Ca­li­dad des­de Ge­ne­ral Ca­bre­ra.

Una em­pre­sa fa­mi­liar lo­gró la in­te­gra­ción de la pro­duc­ción ma­ni­ce­ra y hoy ge­ne­ra tra­ba­jo pa­ra más de 500 per­so­nas en el epi­cen­tro pro­duc­ti­vo de es­te cul­ti­vo en Ar­gen­ti­na.

Super Campo - - SUMARIO - Por Eduar­do Bus­tos.

En lo que al cul­ti­vo de ma­ní se re­fie­re, la Ar­gen­ti­na ocu­pa un lu­gar de pri­vi­le­gio con una co­se­cha que al­can­zó a 1,252 mi­llo­nes de to­ne­la­das en el ciclo 2017/2018 y 355 mil hec­tá­reas de­di­ca­das a la olea­gi­no­sa. En ex­por­ta­cio­nes os­ten­ta un or­gu­llo­so ter­cer lu­gar des­pués de In­dia y Es­ta­dos Uni­dos.

De esa com­pe­ten­cia co­mer­cial for­ma par­te la fir­ma Pro­de­man de Ge­ne­ral Ca­bre­ra, Cór­do­ba, de­di­ca­da a la pro­duc­ción y la co­mer­cia­li­za­ción de es­te no­ble pro­duc­to, con ex­por­ta­cio­nes de 150 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les.

Una em­pre­sa fa­mi­liar

Gui­ller­mo y Gus­ta­vo Ca­vi­glias­so, jun­ta a Iva­na y Marcela, sus her­ma­nas, son par­te de la em­pre­sa, que ba­jo la ba­tu­ta de su pa­dre, Os­car, tra­ba­jan 3.000 hec­tá­reas pro­pias, a las que se su­man 37.000 más en­tre arren­da­das y di­fe­ren­tes for­mas de con­ve­nio que in­clu­yen a con­tra­tis­tas y pro­duc­to­res de la re­gión. El 90 por cien­to de la su­per­fi­cie se ha­ce en siem­bra di­rec­ta y, ro­ta­cio­nes ca­da cua­tro años con los cul­ti­vos an­te­ce­so­res de maíz y so­ja. La pro­duc­ción se ubi­ca en po­co más de 65.000 to­ne­la­das anua­les.

La otra pa­ta de la em­pre­sa fa­mi­liar es­tá en la in­dus­tria­li­za­ción del ma­ní en una plan­ta de 24 hec­tá­reas en la que se pro­ce­sa to­da la ma­te­ria pri­ma pro­ve­nien­te de los cul­ti­vos pro­pios, de los pro­duc­to­res y con­tra­tis­tas con los que tie­nen acuer­dos fir­ma­dos.

Los her­ma­nos Ca­vi­glia­so son res­pon­sa­bles de la par­te pro­duc­ti­va y co­mer­cial de la fir­ma Pro­de­man.

Siem­bra

La ac­ti­vi­dad primaria es coor­di­na­da por Gui­ller­mo y la co­mer­cial, por Gus­ta­vo jun­to a su her­ma­na

Iva­na. “La es­tra­te­gia de pro­duc­ción es­tá re­par­ti­da en­tre cam­pos pro­pios, arren­da­dos y al­gu­nas so­cie­da­des que te­ne­mos con los pro­duc­to­res y con­tra­tis­tas. Ellos siem­bran el ma­ní, no­so­tros se lo com­pra­mos y lo in­dus­tria­li­za­mos”, de­ta­lló Gui­ller­mo en char­la

con Su­per CAM­PO.

La principal va­rie­dad de ma­ní cul­ti­va­da en la Ar­gen­ti­na es la de­no­mi­na­da Gra­no­lei­co, pe­ro la em­pre­sa co­men­zó a uti­li­zar una va­rie­dad de un ciclo más cor­to, pa­ra im­ple­men­tar más al sur.“Nues­tra em­pre­sa tra­ba­ja con to­das las va­rie­da­des, pe­ro es­te año va­mos a co­men­zar a mul­ti­pli­car una va­rie­dad re­sis­ten­te al car­bón del ma­ní, la ma­yo­ría son desa­rro­llos pri­va­dos y una par­te es del INTA”, de­ta­llo Gus­ta­vo, a car­go del área co­mer­cial.

