Pa­ra po­ten­ciar l As ca­mi­na­tas

TAO - Tomo II - - Pa Kua -

La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na con­si­de­ra que el ejer­ci­cio es la te­ra­pia ideal pa­ra man­te­ner el cuer­po fuer­te y sa­lu­da­ble y la me­jor ma­ne­ra de pre­ve­nir en­fer­me­da­des tan­to fí­si­cas co­mo emo­cio­na­les. Co­mo es na­tu­ral, los sa­bios re­co­mien­dan la prác­ti­ca de las dis­ci­pli­nas de Kung Fu in­terno, co­mo Tai Chi, Pa Kua o Chi Kung, pe­ro lo cier­to es que no to­das las per­so­nas pue­den de­di­car­le dos ho­ras por día a es­te ti­po de ac­ti­vi­dad. Sin em­bar­go, las dis­tin­tas téc­ni­cas de es­tas ar­tes orien­ta­les pue­den adap­tar­se a al­gu­nas ac­ti­vi­da­des que rea­li­za­mos en for­ma ca­si me­cá­ni­ca y co­ti­dia­na­men­te, co­mo ca­mi­nar.

“Los pa­cien­tes sue­len pre­gun­tar­me cuál es el me­jor ejer­ci­cio pa­ra la sa­lud y mu­chos creen que lo más ade­cua­do es ha­cer gimnasia o de­por­tes, pe­ro yo sue­lo de­cir­les que en la adul­tez lo me­jor es apli­car la sa­bi­du­ría al mo­vi­mien­to, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Las ca­mi­na­tas son el ejer­ci­cio más ele­gi­do, y apa­ren­te­men­te el más sen­ci­llo de ha­cer, pe­ro si no se camina de la for­ma co­rrec­ta pue­de ser con­tra­pro­ro­di­llas, du­cen­te. Se­gún mi ex­pe­rien­cia, to­das las ac­ti­vi­da­des que se re­la­cio­nan con el cuer­po de­ben res­pe­tar la fi­lo­so­fía de Tao y la téc­ni­ca del Tai Chi, que en de­fi­ni­ti­va es una fi­lo­so­fía de vi­da.

El Tai Chi es uno, re­pre­sen­ta el es­pa­cio que ocu­pa­mos en­tre el Cie­lo y la Tie­rra, la ar­mo­nía en­tre Yin (san­gre) y Yang (ener­gía); es­te se pue­de di­vi­dir en dos par­tes pa­ra su es­tu­dio una Yang y una Yin, re­pre­sen­ta a la for­ma (pos­tu­ra) y se lla­ma Liang Yi; vuel­ve a di­vi­dir­se y se con­vier­te en cua­tro(pre­sen­ta­cio­nes) y se lla­ma Si Xiang (dos ener­gías Yang, lla­ma­das Tai Yang y Shao Yang; y dos Yin, lla­ma­das Tai Yin y Shao Yin); se pue­den vol­ver a di­vi­dir en ocho (ob­ser­va­cio­nes) y se for­ma el Pa Kua ex­terno(cie­lo, Tie­rra, Fue­go, Agua, Trueno, La­go, Mon­ta­ña, Vien­to), y el Pa Kua in­terno (ca­be­za, pies, pe­cho, ab­do­men, ma­nos, len­gua, hom­bros). Co­mo ve­mos, nues­tro cuer­po es una re­pre­sen­ta­ción de es­te Pa Kua en to­da su ple­ni­tud y cuan­do ca­mi­na­mos po­ne­mos en prác­ti­ca to­da su teo­ría; al des­pla­zar­nos mo­ve­mos, por ejem­plo, la pier­na de­re­cha con el bra­zo iz­quier­do y de es­ta for­ma lo­gra­mos el equi­li­brio (Tai Yin-tai Yang); es­to ge­ne­ra la bue­na cir­cu­la­ción ener­gé­ti­ca. Ca­mi­nar com­bi­nan­do las pos­tu­ras de Pa Kua per­mi­te que el cuer­po se equi­li­bre y re­fuer­ce to­das sus fun­cio­nes”.

Pe­ro ¿có­mo hay que ha­cer pa­ra se­guir las pos­tu­ras del Pa Kua cuan­do ca­mi­na­mos?

El ejer­ci­cio re­quie­re cier­ta coor­di­na­ción y tal vez al prin­ci­pio cues­te un po­co lo­grar la con­cen­tra­ción ne­ce­sa­ria, pe­ro en­ten­dien­do la re­la­ción del cuer­po en ba­se al Pa Kua re­sul­ta­rá bas­tan­te más sen­ci­llo:

(qian, cie­lo): es arri­ba, el Cie­lo. La ca­be­za sos­tie­ne en ar­mo­nía con el cue­llo y los hom­bros. Be­ne­fi­cios: corrige la pos­tu­ra de

La más sen­ci­lla y di­fun­di­da de las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas pue­de con­ver­tir­se en una ru­ti­na su­ma­men­te ren­di­do­ra si le su­ma­mos al­gu­nos ele­men­tos de es­ta dis­ci­pli­na de­ri­va­da del Tai Chi. Có­mo ha­llar el cen­tro y re­co­brar el equi­li­brio.

Ca­be­za

la co­lum­na y ac­ti­va la cir­cu­la­ción ener­gé­ti­ca.

Ma­nos y bra­zos(dui,la­go): las pun­tas de los de­dos de­ben ali­near­se con los co­dos. Be­ne­fi­cios: fa­ci­li­ta que el Chi cir­cu­le por to­do el cuer­po.

