LOS LÍMITES DE LA FITOTERAPIA

Mu­chos creen que por ser de ori­gen na­tu­ral cual­quier re­me­dio he­cho a ba­se de hier­bas es­tá exen­to de ries­gos pa­ra el or­ga­nis­mo. El maes­tro Liu Ming ad­vier­te que no es así y ex­pli­ca por qué nin­gu­na me­di­ci­na es to­tal­men­te ino­cua.

TAO - Tomo IV - - Prevención -

Es común que frente al do­lor o al­gu­na mo­les­tia fí­si­ca se re­cu­rra al bo­ti­quín de me­di­ca­men­tos en bus­ca del re­me­dio que los ali­vie. Por suer­te la pré­di­ca de los es­pe­cia­lis­tas ha crea­do cier­ta con­cien­cia res­pec­to de los pe­li­gros que aca­rrea la au­to­me­di­ca­ción, lo­gran­do que mu­cha gen­te con­si­de­ra­ra a la me­di­ci­na na­tu­ral co­mo una al­ter­na­ti­va más saludable. Pe­ro no to­do lo que se con­si­gue en las her­bo­ris­te­rías es­tá exen­to de cier­to ries­go, por­que nin­gún re­me­dio es to­tal­men­te efec­ti­vo ni ab­so­lu­ta­men­te ino­cuo.

Ha­ce unas se­ma­nas, el maes­tro Liu Ming tu­vo una ex­pe­rien­cia con res­pec­to a es­te te­ma y quie­re com­par­tir­la con sus lec­to­res pa­ra ad­ver­tir y acla­rar al­gu­nas cues­tio­nes con res­pec­to a la fitoterapia.

“Al fi­na­li­zar una de mis cla­ses de Tai Chi, un alumno se me acer­có y me mos­tró una hier­ba, re­la­ta Liu. Le di­je que no la co­no­cía y me em­pe­zó a ex­pli­car pa­ra qué ser­vía y las ma­ra­vi­llas que cau­sa­ba en el or­ga­nis­mo al in­ge­rir­la. Le re­pe­tí que no la co­no­cía y el me su­gi­rió que de­bía in­ves­ti­gar­la. An­te es­ta si­tua­ción le di­je que no exis­te nin­gu­na me­di­ci­na, in­clu­so una hier­ba, que sea un cien por cien­to efec­ti­va; aun cuan­do sea bue­na, se­rá un trein­ta por cien­to tó­xi­ca pa­ra el cuer­po. In­sis­tió di­cien­do que es­te ca­so no era así, que se tra­ta­ba de una me­di­ci­na de la In­dia, un país con 6000me­di­ci­na mi­le­na­ria de la In­dia que cu­ra­ba mu­chí­si­mos pro­ble­mas. In­me­dia­ta­men­te pen­sé que es di­fí­cil ex­pli­car­le al­go a al­guien que ya tie­ne un pen­sa- mien­to for­ma­do; en reali­dad no ha­bía una pre­gun­ta en lo que me es­ta­ba di­cien­do, so­lo es­ta­ba pro­mo­cio­nan­do una hier­ba que él creía mi­la­gro­sa. Si bien no co­no­cía los efec­tos de es­ta plan­ta, hay que ser muy cui­da­do­so a la ho­ra de pro­mo­cio­nar un me­di­ca­men­to, pro­bar al­go que no se co­no­ce y cuá­les son sus efec­tos en el tiem­po. En los nu­me­ro­sos via­jes que reali­cé es­tu­dian­do me­di­ci­na nun­ca co­no­cí un me­di­ca­men­to que sea 100 por cien­to efec­ti­vo sin se­cue­las pa­ra cual­quier per­so­na. Pe­ro sí co­no­cí mu­cha gen­te que cree te­ner al­gún me­di­ca­men­to in­creí­ble­men­te bueno, y aun­que qui­zás sea así pa­ra es­ta per­so­na, hay que te­ner cui­da­do con creer que tam­bién le va a ha­cer bien a otra .

Son mu­chas las per­so­nas que creen que la so­lu­ción pa­ra es­tar sa­lu­da­bles es­tá en una pas­ti­lla o en una hier­ba, pe­ro es­to no es así. Ade­más, se de­be te­ner en cuen­ta que el mis­mo re­me­dio no tie­ne efec­tos si­mi­la­res en to­dos los or­ga­nis­mos, hay que so­pe­sar mu­chos fac­to­res. Es muy irres­pon­sa­ble re­ce­tar al­go cuan­do no se es un pro­fe­sio­nal y, aún así, se de­be te­ner mu­cha pre­cau­ción”.

Un pro­ble­ma his­tó­ri­co

La au­to­me­di­ca­ción no es un te­ma re­cien­te, ya los em­pe­ra­do­res chi­nos ha­cían uso de la fitoterapia pa­ra pro­lon­gar su vi­da y es­pe­cial­men­te pa­ra po­ten­ciar su vi­da se­xual. Pre­ci­sa­men­te, el pri­mer em­pe­ra­dor de la di­nas­tía Qing, quien co­men­zó con la cons­truc­ción de la Mu­ra­lla

Chi­na, so­lía to­mar una me­di­ca­ción ela­bo­ra­da a ba­se de hier­bas que, se­gún le ha­bía di­cho un al­qui­mis­ta, lo ha­ría inmortal. De es­ta ma­ne­ra in­vir­tió una gran for­tu­na y lo úni­co que lo­gró fue mo­rir muy jo­ven.

