TIAN CHANG DI JIU

TAO - Tomo IV - - El Arte De Liu Ming -

Es­ta fra­se sig­ni­fi­ca que el Cie­lo y la Tie­rra son eter­nos, y co­mo se se­ña­la en la pá­gi­na an­te­rior, for­ma par­te de un pa­sa­je del Ca­pí­tu­lo VII del Tao Te King. Pe­ro no fue in­clui­da de ca­sua­li­dad allí por Lao Tse sino que la eli­gió por­que es­te nú­me­ro se re­la­cio­na con el ci­clo de cre­ci­mien­to. El Cie­lo y la Tie­rra de­ben su du­ra­ción a que no po­seen ego; el sa­bio que­da atrás, por eso es el pri­me­ro; no bus­ca re­com­pen­sa, só­lo pien­sa en el bie­nes­tar del otro, y tra­vés de sus ac­cio­nes ge­ne­ro­sas lo­gra la ple­ni­tud.

Lao Tse di­ce que es ne­ce­sa­rio en­ten­der la ley del Cie­lo pa­ra en­ten­der la ley de la per­so­na y que pa­ra se­guir el ca­mino del Tao es ne­ce­sa­rio res­pe­tar a la Na­tu­ra­le­za. Ade­más in­sis­te en que los de­seos per­so­na­les da­ñan al mun­do y ex­pli­ca que el Cie­lo tie­ne mi­llo­nes de años, na­die pue­de sa­ber cuan­tos, al igual que la Tie­rra y que per­ma­ne­cen eter­na­men­te por­que no vi­ven pa­ra sí mis­mos sino que po­nen­to­do al ser­vi­cio de quien lo quie­ra usar. Ac­tuar en for­ma de­sin­te­re­sa­da con­vier­te al uni­ver­so en eterno. Si no­so­tros res­pe­ta­mos el es­pa­cio que ocu­pa­mos tam­bién se­re­mos eter­nos, de lo con­tra­rio to­do se vol­ve­rá te­rri­ble­men­te ma­lo.

Es­te con­cep­to es muy cla­ro, la ava­ri­cia in­cre­men­ta el fue­go del de­seo; las per­so­nas que se en­fo­can en po­seer bie­nes ma­te­ria­les se ale­jan de la esen­cia; la so­li­da­ri­dad es lo que per­mi­te que el uni­ver­so si­ga cre­cien­do.

His­tó­ri­ca­men­te hu­bo mu­chos ca­sos que de­mues­tran es­to que se­ña­la Lao Tse. Por ejem­plo, cuan­do un em­pe­ra­dor re­pre­sen­ta­ba a la no­ble­za y só­lo se in­tere­sa­ba por el bie­nes­tar de los ri­cos, to­dos sa­bían que la di­nas­tía es­ta­ba lle­gan­do a su fin. En cam­bio, cuan­do se en­fo­ca­ba en las ne­ce­si­da­des de los po­bres, sig­ni­fi­ca­ba que esa di­nas­tía cre­ce­ría y se vol­ve­ría ca­da vez más fuer­te. Las ac­cio­nes del Pa­pa Fran­cis­co son tam­bién un cla­ro ejem­plo; él tra­ba­ja pen­san­do en los po­bres y no pi­de na­da a cam­bio. Si no es­tu­vie­se li­bre de ego no po­dría se­guir cre­cien­do en su rol. Y es­to pue­de en­ten­der­se si se lo re­la­cio­na con las le­yes del Tai Chi, por­que cuan­do al­go lle­ga has­ta el pun­to má­xi­mo lue­go de­be ba­jar, de es­ta ma­ne­ra cir­cu­la la ener­gía y sur­ge la ar­mo­nía. Si no se ba­ja del pun­to más alto el Cie­lo se rom­pe y el equi­li­brio se des­va­ne­ce.

Lao Tse fue muy cri­ti­ca­do por es­te tex­to, por­que al­gu­nos in­ter­pre­ta­ron que pre­su­mía de hu­mil­de, que es­ta­ba ma­ni­pu­lan­do a la gen­te pa­ra que lo con­si­de­ren un sa­bio. Es­tas per­so­nas que no creían en él eran ines­cru­pu­lo­sas, no en­ten­dían que, a tra­vés de es­tas pa­la­bras, Lao Tse es­ta­ba trans­mi­tien­do un men­sa­je muy po­de­ro­so en tér­mi­nos que to­dos pu­die­ran en­ten­der. In­sis­tía en que hay que de­jar atrás el ego, por­que esa es la ley del uni­ver­so y la que de­be­mos se­guir los se­res hu­ma­nos.

La cul­tu­ra chi­na, es­pe­cial­men­te la taoís­ta, afir­ma que to­dos al na­cer so­mos igua­les, pe­ro lue­go desa­rro­lla­mos la bon­dad y es eso lo que nos ha­ce úni­cos.

La Bi­blia di­ce que Dios creó al hom­bre a su ima­gen y se­me­jan­za, pe­ro el pro­ble­ma es que lue­go se tor­na egoís­ta. Al leer­la com­pren­dí que no exis­ten gran­des di­fe­ren­cias en­tre la re­li­gión ca­tó­li­ca y la cul­tu­ra chi­na, ya que en am­bas se cree que to­das las per­so­nas na­cen y lue­go trans­for­man su esen­cia. Cuan­do las per­so­nas le pier­den el res­pe­to a Dios to­do cam­bia y se rom­pe, pe­ro si tie­nen fe y lo­gran co­nec­tar­se con su pro­pio ser, el mal de­sa­pa­re­ce y la vi­da se alar­ga.

El Tao de King tie­ne 5000 pa­la­bras or­ga­ni­za­da en 81 ca­pí­tu­los y en to­dos se ha­bla de lo mis­mo, pe­ro de di­fe­ren­tes for­mas, con mu­cha pa­cien­cia, pa­ra que po­da­mos com­pren­der có­mo dis­cer­nir el ca­mino co­rrec­to.

Pron­to lle­ga­rá la Na­vi­dad, un buen mo­men­to pa­ra re­fle­xio­nar so­bre es­te te­ma. Jesús, el hi­jo de Dios, de­di­có su vi­da a los de­más, re­co­rrió un ca­mino de mu­cho do­lor pa­ra de­jar su men­sa­je de amor.

To­dos po­de­mos ser eter­nos por­que na­ci­mos se­me­jan­tes a Dios, pe­ro de­be­mos de­jar el egoís­mo de la­do”. ¡Fe­liz Na­vi­dad, de to­do co­ra­zón! ¡Has­ta la pró­xi­ma!

Shi­fu Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.