Co­lom­bia sin fron­te­ras

El país sud­ame­ri­cano es un se­mi­lle­ro de crea­ti­vi­dad y ta­len­tos que no pa­ra de sor­pren­der y ren­dir bue­nos fru­tos

VOGUE Latinoamerica - - CONTENIDO -

Cuan­do en ju­lio de 2014, Johan­na Or­tiz sa­lió a sa­lu­dar al pú­bli­co en Me­de­llín al fi­na­li­zar su des­fi­le de cie­rre de Co­lom­bia­mo­da no sa­bía —ni na­die al­re­de­dor tam­po­co— que los aplau­sos pro­lon­ga­dos y la gen­te ren­di­da de emo­ción a su al­re­de­dor an­ti­ci­pa­ban una nue­va era tan­to pa­ra la di­se­ña­do­ra co­mo pa­ra la mo­da na­cio­nal. Que esa no­che se con­ver­ti­ría en un re­fe­ren­te. Que le ha­ría ga­nar en di­ciem­bre de ese año el Pre­mio Cro­mos de Mo­da co­mo “Me­jor di­se­ña­do­ra”. Que lo su­ce­di­do aque­lla no­che no era fru­to de la ca­sua­li­dad.

Con la co­lec­ción Na­ti­va del Mun­do ini­cia­ba en­ton­ces una tra­ve­sía que le ha he­cho jus­ti­cia ple­na al tí­tu­lo, pues en 2017 Johan­na Or­tiz es la mar­ca de mo­da co­lom­bia­na más re­co­no­ci­da y me­diá­ti­ca en es­te ne­go­cio glo­bal. De­sen­fa­da­da, ale­gre, ver­sá­til, tran­qui­la y sen­sual. Una mu­jer de cul­ti­va­do ta­len­to que con­ci­be el ves­tua­rio sien­do fiel a sí mis­ma, ob­ser­van­do a sus ami­gas cer­ca­nas y fa­vo­re­cien­do la con­di­ción fe­me­ni­na. Su blu­sa Tulum ha con­quis­ta­do de tal ma­ne­ra a la au­dien­cia, que los hom­bros al des­cu­bier­to se han to­ma­do por asal­to el si­glo XXI, a la­do y la­do de los océa­nos. La so­li­dez fi­nan­cie­ra de su fir­ma y la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción que ha de­mos­tra­do su ta­ller si­tua­do en Ca­li, ciu­dad de la di­se­ña­do­ra, se com­bi­nan pa­ra res­pon­der a las exi­gen­cias

del mer­ca­do. To­do es­to su­ce­de, sin em­bar­go, en un mun­do no­ve­do­so don­de la glo­ba­li­za­ción dic­ta sus le­yes y abre es­pa­cio a quie­nes lo­gran en­ca­jar en su po­ten­te eco­sis­te­ma. An­tes, has­ta ha­ce me­nos de una dé­ca­da, las re­glas eran otras.

Si una fir­ma de mo­da no se en­con­tra­ba cer­ca de los cen­tros tra­di­cio­na­les de pro­duc­ción era di­fí­cil que­brar el fé­rreo eje Pa­rís-lon­dres-mi­lán-nue­va York. En el es­ce­na­rio de hoy, quien apor­ta ideas de va­lor —sin im­por­tar don­de es­té lo­ca­li­za­do geo­grá­fi­ca­men­te— pue­de ju­gar en las gran­des li­gas.

