Las 5 claves del Ho­gar ar­mó­ni­co

TAO - Tomo II - - Feng Shui -

El agua, el ca­blea­do eléc­tri­co, los des­ni­ve­les y la ven­ti­la­ción son ele­men­tos fun­da­men­ta­les a te­ner en cuen­ta pa­ra man­te­ner la ar­mo­nía de una ca­sa. No pres­tar­le aten­ción pue­de pro­vo­car des­de pro­ble­mas sa­lud y has­ta con­flic­tos fa­mi­lia­res.

El Feng Shui es sim­ple­men­te la cien­cia ba­sa­da en la sa­bi­du­ría mi­le­na­ria que es­tu­dió las com­bi­na­cio­nes de los mo­vi­mien­tos del cie­lo y de la tie­rra pa­ra po­ten­ciar la sa­lud de las per­so­nas, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. En mi ex­pe­rien­cia co­mo mé­di­co uti­li­zo y re­co­mien­do mu­cho apli­car las le­yes del Feng Shui. Aten­dí en una opor­tu­ni­dad a una pa­cien­te que es­ta­ba muy en­fer­ma, sin em­bar­go su pul­so no re­fle­ja­ba una si­tua­ción tan gra­ve de sa­lud. Cuan­do vi­si­té su ca­sa com­pren­dí dón­de se ori­gi­na­ba su do­len­cia, por­que aun­que era muy aco­ge­do­ra, la dis­tri­bu­ción de la ener­gía no era la co­rrec­ta: el tan­que de agua es­ta­ba so­bre el te­cho del dor­mi­to­rio, exac­ta­men­te arri­ba de la ca­ma y en la zo­na de su pe­cho, que era el lu­gar don­de es­ta­ba su pro­ble­ma de sa­lud. Las le­yes del Feng Shui tie­nen gran re­le­van­cia en nues­tra vi­da por eso hay que en­ten­der la re­la­ción de la ar­mo­nía en la ca­sa y los pro­ble­mas de sa­lud de las per­so­nas que vi­ven en ella, así que lo me­jor es sa­ber có­mo equi­li­brar el lu­gar don­de uno vi­ve”.

Se­gún el ar­te orien­tal, ca­da am­bien­te de la ca­sa re­pre­sen­ta a un ór­gano. Así, el li­ving es el co­ra­zón, el dor­mi- to­rio el pul­món, el co­me­dor el es­tó­ma­go, la cocina el hí­ga­do, el es­cri­to­rio es el ba­zo y el ba­ño es el ri­ñón. Ca­da uno de ellos se de­be ubi­car de ma­ne­ra si­mi­lar a la dis­tri­bu­ción de los ór­ga­nos en el cuer­po, es de­cir el ba­ño­ri­ñón de­be es­tar en la par­te de atrás de la ca­sa, el li­ving­co­ra­zón, ade­lan­te, y así con to­dos; in­ver­tir las ubi­ca­cio­nes pue­de des­equi­li­brar la ar­mo­nía de la na­tu­ra­le­za con res­pec­to al or­ga­nis­mo y pro­mo­ver la apa­ri­ción de al­gu­nos ma­les­ta­res. Si bien lo ideal es te­ner una ubi­ca­ción co­rrec­ta, se pue­de co­rre­gir una ma­la dis­tri­bu­ción con biom­bos, cor­ti­nas u otras co­sas de­pen­dien­do de cual sea el pro­ble­ma.

El lu­gar del agua

“Con el agua se de­be te­ner mu­cho cui­da­do, es pe­li­gro­sa cuan­do flu­ye de ma­ne­ra fuer­te o en lí­nea rec­ta y mu­cho más cuan­do se al­ma­ce­na so­bre la ca­sa en un lu­gar inapro­pia­do, ase­gu­ra el maes­tro. Cuan­do el cuer­po se en­cuen­tra des­can­san­do, la ener­gía no es­tá tra­ba­jan­do a pleno, las de­fen­sas ba­jan y el or­ga­nis­mo se en­cuen­tra vul­ne­ra­ble, en­ton­ces si el tan­que de agua se ubi­ca en lí­nea ver­ti­cal ejer­ce su in- fluen­cia atra­yen­do ha­cia sí la ener­gía, de­bi­li­tan­do la del or­ga­nis­mo. El lu­gar co­rrec­to pa­ra po­ner­lo es, por ejem­plo, so­bre el te­cho del ba­ño, des­de lue­go los ca­ños tam­po­co de­ben atravesar el dor­mi­to­rio”.

