Có­mo cul­ti­var oré­gano, to­mi­llo y al­baha­ca. Por Mó­ni­ca Fi­lip­pi.

Es­tas aro­má­ti­cas se adap­tan a sue­los po­bres y ayu­dan a con­tro­lar las pla­gas de la huer­ta. Cin­co for­mas pa­ra ob­te­ner­las en el es­pa­cio ver­de do­més­ti­co.

Super Campo - - SUMARIO - Por Mó­ni­ca Fi­lip­pi* Fo­tos Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

Va­lo­ra­das por su aro­ma, el to­mi­llo, el oré­gano y la al­baha­ca real­zan el sa­bor de las co­mi­das y ayu­dan a con­tro­lar –de ma­ne­ra na­tu­ral o bio­ló­gi­ca– las pla­gas que da­ñan los cul­ti­vos de la huer­ta.

A di­fe­ren­cia de las hor­ta­li­zas, es­tas hier­bas se desa­rro­llan en sue­los po­bres en nu­trien­tes y con po­ca agua, se adap­tan a los lu­ga­res muy so­lea­dos y has­ta cre­cen en pe­que­ñas ma­ce­tas. El to­mi­llo y oré­gano son aro­má­ti­cas pe­ren­nes fá­ci­les de mul­ti­pli­car.

Di­vi­sión

“A me­di­da que se ex­tien­den, es­tas es­pe­cies for­man unas ma­tas com­pac­tas que es ne­ce­sa­rio di­vi­dir pa­ra man­te­ner plan­tas sa­nas y jó­ve­nes”, in­di­có óni­ca Fi­lip­pi, es­pe­cia­lis­ta en cul­ti­vos hor­tí­co­las del INTA Chi­vil­coy Bue­nos Ai­res y de ProHuer­ta, acer­ca de la im­por­tan­cia de rea­li­zar una re­no­va­ción ha­bi­tual de los cul­ti­vos a fin de ase­gu­rar su for­ta­le­za. La al­baha­ca en cam­bio es una aro­má­ti­ca anual y se mul­ti­pli­ca por se­mi­llas.

Cli­ma y re­que­ri­mien­tos

Su cul­ti­vo re­quie­re de tem­pe­ra­tu­ras me­dias su­pe­rio­res a 15 °C, por tan­to se adap­ta al ai­re li­bre des­de

fi­nes de in­vierno has­ta el oto­ño. Es me­lí­fe­ra e ideal pa­ra pa­ra atraer po­li­ni­za­do­res. Exis­ten va­rios ti­pos o va­rie­da­des de al­baha­ca ,las or­na­men­ta­les de co­lor púr­pu­ra, ri­cas en pig­men­tos aun­que con me­nor con­cen­tra­ción de esen­cias, idea­les pa­ra dar co­lor al can­te­ro, La va­rie­dad “cin­na­mon” po­see un fuer­te aro­ma a ca­ne­la y es púr­pu­ra y la “rei­na de siam” y la “lem­mon” tie­ne las ho­jas más fi­nas y aro­ma a li­món.

Es­tra­te­gias pa­ra mul­ti­pli­car

“Se­gún el ti­po de plan­ta que se dis­pon­ga, se­rá la op­ción que se eli­ja pa­ra lle­var a ca­bo el cul­ti­vo”, afir­mó Fi­lip­pi, y des­ta­có la im­por­tan­cia de con­tar con un sus­tra­to ai­rea­do co­mo re­qui­si­to pa­ra lo­grar un tras­plan­te exi­to­so.

1) Se­mi­llas. Ideal pa­ra es­pe­cies anua­les co­mo la al­baha­ca Una ma­ne­ra de ha­cer la mul­ti­pli­ca­ción es pre­pa­rar los al­má­ci­gos en pri­ma­ve­ra a par­tir de se­mi­llas. “Só­lo los oré­ga­nos eu­ro­peos pue­den ge­ne­rar­se de es­ta for­ma y, en el ca­so del to­mi­llo, es con­ve­nien­te rea­li­zar una siem­bra muy su­per­fi­cial da­do el ta­ma­ño ca­si di­mi­nu­to de las se­mi­llas”. La apli­ca­ción de una cu­bier­ta o mulch ase­gu­ra la hu­me­dad.

2) Aco­do. En su ver­sión sim­ple, es­ta téc­ni­ca se apli­ca cuan­do la plan­ta ma­dre po­see ta­llos muy del­ga­dos, fle­xi­bles y sin tex­tu­ra le­ño­sa. Se rea­li­za du­ran­te la pri­ma­ve­ra y se tra­ta de en­te­rrar una por­ción del ta­llo de la plan­ta ma­dre –li­bre de ho­jas– en otro re­ci­pien­te sin se­pa­rar­lo de la plan­ta ori­gi­nal, mien­tras que la otra par­te se de­ja al ai­re li­bre y con al­gu­nas ho­jas.

3) Aco­do por amon­to­na­mien­to.

Es una va­rian­te del aco­do tra­di­cio­nal que re­sul­ta de uti­li­dad cuan­do los ta­llos no son lo su­fi­cien­te­men­te lar­gos y fle­xi­bles. Es­ta prác­ti­ca se efec­túa en pri­ma­ve­ra y con­sis­te en co­lo­car en la ba­se de la plan­ta una ca­pa de tie­rra fér­til o sus­tra­to –de 7 a 12 cm de es­pe­sor– que, al os­cu­re­cer las ye­mas, emi­te nue­vas raí­ces y plan­tas.

4) Es­que­jes. Son pe­que­ños tro­zos de ta­llo que, des­ho­ja­dos en su ba­se y con ho­jas en su por­ción ter­mi­nal, es­ti­mu­lan la for­ma­ción de raí­ces. Es­ta po­si­bi­li­dad re­quie­re la plan­ta­ción de cua­tro ye­mas o más en un sus­tra­to ai­rea­do al co­mien­zo del oto­ño –cuan­do hay con­di­cio­nes de cre­ci­mien­to con tem­pe­ra­tu­ras mo­de­ra­das– y el em­pleo de ta­llos de 3 mm de diá­me­tro y de en­tre 5 y 10 cm de lar­go.

5) Di­vi­sión de Matias. Re­cu­pe­ra plan­tas en­ve­je­ci­das y las re­ju­ve­ne­ce. Hay que des­en­te­rrar el pie de la hierba y di­vi­dir­lo se­gún el ta­ma­ño de la plan­ta ma­dre, con la pre­cau­ción de que ca­da in­di­vi­duo re­sul­te equi­li­bra­do en can­ti­dad de ta­llos y raí­ces.

Es­te ti­po de plan­tas se adap­tan a lu­ga­res muy so­lea­dos y has­ta pue­den cre­cer en pe­que­ñas ma­ce­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.