LA PAMPA.

La pro­vin­cia de La Pampa ex­por­ta a otras pro­vin­cias y al ex­te­rior el 95% de su pro­duc­ción, por lo tan­to ge­ne­ra ani­ma­les más "plás­ti­cos".

Super Campo - - SUMARIO - Por Eduardo Bus­tos Fo­tos: gen­ti­le­za IPCVA y ar­chi­vo Su­per CAM­PO

Mo­de­los con más fle­xi­bi­li­dad. Por Eduardo Bus­tos.

El 75 por cien­to de la su­per­fi­cie del te­rri­to­rio de la pro­vin­cia de La Pampa es­tá asig­na­do a la cría, aun­que los pro­duc­to­res, en la úl­ti­ma dé­ca­da, in­cur­sio­na­ron tam­bién en la re­cría y en­gor­de de ga­na­do bo­vino. Los ter­ne­ros sa­len pa­ra el en­gor­de con 200 ki­los y de la re­cría pue­den al­can­zar has­ta los 300 o 350 ki­los pa­ra en­trar en la eta­pa de en­gor­de

La pro­vin­cia tie­ne di­ver­sos sis­te­mas pro­duc­ti­vos gra­cias a la alea­to­rie­dad cli­má­ti­ca. Pe­ro la pro­duc­ción agrí­co­la y ga­na­de­ra son bas­tan­te frá­gi­les por las even­tua­les de sequía que son gra­ve y a ve­ces con al­gu­na inun­da­ción o pe­río­dos de llu­via que com­pli­can el mo­de­lo, por ejem­plo.

CI­CLO COM­PLE­TO. El es­ta­do me­di­te­rrá­neo, en ese sen­ti­do, se ca­rac­te­ri­za por te­ner una sig­ni­fi­ca­ti­va po­bla­ción de ter­ne­ros: “En la pro­vin­cia bus­ca­mos rea­li­zar un ci­clo com­ple­to, co­mo ocu­rre en otras pro­vin­cias del nor­te”, ex­pli­có a Su­per CAM­PO Aní­bal Por­do­min­go es­pe­cia­lis­ta en ga­na­de­ría del INTA An­guil.

Por­do­min­go fue con­vo­ca­do por el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (IPCVA) pa­ra ex­po­ner so­bre el te­ma “Es­tra­te­gias pa­ra la re­cría y en­gor­de en la Re­gión”, en el se­gun­do se­mi­na­rio del año que se reali­zó en San­ta Ro­sa, pro­vin­cia de La Pampa.

La Pampa ex­por­ta el 95 por cien­to de sus ani­ma­les a otras pro­vin­cias y el ex­te­rior, por eso la pro­duc­ción ga­na­de­ra se de­ben ar­mar con sis­te­mas que sean fle­xi­bles, pe­ro es­to de­pen­de to­tal­men­te del mer­ca­do global y na­cio­nal, por eso: “Nues­tra pro­vin­cia no pue­de es­pe­cia­li­zar­se en un so­lo pro­duc­to por­que no tie­ne al la­do una ciu­dad con 10 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes que los con­su­ma”, sub­ra­yó Por­do­min­go. “Si en la pro­vin­cia se lo­gra au­men­tar 50 ki­los por ani­mal, ade­más de la ca­li­dad por ter­ne­ro des­te­ta­do se pue­de ge­ne­rar un ani­mal más plás­ti­co en la ter­mi­na­ción. Se ob­ten­drían unos cuan­tos ki­los más en la re­cría, que en es­tas re­gio­nes son una lla­ve pa­ra pro­du­cir más car­ne”, re­co­men­dó.

FLE­XI­BI­LI­DAD. Es­ta pro­vin­cia en los úl­ti­mos 20 años bus­có su

mo­de­lo de pro­duc­ción y, po­co a po­co, los ga­na­de­ros fue­ron adop­tan­do el sis­te­ma de ci­clo com­ple­to. En los años di­fí­ci­les o de sequía, la ten­den­cia se in­cli­na ha­cia la cría y re­cría, mien­tras que en los años un po­co más llu­vio­sos los ter­ne­ros se pue­den que­dar más tiem­po en la re­gión.

“Los pro­duc­to­res de nues­tra pro­vin­cia bus­can la re­cría y el ci­clo com­ple­to lo más pas­to­ri­les po­si­bles, por­que a ve­ces los co­rra­les de re­cría no son via­bles del to­do en los cam­pos ni muy ba­ra­tos. Al­gu­nos pue­den ha­cer­lo y otros no por­que no pue­den pro­du­cir gra­nos y los tie­nen que com­prar, por eso se bus­ca pro­du­cir la ma­yor can­ti­dad de car­ne po­si­ble a pas­to”, de­ta­lló el pro­fe­sio­nal.

La re­cría a pas­to per­mi­te ob­te­ner un ani­mal más fle­xi­ble a la ho­ra de la ter­mi­na­ción. Pe­ro tam­bién es cier­to que si se le da más ener­gía a co­rral, “le man­da se­ña­les de en­gra­se pre­coz y pue­de per­ju­di­car el de­sa­rro­llo mus­cu­lar. Si ha­ce­mos mal esa ali­men­ta­ción y es de­fi­ci­ta­ria en pro­teí­nas o en mi­ne­ra­les, tam­bién aten­ta­mos con­tra el de­sa­rro­llo mus­cu­lar”, am­plió Por­do­min­go.

