La voz que sa­na

TAO - Tomo II - - Salud -

Me­dian­te la prác­ti­ca y la ex­pe­ri­men­ta­ción los an­ti­guos maes­tros taoís­tas lle­ga­ron a la con­clu­sión de que cier­tos so­ni­dos te­nían una es­tre­cha in­fluen­cia so­bre el fun­cio­na­mien­to de los ór­ga­nos. Si bien en ésa épo­ca era im­po­si­ble pen­sar en fre­cuen­cias y lon­gi­tu­des de on­da, sa­bían que las vi­bra­cio­nes que pro­du­cía la emi­sión de cier­tos so­ni­dos tie­nen efec­tos be­ne­fi­cio­sos en el fluir de la ener­gía por los me­ri­dia­nos y con­se­cuen­te­men­te, ac­tuar so­bre los di­fe­ren­tes ór­ga­nos.

Así fue co­mo sis­te­ma­ti­za­ron sus co­no­ci­mien­tos pa­ra desa­rro­llar una te­ra­pia es­pe­cí­fi­ca de­no­mi­na­da Liu Tzi Chue, que sig­ni­fi­ca seis le­tras clave, y que con­sis­te en pro­nun­ciar de­ter­mi­na­das sí­la­bas pa­ra ac­tuar so­bre ca­da ór­gano en par­ti­cu­lar. Los so­ni­dos re­per­cu­ten en el pe­cho y re­sue­nan en for­ma con­ti­nua co­mo el ta­ñi­do de un gong; se­gún ca­da ca­so, se acen­túa más o me­nos fuer­te una con­so­nan­te o una vo­cal pa­ra que las vi­bra­cio­nes lle­guen y ar­mo­ni­cen la fun­ción de ca­da ór­gano.

“El sis­te­ma com­ple­to se com­po­ne de una se­rie de seis so­ni­dos, sin em­bar­go pue­den uti­li­zar­se en for­ma in­di­vi­dual se­gún las ne­ce­si­da­des del mo­men­to, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Los ejer­ci­cios de­ben ir siem­pre acom­pa­ña­dos con la res­pi­ra­ción taoís­ta, es de­cir ins­pi­ran­do y ex­ha­lan­do por la na­riz, así se oxi­ge­na ca­da par­te del cuer­po, y con la ma­yor con­cen­tra­ción po­si­ble”.

Có­mo ha­cer­lo

“Se pue­de prac­ti­car de pie, sen­ta­do o acos­ta­do; siem­pre man­te­nien­do el cuer­po ex­pan­di­do, de­jan­do que la res­pi­ra­ción lle­gue a ca­da par­te del cuer­po.. En cual­quie­ra de las op­cio­nes es im­por­tan­te man­te­ner siem­pre la es­pal­da de­re­cha de mo­do que se per­mi­ta un co­rrec­to fluir de la ener­gía. La ca­be­za er­gui­da, los hom­bros re­la­ja­dos y per­pen­di­cu­la­res al pi­so; ojos y bo­ca ce­rra­dos, y la len­gua apo­ya­da en el pa­la­dar. Lue­go es ne­ce­sa­rio con­cen­trar­se en el ór­gano a tra­tar y co­men­zar a ins­pi­rar sua­ve­men­te por la na­riz, lle­nar de ai­re pri­me­ro el pe­cho y lue­go el ab­do­men; al ex­ha­lar se emi­te el so­ni­do co­rres­pon­dien­te, has­ta que­dar­se sin ai­re, pa­ra eli­mi­nar to­do el Chi tó­xi­co de ma­ne­ra que el nue­vo que in­gre­sa re­pa­re el ór­gano afec­ta­do”. Es bueno, si se pue­de, co­lo­car la o las ma­nos en la zo­na del ór­gano so­bre el que se es­tá tra­ba­jan­do pa­ra di­rec­cio­nar me­jor la ener­gía”.

