Super Campo

Más aceite desde la siembra. Por Pablo A. Rosset. GIRASOL.

Una investigac­ión de la FAUBA determinó que esta oleaginosa podría producir más aceite si se la siembra en densidades más altas que las usuales. Esta novedosa informació­n sería de gran utilidad en planes de mejoramien­to genético.

- Por Pablo A. Roset Foto gentileza FAUBA y archivo Super CAMPO

El girasol es uno de los cuatro cultivos principale­s de la Argentina junto con el maíz, el trigo y la soja. Se lo produce desde la Región Pampeana y la Chaqueña hasta el NEA, el sur de Córdoba, el norte de La Pampa y la Mesopotami­a. Debido a los altos márgenes económicos del maíz y de la soja, en los últimos 20 años fue desplazado hacia zonas potencialm­ente menos productiva­s, donde, sin embargo, los rendimient­os se mantuviero­n. Investigad­ores de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) estudiaron esta caracterís­tica del girasol y concluyero­n que existe un gran margen para elevar los rendimient­os aumentando en el futuro la densidad de siembra. Los resultados serían relevantes para el mejoramien­to genético.

Estudios

“En todos los cultivos se pretende obtener el máximo rendimient­o posible, y para eso hay que tomar muchas decisiones. Por ejemplo, la densidad de siembra. Normalment­e, se busca aumentar los rindes sembrando los lotes a densidades y distancias entre surcos que optimicen la captura de agua, radiación y nutrientes. Investigam­os hasta qué punto podemos subir el rendimient­o del girasol aumentando la densidad de siembra y la distancia entre surcos, lo cual es muy novedoso”, sostuvo Mónica López Pereira, docente de la cátedra de Cultivos Industrial­es de la FAUBA.

Para cumplir su objetivo, Mónica encontró que “a 70 cm entre surcos -el espaciamie­nto tradiciona­l- estudiamos el rinde en aceite y la producción de biomasa en un rango de densidades entre 2 y 14,3 pl/m2, casi el triple de lo usual. A 140 cm entre surcos investigam­os un rango de densidades más estrecho, de 2 a 7 pl/m2”. Además, aclaró que para lograr los más altos rendimient­os posibles realizó los experiment­os en condicione­s controlada­s, sin restriccio­nes de agua ni de nutrientes y protegidos de plagas y enfermedad­es.

“Al espaciar los surcos 70 cm, los rendimient­os en aceite crecieron hasta 14,3 pl/m2, cuando en los cultivos comerciale­s el rendimient­o en aceite no aumenta más a partir densidades entre 3 y 6 pl/ m2, según la zona de producción. Al espaciar los surcos 140 cm, los rindes en aceite aumentaron hasta las 7 pl/m2 de densidad”, afirmó Mónica, cuyo trabajo está publicado en la prestigios­a revista científica Field Crops Research, en coautoría con Antonio Hall, docente de la cátedra de Fisiología Vegetal de la FAUBA.

La investigad­ora añadió que, al igual que el rendimient­o en aceite, la biomasa total del cultivo también aumentó a lo largo del rango de densidades, mientras que el índice de cosecha -es decir, el peso del grano cosechado en relación con el peso de la biomasa del cultivo- permaneció constante. “Esto demuestra, una vez más, que el girasol es muy plástico. Es decir, tiene una capacidad muy alta para compensar las pérdidas de rendimient­o que ocurrirían, por ejemplo, cuando por fallas en la siembra los lotes quedan con sectores menos densos”.

“Es importante aclarar que la plasticida­d es la capacidad de reacción que tiene un genotipo frente a una distinta disponibil­idad de los recursos que necesita para vivir. Por ejemplo, sembrar un número bajo de plantas por hectárea resulta en menores rendimient­os. Sin embargo, al haber menos plantas, cada una va a disponer de más recursos como agua, luz y nutrientes. Si esas plantas son ‘plásticas’, pue

"En todos los cultivos se pretende obtener el máximo rendimient­o posible y para eso hay que tomar desiciones, por ejemplo sobre la densidad de siembra".

den aprovechar la mayor oferta ambiental, crecer más, tener hojas más grandes y compensar al menos en parte la pérdida de rendimient­o debido al menor número de plantas ”.

Paradigmas poco plásticos

López Pereira comentó a Sobre La Tierra que para maximizar los rendimient­os se busca que los cultivos cubran el 90% del suelo inmediatam­ente antes de floración para capturar del ambiente la mayor cantidad posible de recursos, tales como la luz del sol, el agua y los nutrientes del suelo. Según la investigad­ora, “nuestros resultados están en conflicto con lo que dice la ecofisiolo­gía de cultivos porque, a igual densidad de plantas, a 140 cm entre surcos el girasol no llegó a cubrir todo el suelo, pero rindió en aceite casi lo mismo que a 70 cm entre surcos, donde sí cubrió el 90% del suelo. Esto se explica porque a 140 cm de distanciam­iento, el girasol fue más eficiente para producir biomasa y las plantas terminaron siendo de tamaño similar a las de 70 cm entre surcos. Es la primera vez que esto se verifica en girasol”, dijo Mónica, y añadió que esta caracterís­tica puede ser un objetivo para el mejoramien­to.

López Pereira destacó que los usuarios potenciale­s de los hallazgos de su trabajo son los mejoradore­s.

“Creo que debo ser clara en esto, no es un trabajo que le sirva directamen­te al productor, sino un mensaje a futuro para quienes hacen mejoramien­to en girasol: en este cultivo habría una posibilida­d concreta de elevar el rendimient­o aumentando la densidad de siembra”, afirmó Mónica.

“Al igual que en el caso del maíz, sembrar a mayores densidades el girasol podría incrementa­r el rendimient­o potencial. Para esto será clave controlar o eliminar los efectos negativos de tener una alta cantidad de plantas por unidad de superficie. Estos efectos normalment­e se asocian con mayores impactos de las enfermedad­es y con una propensión más elevada de los tallos al vuelco o quebrado”, puntualizó López Pereira.

 ??  ??
 ??  ?? Las investigac­iones sobre el girasol indican que hay margen para seguir aumentando los rendimient­os.
Las investigac­iones sobre el girasol indican que hay margen para seguir aumentando los rendimient­os.
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina