POR QUE NOS ENFERMAMOS

TAO - Tomo I - - Salud -

Co­mo sa­be­mos, for­ma­mos par­te de la na­tu­ra­le­za e in­ter­ac­tua­mos con ella. Va­rios as­pec­tos tie­nen sin­gu­lar in­fluen­cia so­bre no­so­tros, en­tre ellos los cli­má­ti­cos que, en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, afec­tan di­rec­ta­men­te a nues­tro or­ga­nis­mo des­equi­li­bran­do la ener­gía y pre­dis­po­nién­do­nos mal fren­te a las en­fer­me­da­des. Ellos son:

VIEN­TO

Sur­ge de la ener­gía de la tie­rra, que lle­ga al cie­lo y vuel­ve a la tie­rra, ca­si im­per­cep­ti­ble­men­te. Cuan­do el vien­to es le­ve con­vie­ne abrir las ven­ta­nas y ven­ti­lar la ca­sa. Si el mo­vi­mien­to es más in­ten­so es pe­li­gro­so, de­be­mos res­guar­dar­nos de él ya que afec­ta a la sa­lud, en es­pe­cial a las per­so­nas que vi­ven en ciu­da­des. Mu­chas en­fer­me­da­des son cau­sa­das por el vien­to, tan­to el na­tu­ral co­mo el de un ven­ti­la­dor, por ejem­plo los de te­cho so­bre la ca­ma en la que dor­mi­mos. Por­que en ese mo­men­to el chí se en­cuen­tra en el in­te­rior del or­ga­nis­mo re­pa­ran­do los ór­ga­nos (yin), por lo tan­to la par­te ex­ter­na de nues­tro cuer­po (yang) está des­pro­te­gi­da y el enemi­go (en es­te ca­so el vien­to) ata­ca.

Cuan­do nos ex­po­ne­mos al vien­to fuer­te (a la in­tem­pe­rie o via­jan­do en una mo­to, por ejem­plo), nos afec­ta di­rec­ta­men­te des­pla­zan­do la ba­rre­ra pro­tec­to­ra que nos en­vuel­ve. Aquí es don­de apa­re­cen los do­lo­res ar­ti­cu­la­res y de hue­sos en ge­ne­ral. Cuan­do la piel es las­ti­ma­da por el vien­to, el pri­mer sín­to­ma fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble es la pi­ca­zón.

FRIO

Con el frío to­da la na­tu­ra­le­za en­tra en re­po­so for­zo­so y la cir­cu­la­ción de la ener­gía ba­ja. Los pri­me­ros efec­tos de es­to son las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias (pul­món), con los clá­si­cos res­fríos, gri­pe, tos, et­cé­te­ra.

El frío afec­ta al or­ga­nis­mo ta­pan­do la cir­cu­la­ción, la ener­gía no pue­de cir­cu­lar flui­da­men­te y no pue­de rea­li­zar su fun­ción de lim­pie­za.

Ade­más de los pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras traen pro­ble­mas en los hue­sos. Be­ber lí­qui­dos he­la­dos tam­bién tie­ne con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra el or­ga­nis­mo, por­que el cuer­po se ve obli­ga­do a de­fen­der­se ele­van­do la tem­pe­ra­tu­ra in­ter­na que ne­ce­si­tan los ór­ga­nos (en­tre 36 y 37 gra­dos). Si es­to se con­vier­te en un há­bi­to, es pro­ba­ble que co­mien­ce a so­brar fue­go, que se acu­mu­la­rá en unas pe­que­ñas bol­si­tas in­ter­nas (tu­mo­res).

“El vien­to de un ven­ti­la­dor de te­cho so­bre

la ca­ma que dor­mi­mos tam­bien pue­de ser ma­lo pa­ra la sa­lud.”

CA­LOR

Es ener­gía que be­ne­fi­cia al co­ra­zón, sin em­bar­go, cuan­do es ex­ce­si­vo lo da­ña ya que de­be usar el do­ble de ener­gía pa­ra man­te­ner el equi­li­brio. En es­te ca­so el sol (ge­ne­ra­dor del ca­lor) es Yang, por lo cual no­so­tros de­be­mos pro­cu­rar el yin, la som­bra.

Re­cor­de­mos que tan­to el frío o el ca­lor ex­tre­mo pro­vo­can pro­ble­mas car­día­cos.