Los 6 so­ni­dos cu­ra­ti­vos son:

Es­te so­ni­do se aso­cia al hí­ga­do, al ele­men­to Ma-

Mu­cho an­tes de sa­ber de lon­gi­tu­des de on­da o fre­cuen­cias, los an­ti­guos mon­jes taoís­tas desa­rro­lla­ron un mé­to­do que apro­ve­cha la vi­bra­ción de cier­tos so­ni­dos pa­ra ar­mo­ni­zar el or­ga­nis­mo. Las claves de los so­ni­dos te­ra­péu­ti­cos.

de­ra y a la pri­ma­ve­ra. La par­te ex­ter­na del cuer­po que re­la­cio­na con es­te ór­gano son los ojos. El me­jor mo­men­to pa­ra rea­li­zar­lo es por la ma­ña­na. La re­pe­ti­ción de es­te so­ni­do equi­li­bra a ni­vel aními­co los es­ta­dos de enojo y de­pre­sión, y a ni­vel fí­si­co ma­les re­la­cio­na­das con el hí­ga­do, la ve­sí­cu­la, los ojos, de ca­be­za y pro­ble­mas fa­cia­les.

Se aso­cia al co­ra­zón, al ele­men­to Fue­go y al ve­rano.

La par­te ex­ter­na de es­te ór­gano es la len­gua. Cal­ma los es­ta­dos de im­pa­cien­cia, ex­ci­ta­ción, de­seo o so­ber­bia. Lo ideal es rea­li­zar es­te so­ni­do en­tre las 11 y las 13 ho­ras.

Se uti­li­za pa­ra tra­tar los des­equi­li­brios del co­ra­zón, ta­qui­car­dia, el in­som­nio y las per­tur­ba­cio­nes del sue­ño.

Es un so­ni­do si­mi­lar a un ron­qui­do lar­go, in­clu­so po­dría re­crear­se es­ta ma­ne­ra tan par­ti­cu­lar de dor­mir que tie­nen al­gu­nas per­so­nas, es­pe­cial­men­te los hom­bres. Actúa so­bre el ba­zo-pán­creas, se re­la­cio­na con el ele­men­to Tie­rra y el ve­rano. La par­te ex­ter­na de es­te ór­gano son los la­bios y la bo­ca.

Me­jo­ra los pro­ble­mas del sis­te­ma di­ges­ti­vo, ba­zo, pán­creas y bu­ca­les. Ayu­da a con­tro­lar los pen­sa­mien­tos re­cu­rren­tes, re­fle­xión ex­ce­si­va, la ob­se­sión y el in­som­nio. Es me­jor prac­ti­car­lo de 9 a 11 de la ma­ña­na, cuan­do el me­ri­diano co­rres­pon­dien­te es­tá en ple­na ta­rea.

Se aso­cia con los pul­mo­nes, el ele­men­to Me­tal y el oto­ño. la na­riz. Lo me­jor es ha­cer­lo a pri­me­ras ho­ras de la ma­dru­ga­da.

In­di­ca­do pa­ra com­ba­tir las en­fer­me­da­des pul­mo­na­res, co­mo el as­ma y la tos, en­tre otras. A ni­vel emo­cio­nal, re­gu­la la tris­te­za y la preo­cu­pa­ción ex­ce­si­va.

Tie­ne que ver con los ri­ño­nes, el ele­men­to Agua y el in­vierno. El con­tac­to ex­terno de es­te ór­gano es el oí­do. El so­ni­do se acom­pa­ña por un ma­sa­je en la cin­tu­ra y la zo­na re­nal; in­di­ca­do pa­ra los pro­ble­mas de in­su­fi­cien­cia re­nal.

A ni­vel emo­cio­nal com­ba­te el mie­do y la an­sie­dad. Lo ideal es prac­ti­car­lo en­tre las 17 y las 19hs pa­ra me­jo­rar de esa for­ma, la cir­cu­la­ción de la ener­gía.

Es el so­ni­do que ar­mo­ni­za los cin­co ele­men­tos, Cie­lo y Tie­rra con la per­so­na.

Se co­nec­ta con to­do el cuer­po en ge­ne­ral. Se uti­li­za pa­ra es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción del Chi por to­do el or­ga­nis­mo y pro­por­cio­na bie­nes­tar a ni­vel emo­cio­nal y fí­si­co, par­tien­do des­de lo su­per­fi­cial co­mo lo es la piel o las uñas, has­ta la pro­fun­di­dad de los hue­sos, múscu­los y ar­te­rias.

Si bien se pue­de prac­ti­car en cual­quier mo­men­to del día, la me­jor ho­ra pa­ra ha­cer­lo es en­tre las 21y las 23 ho­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.