te de his­to­rial de las pla­gas que do­mi­na­ron en los úl­ti­mos años en el nor­te de Cór­do­ba (oru­gas me­di­do­ras, bo­li­lle­ras y an­ti­car­cias, y trips en so­ja; y gu­sa­nos co­go­lle­ros en maíz), Igar­zá­bal su­gi­rió có­mo de­be­rían ser los ma­ne­jos de pla­gas del ma­ña­na pa­ra me­jo­rar la sus­ten­ta­bi­li­dad. En con­cre­to, tra­zó cua­tro ejes:

1) Mo­ni­to­reo: afir­mó que no me­nos de la mi­tad de los tra­ta­mien­tos quí­mi­cos que se lle­van a ca­bo no tie­nen jus­ti­fi­ca­ción téc­ni­ca y es de­bi­do a que no se re­vi­san los lo­tes con la fre­cuen­cia que se de­be­ría.

2) Ma­ne­jo ra­cio­nal de in­sec­ti­ci­das: ex­pre­só la ne­ce­si­dad de au­men­tar la se­lec­ti­vi­dad de los prin­ci­pios ac­ti­vos que se usan.

3) Con­trol bio­ló­gi­co: pro­pu­so un tra­ba­jo de con­ser­va­ción de los in­sec­tos que ayu­dan a com­ba­tir pla­gas y crear “bio­fá­bri­cas” de es­pe­cies que sean “pla­gui­ci­das” na­tu­ra­les, pa­ra li­be­rar en los­cam­pos.

4) Sus­ten­ta­bi­li­dad: di­jo que es fun­da­men­tal lo­grar la acep­ta­ción so­cial, y que pa­ra eso se ne­ce­si­ta tam­bién la in­ter­ven­ción del Es­ta­do.

¿SON PE­LI­GRO­SOS LOS PLAGUCIDAS?. Fre­cuen­te­men­te, sur­gen no­tas que ha­blan so­bre la pe­li­gro­si­dad del uso de pla­gui­ci­das. Pa­ra el in­ge­nie­ro agró­no­mo, do­cen­te uni­ver­si­ta­rio e in­ves­ti­ga­dor del Inta, Gui­ller­mo March, esas in­for­ma­cio­nes, a me­nu­do, des­in­for­man.

“Los efec­tos ne­ga­ti­vos de los pla­gui­ci­das sue­len ser mag­ni­fi­ca­dos, aun­que tam­bién mu­chas ve­ces son mi­ni­mi­za­dos”, se­ña­ló.

Pa­ra March, si bien es ló­gi­co de­fen­der la utilizació­n de agro­quí­mi­cos co­mo puen­te pa­ra re­du­cir las pér­di­das pro­duc­ti­vas, no pue­de sos­la­yar­se que con­tri­bu­yen a los pro­ble­mas am­bien­ta­les que vi­ve el mun­do. Por eso, con­si­de­ró que es­pe­cia­lis­tas y ase­so­res de­ben pen­sar en “in­te­grar es­tra­te­gias” pa­ra sa­lir de es­ta en­cru­ci­ja­da.

“A par­tir del co­no­ci­mien­to dis­po­ni­ble, po­de­mos dis­mi­nuir su im­pac­to ne­ga­ti­vo y di­ri­gir­nos ha­cia la in­te­gra­ción de es­tra­te­gias. Una puer­ta ha­cia una agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble en sus tres

di­men­sio­nes: eco­nó­mi­ca, so­cial y am­bien­tal”, pro­pu­so March.

Se re­fi­rió a la in­for­ma­ción que mues­tran los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y di­jo que hay que to­mar­la co­mo ca­pí­tu­los pun­tua­les de una his­to­ria que to­do el tiem­po se pue­de me­jo­rar. Y ana­li­zó con­cre­ta­men­te es­ta­dís­ti­cas de in­to­xi­ca­cio­nes y even­tos re­la­cio­na­dos con con­ta­mi­na­ción de agua con pla­gui­ci­das.

