IN­FU­SIO­NES CONTRA EL GOL­PE DE CA­LOR

Es­te es uno de los ma­les más pe­li­gro­sos del ve­rano por­que afec­ta prin­ci­pal­men­te a be­bés y an­cia­nos. Pe­ro la me­di­ci­na chi­na nos brin­da una se­rie de con­se­jos pa­ra es­tar aten­tos a sus sín­to­mas y re­me­dios na­tu­ra­les pa­ra ali­viar­lo.

TAO - Tomo IV - - Salud -

En el ve­rano la ener­gía es Yang, va ha­cia afue­ra, es el mo­men­to de ha­cer y de­jar atrás la pa­si­vi­dad que im­po­ne el in­vierno. Sin em­bar­go, a me­di­da que la tem­pe­ra­tu­ra sube los cui­da­dos de­ben in­cre­men­tar­se pa­ra evi­tar que el or­ga­nis­mo se es­tre­se. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, el fun­cio­na­mien­to óp­ti­mo se da en­tre los 36 y 37 gra­dos cen­tí­gra­dos y la me­di­ci­na chi­na coin­ci­de ple­na­men­te con es­te con­cep­to. Cuan­do se ex­ce­de es­ta mar­ca el cuer­po li­be­ra ca­lor con la trans­pi­ra­ción, pe­ro si no es su­fi­cien­te lo ha­ce tam­bién por la res­pi­ra­ción y se in­cre­men­ta el rit­mo car­día­co. La cues­tión se com­pli­ca cuan­do las al­tas tem­pe­ra­tu­ras se dan en el mar­co de un ex­ce­so de hu­me­dad, por­que se trans­pi­ra más y es­to au­men­ta el ries­go de des­hi­dra­ta­ción.

“Cuan­do el or­ga­nis­mo re­ci­be de­ma­sia­do ca­lor y hu­me­dad, co­mien­za a lu­char pa­ra en­friar­se y si no lo lo­gra la ener­gía co­mien­za a ba­jar y apa­re­ce el can­san­cio, que en cir­cuns­tan­cias ex­tre­mas pue­den pro­vo­car vó­mi­tos y la dia­rrea”, ex­pli­ca Liu Ming.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) afir­ma que la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te óp­ti­ma pa­ra el or­ga­nis­mo es en­tre 18 y 24 gra­dos y que cual­quier ni­vel más ele­va­do in­cre­men­ta los ries­gos so­bre la sa­lud. Si el cuer­po al­can- za una tem­pe­ra­tu­ra de en­tre 39 y 40 gra­dos el ce­re­bro le or­de­na a los múscu­los que tra­ba­jen me­nos y apa­re­ce la fa­ti­ga; en­tre los 40 y los 41 se pro­du­ce el ago­ta­mien­to por ca­lor, y so­bre los 41 co­mien­za a mer­mar su fun­cio­na­mien­to, afec­tan­do los pro­ce­sos quí­mi­cos por lo cual los ór­ga­nos no pue­den cum­plir su ta­rea. Lle­ga­da es­ta ins­tan­cia, el cuer­po ya no pue­de trans­pi­rar.

El ter­mos­ta­to in­te­rior

“Nues­tro cuer­po tie­ne un acon­di­cio­na­dor de ai­re in- terno, los ri­ño­nes”, ase­gu­ra Liu Ming. Cuan­do es­tán fuertes pue­den con­tro­lar la tem­pe­ra­tu­ra del or­ga­nis­mo y man­te­ner­la es­ta­ble. Pe­ro si es­tán dé­bi­les les se­rá di­fí­cil so­por­tar tan­to el ca­lor co­mo el frío. Las per­so­nas que sien­ten mu­cho ca­lor cuan­do ape­nas sube la tem­pe­ra­tu­ra, es por­que su ri­ñón es­tá muy dé­bil”.

La na­tu­ra­le­za de es­te ór­gano es el agua, que na­tu­ral­men­te apla­ca el ca­lor, por lo tan­to, se pue­de afir­mar que el ri­ñón es una de las pie­zas fun­da­men­ta­les del or­ga­nis­mo y de él de­pen­de nues­tra vi­da. Pa­ra te­ner un ri­ñón fuer­te es ne­ce­sa­rio des­can­sar muy bien por la no­che y man­te­ner los pies siem­pre ca­lien­tes, aun en ve­rano. El te­ma es que los pro­ble­mas del ri­ñón apa­re­cen en ve­ra-

no, pe­ro pa­ra so­lu­cio­nar­los hay que es­pe­rar al in­vierno.

