Re­sis­ten­cia a her­bi­ci­das.

Las ma­le­zas ocu­pan un lu­gar cen­tral pa­ra los pro­duc­to­res. El au­men­to de los ca­sos re­quie­re com­bi­nar di­ver­sos mé­to­dos pa­ra un ma­ne­jo exi­to­so.

Super Campo - - SUMARIO - Fo­tos Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

En los úl­ti­mos años, se mul­ti­pli­ca­ron las no­ti­cias so­bre la re­sis­ten­cia que ga­na una ma­le­za fren­te a un her­bi­ci­da de­ter­mi­na­do. De he­cho, se­gún da­tos es­ta­dís­ti­cos de la Red de Co­no­ci­mien­tos en Ma­le­zas Re­sis­ten­tes (REM) im­pul­sa­da por Aa­pre­sid, “en la Ar­gen­ti­na exis­ten 36 bio­ti­pos y 20 es­pe­cies de ma­le­zas re­sis­ten­tes a cua­tro me­ca­nis­mos de ac­ción di­fe­ren­tes, co­mo gli­fo­sa­to; gra­mi­ni­ci­das se­lec­ti­vos po­se­mer­gen­tes; imi­da­zo­li­no­nas, sul­fo­ni­lu­reas y tria­zol­pi­ri­mi­di­nas y hor­mo­na­les”.

A es­te pa­no­ra­ma se su­man, a par­tir de 2010, los ca­sos de re­sis­ten­cia cru­za­da y, al me­nos, 11 de re­sis­ten­cia múl­ti­ple; “even­tos que cre­cen a una ta­sa de cua­tro bio­ti­pos y dos es­pe­cies por año con al­gún ti­po de re­sis­ten­cia”, in­di­có el do­cu­men­to.

Mi­ra­da de es­pe­cia­lis­tas

Juan Car­los Pa­pa –es­pe­cia­lis­ta en ma­ne­jo de ma­le­zas del INTA Oli­ve­ros, San­ta Fe– ase­gu­ró que “es im­por­tan­te com­pren­der que, en el con­tex­to ac­tual, no va­mos a ma­ne­jar las ma­le­zas exi­to­sa­men­te só­lo con her­bi­ci­das”. Pa­ra lo­grar un cam­bio po­si­ti­vo, “es ne­ce­sa­rio com­bi­nar ar­mó­ni­ca e in­te­li­gen­te­men­te di­ver­sos mé­to­dos pa­ra ma­xi­mi­zar las po­si­bi­li­da­des de éxi­to”, sen­ten­ció.

En la agen­da de los pro­duc­to­res de­di­ca­dos a cul­ti­vos ex­ten­si­vos, “las ma­le­zas ocu­pan un lu­gar pre­pon­de­ran­te y hoy pre­sen­tan un es­ta­do crí­ti­co”, se­ña­ló Pa­pa y ex­pli­có:“Ese es­ta­tus es­tá de­fi­ni­do por la gran can­ti­dad de ca­sos de to­le­ran­cia y re­sis­ten­cia, que se tra­du­cen en lo­tes con ele­va­dos gra­dos de in­fes­ta­ción por fa­llas de con­trol y en po­bla­cio­nes y co­mu­ni­da­des de ma­le­zas ‘di­fí­ci­les’ en continua ex­pan­sión”.

Sin em­bar­go, es­to no siem­pre fue así. An­tes de que la cien­cia, la tec­no­lo­gía y la in­dus­tria pu­die­ran au­nar es­fuer­zos pa­ra el desa­rro­llo de los her­bi­ci­das in­hi­bi­do­res de ALS (co­mo ima­ze­ta­pir, met­sul­fu­ron me­til, clo­ri­mu­rón y flu­met­su­lam, en­tre otros) y del gli­fo­sa­to, que per­mi­tie­ron dar el gran sal­to ha­cia la agri­cul­tu­ra con la apli­ca­ción de tec­no­lo­gía me­ra­men­te de in­su­mos, el ma­ne­jo de ma­le­zas era la eta­pa más cos­to­sa, com­ple­ja y exi­gen­te en co­no­ci­mien­tos, den­tro del ma­ne­jo de los cul­ti­vos.

Con el pa­so de los años y la de­man­da de sim­pli­fi­car los pro­ce­sos, el sis­te­ma pro­duc­ti­vo avan­zó ha­cia un mo­de­lo ba­sa­do en el mo­no­cul­ti­vo, el em­pleo de uno o unos po­cos her­bi­ci­das, la au­sen­cia de la­bran­zas y el arren­da­mien­to de la tie­rra por un pla­zo muy bre­ve. “La reite­ra­ción en el es­pa­cio y en el tiem­po de ese mo­de­lo sim­ple y de ex­tre­ma­da­men­te cor­to pla­zo es, en gran par­te, res­pon­sa­ble de la cri­sis ac­tual en ma­te­ria de ma­le­zas”, jus­ti­fi­có el es­pe­cia­lis­ta del INTA y agre­gó: “Es im­pro­ba­ble en­con­trar una so­lu­ción, si no se mo­di­fi­ca la ma­ne­ra de lle­var ade­lan­te el pro­ce­so pro­duc­ti­vo”.

