Te­ra­pia fi­nal con­tra el do­lor de ca­be­za

TAO - Tomo II - - Nota De Tapa -

Afec­ta a más de la mi­tad de la po­bla­ción mundial y su ori­gen sue­le ser tan di­fí­cil de de­ter­mi­nar co­mo di­fe­ren­ciar­lo en­tre ja­que­ca, mi­gra­ña o ce­fa­lea. La me­di­ci­na chi­na lo abor­da de ma­ne­ra in­te­gral con un plan que in­clu­ye ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción pa­ra que no ven­ga, y di­gi­to­pun­tu­ra pa­ra que se va­ya y no vuel­va.

En cual­quie­ra de sus for­mas, el do­lor de ca­be­za afec­ta a mu­chí­si­ma gen­te sin dis­tin­ción de edad o se­xo. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas de la Or­ga­ni­za­ción Mundial de la Sa­lud, la mi­tad de la po­bla­ción lo pa­de­ce al me­nos una vez al año, el 10 por cien­to su­fre mi­gra­ñas, y en­tre el 2 y el 4 por cien­to pa­de­ce do­lo­res de ca­be­za más de quin­ce días al mes. La mis­ma Or­ga­ni­za­ción se­ña­la que la gra­ve­dad del he­cho re­si­de en que la ma­yo­ría de esas per­so­nas no re­ci­be aten­ción mé­di­ca y tam­po­co tra­ta­mien­to ade­cua­do pa­ra una afec­ción que, si bien no es mor­tal, pro­vo­ca un su­fri­mien­to fí­si­co que de­te­rio­ra la ca­li­dad de vi­da, im­pi­de el nor­mal desa­rro­llo de las la­bo­res co­ti­dia­nas y afec­ta las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, es­pe­cial­men­te las fa­mi­lia­res y de pa­re­ja.

Se­gún su gra­do, el do­lor de ca­be­za se di­vi­de en dos gran­des gru­pos: pri­ma­rio y se­cun­da­rio. En­tre los pri­me­ros te­ne­mos:

Ce­fa­leas ten­sio­na­les (con­trac­tu­ras): son el ti­po más co­mún y es­tán re­la­cio­na­das con la so­bre­car­ga de los múscu­los del cue­llo (es­ter­no­clei­do­mas­toi­deo), y de los hom­bros (tra­pe­cio).

Mi­gra­ñas o ja­que­cas: el do­lor de ca­be­za es acom­pa­ña­do por otros sín­to­mas co­mo vó­mi­tos, náu­seas, sen­si­bi­li­dad a la luz y al rui­do. Pue­de lo­ca­li­zar­se en una par­te o en to­da la ca­be­za y se ca­rac­te­ri­za por ser pun­zan­te. Ge­ne­ral­men­te em­peo­ra con la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Se cree que tie­ne una ba­se he­re­di­ta­ria y afec­ta más a las mu­je­res.

Ce­fa­lea en ra­ci­mos: (tam­bién lla­ma­da Clús­ter Hea­da­che, ce­fa­lea his­ta­mí­ni­ca y ce­fa­lea de Hor­ton) con­si­de­ra­da por la cien­cia mé­di­ca co­mo el do­lor más fuer­te que pue­de su­frir un ser hu­mano an­tes de per­der el sen­ti­do, se fo­ca­li­za en un so­lo la­do de la ca­be­za. Ge­ne­ral­men­te pro­vo­ca tam­bién do­lor en el ojo, de gran in­ten­si­dad, que se acom­pa­ña de sín­to­mas au­to­nó­mi­cos co­mo la­grimeo, en­ro­je­ci­mien­to e in­fla­ma­ción del pár­pa­do y la zo­na ocu­lar.

Los del otro gran gru­po, es de­cir los se­cun­da­rios, son en ge­ne­ral el sín­to­ma de una le­sión o en­fer­me­dad subyacente y re­quie­ren de aten­ción mé­di­ca in­me­dia­ta si son de abrup­ta apa­ri­ción, es­pe­cial­men­te cuan­do vie­nen acom­pa­ña­dos por fie­bre, ri­gi­dez en el cue­llo, cam­bios en el com­por­ta­mien­to, vó­mi­tos o de­bi­li­dad ge­ne­ral.

Pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, cuan­do se pro­du­ce do­lor de ca­be­za en pri­mer lu­gar hay que de­ter­mi­nar qué lo pro­vo­ca y pa­ra ello de de­be te­ner una mi­ra­da glo­bal del es­ta­do fí­si­co y men­tal del pa­cien­te. Los fac­to­res que

tie­ne en cuen­ta son va­rios.

Des­equi­li­brio ener­gé­ti­co

La ener­gía se des­pla­za des­de arri­ba ha­cia aba­jo en for­ma cons­tan­te cum­plien­do ci­clos y en ca­da re­co­rri­do abas­te­ce a los di­fe­ren­tes ór­ga­nos pa­ra que fun­cio­nen de ma­ne­ra co­rrec­ta; si hay un blo­queo, en­ton­ces re­per­cu­ti­rá en la par­te más al­ta del cuer­po, la ca­be­za, ya que el Chi no pue­de vol­ver, pro­vo­can­do un des­equi­li­brio ener­gé­ti­co.

“El do­lor es un pe­di­do de au­xi­lio del cuer­po y aparece cuan­do la ener­gía no flu­ye co­rrec­ta­men­te; en el ca­so pun­tual de la ce­fa­lea se re­la­cio­na es­pe­cial­men­te con los des­equi­li­brios del es­tó­ma­go, ve­sí­cu­la, ve­ji­ga o hí­ga­do, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Ge­ne­ral­men­te co­rre­mos a to­mar un me­di­ca­men­to in­me­dia­ta­men­te des­pués de que el sín­to­ma aparece, y es­to es bas­tan­te ló­gi­co, pe­ro no sue­le ser una bue­na ac­ti­tud. Me­jor se­rá pri­me­ro to­mar­nos el tiem­po pa­ra vol­ver a co­nec­tar men­te y cuer­po a tra­vés de los ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción y la meditación. Así, de a po­co y a tra­vés del co­no­ci­mien­to de la ener­gía del Tao y los me­ri­dia­nos, po­dre­mos em- pe­zar a co­no­cer­nos y ha­cer mu­cho más por nues­tra sa­lud”.

Fac­to­res ex­ter­nos

La cara es una de las par­te del cuer­po que me­jor re­sis­te al frío de­bi­do a que su ener­gía es Yang; sin em­bar­go, cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras son muy ba­jas pro­du­cen do­lor de ca­be­za. Es­to se de­be a que los ca­na­les me­ri­dia­nos se con­traen (al igual que las ve­nas y el or­ga­nis­mo en ge­ne­ral) y cuan­do la ener­gía in­ten­ta fluir por ellos pro­vo­ca mo­les­tias in­ten­sas. Pa­ra evi­tar­lo lo me­jor es usar go­rras o som­bre­ros que tam­bién de­ben cu­brir las sie­nes y ore­jas, ya que es­tas zo­nas no son tan to­le­ran­tes al frío. El cue­llo, es­pe­cial­men­te la nu­ca, tam­po­co lo es, por eso la uti­li­za­ción de bu­fan­das se ha­ce im­pres­cin­di­ble pa­ra evi­tar do­lo­res. El vien­to es otro fac­tor ex­terno que in­ci­de en la apa­ri­ción de ce­fa­leas, ya que afec­ta es­pe­cial­men­te la par­te su­pe­rior del cuer­po de­bi­li­tan­do la ener­gía Yang.

“El do­lor es un pe­di­do de au­xi­lio del cuer­po y aparece cuan­do la ener­gía no flu­ye co­rrec­ta­men­te; en el ca­so pun­tual de la ce­fa­lea se re­la­cio­na con los des­equi­li­brios del es­tó­ma­go, ve­sí­cu­la, ve­ji­ga o hí­ga­do”.

Es­ta­dos de áni­mo

Se re­la­cio­nan di­rec­ta­men­te con la sa­lud y cuan­do es­ta­mos al­te­ra­dos el cuer­po se ex­pre­sa con de­ter­mi­na­dos sín­to­mas. En el ca­so de las ce­fa­leas, las emo­cio­nes jue­gan un pa­pel muy im­por­tan­te; por ejem­plo, el enojo es la emo­ción del hí­ga­do, y se ma­ni­fies­ta con irri­ta­bi­li­dad, frus­tra­ción, en­vi­dia y ra­bia. Es­to ha­ce su­bir rá­pi­da­men­te la ener­gía Yang (Fue­go), afec­tan­do a la par­te su­pe-

rior del cuer­po y pro­vo­can­do una ma­yor se­gre­ga­ción de bi­lis; la con­se­cuen­cia de es­te des­equi­li­brio es el vér­ti­go y los do­lo­res de ca­be­za. Por otra par­te, la preo­cu­pa­ción y el ex­ce­so de pen­sa­mien­to im­pi­den que la ener­gía flu­ya ade­cua­da­men­te y abas­tez­ca a to­dos los ór­ga­nos.

