LA ES­TA­CIÓN DE LAS MUSAS

Si bien la tra­di­ción oral re­pre­sen­tó la prin­ci­pal di­fu­so­ra de la his­to­ria Chi­na, la poe­sía fue el mo­do que en­con­tra­ron los eru­di­tos pa­ra dar cuen­ta de lo que ocu­rría a su al­re­de­dor, lo que ex­pli­ca su re­fi­na­mien­to y desa­rro­llo. Ca­rac­te­rís­ti­cas de un ar­te q

TAO - Tomo IV - - Cultura -

La poe­sía fue la he­rra­mien­ta más uti­li­za­da por los an­ti­guos sa­bios chi­nos pa­ra do­cu­men­tar to­do lo que acon­te­cía a su al­re­de­dor, in­clu­so an­tes de que exis­tie­ra el pa­pel. Co­mo la po­si­bi­li­dad de apren­der a leer y es­cri­bir es­ta­ba res­trin­gi­da a de­ter­mi­na­do es­ta­tus so­cial, los le­tra­dos for­ma­ban par­te de las fa­mi­lias aco­mo­da­das, vin­cu­la­das ge­ne­ral­men­te a la cla­se go­ber­nan­te cu­ya suer­te, li­ga­da a los vai­ve­nes de la po­lí­ti­ca, los obli­ga­ba a exi­liar­se o es­con­der­se cuan­do se pro­du­cía al­gún con­flic­to. En ese con­tex­to apro­ve­cha­ban pa­ra es­cri­bir y es así co­mo es­ta rama de la li­te­ra­tu­ra to­mó una gran pre­pon­de­ran­cia, aun­que al­gu­nos pe­río­dos fue­ron más im­por­tan­tes que otros.

La di­nas­tía Tang (618-907) fue una de las más flo­re­cien­tes de Chi­na y su fun­da­dor, el em­pe­ra­dor Tai­zong, im­pul­só la cul­tu­ra y la edu­ca­ción con­vo­can­do a per­so­na­li­da­des de to­das las ra­mas del ar­te pa­ra ocu­par las dis­tin­tas áreas de go­bierno. En es­te pe­río­do la poe­sía clá­si­ca lo­gró su apo­geo, y de la obra de aque­lla épo­ca aún hoy se con­ser­van más de 48.000 poe­mas es­cri- tos por más de 300 des­ta­ca­dos poe­tas.

La di­nas­tía Song tam­bién fue un mo­men­to de glo­ria pa­ra las ar­tes, cuan­do sur­gie­ron los de­no­mi­na­dos Clu­bes de poe­sía, don­de la gen­te se reunía pa­ra be­ber té y dis­fru­tar de las ri­mas que, co­mo en la épo­ca an­te­rior, abar­ca­ban en su te­má­ti­ca ha­bi­tual tan­to el rea­lis­mo co­mo el ro­man­ti­cis­mo.

Musa ins­pi­ra­do­ra

La pri­ma­ve­ra es el co­mien­zo de un ci­clo, mo­men­to en que to­do en la na­tu­ra­le­za re­na­ce; pre­ci­sa­men­te es­ta pre­mi­sa es la que ins­pi­ra­ba a los poe­tas chi­nos de la an­ti­güe­dad. Es­te mo­men­to del año era es­pe­ra­do con an­sie­dad y, con los sen­ti­mien­tos a flor de piel, plas­ma­ban en el pa­pel sus más gran­des obras.

“Es­ta es la cuar­ta pri­ma­ve­ra que tran­si­ta­mos jun­tos con los lec­to­res de la re­vis­ta Tao y les pro­pon­go que la fes­te­je­mos le­yen­do e ins­pi­rán­do­nos con al­gu­nos de los poe­mas más fa­mo­sos de Chi­na”, ex­pli­ca Liu Ming.

Ama­ne­cer de pri­ma­ve­ra

El sue­ño de la pri­ma­ve­ra es dul­ce, el ama­ne­cer no me des­pier­ta. El can­to de los pá­ja­ros se es­cu­cha por do­quier. La no­che lle­ga con el so­ni­do de llu­via y el vien­to, Me pre­gun­to, ¿cuán­tas flo­res se abri­rán? ¿cuán­tas se ha­brán caí­do?