Pe­cho (li, fue­go): el pe­cho se abre, am­plio, for­man­do un trián­gu­lo in­ver­ti­do y su pun­ta lle­ga de­ba­jo del om­bli­go, el pun­to Dan tian. Con es­ta am­pli­tud se lle­ga a la con­cen­tra­ción y al má­xi­mo de ener­gía. Be­ne­fi­cios: re­car­ga la ener­gía Chi, ayu­da a re­co­brar las ga­nas de rea­li­zar co­sas.

Hom­bros (zhen, trueno): am­bos hom­bros a la mis­ma al­tu­ra y paralelos al sue­lo, pa­ra que el pe­cho pue­da abrir­se. Be­ne­fi­cios: ayu­da a me­jo­rar la co­lum­na ver­te­bral.

Ro­di­llas (xun, vien­to): las ro­di­llas abra­zan la ener­gía que se con­cen­tra en el pe­ri­neo, al ca­mi­nar de­ben ir lo más jun­tas po­si­ble. Be­ne­fi­cios: me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to de los me­ri­dia­nos de es­tó­ma­go, ba­zo, hí­ga­do, ve­sí­cu­la, ri­ñón y ve­ji­ga.

Ab­do­men (kan, agua): la fuer­za se sos­tie­ne en el ab­do­men, pun­to Dan­tien, cua­tro de­dos de­ba­jo del om­bli­go. Be­ne­fi­cios: co­nec­ta con el cen­tro de ori­gen de la ener­gía.

Len­gua (geng, mon­ta­ña): la len­gua se sos­tie­ne en el pa­la­dar, es el puen­te de la vi­da y cuan­do es­tá en ese si­tio, el Chi lle­ga has­ta el ce­re­bro. Be­ne­fi­cios: reac­ti­va la ener­gía pu­ra y me­jo­ra no­ta­ble­men­te la me­mo­ria.

Pies (kun, tie­rra): es aba­jo, y es lo que man­tie­ne el equi­li­brio en to­das las di­rec­cio­nes y el con­tac­to con la raíz de la vi­da. Ca­da pa­so de­be dar­se apo­yan­do ta­lón, plan­ta, pun­ta, en ese or­den. Be­ne­fi­cios: ayu­da a te­ner me­jor equi­li­brio.

“La res­pi­ra­ción de­be ser el ori­gen de los des­pla­za­mien­tos, siem­pre in­ha­lan­do y ex­ha­lan­do por la na­riz. Se dan pa­sos cla­ros, pri­me­ro lle­ga ade­lan­te el pie que avan­za y des­pués se tras­la­da el pe­so a ese pie pa­ra que se vuel­van a jun­tar las pier­nas y dar el pa­so si­guien­te. Lo im­por­tan­te es man­te­ner la re­la­ción del cie­lo y la tie­rra, man­te­ner la ca­be­za bien al­ta y los pa­sos fir­mes. Man­te­ner fue­go y agua en in­ter­cam­bio, el pe­cho am­plio, la pan­za fir­me. Trueno y vien­to con su re­la­ción, hom­bros aba­jo y ro­di­llas sos­te­nien­do el pe­ri­neo. La­go y mon­ta­ña man­te­nien­do la tran­qui­li­dad, los de­dos y co­dos si­guen la re­la­ción de los pa­sos y la len­gua al pa­la­dar si­gue la re­la­ción de la ener­gía. Cuan­do se ins­pi­ra el cuer­po ex­pan­de y cuan­do se ex­ha­la el cuer­po con­cen­tra sin per­der su es­pa­cio.

Ca­mi­nar es una ac­ti­vi­dad pla­cen­te­ra y si se­gui­mos las pau­tas del Pa Kua nos re­co­nec­ta con nues­tro cen­tro. Re­cor­de­mos que si la na­tu­ra­le­za in­ter­na fun­cio­na bien, la ex­ter­na tam­bién. Es­tá com­pro­ba­do que las per­so­nas que prac­ti­can es­te ti­po de ca­mi­na­ta vi­ven muy sa­lu­da­ble­men­te”, con­clu­ye Liu Ming.

Pa­ra te­ner en cuen­ta

Rea­li­zar ca­mi­na­tas to­dos los días de, al me­nos, 30 mi­nu­tos.

En­con­trar un rit­mo pro­pio en la ve­lo­ci­dad de des­pla­za­mien­to, la idea es mo­vi­li­zar la ener­gía y no que­dar ex­te­nua­dos.

Usar ro­pa ade­cua­da de acuer­do a la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­tal; los gé­ne­ros na­tu­ra­les, co­mo el al­go­dón, son lo ideal, es­pe­cial­men­te en aque­llas pren­das que es­tán en con­tac­to di­rec­to con la piel.

El cal­za­do de­be ser có­mo­do, que per­mi­ta una bue­na pi­sa­da y amor­ti­güe per­fec­ta­men­te el im­pac­to con­tra el sue­lo.

El me­jor ho­ra­rio pa­ra ha­cer una ca­mi­na­ta en in­verno, es des­pués del me­dio­día, mo­men­to en el que la Tie­rra se re­cu­pe­ra de la som­bra y frío de la no­che. Ha­cer ejer­ci­cio por la ma­ña­na en es­te mo­men­to del año fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias.

Fun­da­men­tal es man­te­ner el cuer­po ca­lien­te, así que en in­vierno hay que abri­gar­se muy bien pa­ra sa­lir afue­ra y así man­te­ner una bue­na cir­cu­la­ción de la ener­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.