Man­so y tran­qui­lo

TAO - Tomo II - - Reflexología -

El es­trés es­ta ca­ta­lo­ga­do por la Or­ga­ni­za­ción Mundial de la Sa­lud co­mo el mal de es­te si­glo; la­men­ta­ble­men­te, la ma­yo­ría de las per­so­nas en­fren­tan si­tua­cio­nes que lo pro­vo­can en al­gún mo­men­to de sus vi­das y tal vez sin ad­ver­tir­lo to­dos los días ten­gan al­gún epi­so­dio que al­te­ra el equi­li­brio emo­cio­nal, aun­que lue­go vuel­van a la nor­ma­li­dad. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, el es­trés es más pe­li­gro­so cuan­do afec­ta por un lar­go tiem­po y sus con­se­cuen­cias pue­den no ser so­la­men­te men­ta­les sino que tam­bién re­per­cu­ten en el or­ga­nis­mo a ni­vel del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, el di­ges­ti­vo o bien so­bre­car­gan­do de ten­sión di­ver­sas zo­nas del múscu­lo es­que­lé­ti­co.

In­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das por la Ame­ri­can Psy­cho­lo­gi­cal As­so­cia­tion con­clu­ye­ron que una per­so­na so­me­ti­da a es­trés du­ran­te un pe­río­do me­dia­na­men­te lar­go en­ve­je­ce más rá­pi­do que lo nor­mal. La aso­cia­ción es­tu­dió a un gru­po de mu­je­res que ha­bían pa­sa­do mu­chos años cui­dan­do ni­ños in­ca­pa­ci­ta­dos

El es­trés es uno de los lla­ma­dos efec­tos co­la­te­ra­les de la vi­da mo­der­na y si bien la ma­yo­ría de las per­so­nas es­tá ad­ver­ti­da de sus gra­ví­si­mas con­se­cuen­cias, re­sul­ta di­fí­cil sus­traer­se a él. Sin em­bar­go, la re­fle­xo­lo­gía de ma­nos chi­na apor­ta una so­lu­ción re­vo­lu­cio­na­ria. Téc­ni­ca y pun­tos prin­ci­pa­les.

o muy en­fer­mos. De­bi­do a es­to, sus cuer­pos no fue­ron ca­pa­ces de re­ge­ne­rar com­ple­ta­men­te las cé­lu­las san­guí­neas, con­vir­tién­do­las en fí­si­ca­men­te diez años mayores que su edad cro­no­ló­gi­ca. Ade­más, se des­cu­brió que la reac­ción al es­trés a lar­go pla­zo pue­de al­te­rar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, oca­sio­nar en­fer­me­da­des co­ro­na­rias, os­teo­po­ro­sis, ar­tri­tis in­fla­ma­to­ria, dia­be­tes ti­po 2, y al­gu­nos ti­pos de cán­cer. Las in­ves­ti­ga­cio­nes tam­bién su­gie­ren que el es­trés im­po­si­bi­li­ta la ca­pa­ci­dad del ce­re­bro de blo­quear cier­tas to­xi­nas po­ten­cial­men­te da­ñi­nas.

Co­mo se ve, es­tar per­ma­nen­te­men­te al­te­ra­do es más des­gas­tan­te de lo ima­gi­na­ble, por eso sur­ge la ne­ce­si­dad de tra­tar­lo an­te los pri­me­ros sín­to­mas que, ge­ne­ral­men­te, son can­san­cio fí­si­co, fal­ta de con­cen­tra­ción, ira y ma­les­tar ge­ne­ral.

Des­de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na se su­gie­re apren­der a ha­cer ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción pro­fun­da y pau­sa­da pa­ra lo­gra la re­la­ja­ción, lo que ayu­da­rá a su­pe­rar mo­men­tos de gran ten­sión, y lue­go apli­car re­fle­xo­lo­gía en las ma­nos. La mis­ma tie­ne su fun­da­men­to en la exis­ten­cia de zo­nas re­fle­jas en de­ter­mi­na­dos si­tios que se co­rres­pon­den con to­do el cuer­po, es de­cir hue­sos, ór­ga­nos, vís­ce­ras y los pun­tos don­de se con­cen­tran las emo­cio­nes.

