Adiós al do­lor de hue­sos

TAO - Tomo II - - Salud -

El frío y la hu­me­dad, ade­más de cier­tas de­fi­cien­cias del sis­te­ma re­nal, son en ge­ne­ral los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de los do­lo­res óseos. Por su­pues­to, el me­jor con­se­jo es la pre­ven­ción, pe­ro ade­más la me­di­ci­na chi­na cuen­ta con es­ta téc­ni­ca es­pe­cial pa­ra ali­viar­los.

Pa­ra la Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na los pro­ble­mas óseos es­tán prin­ci­pal­men­te re­la­cio­na­dos con la de­fi­cien­cia en el fun­cio­na­mien­to de los ri­ño­nes, en­car­ga­dos de nu­trir los hue­sos a ni­vel ener­gé­ti­co, de allí que con­si­de­ra que el me­jor tra­ta­mien­to de pre­ven­ción con­sis­te en for­ta­le­cer el fun­cio­na­mien­to de és­tos ór­ga­nos.

La pri­me­ra cau­sa del do­lor de hue­sos es el frío, no abri­gar­se ade­cua­da­men­te pue­de pro­vo­car da­ños muy pro­fun­dos al or­ga­nis­mo. Mu­chas mu­je­res, por ejem­plo, sue­len pro­te­ger­se la par­te su­pe­rior del cuer­po y de­jan al des­cu­bier­to las pier­nas y los pies uti­li­zan­do po­lle­ras cor­tas y me­dias de nai­lon que en reali­dad no protegen del frío. Al ves­tir­se de es­te mo­do se pro­du­cen dos ni­ve­les dis­tin­tos de tem­pe­ra­tu­ra en el or­ga­nis­mo, que tra­ta de com­pen­sar­lo ge­ne­ran­do ca­lor, pe­ro co­mo no pue­de dis­cri­mi­nar por sec­to­res, es de­cir no pue­de en­viar ca­lor so­la­men­te a los pies o a la par­te su­pe­rior del cuer­po, en­ton­ces ca­lien­ta la san­gre en for­ma ho­mo­gé­nea pro­vo­can­do así un au­men­to in­ne­ce­sa­rio de la pre­sión ar­te­rial.

Cuan­do los pies es­tán fríos la ener­gía del ri­ñón no pue­de fluir y los hue­sos se de­bi­li­tan y afec­tan pro­fun­da­men­te lo cual es muy di­fí­cil de re­ver­tir, por es­ta ra­zón, tan­to pa­ra la pre­ven­ción co­mo pa­ra la cu­ra es ne­ce­sa­rio un cam­bio en las cos­tum­bres.

“Pa­ra man­te­ner un cuer­po fuer­te y sano es fun­da­men­tal pre­ser­var la ener­gía, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Una per­so­na es sa­bia cuan­do se ubi­ca en la edad que tie­ne y lo­gra cui­dar­se pen­san­do en el fu­tu­ro. El des­can­so de­be ser ma­yor des­pués de los 40 años, los ho­ra­rios de las co­mi­das y la prác­ti­ca de ejer­ci­cios que mo­vi­li­cen la ener­gía in­ter­na, que ayu­den a com­pren­der el pro­pio cuer­po, de­ben res­pe­tar­se pa­ra vi­vir me­jor en el pre­sen­te y pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra los años ve­ni­de­ros. Es­ta es la for­ma de evi­tar do­lo­res de hue­sos en el pre­sen­te y en el fu­tu­ro. Las mu­je­res son más vul­ne­ra­bles fren­te a es­tos ma­les de­bi­do al po­co cui­da­do que sue­len te­ner lue­go de ha­ber te­ni­do hi­jos, es­pe­cial­men­te en la pri­me­ra se­ma­na lue­go del na­ci­mien­to. Siem­pre les re­co­mien­do evi­tar el con­tac­to con el agua fría, úni­ca­men­te de­ben uti­li­zar agua tibia de­bi­do a que el

cuer­po es­tá muy de­bi­li­ta­do por el na­ci­mien­to del be­bé. Tam­bién debemos te­ner en cuen­ta que has­ta los 30 años el cuer­po pa­re­ce po­der aguan­tar cual­quier co­sa sin ma­yor pro­ble­ma, pe­ro si no se to­man los re­cau­dos ne­ce­sa­rios, los da­ños cor­po­ra­les se­rán muy pro­fun­dos y las con­se­cuen­cias se sen­ti­rán en las dé­ca­das fu­tu­ras. Cam­bian­do al­gu­nas cos­tum­bres y ha­cien­do los ejer­ci­cios ade­cua­dos se lo­gra­rá te­ner una me­jor ca­li­dad de vi­da”.