“La his­to­ria es un es­pe­jo, cuan­do sa­be­mos lo ocu­rri­do en el pa­sa­do nun­ca co­me­te­re­mos erro­res. A lo lar­go de los 5000 años su his­to­ria, en Chi­na se ha bus­ca­do la formula de la lon­ge­vi­dad y la in­mor­ta­li­dad, pe­ro na­die la pu­do en­con­trar”.

Otro cla­ro ejem­plo es la di­nas­tía Han, don­de mu­chas per­so­nas se de­di­ca­ron ex­clu­si­va­men­te a la al­qui­mia; lue­go, en la di­nas­tía Tang Sun Si Miao, el rey de la me­di­ci­na, lu­chó fer­vien­te­men­te pa­ra po­ner­le un freno a tan­ta fas­ci­na­ción por lo­grar lo im­po­si­ble.

“La me­di­ci­na no es co­mi­da. La vi­da co­rre ries­go cuan­do no se es res­pon­sa­ble en su uso. Ade­más, es una cues­tión de sen­ti­do común, ¿exis­te al­guien inmortal que pue­da dar fe de lo que se di­ce? Bu­da de­cía que pa­ra es­tar sa­lu­da­bles se de­be bus­car la ar­mo­nía en­tre la tie­rra, el agua, el vien­to y el fue­go; so­la­men­te eso nos ha­rá vi­vir más, nun­ca ha­bló de hier­bas”.

La preo­cu­pa­ción de Liu se cen­tra en la in­sis­ten­cia de la ma­yo­ría de las per­so­nas en bus­car la so­lu­ción en una pas­ti­lla, in­clu­so en aque­llas uti­li­za­das por los hom­bres pa­ra es­ti­mu­lar su vi­da se­xual, en­tre ellas una de ori­gen chino.

“Ha­ce al­gu­nos años co­no­cí a una per­so­na que se de­di­ca a co­mer­cia­li­zar una pas­ti­lla pa­ra po­ten­ciar la ca­pa­ci­dad se­xual. Se­gún de­cía, ob­tu­vo una re­ce­ta chi­na muy an­ti­gua que usa­ban los em­pe­ra­do­res. Lo mi­ré y no di­je na­da, nue­va­men­te vol­ve­mos a la fal­ta de sa­bi­du­ría; es­ta per­so­na se­gu­ra­men­te no co­no­ce la his­to­ria. El em­pe­ra­dor al que él se re­fie­re mu­rió a los 30 años, to­ma­ba es­ta me­di­ca­ción por­que prac­ti­ca­ba el se­xo des­me­di­do, in­clu­so mu­rió prac­ti­cán­do­lo. Los dos em­pe­ra­do­res si­guien­tes mu­rie­ron al­re­de­dor de los 19 años, am­bos to­ma­ban el mis­mo eli­xir. Es­te se­ñor que las co­mer­cia­li­za en to­do el mun­do es­tá en­ga­ñan­do a la gen­te”, afir­ma Liu Ming.

Es­tas dos si­tua­cio­nes dan cuen­ta que el ca­mino no es­tá en la me­di­ca­ción com­pul­si­va y, me­nos aún, en la au­to­me­di­ca­ción. La pre­ven­ción es la for­ma en que se pue­de vi­vir más y me­jor, even­tual­men­te se pue­de to­mar al­gún re­me­dio, pe­ro hay que evi­tar la cos­tum­bre, por­que esa se­ría una ma­ne­ra de in­to­xi­car al cuer­po y de­te­rio­rar­lo.

“No hay que en­ga­ñar­se pen­san­do que las hier­bas son ino­cuas por­que son na­tu­ra­les, re­cor­de­mos que los la­bo­ra­to­rios me­di­ci­na­les tam­bién las uti­li­zan en sus re­me­dios. No acep­te­mos con­se­jos de cual­quie­ra, no in­to­xi­que­mos nues­tro or­ga­nis­mo. Si que­re­mos vi­vir más y me­jor es­tu­die­mos los clá­si­cos de la me­di­ci­na an­ti­gua, co­mo el Huang Di Nei­jing”.

La doc­tri­na taoís­ta di­ce que la me­jor me­di­ci­na es­tá den­tro nues­tro, que en él so­la­men­te exis­ten cosas bue­nas. La res­pi­ra­ción jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en es­te sen­ti­do, ya que me­dian­te la in­ha­la­ción y la ex­ha­la­ción se pro­du­ce un in­ter­cam­bio de ener­gía y se lo­gra la ar­mo­nía cuer­po- men­te.

“La res­pues­ta es­tá en no­so­tros, no de­be­mos creer que lo que sir­ve pa­ra otro sir­ve pa­ra uno. Por es­to hay que tra­ba­jar to­dos los días en co­no­cer­se me­jor uno mis­mo, es­to va a ge­ne­rar una men­te cla­ra y un cuer­po sano” con­clu­ye Liu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.