Es­ta prác­ti­ca es uti­li­za­da por la me­di­ci­na tra­di­cio­nal des­de ha­ce más de 4000 años; con­sis­te en la apli­ca­ción de ma­sa­jes es­ti­mu­lan­tes en cier­tos pun­tos pa­ra que se fa­ci­li­te el pa­so de la ener­gía por los me­ri­dia­nos co­rres­pon­dien­tes. En el ca­so pun­tual del es­trés; la re­fle­xo­lo­gía ayu­da a me­jo­rar los sín­to­mas, por ejem­plo los es­ta­dos de ner­vio­sis­mo, y sus con­se­cuen­cias so­bre el or­ga­nis­mo, aso­cia­das co­mo ya di­ji­mos a las afec­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res, gas­tro­in­tes­ti­na­les y mus­cu­la­res.

La téc­ni­ca pa­so a pa­so

La ven­ta­ja de es­ta te­ra­pia es que pue­de au­to apli­car­se, só­lo es ne­ce­sa­rio

res­pe­tar al­gu­nas pau­tas.

En pri­mer lu­gar, ele­gir un si­tio tran­qui­lo que per­mi­ta con­cen­tra­se y re­la­jar­se. Lue­go la­var­se bien las ma­nos y se­car­las cui­da­do­sa­men­te.

Sen­tar­se en una si­lla có­mo­da, con las ma­nos apo­ya­das en la me­sa, so­bre la que se co­lo­ca­rá un toa­llón o pa­ño sua­ve.

Apli­car una cre­ma o acei­te y fro­tar las ma­nos du­ran­te unos mi­nu­tos ejer­cien­do un ma­sa­je ge­ne­ral, has­ta que se ab­sor­ba bien. Es­to va a re­la­jar­las e in­cre­men­tar con­si­de­ra­ble­men­te su fle­xi­bi­li­dad. Res­pi­rar va­rias ve­ces en for­ma pro­fun­da, ins­pi­ran­do y ex­ha­lan­do por la na­riz.

Ubi­car los pun­tos a tra­tar y, de a uno por vez, co­men­zar a ejer­cer pre­sión con el nu­di­llo del de­do pul­gar u otro, se­gún re­sul­te más có­mo­do. La pre­sión de­be ser fir­me pe­ro la fuer­za no de­be sur­gir del de­do uti­li­za­do sino de to­do el cuer­po. Man­te­ner la pre­sión du­ran­te 30 se­gun­dos y sol­tar. Es­pe­rar unos se­gun­dos, siem­pre ins­pi­ran­do al apretar y ex­ha­lan­do al sol­tar, y re­pe­tir el pro­ce­di­mien­to. El ma­sa­je de­be ha­cer­se en am­bas ma­nos pa­ra lo­grar un me­jor equi­li­brio en el or­ga­nis­mo.

Al fi­na­li­zar, vol­ver a ma­sa­jear am­bas ma­nos en ge­ne­ral y des­can­sar re­cos­ta­do en­tre 15 y 30 mi­nu­tos, y me­di­tar si es po­si­ble.

Ade­más de arro­jar ex­ce-

len­tes re­sul­ta­dos, la ven­ta­ja de la re­fle­xo­lo­gía apli­ca­da a las ma­nos es que, en ca­sos de emer­gen­cia, se pue­de rea­li­zar en cual­quier lu­gar, in­clu­so en el lu­gar de tra­ba­jo, en el tren o el co­lec­ti­vo.

Pun­tos a tra­tar

Foto 1 Es­te es uno de los pun­tos más im­por­tan­te, co­rres­pon­de al me­ri­diano del pe­ri­car­dio, el mensajero del co­ra­zón. Se ubi­ca en el ex­tre­mo del de­do ma­yor, en la unión de la ye­ma con la uña y se uti­li­za pa­ra ur­gen­cias re­la­cio­na­das al co­ra­zón, por ejem­plo, cuan­do se sien­te un do­lor fuer­te en el pe­cho; tam­bién an­tes si­tua­cio­nes de an­sie­dad ex­tre­ma.