Un tra­ta­mien­to pa­ra ca­da do­lor

La di­gi­to­pun­tu­ra es uno de los me­jo­res re­cur­sos pa­ra ali­viar el do­lor de ca­be­za sin efec­tos co­la­te­ra­les. Na­tu­ral­men­te, los pun­tos a es­ti­mu­lar va­rían se­gún la lo­ca­li­za­ción que ten­ga el do­lor. Pe­ro tam­bién pa­ra po­der apli­car el tra­ta­mien­to ade­cua­do es ne­ce­sa­rio sa­ber a qué ho­ra sue­le co­men­zar y ter­mi­nar el do­lor y en que zo­na de la ca­be­za in­ci­de. Si aparece por la ma­ña­na y per­du­ra has­ta la tar­de, es­tá mo­ti­va­do por un ex­ce­so de Yang; en cam­bio, si co­mien­za al atar­de­cer y con­ti­núa por la no­che, se tra­ta de un ex­ce­so de Yin. Si se lo­ca­li­za en la fren­te se re­la­cio­na con el in­ter­cam­bio de ener­gía del me­ri­diano de Yang Ming (es­tó­ma­go), que pue­de sa­lir pe­ro no vol­ver a en­trar. Los pun­tos a es­ti­mu­lar pa­ra es­te do­lor son:

NEI TING: se ubi­ca en la par­te su­pe­rior del pie, en la lí­nea de se­pa­ra­ción en­tre el se­gun­do y ter­cer de­do. CHONG YANG: ubi­ca­do en lí­nea rec­ta al an­te­rior pe­ro a la al­tu­ra del to­bi­llo (un de­do de­ba­jo del mis­mo).

Si el do­lor se ubi­ca en las sie­nes y a am­bos la­dos del crá­neo, en­ton­ces es­tá re­la- cio­na­do con el me­ri­diano Shao Yang (ve­sí­cu­la), y el pro­ble­ma sur­ge cuan­do la ener­gía no pue­de sa­lir. Pun­tos a es­ti­mu­lar:

ZU LIN QI: ubi­ca­do so­bre el fi­nal del de­do pe­que­ño del pie.

YANG LING QUAN: se ubi­ca en el la­do ex­terno de la pier­na, dos de­dos, apro­xi­ma­da­men­te, de­ba­jo del ex­tre­mo ex­terno de la ró­tu­la.

En el ca­so de que el do­lor se ubi­que en el pun­to me­dio de las ce­jas, ha­cia arri­ba y atrás, es por­que el pro­ble­ma se re­la­cio­na con el me­ri­diano Tai Yang (ve­ji­ga). Pun­tos a es­ti­mu­lar:

KUN LUN: se ubi­ca en­tre la par­te in­fe­rior del hue­so del to­bi­llo y el ten­dón de Aqui­les.

JING GU: se ubi­ca en el bor­de ex­terno del pie, por la par­te me­dia.

SHEN MAI: se ubi­ca jus­to de­ba­jo del to­bi­llo, la­do ex­terno.

Cuan­do lo que due­le es el cen­tro de la ca­be­za es por­que hay al­go mal que se re­la­cio­na con el me­ri­diano de Jue Yin (hí­ga­do). En

“Si aparece por la ma­ña­na y per­du­ra has­ta la tar­de, es­tá mo­ti­va­do por un ex­ce­so de Yang; en cam­bio, si co­mien­za al atar­de­cer y con­ti­núa por la no­che, se tra­ta de un ex­ce­so de Yin”.

es­te ca­so te­ne­mos que es­ti­mu­lar el pun­to Tai Chong ubi­ca­do so­bre la lí­nea que se­pa­ra el de­do gor­do del pie del si­guien­te, apro­xi­ma­da­men­te a un de­do de dis­tan­cia. PUN­TO HE GU: per­te­ne­ce al me­ri­diano del in­tes­tino grue­so. Se es­ti­mu­la pa­ra el do­lor de ca­be­za en ge­ne­ral, se com­ple­men­ta con los an­te­rio­res. Se ubi­ca en el dor­so de la mano, en el plie­gue que se for­ma en­tre el de­do gor­do y el res­to de la mano.

