Dor­mir e N po­si­ti­vo

TAO - Tomo II - - Feng Shui -

El dor­mi­to­rio es unos de los am­bien­tes más im­por­tan­tes de la ca­sa por­que es allí don­de re­po­ne­mos la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra en­fren­tar ca­da día. Por eso su ubi­ca­ción y la de­co­ra­ción de­ben te­ner buen Feng Shui.

Bá­si­ca­men­te, el dor­mi­to­rio de­be­ría ser el am­bien­te ubi­ca­do en la zo­na más tran­qui­la y res­guar­da­da de la ca­sa, es de­cir en la par­te tra­se­ra o in­ter­na de­fi­ni­da en el ar­te orien­tal co­mo el “la­do de la mon­ta­ña”, que tie­nen ener­gía Yin, se en­cuen­tran en la par­te más ale­ja­da de la puer­ta de en­tra­da, re­pre­sen­tan la tran­qui­li­dad y la pro­tec­ción. A su vez, dor­mir es una ac­ti­vi­dad Yin y ne­ce­si­ta si­len­cio pa­ra lo­grar la re­la­ja­ción. Otro da­to te­ner en cuen­ta es la in­fluen­cia de otros am­bien­tes so­bre és­te. Lo ideal es que el dor­mi­to­rio no com­par­ta pa­red con el ba­ño, pe­ro co­mo en las cons­truc­cio­nes mo­der­nas es di­fí­cil que es­te no ocu­rra, se pue­de re­cu­rrir a cor­ti­nas o luces que cu­bran la mis­ma y lo aís­len del ele­men­to Agua. Tam­po­co de­be en­fren­tar­se a la puer­ta del mis­mo, en es­te ca­so es ne­ce­sa­ria la uti­li­za­ción de un biom­bo o cor­ti­na que ofi­cien de ba­rre­ra. Otro de­ta­lle im­por­tan­te en tér­mi­nos de sa­lud es el tan­que de agua nun­ca de­be es­tar ubi­ca­do so­bre el te­cho del dor­mi­to­rio ya que in­ter­fie­re con la ener­gía del pul­món y pue­de fa­vo­re­cer la apa­ri­ción de al­gu­nos ma­les.. En es­te ca­so la úni­ca so­lu­ción es cam­biar­lo de lu­gar.

Con­tra­ria­men­te a lo que pue­de creer­se, no es re­co­men­da­ble que el dor­mi­to­rio sea de­ma­sia­do es­pa­cio­so por­que la ener­gía se dis­per­sa con mu­cha fa­ci­li­dad. Se pue­de achi­car uti­li­zan­do biom­bos y muebles, pro­cu­ran­do que la ca­ma que­de siem­pre den­tro de un área cua­dra­da o rec­tan­gu­lar, que son las for­mas más ade­cua­das pa­ra re­te­ner la ener­gía.

El te­cho tam­bién es un pun­to a ob­ser­var de­te­ni­da­men­te, es­pe­cial­men­te si tie­ne vi­gas a la vis­ta. Lo ideal es ubi­car la ca­ma pa­ra­le­la a ellas, nun­ca de ma­ne­ra que las atra­vie­sen por­que cor­tan la ener­gía y cau­san pro­ble­mas de sa­lud y con­flic­tos sen­ti­men­ta­les en­tre las per­so­nas que duer­men allí. Los ven­ti­la­do­res de te­cho tie­nen un efec­to muy si­mi­lar. Una for­ma de so­lu­cio­nar­lo es co­lo­car un do­sel pa­ra que for­me una ba­rre­ra y evi­te la ma­la in­fluen­cia ener­gé­ti­ca o col­gar es­fe­ras de cris­tal fa-

Al­gu­nos pro­ble­mas de sa­lud y muy es­pe­cial­men­te los con­flic­tos de pa­re­ja pue­den de­ber su ori­gen, aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, a las on­das ne­ga­ti­vas del dor­mi­to­rio. Las re­co­men­da­cio­nes de di­se­ño y de­co­ra­ción que su­gie­re el ar­te orien­tal pa­ra ar­mo­ni­zar el am­bien­te más im­por­tan­te de la ca­sa.

ce­ta­das pa­ra que ar­mo­ni­cen la ener­gía. Es pre­fe­ri­ble evi­tar tam­bién los te­chos in­cli­na­dos o a dos aguas por­que in­te­rrum­pen la cir­cu­la­ción de co­rrien­tes in­ter­nas de ener­gías; pa­ra con­tra­rres­tar el efec­to ne­ga­ti­vo una op­ción es co­lo­car un cie­lo raso pa­ra ar­mo­ni­zar o si­mu­lar­lo con pa­ños de te­la. La ubi­ca­ción de la ca­ma Al mo­men­to de aco­mo­dar los muebles en el dor­mi­to­rio lo ideal es que el ca­be­zal que­de apun­tan­do al Sur y los pies al Nor­te. La ca­ma siem­pre de­be te­ner un res­pal­do y los más ade­cua­dos son aque­llos de ma­de­ra o ta­pi­za­dos en cue­ro o te­la; de­be apo­yar­se so­bre una pa­red, nun­ca con­tra una ven­ta­na ni un es­pe­jo, por­que es el com­po­nen­te que re­pre­sen­ta la pro­tec­ción ne­ce­sa­ria pa­ra des­can­sar y, ade­más, se re­la­cio­na con la es­ta­bi­li­dad de la pa­re­ja. Tam­po­co es con­ve­nien­te que exis­tan es­tan­tes o ador­nos pe­sa­dos so­bre ella; si se co­lo­can me­si- tas de luz siem­pre de­ben ser dos, al igual que los ve­la­do­res, pa­ra lo­grar el equi­li­brio Yin y Yang.

Otra re­gla im­por­tan­te es que la ca­ma nun­ca se de­be ubi­car en­fren­ta­da a la puer­ta, ya que to­das las ener­gías de la ca­sa, que no son siem­pre bue­nas, lle­ga­rían di­rec­ta­men­te a la ca­ma.

Tam­po­co de­be es­tar en­tre la puer­ta y una ven­ta­na, ya que en tér­mi­nos ener­gé­ti­cos se ge­ne­ra una co­rren­ta­da de ai­re muy no­ci­va pa­ra la sa­lud. Los es­pe­jos y te­le­vi­so­res fren­te a la ca­ma no son una bue­na elec­ción, aun­que hoy en día es di­fí­cil pen­sar en un dor­mi­to­rio des­pro­vis­to de ellos. El pro­ble­ma es que pa­ra el Feng Shui los pla­nos es­pe­ja­dos re­fle­jan las imá­ge­nes y con­fun­den al Chi, que re­pa­ra el or­ga­nis­mo de quien des­can­sa en esa ca­ma. Pa­ra re­me­diar­lo lo me­jor es tra­tar de que no que­den ali­nea­dos du­ran­te el des­can­so o en úl­ti­ma ins­tan­cia cu­brir­los con un pa­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.