Los 4 as­pec­tos del há­bi­tat natural a res­pe­tar

SI NUES­TRO PROPOSITO ES QUE ELLAS ES­TEN SA­NAS Y NOS DU­REN MU­CHO TIEM­PO SE DE­BEN TE­NER EN CUEN­TA CIER­TAS CLAVES PARA QUE LAS PLAN­TAS SE SIEN­TAN CO­MO EN ME­DIO DE LA NA­TU­RA­LE­ZA, AUN­QUE SE HA­LLEN EN EL LI­VING DE NUES­TRA CA­SA. DES­CU­BRA CO­MO LO­GRAR­LO.

Tu Hogar - - PLANTAS & JARDINES -

Co­mo to­do ser vi­vo, las plan­tas ne­ce­si­tan sen­tir­se a gus­to en el me­dio que las ro­dea. La cla­ve del éxi­to con­sis­te en ro­dear­las de con­di­cio­nes si­mi­la­res a las de su há­bi­tat natural. Fac­to­res co­mo la luz, la hu­me­dad, la ai­rea­ción y tem­pe­ra­tu­ra ambientale­s son tan im­por­tan­tes co­mo pro­por­cio­nar­les la tie­rra y el rie­go ade­cua­dos.

Re­sul­ta muy des­alen­ta­dor ver que las plan­tas con las que nos en­ca­ri­ña­mos pre­sen­tan un de­te­rio­ro pau­la­tino o un crecimient­o des­lu­ci­do. Sin em­bar­go, mu­chas ve­ces la solución es­tá en exa­mi­nar al­gu­nos as­pec­tos ambientale­s fá­ci­les de co­rre­gir o evi­tar. Vea­mos.

1 La ilu­mi­na­ción

■ Ob­ser­ve cuan­ta luz tie­ne el am­bien­te don­de cre­ce­rán sus plan­tas. En re­glas ge­ne­ra­les, un bal­cón orien­ta­do ha­cia el nor­te re­ci­bi­rá sol to­do el día; ha­cia el este, sol de ma­ña­na; ha­cia el oes­te, de tar­de; y ha­cia el sur no re­ci­bi- rá sol di­rec­to.

Sin em­bar­go, en la ciu­dad las cons­truc­cio­nes ve­ci­nas pue­den crear mi­cro­cli­mas que de­ben es­tu­diar­se aten­ta­men­te. Aun­que las plan­tas de in­te­rior no exi­gen sol di­rec­to, una bue­na lu­mi­no­si­dad es im­por­tan­te para un crecimient­o sa­lu­da­ble. Aquí van al­gu­nos con­se­jos para obtener los me­jo­res re­sul­ta­dos:

■ Plan­tas de ho­jas va­rie­ga­das (ve­tea­das): son ap­tas para si­tua­cio­nes de som­bra y los ma­ti­ces de sus ho­jas son de­co­ra­ti­vos y dan lu­mi­no­si­dad. Las hay con va­rios di­bu­jos:

• Ra­yas verticales, la dra­ce­na mar­gi­na­ta tri­co­lor, de crecimient­o ver­ti­cal y de­sen­fa­da­do.

• La be­go­nia ma­so­nia­na tie­ne ho­jas ver­des con una lla­ma­ti­va cruz cen­tral gris ama­rro­na­do.

• La Schef­fle­ra, con mu­cha ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción, tie­ne ho­jas co­lo­rea­das en ver­de y ama­ri­llo, cre­ce gran­de co­mo el fi­cus va­rie­ga­do.

■ Otras op­cio­nes de ta­ma­ño in­ter­me­dio: la pi­lea, el cro­ton, la pe­pe­ro­nia va­rie­ga­da, o las de­li­ca­das y pe­que­ñas Hy­poes­tes y la Fi­to­nia. Las col­gan­tes y tre­pa­do­ras son es­pe­cies que bien ubi­ca­das dan un ex­ce­len­te efec­to, co­mo las tra­des­can­tias, en­tre ellas la ze­bri­na pén­du­la de una be­lle­za exó­ti­ca, las hie­dras ve­tea­das, fi­cus pu­mi­la, hel­xi­ne so­lei­ro­lii (de ho­jas pe­que­ñas y abun­dan­tes) y el ca­la­dium (col­gan­te de buen por­te).

■ Flores: la fal­ta de sol di­rec­to no pue­de pri­var­las de te­ner flores. Exis­ten plan­tas de flores de in­te­rior, pe­ro ne­ce­si­tan mu­chí­si­ma luz du­ran­te to­do el año, es­pe­cial­men­te cuan­do es­tán en flo­ra­ción.

■ Al­gu­nas es­pe­cies re­co­men­da­das: cli­vias, ale­grías del ho­gar, alys­sums, poin­set­ti o Eup­hor­bia pul­che­rri­ma (es­tre­lla fe­de­ral), pe­tu­nias, be­go­nia o flor de azú­car, azalea do­ble (cui­da­do con el smog).

■ Los ex­ce­sos: in­clu­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.