Es­tos pun­tos se es­ti­mu­lan pre­sio­nán­do­los con las ye­mas de los de­dos ín­di­ce, ma­yor o pul­gar, has­ta que se sien­ta al­go de do­lor. Man­te­ner la pre­sión du­ran­te unos mi­nu­tos o rea­li­zar mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res pe­que­ños. En el mo­men­to que se pre­sio­na ins­pi­rar y cuan­do se li­be­ra ex­ha­lar. Si un pun­to es­tá muy sen­si­ble, in­di­ca que hay un des­equi­li­brio en el ór­gano con el cual se re­la­cio­na ese me­ri­diano y se de­be in­sis­tir con el ma­sa­je has­ta que de­je de sen­tir­se la mo­les­tia.

Mo­xa pa­ra ca­sos cró­ni­cos

Es­ta téc­ni­ca con­sis­te en ca­len­tar con la bra­sa de un ha­bano de ar­te­mi­sa los ca­na­les de los me­ri­dia­nos pa­ra reac­ti­var el flu­jo ener­gé­ti­co. En el ca­so del do­lor de ca­be­za fre­cuen­te, se de­be ca­len­tar to­do el re­co­rri­do del me­ri­diano y, cuan­do se lle­ga al pun­to, per­ma­ne­cer unos mi­nu­tos en él y lue­go se­guir. Los me­ri­dia­nos a tra­tar son:

SHAO YANG (ve­sí­cu­la): cuan­do el do­lor se irra­dia ha­cia el ex­tre­mo ex­terno del ojo. Es­te me­ri­diano na­ce en la sien, ba­ja por el la­do ex­te­rior de la ore­ja lle­gan­do has­ta el la­te­ral del cue­llo; vuel­ve a su­bir has­ta la sien, y ba­ja has­ta el cue­llo. Des­de allí pa­sa por de­lan­te del hom­bro, ba­ja por el la­te­ral del ab­do­men has­ta la ca­de­ra y con­ti­núa por el la­do ex­te­rior de la pier­na has­ta el cuar­to de­do del pie.

JUE YIN (hí­ga­do): Par­te des­de el de­do gor­do del pie, sube por la par­te in­te­rior de la pan­to­rri­lla, mus­lo e in­gle, si­guien­do por la par­te la­te­ral del ab­do­men has­ta un pun­to si­tua­do en la ba­se del tó­rax (de­ba­jo del hí­ga­do), des­de allí si­gue has­ta un pun­to si­tua­do en la par­te su­pe­rior de las cos­ti­llas, di­rec­ta­men­te ba­jo la te­ti­lla.

YANG MING (es­tó­ma­go): Par­te de la cara, ba­ja por el pe­cho (pe­zón), in­gle (vía de Chi), mus­lo, ro­di­lla y par­te de­lan­te­ra de la pier­na has­ta un pun­to si­tua­do exac­ta­men­te so­bre el se­gun­do de­do del pie.

TAI YANG (ve­ji­ga): cuan­do el do­lor se lo­ca­li­za en la par­te in­ter­na del ojo. Es­te me­ri­diano sube por la fren­te des­de el ángulo in­te­rior del ojo, con­ti­núa por la par­te su­pe­rior de la ca­be­za y ba­ja has­ta el cen­tro de la cer­vi­cal. Con­ti­núa des­pues ba­jan­do por la es­pal­da, la nal­ga y por la par­te pos­te­rior de la pier­na, has­ta la par­te pos­te­rior del to­bi­llo, des­de allí por el la­do ex­te­rior del pie has­ta el in­te­rior del de­do chi­co, lle­gan­do has­ta la plan­ta del pie.

Pa­ra ali­viar ten­sio­nes

La ten­sión muscular en cue­llo, hom­bros, cue­ro

ca­be­llu­do y man­dí­bu­la, ge­ne­ral­men­te pro­vo­ca­dos por las ma­las pos­tu­ras y la vi­da se­den­ta­ria, pro­vo­can mu­chas ve­ces in­ten­sos y per­sis­ten­tes do­lo­res de ca­be­za. Si bien la so­lu­ción es un cam­bio de há­bi­tos, se pue­de sa­lir del pa­so en mo­men­tos de cri­sis tra­tan­do los si­guien­tes pun­tos:

FENG CHI: se si­túa en la par­te pos­te­rior de la ca­be­za, en la ba­se del crá­neo, al la­do de los múscu­los del cue­llo, a la de­re­cha e iz­quier­da del mis­mo. Es­ti­mu­lar­los con am­bas ma­nos en for­ma si­mul­tá­nea.

