Adiós per­fec­ción

Tra­du­cir un de­fec­to a una vir­tud, es la con­sig­na que nos se­ña­la ha­cer un cam­bio de pa­ra­dig­mas. El nue­vo y va­le­ro­so ca­non de la es­té­ti­ca de hoy se es­cri­be en plu­ral y con una D de di­ver­si­dad

VOGUE Latinoamerica - - Vo­gue Ju­nio -

La bús­que­da de una piel im­po­lu­ta lo­gró un cam­bio de pa­ra­dig­mas, pe­ro aho­ra se sus­ti­tu­ye con D de di­ver­si­dad

Ge­ne­ral­men­te las mu­je­res ya no quie­ren ser Bar­bies”, afir­man las doc­to­ras Mar Mi­ra y So­fía Ruiz del Cue­to es­pe­cia­lis­tas en me­di­ci­na es­té­ti­ca. Y efec­ti­va­men­te, es un he­cho que pa­re­ce más que con­fir­ma­do cuan­do has­ta la pro­pia Bar­bie, la mu­ñe­ca más fa­mo­sa y re­pre­sen­ta­ti­va de la be­lle­za as­pi­ra­cio­nal fe­me­ni­na de ca­da épo­ca, ha de­ja­do de pa­re­cer­se a sí mis­ma trans­for­man­do, por pri­me­ra vez des­de su crea­ción, sus con­tro­ver­ti­das me­di­das im­po­si­bles en di­ver­sas al­tu­ras, diá­me­tros de cin­tu­ra y cadera y co­lo­res de pe­lo y piel. “Hay una ten­den­cia ca­da vez más mar­ca­da ha­cia la na­tu­ra­li­dad y lo na­tu­ral nun­ca es 100% per­fec­to ni es­tán­dar, sino múl­ti­ple y va­ria­do”. Así ex­pli­ca el doc­tor Juan Pe­ñas, ci­ru­jano plás­ti­co y es­té­ti­co, la ba­se del po­si­ti­vo cam­bio que es­tá vi­vien­do el ca­non de be­lle­za en la ac­tua­li­dad: ca­da vez es­tá más ale­ja­do de la dic­ta­du­ra del ideal úni­co (un pre­cep­to que lle­ga a ser inal­can­za­ble pa­ra la gran ma­yo­ría), más abier­to a la he­te­ro­ge­nei­dad y mar­ca­do por an­te­po­ner lo di­fe­ren­te fren­te a lo que an­te­rior­men­te era con­si­de­ra­do per­fec­to.

BEN­DI­TAS DI­FE­REN­CIAS

#curvy, #bi­gis­beau­ti­ful, #im­no­ta­nan­gel, #be­lle­za­real, #ad­van­ced­beauty… Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra en la ge­ne­ra­ción Ins­ta­gram, la re­de­fi­ni­ción de lo que hoy con­si­de­ra­mos be­llo ha lle­ga­do a gol­pe de hash­tag. Lo con­fir­ma el es­tu­dio The In­fluen­ce of the Di­gi­tal Di­vi­de on Fa­ce Pre­fe­ren­ces, rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de St An­drews (Es­co­cia) en el año 2014, se­gún el cual, el in­ter­net es cla­ve en la de­ter­mi­na­ción del nue­vo ca­non. Sus con­clu­sio­nes mues­tran una cla­ra di­fe­ren­cia de cri­te­rio en cuan­to al ti­po de ras­gos que con­si­de­ran atrac­ti­vos quie­nes vi­ven en po­bla­cio­nes con ac­ce­so a la red y quie­nes no. Y, cla­ro, si al­go ca­rac­te­ri­za in­ter­net es la di­ver­si­dad de re­fe­ren­tes. Lo mues­tra año tras año el ya fa­mo­so in­for­me de Ins­ta­gram so­bre los per­fi­les con más se­gui­do­res de di­cha red so­cial. Bas­ta co­mo ejem­plo el del año 2015, en el que los cin­co pri­me­ros pues­tos los ocu­pa­ron mu­je­res de be­lle­zas tan dis­pa­res co­mo Tay­lor Swift, Kim Kar­das­hian, Be­yon­cé, Se­le­na Go­mez y Aria­na Gran­de. Y de las re­des so­cia­les a las pa­sa­re­las y las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias. Una nue­va ge­ne­ra­ción de mo­de­los

