Có­mo eli­mi­nar dis­tin­tos ti­pos de man­chas (se­gun­da par­te)

EN ES­TA OPOR­TU­NI­DAD, CON­TI­NUA­MOS DANDOTE MAS AL­TER­NA­TI­VAS DE QUI­TAR DI­FE­REN­TES TI­POS DE MAN­CHAS, AM­PLIAN­DO LAS PO­SI­BI­LI­DA­DES AN­TE LA EVEN­TUA­LI­DAD QUE NUN­CA TE­NE­MOS PRE­VIS­TA.

Tu Hogar - - QUITAMANCH­AS -

CE­RA DE VE­LA

■ Lo pri­me­ro que se de­be ha­cer, an­te una man­cha de es­te ti­po, es des­pe­gar el ma­te­rial so­li­di­fi­ca­do. Lue­go, to­mar al­gu­nos pa­ñue­los de pa­pel y co­lo­car­los so­bre la ta­bla de plan­cha­do, su­per­po­nien­do una ho­ja de pa­pel se­can­te. Di­rec­ta­men­te so­bre ella, apo­yar la par­te ex­te­rior de la pren­da man­cha­da, de ma­ne­ra que el in­te­rior que­de ha­cia arri­ba. Cu­brir es­ta par­te con más pa­ñue­los de pa­pel y pa­se la plan­cha ti­bia. Re­pe­tir el tra­ta­mien­to hasta que los pa­pe­les no ab­sor­ban más ce­ra de­rre­ti­da.

■ En ca­so de no te­ner pa­pel se­can­te, se pue­de uti­li­zar pa­pel ma­de­ra y pro­ce­der del mis­mo mo­do. La man­cha que que­da de­be eli­mi­narl­se apli­can­do qui­ta­man­chas en ae­ro­sol. Fi­nal­men­te, la­var co­mo siem­pre.

■ Cuan­do se man­cha una al­fom­bra con ce­ra de ve­la, pa­sar un cu­bi­to de hie­lo pa­ra en­du­re­cer­la y así po­der des­pe­gar el má­xi­mo po­si­ble. Cu­brir con pa­ñue­los de pa­pel la man­cha que que­da y pa­sar la plan­cha en tem­pe­ra­tu­ra mí­ni­ma. Cam­biar los pa­ñue­los y re­pe­tir el pro­ce­di­mien­to cuan­tas ve­ces sea ne­ce­sa­rio, hasta que ya no pue­da ab­sor­ber el ce­bo de­rre­ti­do por el ca­lor.

■ En ca­so de tra­tar­se de un mue­ble de ma­de­ra, pre­pa­rar una bol­sa con hie­lo (se pue­de em­plear la mis­ma bol­sa de go­ma que se uti­li­za pa­ra cal­mar los do­lo­res de ca­be­za o una bol­sa co­mún de plás­ti­co). Co­lo­car­la so­bre la ce­ra y de­jar ac­tuar en­tre dos y tres mi­nu­tos. Lue­go, cu­brir la ho­ja de un cu­chi­llo con un tra­po e ir des­pe­gan­do pa­cien­te­men­te.

■ Se pue­de qui­tar los re­ma­nen­tes lim­pian­do cui­da­do­sa­men­te con un tra­po hú­me­do un­ta­do con un po­co de ja­bón. Re­pa­sar con un tra­po lim­pio y se­co y lus­trar el mue­ble co­mo se ha­ce siem­pre.

CE­RA LUSTRAMUEB­LES

■ Pa­ra eli­mi­nar la ce­ra lustramueb­les de una al­fom­bra, lo pri­me­ro que se de­be ha­cer es ab­sor­ber con tra­pos o pa­ñue­los de pa­pel, hasta que ya no

que­de na­da por ab­sor­ber. Una vez he­cho es­to, apli­car con una es­pon­ja o un tra­po lim­pio una so­lu­ción de una cu­cha­ra­da de té de ja­bón en pol­vo en una ta­za de agua ti­bia.

■ Uti­li­zar tam­bién un ce­pi­llo den­tal vie­jo pa­ra ase­gu­rar­se de que el pre­pa­ra­do pe­ne­tre en­tre los pe­los de la al­fom­bra. Se­car con pa­pel de co­ci­na o con pa­ñue­los de pa­pel re­pe­ti­das ve­ces, mien­tras va tra­ba­jan­do. Por úl­ti­mo, en­jua­gar con un tra­po lim­pio y hú­me­do pa­ra eli­mi­nar los ras­tros de ja­bón.