El ra­dar con­tem­po­rá­neo de la mo­da de­tec­ta más rá­pi­do y me­jor a las fir­mas que tie­nen al­go im­por­tan­te que de­cir en ma­te­ria es­té­ti­ca. Es fun­da­men­tal la pre­sen­cia de las re­des so­cia­les y el tram­po­lín que ge­ne­ran. La de­man­da, por otra par­te, ha am­plia­do su ta­ma­ño en re­la­ción con mar­cas que cuen­tan con un es­ti­lo de mar­ca­da per­so­na­li­dad y con la ne­ce­si­dad de tra­du­cir iden­ti­dad per­so­nal a tra­vés de di­se­ño sin­gu­lar (una ten­den­cia de­cla­ra­da). Es­to ex­pli­ca en par­te por qué el ta­len­to co­lom­biano ad­quie­re ca­da vez pre­sen­cia más no­to­ria tan­to en pla­ta­for­mas di­gi­ta­les de lu­jo co­mo en el co­mer­cio tra­di­cio­nal. Pe­ro es in­su­fi­cien­te pa­ra com­pren­der otro as­pec­to con el que po­dría­mos es­pe­cu­lar: la cre­cien­te se­gu­ri­dad que mues­tran las fir­mas de di­se­ño en Co­lom­bia —re­cién crea­das por jó­ve­nes di­se­ña­do­res así co­mo aque­llas de ma­yor tra­yec­to­ria dis­pues­tas a re­plan­tear­se— no se ha­bía vis­to an­tes. ¿Una mez­cla de ma­yor pre­pa­ra­ción in­te­gral pa­ra par­ti­ci­par en el ne­go­cio y de una au­to­es­ti­ma só­li­da? Sí. Y aña­di­ría: las mar­cas lo­ca­les no es­tán im­pro­vi­san­do. Es­tán sa­bien­do apro­ve­char la efer­ves­cen­cia del mer­ca­do. Sus di­rec­to­res crea­ti­vos han es­tu­dia­do, via­ja­do y cul­ti­van una mi­ra­da pro­pia, aje­na a mu­ros fron­te­ri­zos. Han cre­ci­do además con la no­ción de una in­dus­tria tex­til y de con­fec­ción na­cio­nal re­co­no­ci­da por su ca­li­dad con­so­li­da­da du­ran­te el si­glo XX. Bas­ta ob­ser­var de cer­ca fir­mas co­mo Pe­pa Pom­bo, Mer­ce­des Sa­la­zar, Ame­lia To­ro, Sil­via Tche­ras­si y Fran­ces­ca Mi­ran­da que cuen­tan con más de dos dé­ca­das de ofi­cio pa­ra en­ten­der que no so­lo fue­ron pio­ne­ras en in­gre­sar al co­mer­cio mun­dial en la dé­ca­da del 2000 — en so­li­ta­rio, sin agen­cias de re­la­cio­nes pú­bli­cas es­pe­cia­li­za­das en pro­mo­ver Co­lom­bia ni pla­ta­for­mas vir­tua­les— sino que, hoy en día, se­llan con su es­ti­lo nue­vas ru­tas en la mo­da na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

« El ra­dar con­tem­po­rá­neo de la mo­da de­tec­ta más rá­pi­do y me­jor a las fir­mas que tie­nen al­go que de­cir en ma­te­ria de es­té­ti­ca »

Nin­gu­na de ellas, sin em­bar­go, lo ha lo­gra­do sin ajus­tar las tuer­cas de su mo­de­lo de ne­go­cio y per­sis­tir en su ca­rác­ter de di­se­ño. Por el la­do de las mar­cas que lle­van me­nos de sie­te años en el mer­ca­do, Lau­ra Lau­rens, Mu­lierr, A New Cross, Andrea Lan­da, Ki­ka Var­gas, Pink Fi­lo­sofy, Paula Men­do­za, Su­ki Cohen, Oro­pén­do­la y Po­li­te , por ejem­plo, se ins­ta­lan con cua­ja­da for­ma­ción aca­dé­mi­ca y téc­ni­ca.