Foto 2 Es­te pun­to re­la­ja los múscu­los que ro­dean la co­lum­na en la zo­na de las cer­vi­ca­les. Se ubi­ca en la se­gun­da ar­ti­cu­la­ción del de­do me­ñi­que.

Foto 3 Ubi­ca­do en la ar­ti­cu­la­ción del de­do pul­gar con el hue­so me­ta­car­piano (ba­se del de­do), des­pe­ja y man­tie­ne la men­te aler­ta.

Foto 4 Ba­ja los la­ti­dos car­día­cos en ca­so de ta­qui­car­dia. Se ubi­ca en­tre los hue­sos me­ta­car­pia­nos del de­do me­ñi­que y anu­lar.

Foto 5 Es­te pun­to ayu­da a tran­qui­li­zar­se an­te una si­tua­ción de te­mor. Se ubi­ca en lí­nea rec­ta a la ba­se del de­do me­dio, dos de­dos arri­ba de la mu­ñe­ca, en la par­te me­dia del hue­so me­ta­car­piano.

Foto 6 Me­ri­diano del pul­món, ali­via el do­lor de pe­cho y la fal­ta de ai­re en es­ta­dos de ten­sión. Se ubi­ca en el ex­tre­mo ex­terno de la pri­me­ra ar­ti­cu­la­ción del de­do pul­gar.

Foto 7 Re­gu­la­ri­za los pro­ble­mas di­ges­ti­vos pro­vo­ca­dos por es­ta­dos ner­vio­sos; ge­ne­ral­men­te se usa pa­ra ni­ños y jó­ve­nes. Se ubi­ca en la se­gun­da ar­ti­cu­la­ción del de­do ma­yor.

Foto 8 Ali­via el do­lor y la sen­sa­ción de pe­so so­bre los hom­bros. Se ubi­ca en la par­te su­pe­rior del hue­so me­ta­car­piano del de­do ín­di­ce.

Foto 9 Me­jo­ra la con­trac­tu­ra cer­vi­cal. Se ubi­ca en el hue­co que for­man los hue­sos me­ta­car­pia­nos del de­do ín­di­ce y ma­yor, en el ex­tre­mo su­pe­rior de los mis­mos.

Foto 10 Es­ta­bi­li­za de ma­ne­ra efec­ti­va la pre­sión ar­te­rial. Se ubi­ca en la par­te me­dia de la mu­ñe­ca.

Las ce­fa­leas y los do­lo­res de ca­be­za son la manifestación más fre­cuen­te de los des­equi­li­brios emo­cio­na­les pro­vo­ca­dos por es­trés. El pro­ble­ma es que el do­lor sue­le apa­re­cer siem­pre en el mis­mo lu­gar, en dis­tin­tos pe­ro fo­ca­li­za­dos en di­ver­sos lap­sos de tiem­po, o en to­dos al mis­mo tiem­po. Aten­ta a es­to, la re­fle­xo­lo­gía an­ti es­trés tie­ne un pun­to es­pe­cí­fi­co pa­ra tra­tar ca­da ca­so. Cuan­do el do­lor se lo­ca­li­za en la zo­na de la fren­te hay que es­ti­mu­lar el pun­to ubi­ca­do en la par­te ex­ter­na de la se­gun­da ar­ti­cu­la­ción del de­do ín­di­ce, Foto 11. Si es­tá en la zo­na su­pe­rior, se de­be es­ti­mu­lar el pun­to que es­tá en la se­gun­da ar­ti­cu­la­ción del de­do ma­yor, en el ex­tre­mo de­re­cho Foto 12; si due­le en los la­te­ra­les, el de la se­gun­da ar­ti­cu­la­ción del de­do anu­lar, en el ex­tre­mo cer­cano al de­do ín­di­ce, Foto 13.Cuan­do se tra­ta de un do­lor de ca­be­za ge­ne­ral, en­ton­ces ha­brá que pre­sio­nar so­bre el que es­tá ubi­ca­do (Foto 14) en la ar­ti­cu­la­ción del de­do pul­gar y el hue­so me­ta­car­piano

6

9

12

5

1

3

4

2

7

11

14

8

10

13

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.