En ese sen­ti­do la em­pre­sa pro­vee a los pro­duc­to­res de to­do el know how ne­ce­sa­rio pa­ra pro­du­cir el ma­ní que in­clu­ye la se­mi­lla y la tec­no­lo­gía de apo­yo pa­ra el cul­ti­vo y la com­pra de la pro­duc­ción. El cos­to es­ti­ma­do pa­ra im­plan­tar una hec­tá­rea, in­cluí­do el arren­da­mien­to, se

ubi­ca en unos 1.500 dó­la­res. La ac­ti­vi­dad ma­ni­se­ra in­vo­lu­cra de tres a cua­tro per­so­nas ocu­pa­das por hec­tá­rea: “Pa­ra una eco­no­mía re­gio­nal co­mo Cór­do­ba, es una ac­ti­vi­dad muy im­por­tan­te”, co­men­tó Gui­ller­mo.

La siem­bra del cul­ti­vo, que es anual, se ha­ce en­tre el 15 de oc­tu­bre y el 15 de no­viem­bre y el ciclo has­ta la re­co­lec­ción tie­ne 150 días co­mo mí­ni­mo. “El cul­ti­vo lo rea­li­za­mos en siem­bra di­rec­ta so­bre los ras­tro­jos de maíz o so­ja, que se ro­tan ca­da cua­tro años. En al­gu­nos lo­tes se ha­ce la­bran­za con­ven­cio­nal o la­bran­za re­du­ci­da”, de­ta­lló.

El cul­ti­vo en se­cano (98% de los lo­tes) tie­ne un com­por­ta­mien­to si­mi­lar al de la so­ja por­que al en­rai­zar­ce, for­man nó­du­los que ab­sor­ben el ni­tró­geno del sue­lo y se ino­cu­la de igual ma­ne­ra que la so­ja. “La úni­ca di­fe­ren­cia es que a la ho­ra de la co­se­cha se re­mue­ve el sue­lo pa­ra el arran­ca­do de la plan­ta y se de­jan las raí­ces in­ver­ti­das al ai­re li­bre pa­ra que se­quen las vai­nas y lue­go de unos días se rea­li­za la re­co­lec­ción con una hu­me­dad del 18 al 22 por cien­to”, am­plió es­te jo­ven pro­duc­tor, que es in­ge­nie­ro agró­no­mo.

La co­se­cha se rea­li­za con ma­qui­na­rias apor­ta­das por con­tra­tis­tas y pro­pias de la em­pre­sa.

Pen­sar en la sa­ni­dad

Du­ran­te los pri­me­ros se­sen­ta o se­ten­ta días, el cul­ti­vo no com­pi­te con las ma­le­zas. “Es un desafío im­por­tan­te con­tro­lar­las, pe­ro a par­tir de enero se co­mien­za a tra­ba­jar con la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das pa­ra con­tro­lar las en­fer­me­da­des fo­lia­res. El ma­ní es muy sus­cep­ti­ble al car­bón de ma­ní, una ma­sa ne­gra que su­plan­ta a los gra­nos den­tro de la ca­ja”, am­plió el res­pon­sa­ble de pro­duc­ción primaria.

El desa­rro­llo y la in­ves­ti­ga­ción tec­no­ló­gi­ca pa­re­cen ha­ber en­con­tra­do la res­pues­ta a esa pro­ble­má­ti­ca por­que es­te año se co­men­zó a sem­brar una va­rie­dad de se­mi­llas re­sis­ten­te a la en­fer­me­dad: “Ess­pe­re­mos que fun­cio­ne co­mo di­ce el se­mi­lle­ro, por­que nos va a so­lu­cio­nar un pro­ble­ma muy gran­de”, eva­luó Gus­ta­vo Ca­vi­glias­so. Gra­cias a las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las la ex­plo­ta­ción tie­ne un rin­de pro­me­dio de 3,5 to­ne­la­das por hec­tá­rea, aun­que al­gu­nos lo­tes pue­den te­ner pi­cos de 6,5 to­ne­la­das, se­gún la po­ten­cia­li­dad del sue­lo y “de có­mo se da el am­bien­te y las llu­vias”.