En el ca­so de las in­to­xi­ca­cio­nes, des­mi­ti­fi­có uno de los mi­tos que hay so­bre la agri­cul­tu­ra: que la prin­ci­pal cau­sa de ac­ci­den­tes en es­ta ac­ti­vi­dad son los agro­quí­mi­cos. De acuer­do a da­tos ofi­cia­les re­gis­tra­dos por la Su­pe­rin­ten­den­cia­de Ries­gos del T ra­ba jo(SRT) el 97% de los ac­ci­den­tes pro­du­ci­dos fue­ron fí­si­co-me­cá­ni­cos, y só­lo 0,9% por “ex­po­si­ción o con­tac­to con sus­tan­cias no­ci­vas o ra­dia­cio­nes”, de los que ape­nas la ter­ce­ra par­te (0,3%) se de­bie­ron a pla­gui­ci­das.

En cuan­to a con­ta­mi­na­ción en el agua, se cen­tró en una no­ta que ti­tu­ló que en Ar­gen­ti­na “llue­ve gli­fo­sa­to”, ba­sa­da en una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Plata que es­ti­ma­ba que las pre­ci­pi­ta­cio­nes de­po­si­tan anual­men­te 1,178 mi­li­gra­mos por me­tro cua­dra­do de es­te prin­ci­pio ac­ti­vo.

Pe­ro March se­ña­ló que es un pro­ble­ma que va más allá de la pro­duc­ción agrí­co­la y de es­te pro­duc­to en par­ti­cu­lar.

“Des­de ha­ce más de me­dio si­glo se com­prue­ba que las llu­vias con­tie­nen pla­gui­ci­das -y otros con­ta­mi­nan­tes-, in­clu­yen­do no so­lo los usa­dos en un país, sino tam­bién al­gu­nos prohi­bi­dos y/o no re­gis­tra­dos. Co­mo se ha se­ña­la­do acer­ta­da­men­te, la con­ta­mi­na­ción de

"Si bien el um­bral es po­cas ve­ces su­pe­ra­do y de ma­ne­ra pun­tual, la con­cen­tra­cio­nes se­ña­lan que cier­tas prác­ti­cas agrí­co­las de­ben cam­biar", March.

la at­mós­fe­ra no re­co­no­ce fron­te­ras ni ideo­lo­gías”, re­su­mió. En cuan­to a es­tu­dios que eva­lúan la pre­sen­cia de pla­gui­ci­das en cur­sos de agua, ma­ni­fes­tó que los da­tos re­le­va­dos in­di­can que, en ge­ne­ral, no se su­pe­ran los um­bra­les es­ta­ble­ci­dos en la ley de Re­si­duos Pe­li­gro­sos.

Sin em­bar­go, el es­pe­cia­lis­ta in­sis­tió en que eso no sig­ni­fi­ca que ha­ya que aban­do­nar los re­cau­dos ne­ce­sa­rios pa­ra evi­tar po­si­bles im­pac­tos en el am­bien­te.

“Si bien el um­bral es po­cas ve­ces su­pe­ra­do y de ma­ne­ra pun­tual en el tiem­po, las con­cen­tra­cio­nes de­tec­ta­das se­ña­lan que al­gu­nas prác­ti­cas agrí­co­las de­ben cam­biar­se”, con­clu­yó March.

Ro­ber­to Pe­ral­ta y Da­niel Igar­zá­bal, so­cios am­bos de Hal­cón Mo­ni­to­reos. Los in­ge­nie­ros agró­no­mos tra­ba­jan a cam­po y rea­li­zan anual­men­te el En­cuen­tro Na­cio­nal de Mo­ni­to­reo.

"No me­nos de la mi­tad de los tra­ta­mien­tos quí­mi­cos se rea­li­zan no tie­nen jus­ti­fi­ca­ción téc­ni­ca por fal­ta de mo­ni­to­reos", di­jo Igar­zá­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.