TE­RA­PIA DE ORE­JA

La ob­ser­va­ción de la zo­na ex­ter­na del sen­ti­do del oí­do pue­de re­ve­lar el mal fun­cio­na­mien­to de al­gu­nos ór­ga­nos. Pe­ro co­mo tam­bién es el ma­pa del cuer­po hu­mano, la es­ti­mu­la­ción de cier­tos pun­tos ali­via ca­si to­das sus do­len­cias. Los tra­ta­mien­tos.

TAO - Tomo IV - - Costumbres -

La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na uti­li­za la ob­ser­va­ción co­mo pri­me­ra me­di­da pa­ra rea­li­zar un diag­nós­ti­co e in­clu­so lo con­si­de­ra uno de los mé­to­dos más im­por­tan­tes a la ho­ra de eva­luar la sa­lud de un pa­cien­te. Es que la tex­tu­ra y el co­lor de la piel per­mi­ten de­tec­tar de ma­ne­ra pre­coz al­gu­nos ma­les. El pro­ce­di­mien­to con­sis­te en ob­ser­var al pa­cien­te en to­do su con­jun­to; su for­ma de mo­ver­se, de ha­blar, de sen­tar­se, de ca­mi­nar y el co­lor de su piel, pe­ro tam­bién de­te­ner­se pun­tual­men­te en de­ter­mi­na­das zo­nas que sue­len re­fle­jar pro­ble­mas or­gá­ni­cos pro­fun­dos. El pa­be­llón de la ore­ja es una de ellas, un es­pe­jo de to­do el cuer­po que, si se ob­ser­va con de­te­ni­mien­to, se ase­me­ja a un fe­to.

“El ló­bu­lo de la ore­ja re­pre­sen­ta la ca­be­za del fe­to; el in­te­rior, los ór­ga­nos y vís­ce­ras; y las par­tes so­bre­sa­lien­tes de los car­tí­la­gos, la co­lum­na ver­te­bral y las ex­tre­mi­da­des”, ex­pli­ca Liu Ming.

La ore­ja tam­bién es un ma­pa ener­gé­ti­co, por­que man­tie­ne re­la­ción di­rec­ta con los ca­na­les me­ri­dia­nos. Huang Di, en su li­bro Huang Di Nei­jing, ex­pli­ca que la ener­gía y la san­gre de los do­ce ca­na­les y sus 365 co­la­te­ra­les as­cien­den a la ca­ra y al ce­re­bro, y sus ra­mas lle­gan a la ore­ja man­te­nien­do, en­tre otras cosas, la fun­ción au­di­ti­va nor­mal. Co­mo ve­mos, la fun­ción de es­te ór­gano es muy im­por­tan­te y su ex­plo­ra­ción apor­ta in­for­ma­ción muy útil a la ho­ra del diag­nós­ti­co.

Co­lor y sen­si­bi­li­dad

La co­lo­ra­ción de la piel de la ore­ja es otro da­to in­tere­san­te pa­ra ana­li­zar. Una per­so­na con bue­na sa­lud de­be te­ner un tono ro­sa­do, es­pe­cial­men­te el ló­bu­lo. El en­ro­je­ci­mien­to in­ten­so o la des­ca­ma­ción en un lu­gar de­ter­mi­na­do, pue­den re­ve­lar al­gún pro­ble­ma or­gá­ni­co. Cuan­do el co­lor de la ore­ja es pá­li­do, in­di­ca es­tán fal­tan­do vi­ta­mi­nas o que hay de­fi­cien­cia en los ni­ve­les de cal­cio; si es ro­jo in­ten­so, es un signo de ex­ce­so de Yang y ge­ne­ral­men­te in­di­ca ca­lor, in­fla­ma­ción, etc.

Por otro la­do, cuan­do hay al­gún ór­gano en­fer­mo, el pun­to co­rres­pon­dien­te se vuel­ve más sen­si­ble a la pre­sión. Des­de lue­go, se de­ben d-es­car­tar si­tua­cio­nes exó ge­nas que pu­die­ran ha­ber cau­sa­do la le­sión o el do­lor, por lo tan­to el diag­nós­ti­co no es ab­so­lu­to, sino que se com­ple­men­tan con otras prue­bas que co­rro­bo­ren la en­fer­me­dad.

La ins­pec­ción de la ore­ja co­mo mé­to­do de diag­nós­ti­co no es ex­clu­si­vi­dad de la me­di­ci­na chi­na, ya que la oc­ci­den­tal tam­bién ha co­men­za­do a te­ner en cuen­ta sus in­di­ca­cio­nes. Por ejem­plo, un es­tu­dio rea­li­za­do so­bre 300 pa­cien­tes y pre­sen­ta­do en el Congreso de En­fer­me­da­des Car­dio­vas­cu­la­res rea­li­za­do en 2014, en Santiago de Com­pos­te­la, España, de­mos­tró que te­ner un plie­gue dia­go­nal en am­bos ló­bu­los re­ve­la cier­ta pro­pen­sión a su­frir in­far­tos e ic­tus (en­fer­me­dad que afec­ta a los va­sos san­guí­neos que pro­veen de san­gre al ce­re­bro).