“El au­tor de es­te poe­ma se lla­ma Meng Hao Ran y vi­vió du­ran­te la Di­nas­tía Tang. No fue un hom­bre muy exi­to­so en su vi­da, pe­ro con­ta­ba con una gran sen­si­bi­li­dad ha­cia la na­tu­ra­le­za, lo que le per­mi­tió es­cri­bir de una ma­ne­ra asom­bro­sa. Aquí des­cri­be muy de ma­ne­ra muy sen­ti­da es­ta épo- ca del año, que es llu­vio­sa y gra­cias a es­to la ve­ge­ta­ción pue­de desa­rro­llar­se; es muy lin­do en­con­tra­se por la ma­ña­na con las flo­res abier­tas lue­go de una no­che de llu­via”.

Llu­via ale­gre de la no­che de pri­ma­ve­ra La bue­na llu­via siem­pre sa­be cuan­do caer, al lle­gar la pri­ma­ve­ra ella co­men­za­rá. Con el vien­to sua­ve en­tra en la no­che y to­do mo­ja sin pro­du­cir so­ni­do. En un ca­mino sal­va­je, las nu­bes os­cu­ras só­lo de­jan ver la bri­llan­te luz de un bar­co en el río. Al ama­ne­cer, se des­cu­bri­rán mi­les de flo­res cu­brien­do la ciu­dad.

“Es­ta poe­sía es de Du Fu, quien vi­vió en la épo­ca de la Di­nas­tía Tang y, se­gún se sa­be, su pri­mer poe­ma lo es­cri­bió a los sie­te años. Se lo lla­ma­ba el “poe­ta sa­bio” y era muy ad­mi­ra­do por su obra, que ge­ne­ral­men­te re­fle­ja­ba la his­to­ria y las vi­ven­cias de aquel mo­men­to. Fue una per­so­na de po­cos re­cur-

sos eco­nó­mi­cos y lle­va­ba una vi­da nó­ma­de”.

Pa­seos de pri­ma­ve­ra

Los her­mo­sos días de la pri­ma­ve­ra In­vi­tan a pa­sear por el cam­po en bus­ca de flo­res. Ca­mi­nan­do al bor­de del río el pai­sa­je no tie­ne límites. To­do cam­bia en un mo­men­to, ca­si sin dar­nos cuen­ta, el vien­to de la pri­ma­ve­ra nos aca­ri­cia el ros­tro. Mi­les de to­nos li­las y mi­llo­nes de ro­sa­dos pin­tan el pai­sa­je. La pri­ma­ve­ra ha flo­re­ci­do nue­va­men­te.

“El au­tor de es­tos ver­sos es Zhu Xi, un des­ta­ca­do poe­ta y es­cri­tor de la di­nas­tía Song, tam­bién maes­tro de li­te­ra­tu­ra. Sus poe­mas te­nían un es­ti­lo au­daz, ex­pre­si­vo y apa­sio­na­do, aún hoy se si­guen re­ci­tan­do”.

En­cuen­tro con el amor

Ca­mi­nar con com­pa­sión pa­ra que las hue­llas no las­ti­men el mus­go. El sua­ve gol­pe­teo en la puer­ta de la ama­da no re­ci­be res­pues­ta. El co­lor de la pri­ma­ve­ra lle­nó el pa­tio, por el mu­ro se es­ca­pa una ro­ja flor de ci­rue­lo.

“En la an­ti­güe­dad las pa­re­jas no se com­por­ta­ban co­mo aho­ra, los no­vios vi­si­ta­ban a las no­vias con cier­to pu­dor y res­pe­to; es­te poe­ma se re­la­cio­na con es­ta ac­ti­tud, el hom­bre gol­pea­ba sua­ve­men­te la puer­ta y sen­tía que la es­pe­ra se con­ver­tía en una eter­ni­dad. Así lo ex­pre­san es­tos ver­sos de Ye Shao Wong, un gran sa­bio de la Di­nas­tía Song y, a di­fe­ren­cia de otros in­te­lec­tua­les, no in­ten­tó ac­ce­der a pues­tos gu­ber­na­men­ta­les, su in­te­rés se ba­sa­ba en la li­te­ra­tu­ra, es­pe- cial­men­te lo re­la­cio­na­do con la mo­ral”.

Nos­tal­gia

Quie­nes es­tán le­jos de la pa­tria en pri­ma­ve­ra, ex­tra­ñan su sua­ve sa­bor. A Jing Kou y Gua Zhou só­lo lo se­pa­ra un río y la mon­ta­ña de cam­pa­na. El vien­to pin­ta de ver­de la ori­lla del río del sur y la lu­na pla­tea­da ilu­mi­na mi ca­mino de re­torno.