■ Cuan­do la ce­ra con­tie­ne tin­tu­ra, és­ta se tor­na muy di­fí­cil de ex­traer. En ese ca­so, se­rá con­ve­nien­te con­tra­tar un ser­vi­cio de lim­pie­za pro­fe­sio­nal.

CHO­CO­LA­TE

■ Qui­tar el ex­ce­so de cho­co­la­te de la man­cha te­nien­do cui­da­do de no es­par­cir­la. Lue­go, po­ner la pren­da en re­mo­jo con agua fría y pol­vo en­zi­má­ti­co du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te me­dia ho­ra. Tra­tar la man­cha que que­da apli­can­do de­ter­gen­te di­rec­ta­men­te so­bre ella y fre­gan­do enér­gi­ca­men­te con am­bas ma­nos. En­jua­gar ba­jo el cho­rro de agua fría, la­var y se­car nor­mal­men­te.

■ Cuan­do se man­cha una al­fom­bra con cho­co­la­te, lo pri­me­ro que se de­be ha­cer es ab­sor­ber el má­xi­mo po­si­ble. A con­ti­nua­ción, pre­pa­rar una so­lu­ción con una cu­cha­ra­da de té de ja­bón en pol­vo en una ta­za de agua ti­bia a ca­lien­te. To­mar un ce­pi­llo de dien­tes vie­jo y apli­car el pre­pa­ra­do so­bre la man­cha, pe­ne­tran­do pro­fun­da­men­te en el pe­lo de la al­fom­bra. Una vez rea­li­za­do es­te tra­ba­jo, hu­me­de­cer y se­car el área re­pe­ti­das ve­ces hasta que la man­cha des­apa­rez­ca.

■ Si que­dan ras­tros de la man­cha, se pue­den qui­tar­los apli­can­do una pas­ta con bó­rax y agua ca­lien­te y de­ján­do­la se­car. Lue­go pa­sar la as­pi­ra­do­ra por to­da la zo­na afec­ta­da. Re­pe­tir es­te pro­ce­di­mien­to cuan­tas ve­ces sea ne­ce­sa­rio.

COLORANTE DE ALIMENTOS

■ Los ju­gos de fru­tas y las ge­la­ti­nas con­tie­nen co­lo­ran­tes ve­ge­ta­les que pue­den oca­sio­nar man­chas. Si se tie­ne la opor­tu­ni­dad de tra­tar la man­cha cuan­ do aún es­tá fres­ca, com­ba­tir­la con una cu­cha­ra­da de amo­nía­co di­suel­ta en una ta­za de agua. Lue­go, co­lo­car un po­co de sal de me­sa so­bre la man­cha y de­jar re­po­sar. Al ca­bo de un mo­men­to, qui­tar la sal y re­pe­tir el pro­ce­di­mien­to de ser ne­ce­sa­rio. En­jua­gar.

■ En ca­so de tra­tar­se de una man­cha pe­que­ña, es­ti­rar la par­te man­cha­da de la pren­da de­ba­jo de la ca­ni­lla de agua fría y de­je fluir un cau­dal im­por­tan­te so­bre la man­cha. Lue­go, apli­car un po­co de ja­bón en pol­vo y fre­gar con vi­gor con am­bas ma­nos. Vol­ver a en­jua­gar ba­jo el cho­rro de agua fría. Po­ner en re­mo­jo con agua fría y ja­bón du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te me­dia ho­ra. La­var la pren­da co­mo se acos­tum­bra ha­cer­lo.

COSMETICOS

■ Hu­me­de­cer la man­cha con agua y apli­car ja­bón en pol­vo, fro­tan­do enér­gi­ca­men­te, o sim­ple­men­te apli­car de­ter­gen­te so­bre la man­cha y fre­gar. Lue­go, en­jua­gar ba­jo el cho­rro de agua fría. Re­pe­tir el tra­ta­mien­to cuan­tas ve­ces sea ne­ce­sa­rio an­tes de la­var la pren­da co­mo siem­pre.

■ Si la man­cha afec­ta una pren­da no la­va­ble, no du­dar en en­viar­la a la tin­to­re­ría.

CRAYON

■ Pa­ra qui­tar una man­cha de cra­yón de una pren­da, to­mar una es­pon­ja em­pa­pa­da en de­ter­gen­te y pa­sar­la so­bre la man­cha. En­jua­gar y la­var co­mo de cos­tum­bre.