“En to­da mi ex­pe­rien­cia co­mo mé­di­co aten­dí a mu­chí­si­mos pa­cien­tes y so­la­men­te uno de ellos nun­ca se que­jó del frío ni del ca­lor, el Pa­pa Fran­cis­co. Aun en ve­rano usa­ba ca­mi­sa de man­gas lar­gas y sa­co, eso sig­ni­fi­ca que el Chi de su ri­ñón es per­fec­to; ade­más res­pe­ta­ba es­tric­ta­men­te los ho­ra­rios de co­mi­das y de des­can­so, por eso di­go que él tie­ne la ca­pa­ci­dad de vi­vir 140 años”.

Co­ra­zón y ca­lor

La ener­gía del ve­rano (Yang) se re­la­cio­na con el co­ra­zón, es de­cir que en es­ta es­ta­ción re­ci­be un plus ma­yor que en el res­to del año, pe­ro si no es­tá en bue­nas con­di­cio­nes de­be ha­cer un gran es­fuer­zo pa­ra com­pen­sar­se, pro­vo­can­do pal­pi­ta­cio­nes, arrit­mias y has­ta al­gu­na fa­lla car­día­ca.

“Pa­ra evi­tar es­ta si­tua­ción es ne­ce­sa­rio cui­dar­se du­ran­te el in­vierno, es­pe­cial­men­te las per­so­nas ma­yo­res, que de­ben res­pe­tar la die­ta, des­can­sar bien y abri­gar­se. Pe­ro to­dos de­be­mos te­ner en cuen­ta que el co­ra­zón tam­bién se re­la­cio­na con las emo­cio­nes, que si no es­tán en equi­li­brio lo des­com­pen­san fá­cil­men­te. Nó­te­se que las per­so­nas muy an­sio­sas tam­bién sue­len sen­tir un ex­ce­so de ca­lor. Por eso yo re­co­mien­do man­te­ner­se se­re­nos, por­que la tran­qui­li­dad re­fres­ca y ar­mo­ni­za el or­ga­nis­mo”.

La ex­po­si­ción so­lar

Se sa­be lo da­ñino que es pa­ra la piel el ex­ce­so de la ex­po­si­ción al sol, pe­ro po­cos re­cuer­dan que es­ta con­duc­ta tam­bién ace­le­ra la des­hi­dra­ta­ción del or­ga­nis­mo au­men­tan­do los ries­gos de un gol­pe de ca­lor.

“En Chi­na se di­ce que en ve­rano no se pue­de mo­les­tar al sol; es­to sig­ni­fi­ca que Yang es­tá en su má­xi­ma po­ten­cia y pue­de las­ti­mar­nos. Te­ne­mos que sa­ber apro­ve­char­lo, pe­ro no abu­sar. En ve­rano ne­ce­si­ta­mos el Shao Yang jo­ven, el de an­tes de las 9 de la ma­ña­na, por­que en ese pun­to la ener­gía desa­rro­lla, en­ton­ces es un buen mo­men­to pa­ra ex­po­ner­se al sol. En­tre las 11 y las 13 es muy ma­lo, por­que lle­ga a su má­xi­ma fuer­za. A la tar­de tam­po­co es bue­na idea es­tar di­rec­ta­men­te al sol, por­que es ener­gía de Me­tal (pul­món) y el Fue­go lo da­ña”, ex­pli­ca Liu. Con res­pec­to a la hidratación, se di­ce que es ne­ce­sa­rio be­ber tres li­tros de agua por día, pe­ro es­to no una re­gla de oro, ya que las in­fu­sio­nes y los cal­dos tam­bién apor­tan la can­ti­dad de lí­qui­do que ne­ce­si­ta el or­ga­nis­mo dia­ria­men­te y, se­gún Liu, tie­nen al­go más. “El agua no tie­ne sa­bor y el or­ga­nis­mo lo ne­ce­si­ta pa­ra po­der trans­for­mar los lí­qui­dos en esen­cia pa­ra el cuer­po. Huang Di de­cía que al es­ti­mu­lar los cin­co sa­bo­res se des­pier­ta la sen­si­bi­li­dad del sis­te­ma di­ges­ti­vo pa­ra que es­te di­ri­ja los lí­qui­dos al ór­gano que más lo ne­ce­si­te. Por lo tan­to, es im­pres­cin­di­ble que el me­nú de ve­rano co­mien­ce con cal­dos y ter­mi­ne con

