Lo­grar el equi­li­brio

TAO - Tomo IV - - Psicología -

Co­mo se sa­be, los ex­tre­mos son pe­li­gro­sos. Y si bien el tem­pe­ra­men­to es al­go di­fí­cil de con­tro­lar, es me­jor te­ner en cuen­ta al­gu­nos secretos pa­ra evi­tar que el ex­ce­so de al­gu­na de las dos ener­gías per­ju­di­que nues­tro de­sen­vol­vi­mien­to y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, la sa­lud.

“Lo ideal es que am­bas ener­gías (Yi­nYang) se en­cuen­tre en ar­mo­nía pa­ra apro­ve­char me­jor los ta­len­tos per­so­na­les y dis­fru­tar de la vi­da, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. En es­te as­pec­to, el ri­ñón jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal, por­que fun­cio­na co­mo un cli­ma­ti­za­dor cor­po­ral, ni¬ve­lán­do­las. En el ve­rano es ca­paz de fre­nar el ex­ce­so de Fue­go en el cuer­po y man­te­ner­lo fres­co, en in­vierno lo pro­vee del ca­lor que ne­ce­si­ta pa­ra es­tar fuer­te. Cuan­do una de ellas se des­fa­sa, apa­re­ce­rán al­gu­nos sín­to­mas a los que hay que pres­tar­se especial aten­ción. Si el pro­ble­ma en el in­ter­cam­bio es por Yin, se ma­ni­fes­ta­rá en una al­te­ra­ción del es­ta­do de áni­mo; se sen­ti­rá de­pri­mi­do, tris­te y es­to ha­ce ba­jar la ener­gía en ge­ne­ral. Si la al­te­ra­ción es por Yang, se irri­ta­rá con fa­ci­li­dad y se sen­ti­rá ner­vio­so o in­to­le­ran­te”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.