TA­CO­NES LE­JA­NOS

Los za­pa­tos con enor­mes ta­cos y pla­ta­for­mas mar­can ten­den­cia en la tem­po­ra­da pri­ma­ve­ra-ve­rano. Na­tu­ral­men­te, en las vi­drie­ras hay mo­de­los pa­ra to­dos los gus­tos. Pe­ro an­tes de ele­gir es me­jor pen­sar en la sa­lud y te­ner en cuen­ta es­tos con­se­jos de la me­di­ci

TAO - Tomo IV - - Prevención -

Con el cam­bio de tem­po­ra­da las vi­drie­ras se re­no­va­ron y apa­re­cie­ron las nue­vas pro­pues­tas de la mo­da pri­ma­ve­ra-ve­rano. Con la ten­den­cia mar­ca­da por los di­se­ña­do­res más des­ta­ca­dos, en las za­pa­te­rías po­de­mos en­con­trar una gran va­rie­dad de mo­de­los con ta­co alto, ba­jo, pla­ta­for­mas y sti­let­tos, ce­rra­dos o abier­tos; la ofer­ta es in­fi­ni­ta y las mu­je­res fe­li­ces. Sin em­bar­go, no to­do lo que es­tá a la mo­da es re­co­men­da­ble pa­ra la sa­lud.

“Los pies son la raíz de la per­so­na, con los que nos co­nec­ta­mos a la tie­rra y a to­da su ener­gía, por lo tan­to de­be ser la par­te del cuer­po a la que ma­yor aten­ción se le de­be brin­dar, por­que si la raíz se rom­pe, el ár­bol se cae”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

La pri­me­ra cues­tión a ana­li­zar an­tes de com­prar un par de za­pa­tos es la al­tu­ra y la for­ma del ta­co por­que, se­gún los orien­ta­les, usar ta­cos es an­ti­na­tu­ral, en par­ti­cu­lar aque­llos muy al­tos.

“En el ta­lón se en­cuen­tra un pun­to ner­vio­so que se es­ti­mu­la per­ma­nen­te­men­te al ca­mi­nar y el ta­co ejer­ce una suer­te de ma­sa­je, pe­ro con efec­tos ne­ga­ti­vos. Con ca­da pa­so és­ta es­ti­mu­la­ción re­per­cu­te en la ca­be­za, es co­mo un gol­pe sua­ve pe­ro cons­tan­te. Su con­se­cuen­cia es un es­ta­do de ner­vio­sis­mo y mal hu­mor per­ma­nen­te. Ade­más, al te­ner ele­va­do el ta­lón, el peso del cuer­po se dis­tri­bu­ye mal so­bre la su­per­fi­cie del pie, con una ma­yor car­ga en la par­te de­lan­te­ra. En­ton­ces la co­lum­na, las ro­di­llas y la ca­de­ra se des­com­pen­san y pue­den le­sio­nar­se”.

Cla­ro que hay al­gu­nos mo­de­los que re­sul­tan me­nos no­ci­vos que otros, co­mo los que tie­nen pla­ta­for­mas por ejem­plo, es­pe­cial­men­te cuan­do su al­tu­ra es uni­for­me. En­ton­ces, si se quie­re es­tar a la mo­da se­rá pre­fe­ri­ble ele­gir al­gu­na va­rian­te de es­tos en lu­gar de los za­pa­tos con ta­cos al­tos.

Las hor­mas

La for­ma es otro de los de­ta­lles a te­ner en cuen­ta a la ho­ra de ele­gir el cal­za­do más ade­cua­do. La me­di­ci­na chi­na su­gie­re no abu­sar con el uso de los de­ma­sia­do es­tre­chos en la pun­ta, por­que pre­sio­nan so­bre los hue­sos de los de­dos de­for­man­do su for­ma na­tu­ral. Lo ideal es que los de­dos apo­yen li­bre­men­te res­pe­tan­do el es­pa­cio que hay en­tre ca­da uno. Des­de lue­go, no se tra­ta de que que­den gran­des, ya que es­to no per­mi­te pi­sar con se­gu­ri­dad.

Sin lu­gar a du­das, el cal­za­do más có­mo­do y re­co­men­da­ble son las le­gen­da­rias cha­ti­tas ce­rra­das y tam­bien las za­pa­ti­llas, por­que per­mi­ten que los pies ten­gan un con­tac­to fir­me y com­ple­to con la tie­rra y pue­dan nu­trir­se con su ener­gía. De to­das ma­ne­ras, en ca­sa es re­co­men­da­ble uti­li­zar pan­tu­flas o al­par­ga­tas ce­rra­das pa­ra per­mi­tir que el pie des­can­se y se re­la­je. Si es­to no fue­ra po­si­ble, lo bueno es apo­yar las pier­nas so­bre un ban­qui­to cuan­do se es­tá sentado, con las pier­nas pa­ra­le­las al pi­so pa­ra que el re­torno san-

guí­neo sea bien flui­do.

