Re­ver­de­cer con el tu­ris­mo. Por Bet­ti­na Cu­cag­na.

A unos 63 ki­ló­me­tros de la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res, es­te des­tino for­ma par­te del cir­cui­to de Pue­blos Tu­rís­ti­cos Bo­naen­ses que in­clu­ye atrac­ti­vas pro­pues­tas pa­ra ha­cer es­ca­pa­das du­ran­te to­do el año.

Super Campo - - SUMARIO - Por Bet­ti­na Cu­cag­na Fo­tos Gza Per­li­tas Ru­ra­les

Son ca­si una trein­te­na los atrac­ti­vos, má­gi­cos y hos­pi­ta­la­rios Pue­blos Tu­rís­ti­cos Bo­nae­ren­ses. Des­ti­nos que han des­cu­bier­to sus po­ten­cia­li­da­des y gra­cias a la si­ner­gia de sus ha­bi­tan­tes, ge­ne­ra­do pro­duc­tos tu­rís­ti­cos des­ta­ca­dos. A tan só­lo 63 km ha­cia el sur de Ca­pi­tal Fe­de­ral es­tá Uribelarre­a, en el par­ti­do de Ca­ñue­las. Es un po­bla­do con ca­sas cen­te­na­rias, pro­li­jas dia­go­na­les y cui­da­das ca­lles de tie­rra. Fun­da­da co­mo Co­lo­nia Agrí­co­la en 1889, ac­tual­men­te es un des­tino ideal pa­ra quie­nes bus­can sa­bro­sas pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­cas y ai­re de cam­po.

Tam­bién lla­ma­do“Uribe”, cuen­ta con ser­vi­cios de agua co­rrien­te y obras de as­fal­to que per­mi­tió con­so­li­dar un pro­ce­so de cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal que su­pera a los po­co más de 2.000 ha­bi­tan­tes con los que lle­gó a con­tar el pue­blo ha­ce no más de una dé­ca­da. Mu­chos lle­gan has­ta aquí ten­ta­dos por el Re­co­no­ci­do “Co­le­gio Sa­le­siano Don Bos­co” de­di­ca­do a la en­se­ñan­za de ta­reas ru­ra­les, un lu­gar con ri­ca his­to­ria don­de cien­tos de alum­nos guia­dos por sus pro­fe­so­res ela­bo­ran pro­duc­tos lác­teos, mer­me­la­das y em­bu­ti­dos ca­se­ros de ex­ce­len­te ca­li­dad.

Muy cer­ca del pue­blo, “Finca Don Ati­lio”, jo­ven vi­ñe­do con aro­ma y sa­bor a uvas tan­nat in­vi­ta al “enotu­ris­mo” y ca­tar el vino Don Ati­lio, se­duc­tor de pa­la­da­res. “Nues­tro ob­je­ti­vo es es­ta­ble­cer con­tac­to con la gen­te a tra­vés de una con­ver­sa­ción so­bre el vino, ya que es un te­ma su­ma­men­te in­tere­san­te” ex­pli­có Ho­ra­cio Spi­naz­zo­la.“En 1996 se de­ro­gó la ley que prohi­bía el cul­ti­vo de la vid de vi­ni­fi­car en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res y En­tre Ríos, en­ton­ces de­ci­dí te­ner el vi­ñe­do y en 2017 finca ‘Don Ati­lio’abrió sus puer­tas a los tu­ris­tas. Aquí los fi­nes de se­ma­na ofre­ce­mos una re­co­rri­da, mos­tra­mos el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción en la bo­de­ga y fi­nal­men­te in­vi­ta­mos

a de­gus­tar vi­nos con la tra­di­cio­nal pi­ca­da del lu­gar”co­men­tó a Per­fil el pro­pie­ta­rio de la finca.

Más po­si­bi­li­da­des

Otras atra­yen­tes op­cio­nes acer­can a quie­nes bus­can vi­si­tas me­mo­ra­bles. El Mu­seo de Má­qui­nas y He­rra­mien­tas “Pa­dre Leo­pol­do Riz­zi”ubi­ca­do en uno de los gal­po­nes de la an­ti­gua es­ta­ción, la Pla­za Cen­te­na­rio con di­se­ño oc­to­go­nal y am­plia ar­bo­le­da, el San­tua­rio “Nues­tra Se­ño­ra de Lu­ján”, bo­ni­ta igle­sia de es­ti­lo neo­gó­ti­co con mu­seo y san­te­ría. Y pa­ra quie­nes gus­ten ca­mi­nar sin pri­sa, un re­co­rri­do a pie des­cu­brien­do an­ti­guas fa­cha­das de ca­sas fun­da­cio­na­les, las cua­les han atraí­do a fa­mo­sos ci­neas­tas pa­ra la rea­li­za­ción de re­co­no­ci­das pe­lí­cu­las ar­gen­ti­nas.

“Es­tan­cia La Fi­gu­ra”es una“per­li­ta”car­ga­da de tra­di­ción. Aquí fue in­ven­ta­do el“bal­de vol­ca­dor”, in­no­va­dor sis­te­ma pa­ra la ob­ten­ción de agua de po­zo.

Con ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ti­lo neo­co­lo­nial, en­tre los ser­vi­cios se des­ta­can her­mo­sos sa­lo­nes pa­ra reunio­nes so­cia­les, un res­tau­rant jun­to al al­ji­be y el pa­tio an­da­luz en per­fec­to es­ta­do de con­ser­va­ción.

Alo­jar­se en “Co­mo en­ton­ces”, pro­li­ja y aco­ge­do­ra po­sa­da de cam­po aten­di­da por sus due­ños es otra op­ción pa­ra sa­bo­rear de­li­cio­sa co­mi­da ca­se­ra y re­la­jar­se. En la lu­mi­no­sa galería, có­mo­das re­po­se­ras brin­dan la po­si­bi­li­dad de leer un buen li­bro, con­tem­plar la na­tu­ra­le­za en su má­xi­mo es­plen­dor, tam­bién pa­la­dear un ex­qui­si­to vino jun­to al fue­go en in­vierno o una cer­ve­za he­la­da en ve­rano a ori­llas de la pis­ci­na.

Des­can­sar, com­par­tir, y tam­bién par­ti­ci­par en even­tos es la con­sig­na si uno de­ci­de pa­sar unos días en Uribelarre­a.

El ter­cer do­min­go de ca­da mes, la Fe­ria de Em­pren­de­do­res en Pla­za Cen­te­na­rio, el se­gun­do do­min­go de no­viem­bre asa­do co­mu­ni­ta­rio en el Co­le­gio Don Bos­co y en oc­tu­bre, la im­per­di­ble “Fies­ta de la Pi­ca­da y la Cer­ve­za Ar­te­sa­nal”con más de 60 pro­duc­to­res de cer­ve­za, cha­ci­na­dos, es­ca­be­ches y otras ex­qui­si­te­ces.

Ele­gir Uribelarre­a un fin de se­ma­na o en las va­ca­cio­nes re­sul­ta una acer­ta­da op­ción por la hos­pi­ta­li­dad de su gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.