Dos mu­seos pa­ra un ge­nio.

Pa­rís y Ma­rra­kech se­rán las ciu­da­des que al­ber­ga­rán a los dos nue­vos mu­seos de­di­ca­dos al gran Yves Saint Laurent

VOGUE Latinoamerica - - CONTENIDO - Edi­to­ra Re­gi­na Mon­te­ma­yor

Ma­rrue­cos es­tá a pun­to de inau­gu­rar su pri­mer mu­seo de mo­da. El 19 de oc­tu­bre, el Musée Yves Saint Laurent Ma­rra­kech abri­rá sus puer­tas, in­vi­tan­do a un via­je a tra­vés del mun­do del coutu­rier fran­cés (1936-2008). Pe­ro, ¿por qué en es­te lu­gar? La ciu­dad ma­rro­quí tu­vo mu­cha im­por­tan­cia pa­ra Yves Saint Laurent. “Cuan­do des­cu­brió por pri­me­ra vez Ma­rra­kech en 1966, le im­pac­tó tan­to que de­ci­dió com­prar in­me­dia­ta­men­te una ca­sa allá, y a par­tir de es­te mo­men­to, re­gre­só con fre­cuen­cia”, co­men­tó Pie­rre Ber­gé, su so­cio y pa­re­ja, fa­lle­ci­do el pa­sa­do sep­tiem­bre. Ins­pi­ra­do por los co­lo­res y mo­ti­vos que po­día ob­ser­var en Ma­rrue­cos y por las pren­das de los lo­ca­les, Yves Saint Laurent trans­for­mó po­co a po­co su vi­sión de la mo­da. “La osa­día que se no­ta des­de en­ton­ces en mi tra­ba­jo, la de­bo a es­te país, a sus ar­mo­nías po­ten­tes, a sus com­bi­na­cio­nes atre­vi­das, al fer­vor de su crea­ti­vi­dad. Es­ta cul­tu­ra se vol­vió la mía, pe­ro no me sa­tis­fi­zo so­lo ab­sor­ber­la; la to­mé, la trans­for­mé y la adap­té”, di­jo Yves Saint Laurent en 1983. Ubi­ca­do cer­ca de Jar­din Majorelle (un jar­dín con plan­tas exó­ti­cas y es­pe­cies ra­ras crea­do en los años 30 por el pin­tor fran­cés orien­ta­lis­ta Jac­ques Majorelle an­tes de ser com­pra­do por Yves Saint Laurent y Pie­rre Ber­gé en 1980 pa­ra sal­var­lo de la de­mo­li­ción), el mu­seo de Ma­rra­kech se fun­de con el en­torno gra­cias al uso de te­rra­co­ta, con­cre­to y un te­rra­zo co­lor tie­rra con frag­men­tos de pie­dra lo­cal.

Di­se­ña­do por el des­pa­cho Stu­dio KO, se ex­tien­de en una su­per­fi­cie de 4.000 me­tros cua­dra­dos y fue con­ce­bi­do co­mo un cen­tro cul­tu­ral, con es­pa­cios de ex­hi­bi­ción, una bi­blio­te­ca, un au­di­to­rio, una tien­da de li­bros y un ca­fé. “No que-

ría­mos ha­cer una alu­sión di­rec­ta a las for­mas y crea­cio­nes de Yves. Al con­tra­rio, le ren­di­mos ho­me­na­je al di­se­ñar un edi­fi­cio co­mo él di­se­ña­ba sus pren­das: con cur­vas y lí­neas rec­tas”, ex­pli­can los ar­qui­tec­tos.

Dos se­ma­nas an­tes de Ma­rra­kech, el 3 de oc­tu­bre, otro mu­seo de­di­ca­do a Yves Saint Laurent ve­rá la luz en la ciu­dad don­de tra­ba­jó to­da su vi­da. Al ini­cio de los años 60, el es­ti­lis­ta eli­gió la ca­pi­tal fran­ce­sa pa­ra lan­zar su mai­son de mo­da con Pie­rre Ber­gé. El Musée Yves Saint Laurent Pa­ris es una ma­ne­ra de vol­ver a don­de to­do co­men­zó, pues los 450 me­tros cua­dra­dos de es­pa­cios de ex­po­si­ción se alo­jan en el le­gen­da­rio Hô­tel Par­ti­cu­lier del 5 ave­nue Mar­ceau, don­de la ca­sa de mo­da fue ba­sa­da du­ran­te ca­si 30 años —de 1974 a 2002— an­tes de vol­ver­se la se­de de la Fon­da­tion Pie­rre Ber­gé-yves Saint Laurent. En una at­mós­fe­ra con­ce­bi­da por la es­ce­nó­gra­fa Nat­ha­lie Cri­niè­re y el de­co­ra­dor Jac­ques Gran­ge, al­re­de­dor de 50 pren­das, así co­mo es­bo­zos, fo­to­gra­fías y vi­deos per­mi­ten acer­car­se a la ge­nia­li­dad crea­ti­va del coutu­rier y en­ten­der me­jor su fas­ci­nan­te pro­ce­so de di­se­ño de co­lec­cio­nes de Al­ta Cos­tu­ra que acom­pa­ña­ron en su tiem­po la eman­ci­pa­ción

YVES SAINT LAURENT EN SU TA­LLER EN 1986; DE­RE­CHA: CO­LEC­CIÓN HAU­TE COUTURE PRI­MA­VE­RA-VE­RANO 1989; ABA­JO, DCHA.: FA­CHA­DA DEL MUSÉE YVES SAINT LAURENT MA­RRA­KECH A CAR­GO DEL DES­PA­CHO STU­DIO KO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.