Las fuen­tes de agua son otros de los ele­men­tos que no se de­ben ins­ta­lar por­que sí en cual­quier si­tio, aun­que es­tén de úl­ti­ma moda y se crea que sir­ven pa­ra ar­mo­ni­zar la ca­sa. El me­ca­nis­mo de es­te ti­po de ar­te­fac­tos es me­cá­ni­co, un pe­que­ño mo­tor ac­ti­va una bom­ba que fuer­za al lí­qui­do a mo­ver­se. “El agua no es só­lo ma­te­ria, es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con la vi­da, por es­to se la de­be tra­tar con cui­da­do, no se de­be po­ner un mo­tor y ha­cer­la mo­ver sin an­tes te­ner en cuen­ta por qué se

es­tá mo­vien­do. Lao Tse de­cía que el agua es lo me­jor pe­ro que to­do de­pen­día de có­mo se la uti­li­ce. Por ejem­plo, una pe­ce­ra pue­de ge­ne­rar on­das po­si­ti­vas de­bi­do a que hay vi­da (pe­ces, plan­tas) con un mo­vi­mien­to del agua muy sua­ve. Pe­ro una fuen­te de agua ba­jo te­cho ge­ne­ra hu­me­dad am­bien­te y es­to es muy no­ci­vo pa­ra la sa­lud, es­pe­cial­men­te en las re­gio­nes de cli­ma hú­me­do. Y en el as­pec­to sen­ti­men­tal, es­te ti­po de ador­nos pue­de rom­per la ar­mo­nía de la pa­re­ja e in­clu­so pro­vo­car pe­leas y el rui­do cons­tan­te del agua rom­pe con la tran­qui­li­dad del ho­gar, ge­ne­ra un ma­les­tar si­mi­lar al de cuan­do una ca­ni­lla mal ce­rra­da”. Aten­ción con la elec­tri­ci­dad

El ca­blea­do eléc­tri­co tam­bién re­pre­sen­ta un pe­li­gro cuan­do atra­vie­sa cier­tos am­bien­tes. Al re­co­rrer la ca­sa, la co­rrien­te eléc­tri­ca trans­mi­te mu­cha po­ten­cia y actúa ne­ga­ti­va­men­te so­bre el or­ga­nis­mo por­que des­ar­mo­ni­za la ener­gía de los in­di­vi­duos, pro­vo­can­do al­te­ra­cio­nes a ni­vel ner­vio­so, es­pe­cial­men­te en las per­so­nas mayores. Es­ta si­tua­ción, tan im­por­tan­te en to­das las cons­truc­cio­nes, de­be ser pre­vis­ta por los cons­truc­to­res y ar­qui­tec­tos an­tes de di­se­ñar una ca­sa.

Hay am­bien­tes don­de na­tu­ral­men­te se ne­ce­si­ta más ener­gía que en otros (en la cocina y en el la­va­de­ro, por ejem­plo) y es jus­ta­men­te allí don­de de­be ha­cer­se la en­tra­da del ca­blea­do. Pe­ro tam­bién de­be te­ner­se en cuen­ta que la orien­ta­ción de la ca­sa pro­vo­ca dis­tin­tos ni­ve­les de ener­gía na­tu­ral. El sol sube por el Es­te (Yang), por lo cual esa zo­na tie­ne na­tu­ral­men­te ma­yor flu­jo de ener­gía; si la bo­ca de en­tra­da es­tá allí cho­ca­rá ener­gé­ti­ca­men­te y afec­ta­rá mu­cho más a las per­so­nas. Si en cam­bio el flui­do eléc­tri­co en­tra por el Oes­te, por don­de ba­ja el sol, se lo­gra­rá equi­li­brar la ener­gía exis­ten­te, es de­cir Yin. Lo mis­mo ocu­rre con el Sur que, al en­con­trar­se más cer­ca del cen­tro del uni­ver­so, arras­tra ma­yor cau­dal de ener­gía y el Nor­te me­nor. Otro pun­to es­tra­té­gi­co pa­ra lo­grar el equi­li­brio es el pun­to de en­cuen­tro en­tre el Nor­te y el Oes­te.

“Si se tie­nen en cuen­ta es­tos as­pec­tos a la ho­ra de di­se­ñar una ca­sa se evi­ta­rá lue­go el con­flic­to por los ni-

ve­les de ener­gía. Es la ma­ne­ra más sen­ci­lla de so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma, en lu­gar de te­ner que im­pro­vi­sar lue­go op­cio­nes que no siem­pre son bue­nas, co­mo cu­brir el ca­blea­do con mam­pos­te­rías o un cie­lo raso”.

Otro as­pec­to a te­ner en cuen­ta es la ubi­ca­ción de los elec­tro­do­més­ti­cos. Los te­le­vi­so­res, las compu­tado­ras y los equi­pos de mú­si­ca ema­nan ener­gía re­si­dual aun cuan­do es­tán apagados, por es­ta ra­zón es im­por­tan­te evi­tar co­lo­car­los en el dor­mi­to­rio, es­pe­cial­men­te fren­te a la ca­ma. Des­per­tar­se ner­vio­so y de mal hu­mor pue­de de­ber­se a la in­fluen­cia ne­ga­ti­va de los ar­te­fac­tos eléc­tri­cos mien­tras dor­mi­mos.

