Mi reino por un li­chi

TAO - Tomo IV - - Alimentación -

Co­mo men­cio­na­mos, las mu­je­res chi­nas con­si­de­ran al li­chi co­mo un alia­do de be­lle­za, pe­ro su fa­ma es­tá tam­bién li­ga­da a un epi­so­dio pe­no­so de la his­to­ria im­pe­rial que, se­gún cuen­ta la le­yen­da, le cos­tó la vi­da a Yang Guì Fei , es­po­sa de Ming Huang, em­pe­ra­dor de la di­nas­tía Tang, a quien lle­vó a la rui­na.

Se­gún se sa­be, Yang Guì Fei era una mu­jer tan be­lla que la apo­da­ron xiou hua (las flo­res se aver­güen­zan an­te tal be­lle­za), y Tang Ming Huang se enamo­ró tan per­di­da­men­te de ella que man­dó a cons­truir un lu­jo­so pa­la­cio con una fuen­te de agua ter­mal, su­po­nien­do que ese era el se­cre­to de su es­plen­dor. En reali­dad, ella sa­bía que su be­lle­za no se de­bía só­lo a las ho­ras que de­di­ca­ba a los ba­ños ter­ma­les sino a las su­cu­len­tas ra­cio­nes de li­chi que con­su­mía. Pe­ro el im­pe­rio es­ta­ba en gue­rra y se ha­cía di­fí­cil traer des­de la fron­te­ra el pre­cia­do fru­to. Sin em­bar­go, ha­bía una ru­ta se­cre­ta que acor­ta­ba las dis­tan­cias y que so­la­men­te po­dían uti­li­zar los cus­to­dios de las fron­te­ras. Cuan­do el enemi­go se acer­ca­ba, sa­lían a to­do ga­lo­pe y aler­ta­ban so­bre el ata­que, así la gen­te que los veía pa­sar se pre­pa­ra­ba pa­ra de­fen­der­se. Con sus ar­tes de se­duc­ción, Yang Guì Fei lo­gró con­ven­cer al em­pe­ra­dor de uti­li­zar es­te ca­mino se­cre­to pa­ra pro­veer­se de li­chi y al tor­nar­se ha­bi­tual el des­fi­le de men­sa­je­ros, los lu­ga­re­ños de­ja­ron de to­mar­lo co­mo una se­ñal de alar­ma, has­ta que fi­nal­men­te un día en­tra­ron las tro­pas mon­go­les y to­ma­ron a to­dos des­pre­ve­ni­dos.

De­ses­pe­ra­do, el em­pe­ra­dor hu­yó con su mu­jer, pe­ro al lle­gar a cier­to pun­to del ca­mino sus guar­dias se re­be­la­ron y le exi­gie­ron la ca­be­za de Yang Guì Fei, a quien lle­va­ron a la hor­ca acu­sa­da de trai­ción.

Otra ver­sión más ro­mán­ti­ca de es­ta le­yen­da se­ña­la que Tang Ming Huang lo­gró, con la com­pli­ci­dad de al­gu­nos ofi­cia­les a los que les en­tre­gó to­da su for­tu­na, en­ga­ñar a los insurrectos ha­cien­do que una cria­da to­ma­ra el lu­gar de su ama­da Yang Guì Fei, con quien se es­ca­pó a Ja­pón, don­de pa­só el res­to de sus días co­mo un sim­ple ar­te­sano. Cier­to o no, lo con­cre­to es que la his­to­ria ins­pi­ró un poe­ma muy po­pu­lar de Dai Jui, co­no­ci­do co­mo “Can­ción de odio lar­go”, que re­sal­ta el amor eterno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.