( de be­lle­zas lla­ma­das ‘atí­pi­cas’ en­car­na el cam­bio de ter­cio. Mo­de­los curvy y plus-si­ze. Mo­de­los de ras­gos ‘im­per­fec­tos’ co­mo na­ri­ces pi­cas­sia­nas, ca­ras de alien, ore­jas de so­pli­llo, dien­tes se­pa­ra­dos, ojos biz­cos, que han sa­ca­do de es­to su me­jor par­ti­do pa­ra des­ta­car y triun­far. Mo­de­los sin gé­ne­ro, oc­to­ge­na­rias, con sín­dro­me de Down o vi­tí­li­go. Mo­de­los que pro­ce­den del de­por­te pa­ra­lím­pi­co, con fi­so­no­mías ul­tra-fit y pró­te­sis de ti­ta­nio en lu­gar de pier­nas. Mo­de­los co­mo Ca­ra De­le­vin­gne, Win­nie Har­low, Lind­sey Wix­son, Geor­gia May Jag­ger, An­dre­ja Pe­jic, Ai­mee Mu­llins, Car­men Dell’ore­fi­ce… Son tan­tos los ejem­plos que re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co se­guir ca­li­fi­cán­do­los de anec­dó­ti­cos cuan­do, tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da, di­se­ña­do­res y di­rec­to­res de pu­bli­ci­dad, mar­ke­ting y co­mu­ni­ca­ción se atre­ven a rom­per los pa­ra­dig­mas que fue­ron es­ta­ble­ci­dos por la so­cie­dad. En una so­cie­dad bom­bar­dea­da por los es­tí­mu­los vi­sua­les —se cal­cu­la que nues­tra re­ti­na re­ci­be, so­lo a tra­vés de los me­dios pu­bli­ci­ta­rios, una me­dia de al­re­de­dor de 3.000 imá­ge­nes dia­rias— dis­tin­guir­se pa­re­ce ser la úni­ca re­ce­ta pa­ra

no pa­sar des­aper­ci­bi­do. Lo es­tán­dar o lo co­mún, por muy idí­li­co que sea, no des­ta­ca: “Las ca­ras de mu­ñe­qui­ta, to­das igua­les y per­fec­tas (en­ten­dien­do per­fec­ción por si­me­tría, sin al­gún ras­go que ‘rom­pa’).

No im­pac­tan de la mis­ma ma­ne­ra que un ros­tro con al­go dis­tin­ti­vo”, afir­ma la Dra. Mi­ra. Tam­bién, la Dra. Mó­ni­ca Gon­zá­lez, in­ci­de en el mis­mo pun­to: “La be­lle­za im­per­fec­ta pro­vo­ca ma­yor im­pac­to. Es­tá de­mos­tra­do —di­ce— que lo di­fe­ren­te, abs­trac­to y po­co si­mé­tri­co fa­ci­li­ta el pro­ce­so de me­mo­ri­za­ción; por eso en las re­des so­cia­les tien­de a triun­far lo pe­cu­liar, por­que se re­cuer­da y se fi­ja de me­jor ma­ne­ra en nues­tra men­te”.

Hoy, ya no re­sul­ta tan sor­pren­den­te que una mu­jer cur­vi­lí­nea o de más de 50 años pro­ta­go­ni­ce un anun­cio de cos­mé­ti­ca. Pe­ro en el año 2004, cuan­do Do­ve lan­zó su pri­me­ra cam­pa­ña lla­ma­da Por la Be­lle­za Real, pro­ta­go­ni­za­da por mu­je­res cu­yo fí­si­co se sa­lía de los es­te­reo­ti­pos re­gu­la­res, la sor­pre­sa lle­gó has­ta los no­ti-

cie­ros. Se tra­ta­ba de pro­vo­car la conversación so­bre la ne­ce­si­dad de con­tar con una de­fi­ni­ción más am­plia de la be­lle­za.

Des­de rro­lla­doDo­ve en­ton­ces,por el la Mo­vi­mien­toAu­toes-han desati­ma, el cual pro­mue­ve pro­gra­mas y ac­ti­vi­da­des edu­ca­cio­na­les pa­ra una cons­truc­ción más sa­na de la iden­ti­dad del gé­ne­ro femenino y que ha lle­ga­do a 15 mi­llo­nes de mu­je­res en to­do el mun­do.

¿QUÉ ES SER BE­LLO HOY?