Tam­bién otros pro­ble­mas vas­cu­la­res pue­de ser in­fe­ri­dos a par­tir de la ob­ser­va­cio­nes de la ore­ja. Por ejem­plo, la ore­ja y la na­riz cre­cen du­ran­te to­da la vi­da, por eso, cuan­do una per­so­na pa­de­ce una en­fer­me­dad ar­te­rioes­cle­ró­ti­ca tam­bién su­fre pe­que­ñas le­sio­nes vas­cu­la­res en di­ver­sas zo­nas. Si se dan es­te ti­po de le­sio-

nes en la ore­ja, se pro­du­ce un cre­ci­mien­to de­sigual fo­men­tan­do el plie­gue. Tal afir­ma­ción sur­ge del De­par­ta­men­to de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y Sa­lud Pú­bli­ca de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Au­tó­no­ma de Madrid. Por otra par­te, la re­co­men­da­ción es que to­das aque­llas per­so­nas que po­sean es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca, se reali­cen los che­queos co­rres­pon­dien­tes.

El pe­li­gro del pier­cing

La ore­ja, co­mo men­cio­na­mos, se en­cuen­tra pla­ga­do de pun­tos re­fle­jos, por lo cual, la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na con­si­de­ra que cual­quier ob­je­to ubi­ca­do en un pun­to ener­gé­ti­co, co­mo po­dría ser el pier­cing, pue­de te­ner con­se­cuen­cias so­bre la cir­cu­la­ción ener­gé­ti­ca y ser, ade­más, el res­pon­sa­ble de al­te­ra­cio­nes tan­to fí­si­cas co­mo emo­cio­na­les.

La zo­na más pe­li­gro­sa, y don­de es muy fre­cuen­te co­lo­car aros y otros ac­ce­so- rios per­fo­ran­tes es la que se co­rres­pon­de con la co­lum­na ver­te­bral.

“Nun­ca de­be per­fo­rar­se la ner­va­du­ra cen­tral de ore­ja, ya que si se in­te­rrum­pe el fluir nor­mal de la ener­gía pue­de da­ña­se la co­lum­na, pe­ro ade­más tam­bién afec­tar el buen dis­cer­ni­mien­to”, ase­gu­ra Liu Ming.

Pe­ro hay otras su­per­fi­cies de la ore­ja que no con­lle­va ries­go per­fo­rar, al me­nos pa­ra las mu­je­res. Una de ellas es el ló­bu­lo, en cu­yo centro se en­cuen­tra el pun­to re­fle­jo del ojo y es po­si­ti­vo po­ner un aro allí.

“Pe­ro es­to es bueno só­lo pa­ra las mu­je­res, por­que tie­nen ener­gía Yin. Los hom­bre en cam­bio tie­nen ener­gía Yang, por tan­to no es bueno agu­je­rear­se los ló­bu­los”.

Tra­ta­mien­tos

Co­mo ya ex­pli­ca­mos, la au­ricu­lote­ra­pia (ver Tao N° 5) es el tra­ta­mien­to más re- co­men­da­do pa­ra ac­ti­var los pun­tos ener­gé­ti­cos ubi­ca­dos en la ore­ja y lo­grar el equi­li­brio or­gá­ni­co y el ali­vio de al­gu­nos ma­les es­pe­cí­fi­cos. La mis­ma con­sis­te bá­si­ca­men­te en dos téc­ni­cas; una de ellas es la apli­ca­ción de pe­que­ñas se­mi­llas en los pun­tos re­fle­jos co­rres­pon­dien­tes a la par­te del cuer­po que quie­ra tra­tar­se y pue­de ha­cer­lo uno mis­mo. Otra for­ma es la in­ser­ción de agu­jas de acu­pun­tu­ra, aun­que en es­te ca­so es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a un es­pe­cia­lis­ta. Es­ta te­ra­pia es muy efec­ti­va y, ge­ne­ral­men­te, se uti­li­za co­mo pro­ce­di­mien­to com­ple­men­ta­rio a otros tra­ta­mien­tos.

Pe­ro tam­bién los ma­sa­jes con­tri­bu­yen a man­te­ner la sa­lud en bue­na for­ma y des­tra­bar los blo­queos de ener­gía, y pa­ra rea­li­zar­los no hay que ser un ex­per­to. Sim­ple­men­te es ne­ce­sa­rio re­co­rrer to­da la ore­ja de ma­ne­ra mi­nu­cio­sa y pres­tar aten­ción a la sen­si­bi­li­dad que pue­da sur­gir al pla­par al­gu­na zo­na.

“Si en el mo­men­to en que es­ta­mos pre­sio­nan­do sen­ti­mos do­lor en de­ter­mi­na­do lu­gar, sig­ni­fi­ca que el ór­gano que se co­rres­pon­de con ese pun­to tie­ne al­gún pro­ble­ma. Por eso es ne­ce­sa­rio se­guir con el ma­sa­je has­ta que el do­lor des­apa­rez­ca, de esa ma­ne­ra se res­ta­ble­ce el flu­jo de ener­gía”, ex­pli­ca Liu.

Al rea­li­zar el ma­sa­je es ne­ce­sa­rio te­ner pre­sen­te que la ore­ja iz­quier­da se re­la­cio­na con la cir­cu­la­ción de la ener­gía y la de­re­cha con la san­gre y los ór­ga­nos. De ma­ne­ra que, pa­ra lo­grar el equi­li­brio to­tal del or­ga­nis­mo, lo ideal es ma­sa­jear am­bas, in­clu­so pue­de ha­cer­se de ma­ne­ra si­mul­tá­nea.

“Un buen re­cur­so es in­sis­tir en el ma­sa­je de la ore­ja iz­quier­da cuan­do nos sen­ti­mos muy can­sa­dos, al fi­nal del día o lue­go de una jor­na­da de mu­cho tra­ba­jo”, re­co­mien­da Liu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.