té ver­de o al­gu­na otra in­fu­sión, que de­ben con­su­mir­se ca­lien­tes o ti­bios, pa­ra ayu­dar al or­ga­nis­mo a trans­pi­rar y re­gu­lar­se. Cuan­do se in­gie­ren lí­qui­dos fríos o he­la­dos, el cuer­po re­ci­be un gran im­pac­to. En el ve­rano la ener­gía es­ta afue­ra del cuer­po, se tor­na más dé­bil; es im­por­tan­te cui­dar­se en es­ta épo­ca del año por­que pue­den su­frir­se las con­se­cuen­cias en el in­vierno”.

Re­me­dios na­tu­ra­les

Des­de la an­ti­güe­dad, la me­di­ci­na chi­na uti­li­zó la fitoterapia pa­ra pre­ve­nir y cu­rar las en­fer­me­da­des y po­ten­ciar las fun­cio­nes del or­ga­nis­mo. El maes­tro Liu Ming nos re­co­mien­da al­gu­nas de ellas pa­ra po­der evi­tar los pro­ble­mas que aca­rrea el ex­ce­so de ca­lor.

•Dien­te de león

Qui­ta el ca­lor in­terno y re­du­ce los gan­glios que apa­re­cen en es­tos ca­sos. Se uti­li­za to­da la plan­ta (raíz, ho­jas y flo­res) di­se­ca­da; es muy común en­con­trar­la en par­ques y jar­di­nes, por lo cual es sen­ci­llo te­ner una pro­vi­sión de ellas. La in­fu­sión se pre­pa­ra hir­vien­do 20 gra­mos en me­dio li­tro de agua. To­mar dos tazas por día.

•Ma­dre­sel­va

Tam­bién co­no­ci­da co­mo lo­ni­ce­ra, re­du­ce el ca­lor, re­gu­la la ener­gía in­ter­na y ali­via el do­lor en las ar­ti­cu­la­cio­nes tan común en es­tos pro­ce­sos. Se uti­li­zan las ra­mi­tas y las ho­jas jun­tas y las flo­res por se­pa­ra­do. La pri­me­ra in­fu­sión se pre­pa­ra co­lo­can­do 10 grs. de ra­mas y ho­jas di­se­ca­das en me­dio li­tro de agua. Lle­var a fue­go len­to y de­jar her­vir du­ran­te 15 mi­nu­tos. Co­lar y be­ber dos tazas al día.

La se­gun­da in­fu­sión, que me­jo­ra el sar­pu­lli­do pro­vo­ca­do por el ex­ce­so de ca­lor e hi­dra­ta, se pre­pa­ra co­lo­can­do 5 grs. de la flor en una ta­za y ver­tién­do­le agua hir­vien­do. De­jar re­po­sar, co­lar y be­ber.

• Men­ta

Sus ho­jas son re­fres­can­tes, sa­can el ca­lor in­terno y ayu­dan a res­pi­rar me­jor. Se pue­den uti­li­zar se­cas o fres­cas en una in­fu­sión de 10 grs. de ho­jas en una ta­za con agua ca­lien­te.

• Plan­ta­go

Ac­túa co­mo diu­ré­ti­co, eli­mi­nan­do la hu­me­dad y re­gu­lan­do la tem­pe­ra­tu­ra. Se usan 15 grs. de la plan­ta di­se­ca­da y mo­li­da en una ta­za de agua hir­vien­do.

•Bar­ba de cho­clo

Cum­ple la mis­ma fun­ción que el plan­ta­go, pe­ro tam­bién cu­ra la cis­ti­tis y evi­ta la re­ten­ción de lí­qui­dos. Co­lo­car 10 grs. mo­li­dos en una ta­za de agua y be­ber dos ve­ces al día.

• Po­ro­tos mung

Con ellos se pue­de ha­cer un cal­do muy bueno pa­ra ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y for­ta­le­cer el co­ra­zón du­ran­te el ve­rano. Her­vir una ta­za de po­ro­tos en dos de agua a fue­go ba­jo has­ta que se de­sin­te­gren. Lue­go, cuan­do el cal­do to­me tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, se lo pue­de en­dul­zar con azú­car o miel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.