The Won­der Boy

Bran­don Max­well: el te­xano que con­quis­tó New York y que tie­ne a La­ti­noa­mé­ri­ca en la mi­ra

VOGUE Latinoamerica - - Vogue Junio - Tex­to Ka­ri­na González Ulloa

Bran­don Max­well, el te­xano que con­quis­tó a Nue­va York y que tie­ne a La­ti­noa­mé­ri­ca en la mi­ra

Cuan­do por fin se dio la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar a Bran­don Max­well, des­cu­bri­mos que era to­do, me­nos fá­cil. Pa­sa­ron me­ses y me­ses an­tes de lo­grar una con­ver­sa­ción en­tre am­bas par­tes, pues es de los que en cier­tas tem­po­ra­das del año tie­ne la agen­da tan lle­na que vi­ve un día en Nue­va York y otro en Los Án­ge­les, pe­ro siem­pre con su corazón en Te­xas. En Vo­gue lo co­no­ce­mos por­que es ama­do por un círcu­lo muy es­pe­cial, pe­ro des­co­no­ci­do por mu­chos otros. Él ini­ció en el mun­do de la mo­da co­mo es­ti­lis­ta, man­dan­do cu­rrí­cu­lums a to­das las pu­bli­ca­cio­nes y las agencias po­si­bles, has­ta que se acer­có a su sue­ño por me­dio de una lla­ma­da de De­bo­rah Afs­ha­ni, en la que le so­li­ci­ta­ba sus­ti­tuir a un asis­ten­te de sty­ling pa­ra un shoot. La in­dus­tria no so­lo lo re­co­no­ció co­mo un es­ti­lis­ta pro­di­gio, al con­ver­tir­se en aquel que po­día trans­for­mar un cin­tu­rón de Bal­main en una blu­sa. Su in­sig­nia siem­pre fue (y se­rá) pen­sar fue­ra de la ca­ja, reite­ran­do que na­da es­tá di­cho, a ex­cep­ción de su ta­len­to. Na­die se ex­tra­ñó cuan­do to­mó la de­ci­sión de con­ver­tir­se en un di­se­ña­dor, y aun­que lle­gó a po­ner en du­da se­guir por un nuevo ca­mino, to­dos los que lo co­no­cen, no des­con­fia­ron de su gran in­ge­nio pa­ra lo­grar­lo.

“Re­cuer­do que un día es­ta­ba en una sesión pa­ra Dior con Ed­ward En­nin­ful, Path Mcg­rath, Kar­lie Kloss y en­tró John Ga­lliano al es­tu­dio. Ese día ter­mi­né mi tra­ba­jo ¡y me des­li­cé co­mo el vien­to ha­cia mi ca­sa! Sa­bía que eso era exac­ta­men­te lo que

que­ría ha­cer. De­ci­dí asu­mir el ries­go y tra­ba­jar ar­dua­men­te. Sin du­da, du­ran­te mi ca­rre­ra co­mo es­ti­lis­ta apren­dí mu­cho. Es­toy agra­de­ci­do con la ex­pe­rien­cia que eso me per­mi­tió te­ner, pe­ro ser un di­se­ña­dor es muy di­fe­ren­te. Lan­zar y es­tar a car­go de una mar­ca re­quie­re un ex­ten­so equi­po y el en­ten­di­mien­to de que es un tra­ba­jo di­fe­ren­te y ar­tís­ti­co. Ten­go que ser más prag­má­ti­co y cohe­ren­te con la vi­sión que ten­go, por­que sé que aun­que es­to es un gran re­to, tam­bién es al­go que po­see mu­chas re­com­pen­sas”, ase­gu­ra.

