Sa­lu­da­bles y sus­ten­ta­bles. Por Ma­ría Ro­ve­re.

Las vi­ta­mi­nas, los mi­ne­ra­les y los ami­noá­ci­dos son in­gre­dien­tes alia­dos de aque­llos pro­duc­to­res que bus­can ali­men­tar a sus ani­ma­les con una die­ta ba­lan­cea­da y a tra­vés de una ma­yor efi­cien­cia de re­cur­sos.

Super Campo - - SUMARIO - Por Ma­ría Ro­ve­re Fo­tos Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

Pro­por­cio­nar una die­ta ba­lan­cea­da ri­ca en to­dos los nu­trien­tes es esen­cial pa­ra ga­ran­ti­zar el éxi­to de los pro­duc­to­res de aves, cer­dos y ga­na­do en ge­ne­ral.

El fu­tu­ro de la nu­tri­ción ani­mal es­tá re­la­cio­na­do con la re­duc­ción de cos­tos de pro­duc­ción, la sus­ten­ta­bi­li­dad y la efi­cien­cia de los re­cur­sos: los pro­duc­to­res de­ben pro­du­cir más con me­nos y mien­tras tan­to pre­ser­var el me­dio am­bien­te y el bie­nes­tar de los ani­ma­les.

Las vi­ta­mi­nas y los mi­ne­ra­les or­gá­ni­cos li­ga­dos a la gli­ci­na, ta­les co­mo el co­bre, hie­rro, man­ga­ne­so y zinc, son esen­cia­les pa­ra la vi­ta­li­dad, ga­ran­ti­zan­do una al­ta pro­duc­ti­vi­dad, for­ta­le­cien­do el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co en ge­ne­ral lo que de­ter­mi­na una ma­yor sa­lud y bie­nes­tar ani­mal.

Pro­por­cio­nar una die­ta ba­lan­cea­da en nu­trien­tes es esen­cial pa­ra ga­ran­ti­zar el éxi­to del pro­duc­tor pecuario. Los ani­ma­les mo­no­gás­tri­cos, co­mo po­llos, cer­dos y ga­lli­nas, ca­re­cen de su­fi­cien­te fi­ta­sa in­tes­ti­nal pa­ra apro­ve­char el fós­fo­ro que es­tá pre­sen­te en los ce­rea­les y los com­po­nen­tes en ba­se so­ja, que son ba­se de su die­ta. Por es­te mo­ti­vo, los in­gre­dien­tes de­ben ser co­rrec­ta­men­te

su­ple­men­ta­dos con vi­ta­mi­nas, ami­noá­ci­dos y otros mi­ne­ra­les esen­cia­les.

Nue­va en­zi­ma

Na­tup­hos E, por ca­so, es una en­zi­ma na­tu­ral que ga­ran­ti­za un me­jor uso del fós­fo­ro y otros nu­trien­tes im­por­tan­tes du­ran­te el pro­ce­so di­ges­ti­vo. Su in­clu­sión en las die­tas de­ter­mi­na me­nor ne­ce­si­dad de agre­gar fuen­tes inor­gá­ni­cas ex­ter­nas de fós­fo­ro a la ali­men­ta­ción, lo que pro­por­cio­na un con­si­de­ra­ble aho­rro de cos­tos. Al lo­grar una di­ges­tión más efi­cien­te, se lo­gra una me­nor ex­cre­ción de nu­trien­tes no di­ge­ri­dos, im­pac­tan­do po­si­ti­va­men­te el me­dio am­bien­te.

Las car­bohi­dra­sas cum­plen un pa­pel fun­da­men­tal en la di­ges­tión y ab­sor­ción de los po­li­sa­cá­ri­dos no-al­mi­do­no­sos (PNA) pre­sen­tes en los ce­rea­les. Ade­más, fa­vo­re­ce la ho­mo­ge­nei­dad de ca­ma­das, re­du­ce la hu­me­dad de ca­mas en avia­rios, me­jo­ra la con­ver­sión ali­men­ta­ria y el bie­nes­tar ani­mal en ge­ne­ral.

Con los ani­ma­les in­muno-de­pri­mi­dos, dis­mi­nu­yen los ren­di­mien­tos pro­duc­ti­vos, au­men­tan­do los gas­tos ve­te­ri­na­rios, que se su­man a los cos­tos por des­car­te y mor­ta­li­dad. Se­gún el In­ge­nie­ro Ni­co­lás Mar­tí­nez, Ge­ren­te Téc­ni­co de Nu­tri­ción Ani­mal de BASF, la in­co­rrec­ta nu­tri­ción en aves y cer­dos en ge­ne­ral pue­de te­ner se­rias con­se­cuen­cias pa­ra los ani­ma­les.

“La pér­di­da de in­mu­ni­dad abre la puer­ta a in­fec­cio­nes o pro­ble­mas fí­si­cos y un de­sa­rro­llo y cre­ci­mien­to de­fi­cien­te, por es­to, los im­pac­tos ne­ga­ti­vos en la sa­lud del ani­mal per­ju­di­can eco­nó­mi­ca­men­te al pro­duc­tor pecuario”, se­ña­la el es­pe­cia­lis­ta que es ge­ren­te Téc­ni­co de BASF.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.