Des­de ga­le­rías de ar­te que aco­gen en Pa­rís, Ams­ter­dam, Bar­ce­lo­na o Nue­va York a di­se­ña­do­res dis­rup­ti­vos, has­ta ope­ra­cio­nes de who­le­sa­le so­fis­ti­ca­do que pro­veen mul­ti­mar­cas y es­qui­nas pri­vi­le­gia­das a es­tas fir­mas que co­sen con or­gu­llo mar­qui­llas: He­cho en Co­lom­bia. Y en la lí­nea de sa­li­da fi­gu­ran ya va­rios di­se­ña­do­res me­no­res de 30 años cu­ya ca­li­dad les per­mi­te ini­ciar sus ex­por­ta­cio­nes con mar­ca­da am­bi­ción: Car­lo Ca­rri­zo­sa, En­trea­guas, Tres Al­mas y Flor Ama­zo­na. Los jó­ve­nes no car­gan el pa­sa­do con­flic­ti­vo del país y re­ve­lan op­ti­mis­mo an­te el fu­tu­ro.

Cuen­ta An­gel Yañez con su hu­mor im­pe­ni­ten­te que cuan­do él em­pe­zó a tra­ba­jar en la dé­ca­da de los 80 en Nue­va York de la mano de su pa­re­ja de en­ton­ces, el di­se­ña­dor ve­ne­zo­lano An­gel Sán­chez, la so­la men­ción de Co­lom­bia co­mo su país de pro­ce­den­cia cau­sa­ba es­tu­por. “Me mi­ra­ban co­mo un bi­cho ra­ro”, re­cuer­da. El neu­tra­li­za­ba esas reac­cio­nes con buen hu­mor y ex­qui­si­to tra­ba­jo. Así lo­gró in­tro­du­cir sus pie­zas en va­rios edi­to­ria­les de mo­da y al­ma­ce­nes co­mo Nei­man Mar­cus.

María Ele­na Villamil, Ol­ga Pie­drahí­ta y Bet­ti­na Spitz han pre­fe-

« Cuen­ta An­gel Yañez, que cuan­do el ini­ció lo mi­ra­ban co­mo bi­cho ra­ro. Él neu­tra­li­zo esas reac­cio­nes con ex­qui­si­to tra­ba­jo »

ri­do apun­ta­lar sus fir­mas ho­mó­ni­mas —con más de vein­te años de tra­ba­jo— al in­te­rior del país aun­que la re­cep­ti­vi­dad del se­llo co­lom­biano en el ex­te­rior les ha­ce pen­sar (a al­gu­na de ellas) en dar el sal­to. Juan Carlos Oban­do, Nancy Gon­zá­lez, Es­te­ban Cor­tá­zar, Ed­gar­do Oso­rio, Me­lis­sa Lo­sa­da y Marcela Vé­lez — fun­da­do­ras de m2ma­lle­tier— apor­tan lo su­yo al lo­grar re­le­van­cia en el cir­cui­to in­ter­na­cio­nal sin exis­tir co­mer­cial­men­te en Co­lom­bia.

No se pue­de ol­vi­dar, en to­do ca­so, que el na­ci­mien­to de Inex­mo­da en 1987 im­pul­sa­do por Ali­cia Me­jía y sus fe­rias anua­les —Co­lom­bia­mo­da y Co­lom­bia­tex— lo­gra­ron con­ver­tir pa­sa­re­las y es­pa­cios de ne­go­cios en un re­fe­ren­te úni­co en Amé­ri­ca La­ti­na ca­paz de con­quis­tar a Os­car de la Ren­ta pa­ra pre- sen­tar­se en el tur­bu­len­to Me­de­llín de 1999; de ex­hi­bir una re­tros­pec­ti­va de Bal­main en la agi­ta­ción po­lí­ti­ca de 2004 y de pre­sen­tar el ta­len­to lo­cal con ma­yor pro­yec­ción en sus pa­sa­re­las. Des­de 2008, la en­ti­dad li­de­ra­da por Carlos Eduar­do Bo­te­ro, apues­ta por el cre­ci­mien­to de los ne­go­cios de mo­da en la re­gión y por el for­ta­le­ci­mien­to de la fran­ja “jó­ve­nes ta­len­tos” (B Ca­pi­tal) me­dian­te la ca­pa­ci­ta­ción téc­ni­ca y la em­pre­sa­rial en un ne­go­cio im­pa­ra­ble. Es­ta re­ser­va his­tó- ri­ca cuen­ta a la ho­ra de en­ten­der có­mo el pro­fe­sio­na­lis­mo del sec­tor lle­va tiem­po en­tre­nán­do­se. Fue en 2001 cuan­do la pa­sa­re­la Iden­ti­dad Co­lom­bia en Mi­lán mos­tró un po­ten­cial re­ser­va­do pa­ra la ca­te­go­ría di­se­ño con­tem­po­rá­neo y tra­di­cio­nes ar­te­sa­na­les.