“Si la re­cría del ter­ne­ro se ha­ce con pas­to de ca­li­dad, pue­de desa­rro­llar su po­ten­cial, evi­tan­do res­tric­cio­nes fuer­tes y per­mi­ti­rá, a su vez, una ga­nan­cia dia­ria de 0,60 a 0,70 ki­los/día de car­ne. La ter­mi­na­ción em­pie­za en la re­cría”, am­plió.

Con es­te ti­po de es­tra­te­gia se bus­ca una ta­sa de cre­ci­mien­to y de en­gor­de uni­for­me du­ran­te la vi­da del ani­mal a la ho­ra de ha­cer la ter­mi­na­ción en pas­to­reo su­ple

men­ta­do.“Si el ter­ne­ro cre­ce bien du­ran­te la re­cría (for­ma múscu­lo) no ne­ce­si­ta au­men­to de pe­so al fi­nal del pe­río­do de en­gor­de”, en­fa­ti­zó Por­do­min­go.

El ani­mal, al in­gre­sar a la eta­pa de en­gor­de, la con­ver­sión en car­ne me­di­da en pe­so vi­vo de­be­ría ser de 7/1 (por ca­da sie­te ki­los de ra­ción, se ob­tie­nen 1 ki­lo de car­ne. Si el ani­mal es ter­mi­na­do en pas­to­reo más su­ple­men­ta­ción la con­ver­sión en car­ne pue­de os­ci­lar en­tre 12/1 o 10/1.

“SI las con­ver­sio­nes tien­den a va­lo­res 10/1 no es que el ani­mal en­gra­se en for­ma ex­ce­si­va, o hay un pro­ble­ma de efi­cien­cia de con­ver­sión, lo que ve­mos es una ma­la com­po­si­ción de la die­ta o un de­te­rio­ro pre­ma­tu­ro del va­cuno, se tra­ta de un ani­mal que tu­vo un de­sa­rro­llo pre­ca­rio”, am­plió el es­pe­cia­lis­ta.

Hay dos es­fuer­zos que se de­ben ha­cer los pro­duc­to­res:Lo­grar más ki­los por ter­ne­ro des­te­ta­dos, pro­du­cir más ki­los, ade­más de la can­ti­dad de ter­ne­ros y el otro es ge­ne­rar unos cuan­tos ki­los más en la eta­pa de re­cría.

CARCASA. Otro as­pec­to que for­ma par­te de las dis­cu­sio­nes es pen­sar en la pro­duc­ción de car­ne: “Des­de ha­ce al­gún tiem­po ya se co­men­zó a ha­blar so­bre la con­ver­sión que se me­di­rá de acuer­do al pe­so en car­ca­za y no de ki­los vi­vo de car­ne. Lo que uno quie­re ven­der es car­ne, no pe­so vi­vo”, ex­pli­có el pro­fe­sio­nal.

Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta en ga­na­de­ría bo­vi­na, cuan­do se ha­bla de carcasa no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que coin­ci­dir con el pe­so vi­vo, he­cho que ofre­ce ma­yo­res opor­tu­ni­da­des: “Ve­mos que los pun­tos de con­ver­sión a car­ca­za no coin­ci­den con la con­ver­sión a pe­so vi­vo, a ve­ces se des­fa­sa. Es­to nos da una opor­tu­ni­dad más por­que ve­mos que los pun­tos de con­ver­sión a carcasa son un po­co ma­yo­res que los con­si­de­ra­dos en la con­ver­sión a pe­so vi­vo. Es­to nos da una ven­ta­na más gran­de pa­ra ob­te­ner ma­yor pro­duc­ción de car­ne por ani­mal, sin sa­cri­fi­car con­ver­sión”, ex­pli­có.

Res­pec­to del au­men­to del pe­so de res, que es el au­men­to efec­ti­vo de carcasa, el ani­mal de 500 ki­los tie­ne más man­te­ni­mien­to de ma­sa cor­po­ral, pe­ro el ex­ce­den­te lo trans­fie­re a la carcasa, que es la trans­fe­ren­cia de ener­gía a la res pa­ra con­ti­nuar con su cre­ci­mien­to, mien­tras el ani­mal es jo­ven.“Te­ne­mos

"Nues­tra pro­vin­cia no pue­de es­pe­cia­li­zar­se en un so­lo pro­duc­to por­que no tie­ne al la­do una ciu­dad de 10 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes", di­jo Aní­bal Por­do­min­go.

una ven­ta­na muy gran­de pa­ra pro­du­cir ani­ma­les de dis­tin­to ti­po y de pe­so a fae­na sin per­der efi­cien­cia. Ade­más no es­ta­mos di­cien­do que esa car­ne no es di­fe­ren­te. El sal­to que se pro­du­ce a los 150 días nos di­ce que el ani­mal se en­cuen­tra en un pro­ce­so de en­gra­se más du­ro, ne­ce­si­ta más ki­los de ali­men­to por ca­da ki­los de carcasa ga­na­do en ese mo­men­to”, ex­pli­có el re­fe­ren­te del INTA An­guil.

La re­cría en es­que­ma pas­to­ril per­mi­te ob­te­ner un ani­mal más fle­xi­ble a la ho­ra de la ter­mi­na­ción.

La Pampa en las úl­ti­mas dos dé­ca­das lo­gró de­fi­nir un mo­de­lo ga­na­de­ro y sus pro­duc­to­res fue­ron adop­tan­do el ci­clo com­ple­to.

Aní­bal Por­do­min­go INTA An­guil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.