VA­CA­CIO­NES CON TO­DAS LAS PI­LAS

Lle­ga la tem­po­ra­da de ve­rano y es mo­men­to de or­ga­ni­zar ese tiem­po, ese tiem­po de des­can­so que a la vez per­mi­ti­rá re­car­gar­nos de ener­gía pa­ra en­fren­tar el res­to año. Có­mo pla­ni­fi­car el via­je, ele­gir el alo­ja­mien­to ideal y qué ha­cer pa­ra vol­ver con to­do.

TAO - Tomo IV - - Feng Shui -

La épo­ca de va­ca­cio­nes se acer­ca y co­mien­zan los pre­pa­ra­ti­vos, es­to in­clu­ye la elec­ción del lu­gar, que no siem­pre es una de­ci­sión fá­cil de to­mar, es­pe­cial­men­te cuan­do se via­ja en fa­mi­lia. La es­ta­día es otro de los te­mas a de­ba­tir, al­gu­nos pre­fie­ren un buen ho­tel, otros de­par­ta­men­tos, ca­sas o ca­ba­ñas; sin em­bar­go, en la ma­yo­ría de los ca­sos, no se re­pa­ra en el as­pec­to más im­por­tan­te pa­ra des­can­sar, es de­cir, la ener­gía pre­do­mi­nan­te del lu­gar que va­mos a vi­si­tar.

Al cuer­po le to­ma tiem­po adap­tar­se a un nue­vo am­bien­te y es po­si­ble que los pri­me­ros días no se lo­gre el an­sia­do des­can­so; es aquí cuan­do en­tra en jue­go el Feng Shui.

Si se vi­ve en una ciu­dad po­bla­da y se via­ja al cam­po o a la pla­ya, lo más acon­se­ja­ble es pa­sar por un pe­río­do de adap­ta­ción pre­via, un lu­gar don­de abun­de la ve­ge­ta­ción, un bos­que por ejem­plo; lue­go a un lu­gar cam­pes­tre y, por úl­ti­mo, a la cos­ta. De es­ta ma­ne­ra no ha­brá ma­yo­res in­con­ve­nien­tes pa­ra lo­grar la adap­ta­ción. “El vien­to de la ciu­dad es to­tal­men­te di­fe­ren­te al de la cos­ta o del cam­po; en cuan­to ma­yor su- per­fi­cie li­bre exis­ta, ma­yor se­rá la ener­gía que arras­tre el vien­to, en­ton­ces pa­sar un tiem­po pro­lon­ga­do en es­te ti­po de si­tios pue­de de­bi­li­tar al or­ga­nis­mo”, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming.

Ade­más, las per­so­nas que pre­sen­tan una gran sen­si­bi­li- dad a los efec­tos del vien­to es me­jor que eli­jan lu­ga­res que ten­gan un res­guar­do de es­te, co­mo lo son los si­tios con mu­chos ár­bo­les. ya que es­tos ele­men­tos ac­túan co­mo un ba­rre­ra pro­tec­to­ra.

El hos­pe­da­je

En la ma­yo­ría de los ca­sos no se le da mu­cha im­por­tan­cia al ám­bi­to don­de se pa­sa­rán las va­ca­cio­nes, de­bi­do a que se uti­li­za bá­si­ca­men­te pa­ra dor­mir y el res­to del día se dis­fru­ta del ai­re li­bre.

Pe­ro se­gún el Feng Shui, es­te es uno de los mo­ti­vos por los cua­les se vuel­ve del via­je más can­sa­dos que cuan­do par­ti­mos.

Hay una ener­gía in­ter­na y otra ex­ter­na. es­ta úl­ti­ma de­pen­de de los es­pa­cios que nos ro­dean y de la re­la­ción de ella con la in­ter­na. Es­tar en un lu­gar inade­cua­do pue­de pro­du­cir un des­equi­li­brio que, en úl­ti­ma ins­tan­cia nos de­bi­li­ta”, ex­pli­ca.

Sal­vo que vol­va­mos a vi­si­tar un lu­gar ya co­no­ci­do, di­fí­cil­men­te po­da­mos te­ner una idea pre­via del ám­bi­to que va­mos a ocu­par co­mo pa­ra ha­cer un aná­li­sis de su ener­gía. Pe­ro de to­das ma­ne­ras el Feng Shui nos brin­da al­gu­nas he­rra­mien­tas pa­ra or­ga­ni­zar­la a fa­vor ape­nas lle­ga­mos y evi­tar po­si­bles ma­las in­fluen­cias. Co­mo pri­me­ra me­di­da es ne­ce­sa­rio abrir las ven­ta­nas pa­ra per­mi­tir que el ai­re co­rra y se re­nue­ve, ale­jan­do la ener­gía es­tan­ca­da o aque­lla que pu­die­ron de­jar otros mo­ra­do­res.

“La res­pi­ra­ción de ca­da uno tie­ne una ener­gía par­ti­cu­lar y de­ja un men­sa­je en el lu­gar don­de se per­ma­ne­ció y no siem­pre es com­pa­ti­ble con quien lle­ga des­pués”.

