LA FIES­TA DEL DO­BLE YANG

La nu­me­ro­lo­gía ri­ge to­das las ac­ti­vi­da­des chi­nas. Ca­da nú­me­ro tie­ne una sim­bo­lo­gía especial se­gún su ener­gía y el 9 re­pre­sen­ta la ma­yor po­ten­cia po­si­ti­va. Por eso el no­veno día del no­veno mes del año ad­quie­re una sig­ni­fi­ca­ción especial que, por su­pues­to,

TAO - Tomo IV - - Costumbres -

La fies­ta del Do­ble Nue­ve, tam­bién co­no­ci­da co­mo Fes­ti­val Chong­yang, se ce­le­bra el 9 de sep­tiem­bre y es uno de los hi­tos más im­por­tan­tes de la cul­tu­ra chi­na. Se­gún se sa­be, se con­me­mo­ra apro­xi­ma­da­men­te des­de el año 25 d.c. y es­tá re­la­cio­na­da con la sim­bo­lo­gía nu­mé­ri­ca, al­go que ri­ge mu­chas de las ac­ti­vi­da­des de los orien­ta­les, que en es­te ca­so y ba­sán­do­se en los dos prin­ci­pios que ri­gen el Uni­ver­so, el Yin y el Yang, re­la­cio­nan el 9 con la ener­gía po­si­ti­va y de­bi­do a que el nue­ve de sep­tiem­bre se su­per­po­nen dos Yang, (día 9 y mes 9) se de­ter­mi­nó que era un día do­ble­men­te po­si­ti­vo. Por otra par­te, la ma­ne­ra de pro­nun­ciar dos ve­ces nue­ve, “jiu jiu”, sue­na igual que “eter­na­men­te, pa­ra siem­pre, lon­ge­vi­dad”. Eso tam­bién les dio la pau­ta de que el día 9 de sep­tiem­bre era per­fec­to pa­ra hon­rar a las per­so­nas ma­yo­res y desear­les una lar­ga vi­da.

Ori­gen del fes­te­jo

Se­gún los re­la­tos, en tiem­pos de la di­nas­tía Han del Es­te (25-220), Fei Chang­fang, un sa­cer­do­te taoís­ta, le pre­di­jo a su dis­cí­pu­lo, Huan Jing, que el 9 de sep­tiem­bre se pro­du­ci­ría una ca­tás­tro­fe en la ciu­dad y que la úni­ca ma­ne­ra de evi­tar­la con­sis­tía en que sus ha­bi­tan­tes se re­fu­gia­ran en un lu­gar ele­va­do y lle­va­ran con­si­go una bol­sa de zhu yu (plan­ta aro­má­ti­ca que ale­ja los ma­les). El jo­ven así lo hi­zo y lo­gró sal­var a to­da su fa­mi­lia y a los ve­ci­nos, pe­ro cuan­do vol­vie­ron, se en­con­tra­ron con to­dos los ani­ma­les muer­tos y el pue­blo devastado.

La re­co­men­da­ción de su­bir a un lu­gar ele­va­do tie­ne su ori­gen en las an­ti­guas ofren­das de sa­cri­fi­cios al Dios del Cie­lo, que rea­li­za­ban las et­nias mi­no­ri­ta­rias del nor­te de la an­ti­gua Chi­na an­tes de sa­lir de ca­ce­ría. La al­tu­ra im­pli­ca una ma­yor cer­ca­nía al Cie­lo y, por lo tan­to, a Dios.

Otra his­to­ria cuen­ta que en reali­dad du­ran­te la di­nas­tía Qin es­te fes­te­jo se rea­li­za­ba pa­ra ce­le­brar la co­se­cha, cuan­do la gen­te se reunía y or­ga­ni­za­ba el al­ma­ce­na­mien­to de las pro­vi­sio­nes pa­ra to­do el año.