■ Si se tra­ta de una te­la he­cha con acrí­li­co, al­go­dón, po­liés­ter, ny­lon o lana la­va­ble, se pue­de qui­tar la man­cha de la si­guien­te ma­ne­ra: co­lo­car una ho­ja de pa­pel se­can­te so­bre la ta­bla de plan­char y apo­yar la par­te ex­te­rior de la man­cha so­bre ella. Lue­go, cu­brir la ca­ra in­te­rior con otra ho­ja de pa­pel se­can­te y pro­ce­der a plan­char so­bre ella con plan­cha ti­bia. Rea­li­zar el tra­ta­mien­to con cui­da­do de no es­par­cir más la man­cha cuan­do el cra­yón se de­rri­ta por efec­tos del ca­lor. Y cuan­do se no­te que el pa­pel se­can­te ya no ab­sor­be bien, no du­dar en cam­biar­lo.

■ Si en vez de uti­li­zar una nue­va ho­ja de pa­pel se­can­te, se de­ci­de uti­li­zar otro sec­tor de la mis­ma, hay que te­ner mu­cho cui­da­do de no man­char la pren­da con los re­si­duos de cra­yón ab­sor­bi­dos con an­te­rio­ri­dad.

CRE­MA PA­RA MA­NOS

■ Pa­ra eli­mi­nar una man­cha de cre­ma pa­ra ma­nos de una al­fom­bra, ab­sor­ber con pa­ñue­los de pa­pel el ma­te­rial de­rra­ma­do. Apli­car qui­ta­man­chas en ae­ro­sol y de­jar se­car.

■ Si la man­cha no ha des­apa­re­ci­do, re­pe­tir el pro­ce­di­mien­to. Una vez ter­mi­na­do el tra­ta­mien­to, pa­sar la as­pi­ra­do­ra.

ES­MAL­TE DE UÑAS

■ Cuan­do se de­rra­ma es­mal­te de uñas so­bre una al­fom­bra, lo pri­me­ro que se de­be ha­cer es ab­sor­ber to­do lo que sea po­si­ble de la man­cha, pe­ro te­nien­do la pre­cau­ción de no es­par­cir­la. Sin es­pe­rar que se se­que, bus­car qui­taes­mal­te y, an­tes de uti­li­zar­lo, pro­bar su efi­ca­cia en una par­te no muy vi­si­ble de la al­fom­bra. Si es­te ma­te­rial no pro­du­ce efec­tos per­ju­di­cia­les en el pe­lo, bus­car un cuen­ta­go­tas pa­ra do­si­fi­car el pro­duc­to, se­can­do a la vez que se lo apli­ca.

■ Des­pués de rea­li­za­do es­te tra­ba­jo, mez­clar una cu­cha­ra­da de té de ja­bón en pol­vo con una ta­za de agua y ha­cer va­rias apli­ca­cio­nes, se­can­do in­me­dia­ta­men­te lue­go de ca­da una de ellas. Es­te mis­mo tra­ta­mien­to pue­de apli­car­se so­bre otro ti­po de te­ji­dos la­va­bles, ex­cep­to so­bre ace­ta­to.

■ En ca­so de pro­du­cir­se una man­cha so­bre una pren­da con­fec­cio­na­da con te­ji­dos no la­va­bles, no tra­tar de qui­tar­la con es­te mé­to­do: lle­var­la a la tin­to­re­ría.

FRU­TA

■ Es­te ti­po de man­chas no pue­de qui­tar­se, sino ape­nas se pro­du­cen, por­que el tiem­po las tor­na in­de­le­bles. Ac­tuar con ra­pi­dez: hu­me­de­cer una es­pon­ja con un po­co de so­da y apli­que so­bre la man­cha. En­jua­gar la man­cha an­tes de que se se­que.

■ Lue­go, cu­brir­la con de­ter­gen­te lí­qui­do y fro­tar enér­gi­ca­men­te con am­bas ma­nos. En­jua­gar es­ti­ran­do el área man­cha­da ba­jo la ca­ni­lla, con agua tan ca­lien­te co­mo el te­ji­do to­le­re.

■ Si la man­cha per­sis­te, pre­pa­rar una pas­ta de bó­rax y agua ti­bia y cu­brir la man­cha con ella, ha­cien­do que pe­ne­tre en­tre las fi­bras del te­ji­do. De­jar se­car y ce­pi­llar. Re­pe­tir el pro­ce­di­mien­to cuan­tas ve­ces sea ne­ce­sa­rio.

■ Cuan­do se tra­te de una man­cha de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.