En es­te sen­ti­do, Pa­pa apun­tó que pa­ra con­tri­buir a la sus­ten­ta­bi­li­dad del agroe­co­sis­te­ma se­ría im­por­tan­te in­cor­po­rar la fi­lo­so­fía del Ma­ne­jo In­te­gra­do de Ma­le­zas (MIM). “Por lo pron­to, es la op­ción a con­si­de­rar co­mo vía al­ter­na­ti­va pa­ra co­men­zar a mi­ti­gar los pro­ble­mas exis­ten­tes y ra­len­ti­zar el desa­rro­llo de los nue­vos”, sen­ten­ció y re­pli­có: “Con­sis­te en la com­bi­na­ción ar­mó­ni­ca e in­te­li­gen­te de di­fe­ren­tes mé­to­dos de con­trol en­tre los que se en­cuen­tran los cul­tu­ra­les, los quí­mi­cos, los me­cá­ni­cos y, even­tual­men­te, los bio­ló­gi­cos (aún po­co desa­rro­lla­dos pa­ra cul­ti­vos ex­ten­si­vos)”.

Prác­ti­cas cul­tu­ra­les

Los mé­to­dos cul­tu­ra­les pa­ra el con­trol in­clu­yen la ro­ta­ción de cul­ti­vos, la im­ple­men­ta­ción de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra y arre­glos es­pa­cia­les com­pe­ti­ti­vos (cul­ti­vos y va­rie­da­des com­pe­ti­ti­vas y me­nor es­pa­cia­mien­to en­tre sur­cos), man­te­ner el sue­lo cu­bier­to con cul­ti­vos el ma­yor tiem­po po­si

ble y li­mi­tar la du­ra­ción de los bar­be­chos.

En cuan­to a los mé­to­dos quí­mi­cos, Pa­pa ex­pre­só que, si bien im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te el em­pleo de her­bi­ci­das, en el mar­co de un Ma­ne­jo In­te­gra­do, se de­be ha­cer con ex­tre­ma ra­cio­na­li­dad tan­to en su elec­ción co­mo en la do­si­fi­ca­ción y opor­tu­ni­dad de apli­ca­ción.

“La ro­ta­ción de her­bi­ci­das con dis­tin­tos me­ca­nis­mos de ac­ción y su com­bi­na­ción in­te­li­gen­te, in­cre­men­ta la di­ver­si­dad den­tro del pro­gra­ma de ma­ne­jo de ma­le­zas y per­mi­te re­tra­sar la evo­lu­ción de bio­ti­pos re­sis­ten­tes”, des­ta­có y aña­dió: “Se de­be evi­tar la reite­ra­ción, en una mis­ma cam­pa­ña, de tra­ta­mien­tos her­bi­ci­das con un mis­mo me­ca­nis­mo de ac­ción”.

De to­dos mo­dos, Pa­pa pu­so es­pe­cial én­fa­sis en la pre­ven­ción y en el mo­ni­to­reo pro­li­jo y fre­cuen­te de los lo­tes. “Pa­ra un con­trol efi­caz es cla­ve co­no­cer con pre­ci­sión la reali­dad de ma­le­zas de los lo­tes, las es­pe­cies pre­sen­tes, la si­tua­ción his­tó­ri­ca y la dis­tri­bu­ción pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes de ma­ne­jo más con­ve­nien­tes”, afir­mó.

En es­ta lí­nea, Pa­pa ma­ni­fes­tó que“la pre­ven­ción tam­bién in­clu­ye la lim­pie­za de ma­qui­na­rias y vehícu­los (con es­pe­cial én­fa­sis en las co­se­cha­do­ras), el em­pleo de se­mi­lla lim­pia de ori­gen co­no­ci­do (cer­ti­fi­ca­da) y sem­bra­da so­bre el sue­lo li­bre de ma­le­zas vi­vas”.

“So­mos cons­cien­tes que la im­ple­men­ta­ción efec­ti­va de es­ta pro­pues­ta re­quie­re un cam­bio en el pa­ra­dig­ma pro­duc­ti­vo”, en­fa­ti­zó el téc­ni­co del INTA.

El Ama­rant­hus o yu­yo co­lo­ra­do es uno de los que más se ha ex­pan­di­do en los úl­ti­mos 2 años.

Juan Car­los Pa­pa INTA Oli­ve­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.