PUN­TO JIANJING:

es­tá ubi­ca­do en la par­te su­pe­rior de los hom­bros, en­tre las vér­te­bras cer­vi­ca­les y el lí­mi­te ex­te­rior de los mis­mos.

Apren­der a res­pi­rar, el me­jor re­me­dio

“La res­pi­ra­ción es un me­ca­nis­mo na­tu­ral, sin em­bar­go mu­chas ve­ces se al­te­ra y el oxí­geno no lle­ga a to­das las par­tes del or­ga­nis­mo; cuan­do el do­lor aparece, lo más pro­ba­ble es que se es­té res­pi­ran­do in­co­rrec­ta­men­te. Pa­ra com­pren­der có­mo de­be­ría fun­cio­nar la res­pi­ra­ción (y me­jo­rar­la) po­de­mos com­pa­rar a nues­tro cuer­po con una bol­sa que con­tie­ne Chi (ener­gía, ai­re). Cuan­do uno ins­pi­ra tie­ne que lo­grar que esa bol­sa se lle­ne to­tal­men­te, y cuan­do ex­ha­la de­be va­ciar­se, por su­pues­to es­te mo­vi­mien­to no de­be ser for­za­do, tan­to cuan­do en­tra co­mo cuan­do sa­le, el ai­re de­be ser flui­do, aun­que pa­ra sa­car­lo qui­zás ha­ya que es­for­zar­se un po­co más (el ai­re es pe­sa­do, la pre­sión del oxí­geno es apro­xi­ma­da­men­te 8 ve­ces más que la del cuer­po)”, di­ce Liu Ming.

Cuan­do el ai­re en­tra y lle­ga a ca­da ar­ti­cu­la­ción, el cuer­po se ex­pan­de; al ins­pi­rar pro­fun­da­men­te se lo­gra una ma­yor re­la­ja­ción; por ejem­plo, cuan­do es­ta­mos ner­vio­sos o agi­ta­dos, la res­pi­ra­ción se corta a la al­tu­ra del pe­cho.

“El con­cep­to de re­la­ja­ción en me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na es­tá re­la­cio­na­do con la re ener­gi­za­ción, con con­se­guir ese es­ta­do pa­ra cam­biar la ener­gía y po­ten­ciar­la y no con el con­cep­to que tie­ne el co­mún de la gen­te que es que­dar­se sin ha­cer na­da y des­can­sar. Pa­ra que que­de más cla­ro, pen­se­mos en una plan­ta: cuan­do es­tá er­gui­da sig­ni­fi­ca que es­tá en lo má­xi­mo de su ple­ni­tud y si es­tá caí­da le fal­ta ener­gía”.

“Otro pun­to bá­si­co pa­ra te­ner una me­jor res­pi­ra­ción es la ma­ne­ra de ca­mi­nar, hay que des­pla­zar­se con el cuer­po de­re­cho pe­ro sin for­zar­lo, con pi­sa­das fir­mes pe­ro sua­ves. Tam­bién la for­ma de sen­tar­se de­be te­ner es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, man­te­ner­se con la es­pal­da er­gui­da, los bra­zos des­can­san­do a los la­dos, los pies apo­ya­dos en el pi­so. El con­tac­to con uno mis­mo es fun­da­men­tal pa­ra lo­grar res­pi­rar bien, co­nec­tar­se con el cuer­po y sus ne­ce­si­da­des. Den­tro nues­tro con­vi­ven el Cie­lo y la Tie­rra (pla­to de tie­rra, pla­to de cie­lo) y el ob­je­ti­vo es lo­grar el equi­li­brio, uti­li­zan­do nues­tra men­te. Ejer­ci­cios muy im­por­tan­tes pa­ra es­to son los de tra­ba­jo in­terno (co­mo los de Tai Chi Chuan), en cam­bio los de­por­tes que ne­ce­si­tan de una brus­ca ex­po­si­ción y uso del cuer­po son al­ta­men­te da­ñi­nos. Re­cuer­den siem­pre que el de­por­te ideal es aquel que trae paz al fi­na­li­zar la prác­ti­ca”.

