El pa­pa Fran­cis­co y yo

TAO - Tomo I - - La Historia De Una Amistad -

Lle­gué a la Ar­gen­ti­na el 21 de sep­tiem­bre del 2002, el pri­mer día de la pri­ma­ve­ra, cuan­do un nue­vo ci­clo co­mien­za, cuan­do to­do re­na­ce y la ener­gía se ex­pre­sa en su má­xi­ma po­ten­cia. Al pi­sar el sue­lo de es­te país tu­ve la sen­sa­ción de que ha­bía lle­ga­do a es­ta tie­rra a cum­plir una mi­sión y, con el pa­so del tiem­po, pue­do con­fir­mar

que es así.

Mi mi­sión es di­fun­dir la cul­tu­ra del Tao pa­ra ayu­dar a la gen­te a me­jo­rar su vi­da.

Co­no­cí al Car­de­nal Jor­ge Ber­go­glio a fi­nes de enero del año 2004; él te­nía un pro­ble­ma bas­tan­te de­li­ca­do de sa­lud. Ha­bía con­sul­ta­do a mu­chos es­pe­cia­lis­tas y le ha­bían re­ce­ta­do medicamentos, pe­ro él ya es­ta­ba al­go can­sa­do de re­co­rrer con­sul­to­rios y no ver una me­jo­ra pal­pa­ble en su es­ta­do ge­ne­ral de sa­lud y de­ci­dió bus­car una al­ter­na­ti­va di­fe­ren­te.

Pa­ra ese en­ton­ces yo ha­bía aten­di­do a otro sa­cer­do­te con acu­pun­tu­ra y ha­bía es­ta­do muy con­for­me con­mi­go, fue él quien le pa­só al Car­de­nal mi nú­me­ro de te­lé­fono.

Ber­go­glio me lla­mó y pi­dió si po­día ir a ver­lo en su ofi­ci­na de la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na. Lle­gue, me pre­sen­té y me sen­té fren­te a él, que se que­dó mi­rán­do­me en si­len­cio. En ese mo­men­to tu­ve la sen­sa­ción de que me es­ta­ba trans­mi­tien­do sus pen­sa­mien­tos; lue­go me con­tó de su pro­ble­ma de sa­lud.

Lo pri­me­ro que hi­ce fue to­mar­le el pul­so y no­té que te­nía pro­ble­mas de hí­ga­do (yin), in­me­dia­ta­men­te co­men­za­mos el tra­ta­mien­to con acu­pun­tu­ra.

Me mos­tró to­da la me­di­ca­ción que to­ma­ba y yo le in­di­qué que la sus­pen­die­ra y que nos vea­mos tres ve­ces por se­ma­na. La con­sig­na era que an­te cual­quier ma­les­tar me lla­ma­ra in­me­dia­ta­men­te, pe­ro no fue ne­ce­sa­rio.

Re­cuer­do que cuan­do lle­gué a esa pri­me­ra ci­ta el día es­ta­ba muy lin­do. Sin em­bar­go, una ho­ra y me­dia des­pués (que fue lo que du­ró la en­tre­vis­ta), cuan­do me dis­po­nía a mar­char­me se desató aque­lla re­cor­da­da tor­men­ta con caí­da de gra­ni­zo que pro­vo­có tan­tos da­ños en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res. En­ton­ces el Car­de­nal se preo­cu­pó mu­cho por mí, por­que no po­día ir­me. Dis­pu­so en ese mo­men­to su au­to, muy sen­ci­llo por cier­to, pa­ra acer­car­me has­ta mi ca­sa. Es­ta es otra mues­tra de lo so­li­da­rio y bue­na per­so­na que es. Él se en­con­tra­ba se­gu­ro ba­jo te­cho, sin em­bar­go de­jó un mo­men­to sus mu­chas ocu­pa­cio­nes y sa­lió pa­ra ayu­dar­me.

La si­guien­te eta­pa in­cluía dos con­sul­tas se­ma­na­les; ca­da vez se sen­tía me­jor, con ma­yor ener­gía y así se­gui­mos has­ta que su sa­lud se vio re­com­pues­ta.

En nues­tros en­cuen­tros tam­bién ha­bía tiem­po pa­ra char­lar lar­ga­men­te de re­li­gión (yo fui mon­je taoís­ta); el Pa­pa tie­ne una vi­sión muy am­plia de to­das las co­sas y coin­ci­di­mos am­bos en que el mun­do está ilu­mi­na­do por el mis­mo sol, o sea la mis­ma ver­dad. Aquí se lla- ma Dios, en Chi­na lo lla­ma­mos Tao.

Es­tu­vi­mos en con­tac­to du­ran­te ocho años, en los cua­les fui­mos cul­ti­van­do una re­la­ción es­pe­cial que no se ci­ñó úni­ca­men­te a lo mé­di­co ya que más allá de las con­sul­tas, pu­di­mos ha­blar de mu­chas co­sas. El Pa­pa Fran­cis­co es una per­so­na ex­ce­len­te, de gran no­ble­za y al­tos va­lo­res hu­ma­nos. Cuan­do es­ta­ba por na­cer mi hi­ja me su­gi­rió al­gu­nos nom­bres pa­ra ella, fi­nal­men­te ele­gí Ma­ría Gua­da­lu­pe.

Tam­bién ten­go li­bros que me re­ga­ló y me han ayu­da­do a com­pren­der mu­chas co­sas. Tu­ve la suer­te de con­tar con su ayu­da pa­ra en­ten­der el idio­ma y las cos­tum­bres de es­te her­mo­so país.

El Pa­pa es una per­so­na con una gran for­ta­le­za, muy lu­cha­do­ra y so­li­da­ria. Es­toy se­gu­ro que cum­pli­rá una ex­ce­len­te mi­sión en el pues­to que le fue en­co­men­da­do.

La úl­ti­ma vez que tu­ve un con­tac­to per­so­nal fue a fi­nes del año pa­sa­do y re­cien­te­men­te me con­tes­tó una car­ta que yo le ha­bía man­da­do pa­ra fe­li­ci­tar­lo por la asun­ción de su man­da­to. En ella me tra­ta con el ca­ri­ño de siem­pre y di­ce “...pi­do a Dios que lo ben­di­ga y lo asis­ta pa­ra que pue­da se­guir ha­cien­do el bien a las per­so­nas”. Tam­bién tie­ne otras pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to, pe­ro hay as­pec­tos que son muy per­so­na­les y pre­fie­ro re­ser­vár­me­los.

Nues­tra re­la­ción fue cre­cien­do con los años y po­dría de­cir que en­tre am­bos exis­te un gran afec­to y amis­tad que, a pe­sar de la dis­tan­cia, si­gue la­ten­te.

Pa­ra mí fue ver­da­de­ra­men­te un gran ho­nor ha­ber­lo co­no­ci­do y le es­ta­ré eter­na­men­te agra­de­ci­do por su amis­tad y con­fian­za.

La car­ta que le en­vió Fran­cis­co al maestro Liú Ming con su ben­di­ción.

“Ber­go­glio fue muy bueno con­mi­go, me ayu­dó a com­pren­der su cul­tu­ra. Me su­gi­rió el nom­bre de mi hi­ja, Ma­ría Gua­da­lu­pe”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.