PUL­VE­RI­ZA­CIÓN. Pues­ta a pun­to an­tes de apli­car. Por Gus­ta­vo Mar­tins.

La efi­cien­cia en la apli­ca­ción de pro­duc­tos agro­quí­mi­cos re­quie­re el se­gui­mien­to de una se­rie de pa­sos que no pue­den de­jar­se de la­do en la pues­ta a pun­to de la má­qui­na.

Super Campo - - SUMARIO - Por Gus­ta­vo Mar­tins. Fo­tos Archivo Su­per CAM­PO

No es po­ca la re­le­van­cia que tie­nen los agro­quí­mi­cos den­tro de los cos­tos de pro­duc­ción no es me­nor, por lo tan­to su apli­ca­ción de­be rea­li­zar­se de la ma­ne­ra más efi­cien­te pa­ra que cum­plan su fun­ción de con­trol de pla­gas y en­fer­me­da­des. Juan Pe­dro Platz, do­cen­te de la cá­te­dra de Me­ca­ni­za­ción Agrí­co­la en la Fa­cul­tad de Agra­rias de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Bal­car­ce, brin­dó a Su­per CAM­PO una se­rie de re­co­men­da­cio­nes que se de­ben te­ner en cuen­ta.

Re­ce­ta. En pri­mer lu­gar y de acuer­do con las nor­ma­ti­vas de ca­da pro­vin­cia, el apli­ca­dor de­be te­ner una or­den de apli­ca­ción pres­cri­ta por un pro­fe­sio­nal.

Ca­li­dad de agua. Es fun­da­men­tal pa­ra cual­quier apli­ca­ción con­tar con la dis­po­ni­bi­li­dad de agua lim­pia y con ca­li­dad, ya que in­flu­ye mu­cho so­bre la efi­ca­cia

del pro­duc­to que uti­li­ce­mos. El agua de­be es­tar lim­pia y pa­ra ello el sis­te­ma de fil­tra­do de­be es­tar en las me­jo­res con­di­cio­nes. Los tan­ques aus­tra­lia­nos pue­den te­ner restos ve­ge­ta­les y des­de los po­zos pue­den in­gre­sar tie­rra que ta­pan los pi­cos y ge­ne­ran fa­llas en el cau­dal a apli­car. Si el agua es de ma­la ca­li­dad pue­de ha­ber in­ter­fe­ren­cias y ge­ne­rar una me­nor ac­ción ac­ti­va del pro­duc­to con res­pec­to a la pres­crip­ción. En es­te ca­so se de­ben uti­li­zar co­rrec­to­res con tres cuar­tos del tan­que lleno.

Agi­ta­ción. Los agi­ta­do­res de­ben es­tar en bue­nas con­di­cio­nes y la bom­ba te­ner el cau­dal su­fi­cien­te pa­ra que fun­cio­ne bien el agi­ta­dor y ge­ne­re la pro­vi­sión co­rrec­ta a los pi­cos de la má­qui­na. Mu­chas ve­ces las bom­bas es­tán gas­ta­das y no en­vían el su­fi­cien­te re­torno a los agi­ta­do­res del cal­do y pue­den ge­ne­rar­se al­gu­nos pro­ble­mas. Uno de ellos es te­ner dis­tin­tas con­cen­tra­cio­nes de ac­ti­vos den­tro del tan­que, que pue­den de­ter­mi­nar sub­do­sis o so­bre­do­sis en el mis­mo po­tre­ro. Si los com­po­nen­tes de la for­mu­la­ción no son muy ami­ga­bles en­tre sí o por ca­li­dad de agua, se pue­den ge­ne­rar “gru­mos”.

Apli­ca­ción. Pa­ra fun­gi­ci­das en ca­no­peos con mu­cha den­si­dad co­mo so­ja, es im­por­tan­te de­tec­tar la ubi­ca­ción de la en­fer­me­dad pa­ra de­ter­mi­nar dón­de de­be lle­gar la go­ta. Pa­ra ello hay que lo­grar un ta­ma­ño pa­ra que pue­da al­can­zar ese ob­je­ti­vo. Nor­mal­men­te se usa una pas­ti­lla que per­mi­ta un diá­me­tro de go­ta en­tre 200 y 250 mi­cro­nes, si es de cono hue­co me­jor por­que la go­ta pue­de pe­ne­trar en ca­no­peo y ac­ce­der a los es­tra­tos in­fe­rio­res.