Es­ca­le­ras y des­ni­ve­les

Las es­ca­le­ras son otro te­ma con el que se de­be te­ner cui­da­do cuan­do se en­cuen­tran den­tro de la ca­sa. No es con­ve­nien­te que se ubi­quen fren­te a la puer­ta prin­ci­pal, re­cor­de­mos que es­ta es la bo­ca de en­tra­da del Chi, por lo cual hay que pro­cu­rar que no que se es­ca­pe. Si la es­ca­le­ra se en­cuen­tra en lí­nea rec­ta a la en­tra­da la ener­gía sa­le di­rec­ta­men­te a la ca­lle y de­bi­li­ta el am­bien­te. Si no hu­bie­ra otro lu­gar pa­ra ubi­car­la lo me­jor es ins­ta­lar una es­ca­le­ra ca­ra­col, un biom­bo o pla­tas que fun­cio­nen co­mo una suer­te de ba­rre­ra.

Otro pun­to a evi­tar es que el li­ving que­de más aba­jo que el res­to de los am­bien­tes de la ca­sa. Se tra­ta de un re­cur­so de di­se­ño muy uti­li­za­do y ele­gan­te, sin em­bar­go, es­te cuar­to re­pre­sen­ta al co­ra­zón, cu­yo im­pul­so es el Fue­go; un des­ni­vel ha­cia aba­jo re­pre­sen­ta al Agua y, co­mo se sa­be, el Agua apa­ga el Fue­go y en ese sec­tor pre­va­le­ce­rá la tris­te­za y el desáni­mo, sen­ti­mien­tos na­da re­co­men­da­bles pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to car­día­co.

Ven­ti­la­ción

Ai­rear de­ma­sia­do los am­bien­tes o no ha­cer­lo nun­ca es igual de con­tra­pro­du­cen­te; cuan­do en un lu­gar se per­ci­be es­ca­sez de ai­re, en­cie­rro y fal­ta de mo­vi­mien­to de ener­gía, se ge­ne­ra un gran ma­les­tar fí­si­co y men­tal; si, por el con­tra­rio, la bri­sa es in­ten­sa y cons­tan­te se sien­te la mis­ma in­co­mo­di­dad. Al­go si­mi­lar ocu­rre cuan­do una ca­sa o edi­fi­cio que­da en­tre me­dio de otros más al­tos, de­bi­do a que pro­vo­ca un es­tan­ca­mien­to del Chi muy per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud, ya que ge­ne­ra ener­gía su­cia. Te­char pa­tios y ce­rrar bal­co­nes tam­po­co es re­co­men­da­ble por­que no per­mi­ten que el sol y el ai­re cir­cu­len.

El Feng Shui no so­lo se apli­ca en las ca­sas, es una re­la­ción de to­do el lu­gar que vi­vi­mos, pue­de ser una cua­dra, un pue­blo, una ciu­dad, un país. “Nues­tro cuer­po tie­ne sus pro­pias vi­bra­cio­nes y hay que tra­tar de adap­tar­las al am­bien­te en el cual vi­vi­mos. La in­ten­si­dad jus­ta la me­di­rá el mis­mo cuer­po y debemos es­tar aten­tos, ya que él nos da­rá una se­ñal cuan­do no se en­cuen­tre a gus­to en un de­ter­mi­na­do lu­gar. Es im­por­tan­te que las per­so­nas es­te­mos al ser­vi­cio de la na­tu­ra­le­za, res­pe­te­mos sus re­glas y nos una­mos a ella; es la úni­ca ma­ne­ra de vi­vir sa­lu­da­ble­men­te y en paz. Con las le­yes del Feng Shui po­de­mos tra­tar de co­rre­gir al­gu­nas cues­tio­nes, pe­ro no por eso debemos creer que po­dre­mos ir en con­tra de la na­tu­ra­le­za; se­guir sus man­da­tos es nues­tra obli­ga­ción, cuan­do es­to no ocu­rre apa­re­cen los desas­tres cli­má­ti­cos que es­tán de­vas­tan­do al­gu­nas zo­nas del pla­ne­ta. No­so­tros so­mos in­vi­ta­dos en es­ta tie­rra y debemos com­pren­der­lo, ella lle­va vi­va mi­llo­nes de años, la ma­yo­ría de no­so­tros po­dre­mos vi­vir, có­mo má­xi­mo 100 años, un po­co más, un po­co me­nos. Ella es la due­ña de to­do y hay que acep­tar­lo con sa­bi­du­ría, no te­ne­mos de­re­cho a mal­tra­tar­la. Es sim­ple, te­ne­mos que cui­dar­la y de­jar­le un es­pa­cio bello a las ge­ne­ra­cio­nes que vie­nen, a nues­tros hi­jos, nie­tos, bis­nie­tos y a to­dos los que le si­guen; ellos tie­nen de­re­cho a vi­vir en paz. La per­pe­tui­dad de la vi­da en la tie­rra es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad y es­ta cien­cia mi­le­na­ria pue­de ayu­dar­nos a lo­grar­lo”, con­lu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.