No obs­tan­te, ha de­bi­do cam­biar la per­cep­ción del con­su­mi­dor de mo­da (aho­ra más in­cli­na­do ha­cia la bús­que­da de pie­zas que brin­dan ex­pe­rien­cias cul­tu­ra­les y via­je­ras) pa­ra que, die­ci­séis años des­pués, se pue­da pen­sar de ver­dad en có­mo trascender del im­pac­to me­diá­ti­co de una pa­sa­re­la a una for­ma di­fe­ren­te de ha­cer ne­go­cios a par­tir de la ri­ca di­ver­si­dad ét­ni­ca del país.

La re­cien­te crea­ción del pro­yec­to SOY, ha lo­gra­do com­bi­nar exi­to­sa­men­te el uni­ver­so es­té­ti­co de ten­den­cia con las pie­zas de dis­tin­tas co­mu­ni­da­des ar­te­sa­nas. Lo que pa­re­cía im­po­si­ble se ha­ce reali­dad. Es­ta no­ve­do­sa ma­ne­ra de con­ce­bir la mo­da na­cio­nal fue ra­ti­fi­ca­da por Éxi­to al se­lec­cio­nar a SOY co­mo pro­ta­go­nis­ta de su lí­nea Ar­ki­tect 2017 con una pro­duc­ción de pie­zas a la ven­ta en trein­ta y cin­co pun­tos de ven­ta de la ca­de­na. Mo­da Vi­va, pla­ta­for­ma co­mer­cial crea­da por Ar­te­sa­nías de Co­lom­bia, in­ter­pre­ta tam­bién es­te nue­vo per­fil que ad­quie­re la mo­da y plan­tea so­lu­cio­nes pa­ra co­nec­tar ar­te­sa­nos con el en­tra­ma­do que ha­ce po­si­ble el ne­go­cio.

Johan­na Or­tiz se ha con­ver­ti­do en un ne­go­cio exi­gen­te y ren­ta­ble. Aque­llas ova­cio­nes del co­mien­zo son hoy im­por­tan­tes de­ci­sio­nes co­mer­cia­les. Un es­pe­jo in­tere­san­te pa­ra que ca­da mar­ca se ob­ser­ve a sí mis­ma y re­suel­va có­mo ac­tuar. El pú­bli­co, por lo me­nos, le ha da­do su vo­to de con­fian­za a la mo­da co­lom­bia­na y eso no se pue­de des­apro­ve­char. —Ro­cio Arias Hof­man

Ma­xi pen­dien­tes de Sop­hie Si­mo­ne De­sign; ves­ti­do de Car­lo Ca­rri­zo­sa; pan­ta­lón over­si­ze, de Louis Vuit­ton.

De iz­quier­da a de­re­cha: pa­sa­re­la de Ame­lia To­ro; mo­de­lo ves­ti­da de Pe­pa Pom­bo; ima­gen de la co­lec­ción de Johan­na Or­tiz.

Blu­sa a ra­yas con man­gas over­si­ze y jeans acam­pa­na­dos, to­do de Sil­via Tche­ras­si; bo­tas de Louis Vuit­ton.

Arri­ba, de iz­quier­da a de­re­cha: pa­sa­re­la de Mu­lierr; mo­de­lo en el des­fi­le de Es­te­ban Cor­ta­zar; look de María Ele­na Villamil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.