Se de­be com­bi­nar la ve­lo­ci­dad de la má­qui­na con la al­tu­ra del bo­ta­lón, eso de­be que­dar cla­ro por­que hay má­qui­nas que a ve­ces usan ba­jo cau­dal y pa­san muy rá­pi­do, que ge­ne­ran pro­ble­mas por­que las go­tas que­dan en la par­te su­pe­rior de la má­qui­na.

La ve­lo­ci­dad tam­bién es­tá re­la­cio­na­da con el cau­dal. Si se re­quie­re que los im­pac­tos lle­guen a la par­te in­fe­rior de la plan­ta, se con­si­de­ra­rán al­tos cau­da­les y la má­qui­na de­be­rá cir­cu­lar más len­to. La pre­sión de tra­ba­jo se­rá 2 a 4 bar. Si se ne­ce­si­tan go­tas más pe­que­ñas pa­ra su me­jor pe­ne­tra­ción, la pre­sión se­rá más al­ta.

Con­trol. Las tar­je­tas hi­dro­sen­si­bles sir­ven pa­ra che­quear la ca­li­dad de apli­ca­ción y se de­ben ubi­car en dis­tin­tas zo­nas del ca­no­peo. Una vez que se asig­nó un ti­po de pas­ti­lla a una pre­sión y cau­dal de­ter­mi­na­dos, se de­be ha­cer el che­queo. Si se ob­ser­va

que las go­tas no al­can­zan la par­te in­fe­rior, se pue­de au­men­tar la pre­sión y el vo­lu­men. La re­vi­sión de­be vol­ver a ha­cer­se al au­men­tar la ve­lo­ci­dad del vien­to, si cam­bia la pre­sión de tra­ba­jo o ve­lo­ci­dad, así co­mo al ac­ceel der a una par­te del lo­te con un cu­lit­vo más o me­nos den­so. El apli­ca­dor de­be es­tar en­tre­na­do y es­tar jun­to a un pro­fe­sio­nal que le brin­de las re­co­men­da­cio­nes. La res­pon­sa­bi­li­dad de la ca­li­dad de apli­ca­ción no de­be re­caer so­lo en apli­ca­dor.

Lim­pie­za. Si to­do fun­cio­na bien, la úl­ti­ma re­co­men­da­ción es un la­va­do y en­jua­gue del equi­po pa­ra que los pro­duc­tos uti­li­za­dos en el día no que­den re­te­ni­dos y en­du­re­ci­dos en al­gu­na par­te del cir­cui­to de la má­qui­na, obs­tru­yen­do fil­tros o pi­cos. Es­tas obs­truc­cio­nes pue­den di­sol­ver los pro­duc­tos si­guien­tes, ge­ne­ran­do pér­di­da de efi­ca­cia. Ca­da vez que se ha­ce un cam­bio de tra­ta­mien­to se de­be en­jua­gar el equi­po pa­ra pre­ve­nir in­com­pa­ti­bi­li­dad con los pro­duc­tos si­guien­tes.

En so­ja, la acu­mu­la­ción de hor­mo­na­les den­tro de la má­qui­na en al­gún mo­men­to se pue­den di­sol­ver y afec­tar al cul­ti­vo. Den­tro del mis­mo día hay que lim­piar bien la má­qui­na. Aun­que se ha­gan tra­ta­mien­tos de fun­gi­ci­da du­ran­te va­rios días, lo re­co­men­da­ble es ha­cer un en­jua­gue al fi­na­li­zar ca­da jor­na­da. Mu­chas ve­ces se lim­pia por den­tro pe­ro cuan­do hay mu­cha tie­rra y pol­vi­llo tam­bién de­be ha­cer­se una lim­pie­za con agua en los por­ta­pi­cos y bo­ta­lón pa­ra pre­ve­nir ro­tu­ras.

El uso de tar­je­tas hi­dro­sen­si­bles es fun­da­men­tal pa­ra con­tro­lar que las go­tas es­tán al­can­zan­do el ob­je­ti­vo desea­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.