S

nas sa­be­ses­to,sin pa­la­bra­sa la que in­dus­tria­re­se­ñas,por que eso que en­de,eso evi­tea­sí de des­cri­ben­va ten­go­co­mo­la ocu­rrir­que mo­da,é me ten­go sa­tis­fac­ción­quea po­co cons­tru­yes.que com­pla­cer­ma­las;sea que gus­ta,ha­go.de cuan­doa de­bo­fiel pe­ro­que to­do­ses­ta­ru­na pe­roa Es por­queha­ce­rir­meél mí for­ma­de de A un les de­ci­de­sa es tú mis­mo”,que ve­ces to­dos acuer­dohe­cho­va de co­mo­lo a a dor­mi­ral que muy­soy­los gus­tar­fi­nal ha­brá de­di­car­tey di­se­ña­dor,que po­cos real­men­te­fe­liz es­tas­que acer­ta­da­con delno con­lo con tam- bue- ello,que que­son­vas día­lo la a tie­ne­lle­va­ya Oba­mae­so­sal­go “Des­de vis­tió por di­se­ña­do­re­sa­pe­na­sun pe­que­ñoo fi­gu­ra­sas sí Na­ta­lie­ba­jo so­las, unas­la co­mo pa­sé Port­man,man­ga.que­que cuan­tas­la mu­cho­le ten­ga­nex gus­taSu Pri­me­ra co­lec­cio­nes,y cla­ro, ca­rre­ra tiem­poun tra­ba­jar ob­je­ti­vo,su Da­ma co­mo con­tem­plan­doa­mi­ga­con­sin de di­se­ña­dor em­bar­go,que mu­je­re­sLady Es­ta­dos sean Ga­ga. có­mo­que Uni­dos, fi­gu­ras Max­well re­pre­sen­ten­se ves­tía Mi­che­lle­fuer­tes.es mi­de abuela, com­pra­ba.y aven­tu­re­ro­lo po­de­ro­sas ade­más Siem­pre­de que­las de fé­mi­nas al­gu­nas­que me me he que de­vo­ra­ba­mu­je­res­sen­ti­do­se en­cuen­tran fas­ci­na­do­lu­cen ca­da en re­vis­ta ellas.a por mi de las Creo al­re­de­dor,mo­da be­llas­que queel imá­ge­ne­sin­flu­ye­nes­pí­ri­tue­lla me pa­ra­mi cla­ro, ob­je­ti­vo­dar­le­sin opa­car­vi­daes quea su mis­mi per­so­na­li­dad.ro­pa co­lec­cio­nes.las em­po­de­reC­re­cí Pue­do con y ad­mi­tir­ha­ga ellas sen­tiry que me her­mo­sas,uno ro­deo de de los ellas, pe­ro más gran­de­sO­ba­ma cuan­do ho­no­res era que­la Pri­me­rahe te­ni­do Da­ma co­mo de di­se­ña­dor,Es­ta­dos Uni­dos;fue ves­tir ella a es Mi­che­lle­fuer­te y cio­nes”, ele­gan­te, cla­ma lo­gra el en­car­nar­crea­ti­vo co­na la gran mu­jer hu­mil­dad.que me ins­pi­ra a crear mis co­lec

Es un hom­bre que su­cum­bió al lla­ma­do de un mun­do com­ple­jo, sa­bien­do que el éxi­to, no de­pen­de en­te­ra­men­te de él: “He apren­di­do que no es po­si­ble triun­far sin el tra­ba­jo de un gran equi­po, por lo que ani­mo a cual­quie­ra que se decida a crear su pro­pia mar­ca que ten­gan fe en sí mis­mos, su vi­sión y que to­men sus de­ci­sio­nes con ab­so­lu­ta con­vic­ción, por­que cuan­do tú creas al­go que lle­va tu nom­bre, tie­nes que de­fen­der­lo. Otra de las co­sas más im­por­tan­te que tie­nes que ha­cer, es es­cu­char lo que tu corazón te di­ce. Eso sí, cuan­do em­pie­ces tu ca­rre­ra en es­ta in­dus­tria, creo que lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es co­men­zar a tra­ba­jar con las per­so­nas que ad­mi­ras y en­con­trar­te con gran­des men­to­res, an­tes de em­pe­zar tu pro­pio ca­mino”, ase­gu­ra.

Re­co­no­cer tu nom­bre en el mun­do de la mo­da, po­dría im­pli­car que tu fa­mi­lia sa­be per­fec­ta­men­te lo que ha­ces, pe­ro no siem­pre es así. “Bran­don es un es­ti­lis­ta, ¡pe­ro uno que nun­ca es­ti­li­za a su ma­má!”, re­co­no­ció ha­ce al­gún tiem­po la fi­gu­ra ma­ter­na de Max­well, que pe­se a lo que ella ad­mi­tió en ese mo­men­to, el ya di­se­ña­dor, re­co­no­ce que si bien las fi­gu­ras fe­me­ni­nas que lo ro­dea­ron to­da su vi­da son su fuen­te de ins­pi­ra­ción, es­to no es su­fi­cien­te pa­ra crear al­go que ellas con­si­de­ren be­llo: “Pa­ra lo­grar una co­lec­ción exi­to­sa, tam­bién tie­nes que es­cu­chas a la mu­jer que quie­res ves­tir, y por su­pues­to, cons­truir al­go que la ha­ga sen­tir se­gu­ra de quién es y de lo que lle­va. Quie­ro crear una mar­ca y lí­neas que pue­dan ves­tir a mu­je­res de to­das las eda­des; des­de la abuela has­ta la nie­ta, jun­to a un pre­cio que se acer­que a la ac­ce­si­bi­li­dad. Creo que hay al­go en mis co­lec­cio­nes que to­das las mu­je­res pue­den lle­var”, ase­gu­ra. Prue­ba de ello —ade­más de las in­nu­me­ra­bles ce­le­bri­da­des y pie­zas edi­to­ria­les que ha he­cho— es que a pe­sar de nun­ca ha­ber­le he­cho un es­ti­lis­mo a su ma­má, le con­fec­cio­nó un ves­ti­do muy es­pe­cial, así co­mo un ex­qui­si­to sa­co ro­jo que ela­bo­ró en una no­che co­mo tri­bu­to de des­pe­di­da pa­ra su abuela Na­nu, que aho­ra la acom­pa­ña en la eter­ni­dad. Su mu­sa, no so­lo abar­ca a su fa­mi­lia o su me­jor ami­ga, tam­bién a esa mu­jer que sin im­por­tar su pun­to car­di­nal, go­za de ser ella mis­ma: co­mo la la­ti­noa­me­ri­ca­na. “Creo que la mu­jer de Bran­don Max­well ¡exis­te en to­das las re­gio­nes! Aun­que aún no ten­go una tien­da ahí, me en­can­ta­ría ver mi co­lec­ción pa­seán­do­se por sus cá­li­das ciu­da­des; en un fu­tu­ro es­pe­ro que eso ocu­rra, es por eso que siem­pre bus­co crear

