Tra­ve­sía por el mar

Bien­ve­ni­dos a un des­tino ca­ri­be­ño don­de el co­lor, las tradiciones y la ar­qui­tec­tu­ra crio­lla en­cuen­tran un eco en el es­ti­lo que pa­sea su gen­te por las ca­lles em­pe­dra­das: Cartagena

VOGUE Latinoamerica - - Vogue Junio - Fo­tó­gra­fo Alex John Beck — Rea­li­za­ción Mi­chae­la Do­sa­man­tes — Tex­to Jo­sé For­te­za

Cartagena: un des­tino ca­ri­be­ño don­de la esen­cia co­lo­nial ele­va su ar­qui­tec­tu­ra

Adi­cio­ne­mos al olor a sa­li­tre que anun­cia la in­me­dia­tez del mar una ale­gría con­ta­gio­sa que ema­na des­de la gen­te, los se­cre­tos de la mu­ra­lla cen­te­na­ria, las his­to­rias que co­mo puen­tes nos unen a ca­so­nas en­jo­ya­das con la opu­len­cia del ba­rro­co co­lo­nial, una es­tam­pi­da de sa­bo­res des­de sus co­ci­nas, y el sor­pren­den­te allu­re de sus bou­ti­ques: eso es Cartagena. Le lla­man “Ciu­dad He­roi­ca” por ha­ber­se con­quis­ta­do pa­ra sí mis­ma un si­tio épi­co en la his­to­ria, pe­ro a es­tas al­tu­ras se re­go­dea en el es­ter­tor sin­co­pa­do de su car­na­val, la rum­ba in­ce­san­te y el se­llo de su hos­pi­ta­li­dad. Ho­te­les bou­ti­que in­com­pa­ra­bles, res­tau­ran­tes úni­cos y una cul­tu­ra de en­tre­ga to­tal son su or­gu­llo. Ju­nio, el mes que pro­lo­ga al ve­rano, nos re­cuer­da con la Cartagena Fas­hion Week, cuán­to de mo­da pue­de te­ner co­mo marco ex­cep­cio­nal al cen­tro his­tó­ri­co de es­ta ciu­dad. Des­de los ca­lle­jo­nes em­pe­dra­dos, el es­ti­lo de sus mu­je­res im­po­ne un se­llo per­so­nal y una ener­gía inimi­ta­ble a las pro­pues­tas de las mar­cas in­ter­na­cio­na­les y la vi­sión de los di­se­ña­do­res, que en­vían su men­sa­je de pau­ta des­de las vi­drie­ras.

Las siluetas con­for­ta­bles y el co­lor pa­sean allí, en al­go­do­nes y li­nos, más que en cual­quier otro si­tio. Los ca­la­dos se im­bri­can sin es­fuer­zo a im­pre­sio­nan­tes ba­laus­tra­das, que se im­pu­sie­ron ha­ce dos si­glos a la ar­qui­tec­tu­ra de pa­la­cie­gas es­truc­tu­ras só­li­das de la pri­me­ra era co­lo­nial. Tam­bién es ideal la bri­sa cá­li­da que lle­ga del mar pa­ra lle­var la sen­sua­li­dad de una pie­za de no­tas len­ce­ras, otra de las ten­den­cias de es­ta tem­po­ra­da, re­me­dan­do el efec­to vi­sual de en­ca­je de los guar­da-ve­ci­nos sal­va­do­res del chis­mo­rreo de bal­co­nes in­ter­mi­na­bles. Eso no sig­ni­fi­ca que re­nun­cien las car­ta­ge­ne­ras a los es­tam­pa­dos que re­pli­can el eco de las pa­sa­re­las. En prints lle­gan las mis­mas flores mul­ti­co­lo­res que sal­pi­can los en­tra­ma­dos de re­jas, que al­gún apren­diz de ofi­cio for­jó en los mil se­te­cien­tos, sin sos­pe­char que so­bre­vi­vi­ría a tan­tos ava­ta­res.

Co­mo sa­via va­lio­sa, esa mis­ma tra­di­ción de quie­nes fa­bri­ca­ron be­lle­za con sus ma­nos nu­tre hoy otra de las ofer­tas de Cartagena: las ar­te­sa­nías, que tie­nen un si­tio pri­vi­le­gia­do. Las Bó­ve­das o tien­das es­pe­cia­li­za­das en las ri­cas tradiciones de la re­gión, es­tán si­tua­das ma­yo­ri­ta­ria­men­te en el cen­tro amu­ra­lla­do, y en el sec­tor más tu­rís­ti­co de Bo­ca­gran­de. Allí vi­ven tam­bién las jo­ye­rías don­de, jun­to al di­se­ño de ta­len­to­sos or­fe­bres, no pue­de pa­sar­se por al­to el ac­ce­so a las es­me­ral­das más es­pec­ta­cu­la­res. Com­par­tien­do es­pa­cio, se en­cuen­tran en esa área las tien­das de an­ti­cua­rios pres­tas a re­ci­bir a co­lec­cio­nis­tas e in­terio­ris­tas, en su ras­treo por los te­so­ros más in­sos­pe­cha­dos; esos que al­gu­na vez per­te­ne­cie­ron a las fa­mi­lias del más ran­cio abo­len­go.

Ade­más de ha­cer­nos via­jar en el tiem­po, Cartagena es un gran des­tino de pla­ya. Eso ha­ce que re­sul­te ideal pa­ra en­con­trar — y lu­cir— tra­jes de ba­ño. Y no ha­bla­mos de lo ha­bi­tual que apa­re­ce en cual­quier si­tio. Ha­bla­mos aquí de pro­pues­tas de mar­cas y di­se­ña­do­res lo­ca­les que se con­vier­ten en sta­te­ment. Es­te año va por la re­edi­ción de ba­ña­do­res que de­li­nean la fi­gu­ra con no­tas re­tro, re­fres­ca­da por es­co­tes más pro­fun­dos, transparencias y pa­tro­nes muy di­ver­sos. No se tra­ta es­ta his­to­ria de ha­cer un lis­ta­do ti­po ca­tá­lo­go tu­rís­ti­co de si­tios, fir­mas y fran­qui­cias que re­co­men­da­mos. Nues­tra su­ge­ren­cia va por di­ri­gir la aten­ción a un es­pa­cio de hos­pi­ta­li­dad, sol, mar, ar­te, mo­da y ar­qui­tec­tu­ra que to­dos me­re­ce­mos co­no­cer y dis­fru­tar. El res­to que­da por us­te­des. �

RO­JO MU­RA­LLA Las pie­dras que pro­te­gie­ron la ciu­dad pres­tan su co­lor y so­li­dez. Ves­ti­do de Louis Vuit­ton; pen­dien­tes de Pau­la Men­do­za; za­pa­tos de Ma­no­lo Blah­nik.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.