No a las san­da­lias

Son lin­das, ele­gan­tes y per­mi­ten lu­cir unos pies bien cui­da­dos, pe­ro el precio que se de­be pa­gar por ello es de­ma­sia­do alto y no es­ta­mos ha­blan­do de di­ne­ro, sino de sa­lud. Man­te­ner los pies ca­lien­tes es uno de las pre­mi­sas fun­da­men­ta­les de la me­di­ci­na chi­na pre­ven­ti­va.

“Co­mo he di­cho mu­chas ve­ces, cuan­do los pies no tie­nen la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da se al­te­ra el equi­li­brio or­gá­ni­co, que a la lar­ga pro­vo­ca di­ver­sos ma­les, es­pe­cial­men­te en la mu­je­res, co­mo quis­tes en los ova­rios, en el cue­llo de úte­ro o en las ma­mas. Es­to se de­be a que por la plan­ta de los pies pa­san seis de los me­ri­dia- nos más im­por­tan­tes (ri­ñón, ve­ji­ga, es­tó­ma­go, ba­zo, ve­sí­cu­la e hí­ga­do), ade­más de los pun­tos Mar de Yang, Mar de Yin y Mar de los Do­ce Me­ri­dia­nos”.

Los pies no tie­nen la ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar la tem­pe­ra­tu­ra ne­ce­sa­ria y evi­tar en­friar­se, esa fun­ción la cum­plen los ór­ga­nos y se dis­tri­bu­ye a tra­vés de los me­ri­dia­nos de Yang. El ca­lor lle­ga a to­do el cuer­po en for­ma equi­li­bra­da y se man­tie­ne cu­brién­do­lo con las pren­das pe­ro, cuan­do el abri­go es es­ca­so en los pies, el or­ga­nis­mo de­be en­viar­le más ca­lor. La ener­gía Yang (arri­ba) de­be lle­gar has­ta el ex­tre­mo opues­to del cuer­po (Yin), por lo cual la par­te su­pe­rior del cuer­po no po­drá fun­cio­nar en la for­ma co­rrec­ta y el in­ter­cam­bio Yi­nYang no se cum­ple ade­cua- da­men­te dan­do lu­gar a la apa­ri­ción de la en­fer­me­dad.

“Cuan­do ha­ce ca­lor se pue­den usar za­pa­tos o za­pa­ti­llas ce­rra­das de te­la, pa­ra que el pie pue­da res­pi­rar, y me­dias de al­go­dón pa­ra que ab­sor­ban la trans­pi­ra­ción”, afir­ma Liu. Un mi­mo an­tes de dor­mir Al fi­nal del día, los pies han su­fri­do un gran es­trés, por eso es ne­ce­sa­rio brin­dar­le un tra­ta­mien­to pa­ra que re­es­ta­blez­ca la ener­gía. El ri­tual dia­rio con­sis­te en rea­li­zar un ba­ño de in­mer­sión con agua ti­bia y al­gún acei­te esen­cial, por ejem­plo la­van­da o una ta­za de vinagre an­tes de ir­se a dor­mir. Nun­ca se de­ben su­mer­gir en agua fría, aun­que en un pri­mer mo­men­to se sien­ta ali­vio, ya que pro­vo­ca un gran des­equi­li­brio en el or­ga­nis­mo.

“Lue­go apli­car un ma­sa­je pa­ra man­te­ner la bue­na cir­cu­la­ción, tan­to san­guí­nea co­mo ener­gé­ti­ca, y de es­ta for­ma ase­gu­rar una vi­da lar­ga y saludable”.

Re­cor­de­mos que la plan­ta de los pies re­fle­ja un ma­pa de to­do el cuer­po, por lo tan­to, al ejer­cer un ma­sa­je tam­bién es­ta­mos me­jo­ran­do la sa­lud ge­ne­ral de to­dos los ór­ga­nos. Pa­ra que los de­dos se des­pla­cen con ma­yor fa­ci­li­dad pue­de uti­li­zar­se una o dos go­tas de acei­te de dra­gón o de romero y al­men­dras que, ade­más ayu­da­rán a me­jo­rar la cir­cu­la­ción san­guí­nea.

Con es­te tra­ta­mien­to que no lle­va más de 30 mi­nu­tos ca­da no­che, es po­si­ble man­te­ner sa­lu­da­bles los pies y el or­ga­nis­mo y, ade­más, lo­grar una re­la­ja­ción pro­fun­da que ayu­da a con­ci­liar el sue­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.