El po­der de los aro­mas

El ol­fa­to tie­ne una gran in­fluen­cia en el es­ta­do ge­ne­ral del or­ga­nis­mo y sen­tir de­ter­mi­na­das fra­gan­cias pue­de eli­mi­nar cier­tos ma­les­ta­res y lo­grar

un gran bie­nes­tar. “Los aro­mas ha­cen cir­cu­lar me­jor el Chi por­que abren los ca­na­les de ener­gía”, afir­ma Liu Ming.

La aro­ma­te­ra­pia es muy sen­ci­lla y di­ver­sa y pue­de ha­cer­se con acei­tes esen­cia­les, ma­sa­jean­do las sie­nes y la fren­te con dos go­tas de la esen­cia ele­gi­da di­lui­da en un ele­men­to con­duc­tor (acei­te de oli­va, de al­men­dras, etc.), o mez­clán­do­la en el agua del ba­ño de in­mer­sión o de pies. Tam­bién pue­den uti­li­zar­se va­po­ri­za­do­res u hor­ni­llos que dis­per­san el aro­ma en el am­bien­te. Se re­co­mien­da ha­cer­lo en un mo­men­to de des­can­so pa­ra que los efec­tos sean más rá­pi­dos.

El aro­ma de al­gu­nas hier­bas en par­ti­cu­lar actúa di­rec­ta­men­te en los cen­tros que mu­chas ve­ces son los cau­san­tes de la ma­yo­ría de los do­lo­res de ca­be­za. En el ca­so es­pe­cí­fi­co de las hier­bas y flo­res recomendadas en es­ta no­ta, se pue­de pre­pa­rar y be­ber un té. Pa­ra evi­tar­lo y com­ba­tir­lo, en el bo­ti­quín de emer­gen­cias no pue­den fal­tar:

Men­ta: actúa so­bre el me­ri­diano del co­ra­zón ba­jan­do el Fue­go y me­jo­ran­do en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, co­mo la hi­per­ten­sión por el efec­to va­so­di­la­ta­dor de su aro­ma. Tam­bién es ex­ce­len­te pa­ra me­jo­rar el sis­te­ma di­ges­ti­vo, por­que actúa so­bre el me­ri­diano del hí­ga­do, cau­san­te del do­lor de ca­be­za; ade­más otor­ga tran­qui­li­dad, im­pres­cin­di­ble pa­ra con­tro­lar es­te ma­les­tar.

La­van­da: es muy uti­li­za­da pa­ra com­ba­tir el es­trés, la an­sie­dad y el in­som­nio; tra­ba­ja cal­man­do las emo­cio­nes que so­bre­car­gan la men­te y ayu­da a li­be­rar las emo­cio­nes no ex­pre­sa­das. Tam­bién sos­tie­ne el Chi del co­ra­zón.

Man­za­ni­lla: cal­ma la an­sie­dad, la ten­sión ner­vio­sa, la ira y el pá­ni­co, ade­más de ser un po­ten­te anal­gé­si­co pa­ra do­lo­res y con­trac­tu­ras mus­cu­la­res. Tam­bién ayu­da a equi­li­brar la ener­gía vi­tal.

Ro­me­ro: ayu­da al Chi in­terno a ex­pan­dir­se y su­bir, su efec­to se sien­te en la par­te su­pe­rior del cuer­po, es­pe­cial­men­te en la ca­be­za, ali­vian­do el do­lor. Tam­bién cal­ma la an­sie­dad y le­van­ta el áni­mo.

Cri­san­te­mo: su na­tu­ra­le­za fres­ca y su sa­bor dul­ce ba­jan el Fue­go, es de­cir la ener­gía Yang. Tam­bién eli­mi­na la hi­per­ac­ti­vi­dad del hí­ga­do. Su aro­ma agra­da­ble y re­fres­can­te ayu­da a re­la­jar­se y ali­via el do­lor de ca­be­za

1)Pa­ra­dos con la ca­be­za y la co­lum­na ali­nea­das y las pier­nas se­pa­ra­das al an­cho de los hom­bros y los bra­zos a los cos­ta­dos del cuer­po. 2)Siem­pre con las pier­nas fle­xio­na­das ba­jar ex­ha­lan­do has­ta don­de se pue­da sin for­zar las ro­di­llas. 3)Su­bir el cuer­po...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.