pren­das que sean atem­po­ra­les, por eso pa­ra nues­tra fir­ma siem­pre se­rá im­por­tan­te mantener el tra­ba­jo ar­te­sa­nal y los bor­da­dos cui­da­do­sa­men­te he­chos a mano, por­que ade­más, eso ha­ce que nues­tra ro­pa sea es­pe­cial. Creo que desa­rro­llar­nos co­mo mar­ca y cre­cer en nue­vos mer­ca­dos, co­mo La­ti­noa­mé­ri­ca, es al­go que tie­ne que ser pen­sa­do cui­da­do­sa­men­te, pe­ro cla­ro, bus­co cre­cer po­co a po­co pa­ra lle­gar a una ma­yor au­dien­cia, ex­pan­dir­nos con más re­tai­lers y así, co­nec­tar con tan­tas men­tes y per­so­nas co­mo sea po­si­ble, por­que esas son las re­la­cio­nes que que­re­mos cons­truir”, re­co­no­ce.

Mien­tras mu­chos bus­can cons­truir una glo­ria y fa­ma con la ve­lo­ci­dad de una es­tre­lla fu­gaz —que des­apa­re­ce de igual for­ma—, él es de los que se re­cuer­dan por edi­fi­car su ca­rre­ra co­mo es­ti­lis­ta pa­so a pa­so; de­ci­sión que no so­lo le es­tá ayu­dan­do a con­so­li­dar su nom­bre, sino que es la fi­lo­so­fía de su mar­ca, que a pe­sar de lle­var tan po­co tiem­po en el mer­ca­do, es ase­dia­da por un nú­me­ro in­fi­ni­to de se­gui­do­ras.

An­te el mun­do, ten­go al­go que ad­mi­tir: des­de pe­que­ño siem­pre gra­vi­té ha­cia la mo­da, des­pués lle­gué al ma­ra­vi­llo­so lu­gar en el que es­toy, gra­cias a men­to­res que no so­lo con­si­de­ro ami­gos, sino fi­gu­ras ma­ra­vi­llo­sas que me ins­pi­ran día con día”, re­co­no­ce. Aún que­da mu­cho que de­cir so­bre Bran­don Max­well, pe­ro muy po­co con lo que le po­da­mos ha­cer jus­ti­cia. Es por eso que en Vo­gue, re­co­no­ce­mos que él es un ge­nio de ca­rác­ter sen­ci­llo que ya tie­ne ga­na­do el jue­go de la mo­da, la vi­da y el amor, gra­cias a su re­cien­te com­pro­mi­so con una pareja con la que ha per­ma­ne­ci­do des­de ha­ce más de do­ce años. Su nom­bre se une al de los hom­bres que pau­la­ti­na­men­te co­mien­zan a go­ber­nar es­ta in­dus­tria, pues sus ini­cia­les, si­nó­ni­mo de per­fec­ción, se im­po­nen con to­da la au­to­ri­dad de la que se han he­cho me­re­ce­do­ras. �

HOLLY­WOOD GLAM Mo­de­los po­san pa­ra las cá­ma­ras en el backs­ta­ge du­ran­te el des­fi­le en Nue­va York. En pá­gi­na opues­ta: Joan Smalls lle­va ves­ti­do con es­co­te asi­mé­tri­co de Bran­don Max­well.

El di­se­ña­dor Bran­don Max­well al la­do de Joan Smalls, quien vis­te un jumpsuit con es­co­te en V de su co­lec­ción Primavera-ve­rano 2017. AR­TÍ­FI­CE MO­DERNO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.