Pa­re­ce cla­ro que al­go es­tá cam­bian­do y que aque­lla afir­ma­ción de Co­co Cha­nel se­gún la cual “pa­ra ser irrem­pla­za­ble, uno siem­pre de­be bus­car ser di­fe­ren­te” ri­ge hoy más que nun­ca. Al me­nos en los des­fi­les, las re­des y los anun­cios de mo­da y be­lle­za; pe­ro ¿y en la ca­lle?, ¿En las con­sul­tas es­té­ti­cas? “Nues­tro per­fil de pa­cien­te nun­ca ha bus­ca­do cam­bios drás­ti­cos, sino me­jo­rar o ar­mo­ni­zar su ros­tro man­te­nien­do su iden­ti­dad”, afir­man las doc­to­ras Mi­ra y Ruiz del Cue­to. “Sí he­mos no­ta­do cier­to cam­bio en los úl­ti­mos años, hay po­cos pa­cien­tes que pi­den un ras­go con­cre­to de otra per­so­na; ha­ce años, in­clu­so a ve­ces ve­nían con una fo­to y so­li­ci­ta­ban los la­bios de tal, los pó­mu­los de al­guien… Aho­ra no. Y eso, ya de por sí, es un avan­ce, pues pa­re­ce que hay una

Sos­te­nien­do una pers­pec­ti­va co­rrec­ta, aque­llo que ve­mos co­mo de­bi­li­dad se lo­gra con­ver­tir en una gran for­ta­le­za

ma­yor acep­ta­ción de lo que a ca­da uno le ha­ce di­fe­ren­te, que es al fi­nal lo que le con­fie­re per­so­na­li­dad y atrac­ti­vo”.

En la mis­ma lí­nea, la Dra. Gon­zá­lez afir­ma que ha­ce tiem­po no­ta “un cam­bio ha­cia la na­tu­ra­li­dad, el pa­cien­te se acep­ta más a sí mis­mo aun­que, tam­bién si­gue bus­can­do la acep­ta­ción de los de­más. Por suer­te, pa­re­ce que la so­cie­dad con­tem­pla ca­da vez me­nos lo ar­ti­fi­cial co­mo be­llo y se en­tien­de que la be­lle­za no es uni­ta­ria sino di­ver­sa”. Atri­buir la be­lle­za a un úni­co ele­men­to co­mo la si­me­tría ha­ce que se des­vir­túe nues­tra per­cep­ción de lo fí­si­co, ge­ne­ran­do emo­cio­nes ne­ga­ti­vas.

Co­mo ocu­rrió en los años 80, cuan­do se apos­tó por si­me­trías y per­fec­cio­nes po­co na­tu­ra­les que ter­mi­na­ron por re­crear per­so­nas idén­ti­ca­men­te dis­tor­sio­na­das, con re­lle­nos igua­les y bó­tox des­me­su­ra­do, dan­do co­mo re­sul­ta­do ex­pre­sio­nes ano­di­nas, ca­si cló­ni­cas”, ex­pli­ca.

Pa­ra la Dra. Ruiz del Cue­to la cla­ve de la evo­lu­ción es­tá en que es­ta­mos apren­dien­do a ver­nos en con­jun­to, “ca­da vez hay más con­cien­cia de que no hay ras­gos be­llos o feos de for­ma ais­la­da, sino que es nues­tro as­pec­to glo­bal lo que re­sul­ta o no atra­yen­te”. “La be­lle­za es­tá en la ar­mo­nía y es­ta no siem­pre es si­nó­ni­mo de si­me­tría, ni pro­por­ción”, apun­ta Mar Mi­ra, “hay cier­tos ras­gos fi­sio­nó­mi­cos que sien­do des­pro­por­cio­na­dos mar­can la be­lle­za del con­jun­to y su per­so­na­li­dad di­fe­ren­cial”. La Dra. po­ne dos ejem­plos, la cin­tu­ra de Ma­rilyn Mon­roe y los la­bios de An­ge­li­na Jo­lie: “Sin esa cin­tu­ri­ta de avis­pa, des­pro­por­cio­na­da en re­la­ción a las ca­de­ras, Ma­rilyn no hu­bie­ra re­sul­ta­do tan sexy. Lo mis­mo pa­sa con la bo­ca de An­ge­li­na Jo­lie, cla­ve pa­ra equi­li­brar su ros­tro de las fac­cio­nes an­gu­lo­sas”. — Ma­ría R. de Ri­ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.