En el ve­rano es muy

im­por­tan­te man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra nor­mal in­ter­na pa­ra que la pro­pia ener­gía pue­da fluir na­tu­ral­men­te.

Al­gu­nos ti­pos de ali­men­tos ayu­dan a man­te­ner el equi­li­brio, co­mo por ejem­plo el jen­gi­bre, una raíz que apor­ta gran can­ti­dad de nu­trien­tes, que pue­de agre­gar­se a cual­quier pre­pa­ra­ción y tam­bién ela­bo­rar un té muy re­fres­can­te. Pa­ra ha­cer­lo hay que cor­tar­lo en lá­mi­nas muy fi­nas y agre­gar­lo al agua hir­vien­do.

Ba­jar el fue­go y de­jar co­ci­nar apro­xi­ma­da­men­te unos 10 o 15 mi­nu­tos. Apa­gar el fue­go, re­ti­rar el jen­gi­bre y en­dul­zar con azú­car ne­gro (de ca­rác­ter ti­bio).

HU­ME­DAD

La hu­me­dad es su­ma­men­te im­por­tan­te pa­ra la na­tu­ra­le­za, sin em­bar­go su ex­ce­so es tam­bién muy per­ju­di­cial ya que pue­de lle­gar muy pro­fun­do en el cuer­po, da­ñan­do el ba­zo. A su vez es­te ór­gano se re­la­cio­na con los múscu­los, por lo cual los días muy hú­me­dos es fre­cuen­te sen­tir­se pe­sa­do, con po­ca fuer­za, ya que la cir­cu­la­ción se en­len­te­ce y el cuer­po nor­mal­men­te se hin­cha.

Otro de los ór­ga­nos afec­ta­dos por la hu­me­dad es el es­tó­ma­go, en­tor­pe­cien­do de es­te mo­do la di­ges­tión.

Cuan­do ha­bla­mos de hu­me­dad no so­la­men­te nos re­fe­ri­mos a la que pro­vie­ne del cli­ma, sino tam­bién a la de ca­rác­ter in­terno.

En es­te as­pec­to hay que te­ner cui­da­do con res­pec­to a có­mo be­be­mos agua. Du­ran­te el día la ener­gía es yang (al­ta), por lo cual es ne­ce­sa­rio in­ge­rir más can­ti­dad. Por la no­che, la ener­gía cam­bia a ying (ba­ja), de ma­ne­ra que de­be ba­jar tam­bién el con­su­mo, por­que de lo con­ta­rio esa hu­me­dad que­da­rá re­te­ni­da y al día si­guien­te el cuer­po se sen­ti­rá pe­sa­do y so­bre­car­ga­rá los ri­ño­nes y la ve­ji­ga.

En cuan­to a la ce­na, no es con­ve­nien­te co­mer muy tar­de (siem­pre an­tes de las 21), de lo con­tra­rio la ener­gía in­ter­na es­ta­rá ocu­pa­da en el pro­ce­so de di­ges­tión y per­de­rá la ener­gía de los múscu­los, pro­vo­can­do ma­la cir­cu­la­ción y gran­des con­trac­tu­ras.

SEQUÍA

El cli­ma muy se­co afec­ta di­rec­tam­ne­te a los pul­mo­nes. Las mo­les­tias más fre­cuen­tes son la se­que­dad de las vías res­pi­ra­to­rias, en la piel y muy fre­cuen­te­men­te en la bo­ca.

Es ne­ce­sa­rio en­ton­ces be­ber más agua pa­ra com­pen­sar la fal­ta de hu­me­dad am­bien­te.

“Los dias muy hu­me­dos nos sen­ti­mos pe­sa­dos por­que la cir­cu­la­cion se en­len­te­ce”

FUE­GO

En es­te ca­so ha­bla­mos del fue­go in­terno que, si bien no es un efec­to del ti­po cli­má­ti­co, el cuer­po de­be ex­ce­der­se en la ge­ne­ra­ción del mis­mo pa­ra com­pen­sar lo que pro­du­ce el ex­ce­so de frío, vien­to, etc.

Cuan­do nues­tro or­ga­nis­mo no pue­de eli­mi­nar­lo, se ve en la obli­ga­ción de guar­dar­lo en al­go si­mi­lar a una pe­que­ña bol­sa. En prin­ci­pio es­to re­pre­sen­ta só­lo una in­fla­ma­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.