“En la an­ti­gua Chi­na era muy común que los hom­bres se tras­la­da­ran ha­cia otras ciu­da­des o pue­blos pa­ra tra­ba­jar, pe­ro su co­ra­zón siem­pre es­ta­ba en el lu­gar don­de na­cie­ron, con su fa­mi­lia y su ama­da. Es­te poe­ma de Wang An Shi da cuen­ta de eso. Él tam­bién vi­vió du­ran­te la Di­nas­tía Song y fue vi­ce­mi­nis­tro del em­pe­ra­dor Sheng­zon. Fun­dó hos­pi­ta­les, es­cue­las y ce­men­te­rios pú­bli­cos, ba­sán­do­se en la ca­ri­dad de los mon­jes bu­dis­tas. Su poe­sía so­lía te­ner un con­te­ni­do so­cial”.

Año­ran­za

El po­ro­to ro­jo na­ci­do en el país del sur, lo co­se­cho pa­ra ti en pri­ma­ve­ra. Ellos re­pre­sen­tan to­do lo que te ex­tra­ño.

“El po­ro­to ro­jo chino es una le­gum­bre muy agra­da­ble a la vis­ta y sua­ve al tac­to, in­clu­so se usa pa­ra ha­cer co­lla­res. En la an­ti­güe­dad, re­ga­lar­los den­tro de una bol­si­ta a una mu­jer, sig­ni­fi­ca­ba que se la ex­tra­ña­ba. El au­tor de es­te poe­ma es Wang Wei, un li­te­ra­to y fun­cio­na­rio muy fa­mo­so y res­pe­ta­do de la Di­nas­tía Tang. En­viu­dó sien­do jo­ven y se con­vir­tió en un so­li­ta­rio que via­ja­ba por el mun­do en bus­ca de ins­pi­ra-

ción pa­ra sus poe­mas. Tam­bién era pin­tor y mú­si­co”.

Poe­ma a la ma­dre

El hi­lo en las ma­nos de mi amo­ro­sa ma­dre se con­vier­te en la ro­pa de un hi­jo via­je­ro. An­tes de la par­ti­da, pun­ta­das in­fi­ni­tas re­pre­sen­tan el te­mor por el re­gre­so tar­dío. La hier­ba na­cien­te nos anun­cia nue­va­men­te la pri­ma­ve­ra.

“Las mu­je­res eran las en­car­ga­das de con­fec­cio­nar­le la ro­pa a ma­ri­dos e hi­jos, es­pe­cial­men­te an­tes de que em­pren­die­ran lar­gos via­jes de tra­ba­jo o es­tu­dio.

Meng Jiao, es el au­tor de es­te poe­ma, vi­vió du­ran­te la di­nas­tía Tang y fue un referente muy im­por­tan­te en cuan­to a la in­no­va­ción es­ti­lís­ti­ca”.

La pri­ma­ve­ra es­con­di­da

En es­te lu­gar, en el cuar­to mes, la pri­ma­ve­ra ter­mi­nó. Pe­ro la na­tu­ra­le­za nos re­ga­la la flor del du­razno que aho­ra se abre. La pri­ma­ve­ra ya no po­de­mos en­con­trar, pe­ro yo la en­con­tré en es­te tem­plo.

“Bai Ju Yi reali­zó un via­je a un tem­plo ubi­ca­do en la pro­fun­di­dad de una mon­ta­ña y du­ran­te el tra­yec­to del mis­mo pu­do con­tem­plar un pai­sa­je que nun­ca an­tes ha­bía vis­to. Ade­más en­con­tró en ese tem­plo la sa­bi­du­ría que bus­ca­ba y en cier­ta for­ma lo re­la­cio­nó con la pri­ma­ve­ra. Esa ex­pe­rien­cia lo ins­pi­ró pa­ra es­cri­bir es­te poe­ma.

Bai Ju Yi vi­vió a me­dia­dos de la di­nas­tía Tang, sus poe­mas eran muy sen­ci­llos y emo­ti­vos, lo que lo con­vir­tió en un poe­ta muy po­pu­lar. Ade­más te­nía una gran preo­cu­pa­ción so­cial, que se re­fle­ja­ba en su obra. En los úl­ti­mos años de su vi­da se con­vir­tió al bu­dis­mo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.