Lue­go es im­pres­cin­di­ble man­te­ner el or­den, de lo con­tra­rio la ener­gía no pue­de cir­cu­lar ade­cua­da­men­te. Si se ha al­qui­la­do una ca­sa o de­par­ta­men­to equi­pa­do, con­vie­ne des­en­chu­far los elec­tro­do­més­ti­cos y co­nec­tar­los úni­ca­men­te cuan­do se usen, pa­ra evi­tar ra­dia­cio­nes in­ne­ce­sa­rias que pro­vo­can des­equi­li­brios y ge­ne­ran ner­vio­sis­mo por ex­ce­so de Yang.

En las ha­bi­ta­cio­nes, ve­ri­fi­car que la ca­ma es­té bien po­si­cio­na­da; el ca­be­zal no de­be apo­yar en una ven­ta­na o pa­red com­par­ti­da con el ba­ño y en lo po­si­ble, lo me­jor es que es­té orien­ta­da ha­cia el Sur.

“Cuan­do no se pue­de mo­di­fi­car las ubi­ca­ción de la ca­ma la so­lu­ción más rá­pi­da y sen­ci­lla es cam­biar la al­moha­da de lu­gar, pe­ro sin ol­vi­dar­se de im­pro­vi­sar un res­pal­do, por ejem­plo, po­nien­do una si­lla”.

Tam­po­co de­be que­dar en el me­dio de una co­rrien­te de ai­re en­tre la puer­ta y la ven­ta­na, y si hu­bie­ra un te­le­vi­sor o un es­pe­jo frente a la ca­ma, los me­jor es cam­biar­lo de lu­gar o, a la ho­ra de dor­mir, co­lo­car un lien­zo o al­go que lo cu­bra, ya que el re­fle­jo del cuer­po en ellos du­ran­te la no­che qui­ta la ener­gía vi­tal.

En el ba­ño la ilu­mi­na­ción

na­tu­ral sue­le ser es­ca­sa y la pre­sen­cia de agua, po­ten­cia en ese si­tio el ex­ce­so de ener­gía Yin. Por eso es ne­ce­sa­rio equi­li­brar­lo apor­tán­do­le lu­mi­no­si­dad, es de­cir Yang. Ade­más de lim­piar­lo a fon­do, com­pro­bar que la gri­fe­ría se en­cuen­tre en per­fec­tas con­di­cio­nes y no exis­tan pér­di­das. Lue­go, pren­der un sahu­me­rio pa­ra reac­ti­var la ener­gía y de­jar la luz en­cen­di­da du­ran­te la pri­me­ra no­che. Si lue­go de ajus­tar es­tos de­ta­lles, per­sis­te una sen­sa­ción de in­co­mo­di­dad, lo me­jor se­rá cam­biar de lu­gar, ya que es po­si­ble que la ener­gía de ese si­tio no sea com­pa­ti­ble con la per­so­nal.

Las ac­ti­vi­da­des

Du­ran­te las va­ca­cio­nes de­ben pri­vi­le­giar­se por so­bre to­do el des­can­so y la sa­lud, y no de­jar­se lle­var por el en­tu­sias­mo que ge­ne­ra sen­tir­se li­bre y dis­ten­di­do y pre­ten­der rea­li­zar más ac­ti­vi­da­des de las nor­ma­les, co­mo co­men­zar una ex­te­nuan­te ru­ti­na de ejer­ci­cios, por­que le­jos de crear bie­nes­tar, es­to pro­vo­ca­rá un ma­yor can­san­cio.

“Es­te mo­men­to de­be apro­ve­char­se pa­ra ca­mi­nar, ha­cer Tai Chi, me­di­tar y, con­ver­sar y pa­sar tiem­po con la fa­mi­lia”.

Tam­po­co es ne­ce­sa­rio ir al otro ex­tre­mo y pa­sar­se to­do el día ti­ra­do en una re­po­se­ra o en la are­na de la pla­ya.

“Mi con­se­jo pa­ra quie­nes pre­fie­ren que­dar­se sentado to­do el día des­can­san­do du­ran­te las va­ca­cio­nes es que apro­ve­chen esa pos­tu­ra pa­ra prac­ti­car los ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción cons­cien­te.

Es­te es un buen mo­men­to pa­ra me­di­tar y or­ga­ni­zar las ac­ti­vi­da­des que se van a em­pren­der en el res­to del año. El or­den in­terno tam­bién se lo­gra man­te­nien­do una ali­men­ta­ción saludable y res­pe­tan­do, en la me­di­da de lo po­si­ble, los ho­ra­rios de ca­da una de las co­mi­das”.

Cuan­do el lu­gar ele­gi­do es la pla­ya, se de­be apro­ve­char pa­ra ca­mi­nar des­cal­zos por la are­na ti­bia y, de es­ta ma­ne­ra, es­ti­mu­lar los pun­tos re­fle­jos del cuer­po ubi­ca­dos en los pies.

“Al rea­li­zar es­tas ca­mi­na­tas te­ne­mos que con­cen­trar­nos en la pi­sa­da, sen­tir có­mo sube la ener­gía al to­mar con­tac­to con la su­per­fi­cie blan­da. Si al mis­mo tiem­po prac­ti­ca­mos ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción, po­de­mos lo­grar el equi­li­brio to­tal, por­que es­ta­mos lim­pian­do los ca­na­les de ener­gía y así vol­ve­re­mos re­no­va­dos y con las pi­las bien car­ga­das pa­ra re­to­mar la ru­ti­na dia­ria”, con­clu­ye Liu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.