Mu­je­res de la tie­rra

Crian­ce­ras, hor­ti­cul­to­ras, tam­be­ras, ar­te­sa­nas, agri­cul­to­ras. Las mu­je­res del cam­po, plu­ri­na­cio­na­les y con sus di­si­den­cias, le apor­ta­ron la di­men­sión ru­ral y cam­pe­si­na al 14º en­cuen­tro fe­mi­nis­ta.

Super Campo - - AGRICULTUR­A FAMILIAR / ENCUENTRO FEMINISTA - Por Co­ra Gor­nitzky Fo­tos Gen­ti­le­za UTT (R. Mateos) y Lu­cia­na De­mi­che­lis

El cam­po se nom­bra en mas­cu­lino. Es­tá el ti­tu­lar de la tie­rra, el arren­da­ta­rio, el due­ño del ro­deo va­cuno, el res­pon­sa­ble del RENSPA, el be­ne­fi­cia­rio del cré­di­to.

La in­vi­si­bi­li­dad pro­duc­ti­va y re­pro­duc­ti­va, en cam­bio, es fe­me­ni­na. Las víc­ti­mas de la di­vi­sión se­xual del tra­ba­jo, tam­bién. En la de­no­mi­na­ción bi­na­ria del sig­ni­fi­can­te cam­po, el pa­triar­ca­do agu­di­za sus vio­len­cias de gé­ne­ro. Pe­ro las mu­je­res que asu­men una mi­ra­da po­li­sé­mi­ca de esa cons­te­la­ción ru­ral tam­bién se nom­bran. Mar­can una agen­da co­lec­ti­va car­ga­da de re­cla­mos y pro­pues­tas que dis­cu­ten en­tre pa­res du­ran­te tres jor­na­das, cua­tro ta­lle­res si­mul­tá­neos, una asam­blea plu­ri­na­cio­nal y una mar­cha mul­ti­tu­di­na­ria. Las au­las uni­ver­si­ta­rias, las pla­zas, los par­ques, las es­cue­las, las ca­lles, las ave­ni­das, las dia­go­na­les de la ciu­dad de La Pla­ta, son du­ran­te tres días con sus no­ches, te­rri­to­rio fe­mi­nis­ta.

Es la pri­me­ra vez que ven­go a es­te en­cuen­tro, y es la pri­me­ra vez que co­noz­co Bue­nos Ai­res, di­ce una cam­pe­si­na que lle­ga des­de Orán, Sal­ta con la Unión de Tra­ba­ja­do­ras de la Tie­rra.

No pue­de ser lo que vi­vi­mos

en Santiago del Es­te­ro, ex­pli­ca Di­na. Las mu­je­res su­fri­mos mal­tra­to pe­ro la co­mi­sa­ría só­lo nos quie­re to­mar la de­nun­cia cuan­do es­ta­mos muy gol­pea­das.

Que la cues­tión téc­ni­ca del cam­po es­té en ma­nos de los hom­bres y que nos ex­clu­yan de las de­ci­sio­nes pro­duc­ti­vas, eso tam­bién es vio­len­cia, se enoja Elia­na, de Men­do­za.

Ven­go del cam­po ne­to y lo­gré rom­per el mie­do. Aquí es­toy, di­ce Ro­sa, de Cór­do­ba.

¿Qué ele­men­tos co­mu­nes ca­rac­te­ri­zan a es­tas mu­je­res. La so­bre­car­ga de ta­reas, de­bi­do a la di­vi­sión se­xual del tra­ba­jo que les atri­bu­ye el cui­da­do de hi­jos, en­fer­mos, an­cia­nos; el ba­jo ac­ce­so a los me­dios de pro­duc­ción: tie­rra, agua, se­mi­llas e in­su­mos; la po­ca au­to­no­mía eco­nó­mi­ca que es­ta­ble­cen los acuer­dos pa­triar­ca­les; la pre­ca­rie­dad y tem­po­ra­li­dad de los tra­ba­jos que rea­li­zan y el ba­jo ni­vel de co­ber­tu­ra en los sis­te­mas de pro­tec­ción so­cial.

Ci­fras re­gio­na­les

La po­bla­ción ru­ral en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be con­ta­bi­li­za 129 mi­llo­nes de per­so­nas. Ca­si la mi­tad son mu­je­res. Un 20 por cien­to per­te­ne­ce a pue­blos in­dí­ge­nas. Son agri­cul­to­ras, crian­ce­ras, re­co­lec­to­ras, pes­ca­do­ras, ar­te­sa­nas. Tam­bién son tra­ba­ja­do­ras agrí­co­las asa­la­ria­das. Un es­tu­dio de la FAO pu­bli­ca­do en 2017 señala que el ma­yor dé­fi­cit es­tá en la te­nen­cia de la tie­rra, con la ex­cep­ción de Bo­li­via y Bra­sil que avan­za­ron en la úl­ti­ma dé­ca­da en po­lí­ti­cas pú­bli­cas de ti­tu­la­ri­za­ción a fa­vor de las mu­je­res. Los ejes de dis­cu­sión gi­ran en torno al ac­ce­so a la tie­rra, el mo­de­lo pro­duc­ti­vo, la edu­ca­ción y sa­lud, la co­mer­cia­li­za­ción y so­bre to­do, la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Así es­tán las mu­je­res agru­pa

Los ejes de dis­cu­sión gi­ra­ron en torno al ac­ce­so a la tie­rra, el mo­de­lo pro­duc­ti­vo, la edu­ca­ción y sa­lud, la co­mer­cia­li­za­ción y la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.