Los ejer­ci­cios

Si bien la ló­gi­ca in­di­ca que es me­jor pre­ve­nir que cu­rar, cuan­do el do­lor aparece es ne­ce­sa­rio ali­viar­lo y pa­ra ello la me­di­ci­na tra­di­cio­nal pro­po­ne tra­ta­mien­tos no in­va­si­vos y muy efec­ti­vos.

“Los ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción son la me­jor cu­ra pa­ra to­do ti­po de en­fer­me­da­des, en es­te ca­so só­lo bas­ta­rán unos mo­vi­mien­tos acom­pa­ña­dos de ins­pi­ra­cio­nes, exhalaciones y una gran con­cen­tra­ción men­tal”.

La pos­tu­ra ini­cial co­mo siem­pre, es pa­rar­se con las pier­nas se­pa­ra­das al an­cho de los hom­bros, los pies con los de­dos gor­dos ha­cia aden­tro has­ta que es­tén paralelos, el tor­so de­re­cho, la ca­be­za ali­nea­da y los bra­zos a los cos­ta­dos. El ejer­ci­cio es pa­ra me­jo­rar la ar­mo­nía de to­do el cuer­po, los mo­vi­mien­tos de bra­zos y pier­nas se rea­li­zan al mis­mo tiem­po en ca­da res­pi­ra­ción.

Do­lor de hom­bros, co­dos y mu­ñe­cas

Es­tas tres ar­ti­cu­la­cio­nes si­guen la mis­ma di­rec­ción ener­gé­ti­ca, por lo tan­to se tra­ba­jan jun­tas. Cuan­do el do­lor de hue­sos afec­ta a es­ta par­te del cuer­po hay que con­cen­trar­se en me­jo­rar es­ta re­la­ción den­tro del ejer­ci­cio. El mo­vi­mien­to con­sis­te en ins­pi­rar abrien­do el pe­cho, ro­tan­do en es­pi­ral los bra­zos, gi­ran­do las pal­mas ha­cia el fren­te y lle­van­do el pe­so le­ve­men­te ha­cia atrás (Foto 1) . A con­ti­nua­ción se ex­ha­la man­te­nien­do el es­pa­cio in­terno del cuer­po, pe­ro en es­te ca­so abrien­do la es­pal­da, ro­tan­do en es­pi­ral los bra­zos, gi­ran­do las pal­mas ha­cia atrás y lle­van­do el pe­so le­ve­men­te ha­cia ade­lan­te (Foto 2).

Do­lor de ca­de­ras, ro­di­llas y to­bi­llos

Es­tos tres gru­pos ar­ti­cu­la­res tam­bién si­guen la mis­ma di­rec­ción ener­gé­ti­ca. Al ins­pi­rar se ro­tan en es­pi­ral las pier­nas si­guien­do el mis­mo sen­ti­do que los bra­zos en el ejer­ci­cio an­te­rior, lle­van­do el pe­so le­ve­men­te ha­cia atrás (Foto 3) . Ex­ha­lar ro­tan­do en es­pi­ral las pier­nas, si­guien­do mis­mo sen­ti­do de gi­ro que los bra­zos en el ejer­ci­cio an­te­rior y lle­van­do el pe­so le­ve­men­te ha­cia ade­lan­te (Foto 4) .

Al in­ha­lar se de­be ayu­dar a di­ri­gir la ener­gía pa­ra que flu­ya des­de la plan­ta del pie, los to­bi­llos, suba por la par­te in­ter­na de la pier­na , pa­se por la ro­di­lla, lle­gue a la ar­ti­cu­la­ción de la ca­de­ra, pa­se por aden­tro del cuer­po, por los hom­bros, por la par­te in­ter­na de los bra­zos has­ta las pun­tas de los de­dos. Al ex­ha­lar, se de­be ayu­dar a di­ri­gir la ener­gía pa­ra que vuel­va des­de la pun­ta de los de­dos, por la par­te de afue­ra de bra­zos, tor­so, pier­nas, to­bi­llos y pies en di­rec­ción del de­do chi­co al de­do gor­do. Des­de acá se ini­cia un nue­vo ci­clo de res­pi­ra­ción.

Man­te­nien­do la ex­pan­sión den­tro del cuer­po la ener­gía flu­ye de una me­jor ma­ne­ra des­blo­quean­do la ener­gía acu­mu­la­da que pue­de pro­vo­car pre­sión y do­lor.

El cuer­po de­be man­te­ner­se con es­pa­cio en to­do mo­men­to, al ins­pi­rar el cuer­po ex­pan­de y al ex­ha­lar con­cen­tra (pe­ro sin per­der el es­pa­cio ga­na­do en la ex­pan­sión). Es pre­ci­so rea­li­zar los mo­vi­mien­tos si per­der es­te es­pa­cio in­terno y sin for­zar las ar­ti­cu­la­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.