Los in­ter­cam­bios cul­tu­ra­les en­tre las di­fe­ren­tes re­gio­nes y pro­vin­cias fo­men­ta­ron la trans­mi­sión de es­ta cos­tum­bre al centro de Chi­na y, a par­tir de ahí, se trans­for­mó en la fies­ta na­cio­nal del Do­ble Nue­ve o Do­ble Yang. Des­de en­ton­ces, la cos­tum­bre in­di­ca que ese día se de­be re­pe­tir el ri­tual, tra­di­ción que cum­plen aún hoy to­das las ge­ne­ra­cio­nes.

El ri­tual

Las ac­ti­vi­da­des que se rea­li­zan du­ran­te la jor­na­da son mu­chas, en­tre ellas las in­fal­ta­bles ex­cur­sio­nes a la mon­ta­ña, re­ser­va­das pa­ra los que es­tán en con­di­cio­nes fí­si­cas de ha­cer­las; los otros se mo­vi­li­zan en vehícu­los.

El cri­san­te­mo es la ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta fies­ta, por­que es­tá en pleno flo­re­ci­mien­to en es­ta épo­ca y es el sím­bo­lo de la lon­ge­vi­dad pa­ra la cul­tu­ra chi­na. Con ellas se ha­ce un li­cor muy especial que se be­bé en es­te día.

La ciu­dad se vis­te de co­lo­res, las ven­ta­nas y bal­co­nes de las ca­sas y co­mer­cios tam­bién se de­co­ran con gran­des ma­ce­tas con cri­san­te­mos mien­tras las mu­je­res tam­bien ador­nan su ca­be­llo con ellas.

Ade­más de es­ta flor, na­die ol­vi­da lle­var con­si­go a la mon­ta­ña una bol­si­ta de Zhu Yu, ya que per­sis­te la creen­cia de que ahu­yen­ta la ma­la suer­te y a los ma­los es­pí­ri­tus, aun­que en reali­dad es una plan­ta de mon­ta­ña muy aro­má­ti­ca a la que se le atri­bu­yen pro­pie­da­des me­di­ci­na­les y se usa co­mo re­pe­len­te de in­sec­tos. An­ti­gua­men­te se de­cía que plan­tar­la en es­ta fe­cha pre­ve­nía en­fer­me­da­des y evi­ta­ba desas­tres.

Otra cos­tum­bre de la fies­ta del Do­ble Nue­ve es co­mer un pas­tel de dá­ti­les, nue­ces y fru­ta se­ca. La pa­la­bra pas­tel en chino se pro­nun­cia “gao”, exac­ta­men­te igual que la pa­la­bra “alto”; la creen­cia es que co­mién­do­lo du­ran­te es­te re­cor­da­do día, atrae­rá la bue­na suer­te y se lle­ga­rá muy le­jos (alto), en el tra­ba­jo o en la pro­fe­sión.

Día del abue­lo

En los úl­ti­mos años las Fies­ta del Do­ble Yang ad­qui­rió una sig­ni­fi­ca­ción dis­tin­ta de­bi­do a que en Chi­na las per­so­nas ma­yo­res son un gran por­cen­ta­je de la po­bla­ción, co­mo con­se­cuen­cia de la po­lí­ti­ca de pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar que se adop­tó a fi­nes de los se­ten­ta pa­ra li­mi­tar el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal y ase­gu­rar la economía. Con me­nos ni­ños y me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da, la pro­por­ción de an­cia­nos au­men­tó sus­tan­cial­men­te. De acuer­do con un es­tu­dio de la Fun­da­ción del Desa­rro­llo del En­ve­je­ci­mien­to de Chi­na, pa­ra el 2050, el 31% de la po­bla­ción del país ten­drá 60 años o más. An­te es­ta si­tua­ción, el 9 de sep­tiem­bre fue de­cla­ra­do ofi­cial­men­te el Día Na­cio­nal del An­ciano, con­vir­tién­do­se en una jor­na­da especial pa­ra pre­sen­tar res­pe­tos a los an­cia­nos y pa­ra que ellos dis­fru­ten del día jun­to a sus fa­mi­lias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.