Su­mar va­lor

La in­dus­tria­li­za­ción es la par­te del ciclo en el que se ge­ne­ra el va­lor agre­ga­do: “Una vez que el ma­ní lle­ga del cam­po se aco­pia se­co y lim­pio en las cel­das, ubi­ca­das en gal­po­nes de 50 me­tros de an­cho por 100 de lar­go y 25 me­tros de al­to, don­de se pro­ce­sa con una hu­me­dad del 9%. La ma­te­ria pri­ma pa­sa por una plan­ta de lim­pie­za, en la que se le sa­ca la cás­ca­ra que ge­ne­ra un vo­lu­men de 30 ki­los por ca­da 100 ki­los de ma­ní.”, ex­pli­có Gus­ta­vo Ca­vi­glias­so

El pro­ce­so de in­dus­tria­li­za­ción con­ti­núa con la se­lec­ción de los gra­nos de ma­ní en grue­sos, fi­nos y par­ti­dos, se­lec­cio­na­dos y cla­si­fi­ca­dos por for­ma y co­lor me­dian­te má­qui­nas elec­tró­ni­cas que pro­ce­san 8 to­ne­la­das/ho­ra. El ciclo con­ti­núa con la ca­li­bra­ción de los gra­nos, in­clu­si­ve los par­ti­dos que se des­ti­nan a la pro­duc­ción de acei­te y re­pre­sen­tan un 14% del to­tal de la pro­duc­ción.

El 70% de la pro­duc­ción se so­me­te al pro­ce­so de blan­cha­do, (se le qui­ta la piel), de mo­do que queda la ma­te­ria pri­ma lis­ta pa­ra so­me­ter­los a di­fe­ren­tes pro­ce­sos de in­dus­tria­li­za­ción co­mo ma­ní fri­to, tos­ta­do o pas­ta de ma­ní, en­tre otros.

Del to­tal de la pro­duc­ción unas 5.000 to­ne­la­das que­dan en el mer­ca­do in­terno y se co­mer­cia­li­za de di­ver­sas for­mas. Otras 65.000 to­ne­la­das se ex­por­tan a di­ver­sos des­ti­nos. “Has­ta ha­ce dos años ve­nía­mos ex­por­tan­do ma­ní a gra­nel, pe­ro aho­ra ven­de­mos el pro­duc­to ela­bo­ra­do, co­mo ma­ní con cho­co­la­te, pas­ta de ma­ní, ga­rra­pi­ña­da, que se ex­por­ta en ca­jas de 25 ki­los. Y pa­ra el mer­ca­do in­terno lo­gra­mos co­lo­car nues­tra mar­ca Ma­ní King”, am­plía Gus­ta­vo Ca­vi­glias­so.

Las ex­por­ta­cio­nes van a la Unión Eu­ro­pea, Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na, Nue­va Ze­lan­da, Aus­tra­lia, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Uru­guay, Chi­le, Pa­ra­guay, Uru­guay, Ru­sia, en­tre otros paí­ses.

El ma­ní se­lec­cio­na­do por ca­li­bres se so­me­te pro­ce­so de blan­cha­do pa­ra lue­go in­dus­tria­li­zar­lo de dis­tin­tas for­mas.

Gui­ller­mo Ca­vi­glias­so Pro­duc­ción

La em­pre­sa fa­mi­liar po­see 3.000 hec­tá­reas pro­pias; 37.000 arren­da­das y otras for­mas de con­tra­to.

Gus­ta­vo Ca­vi­glias­so Área Co­mer­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.