Wes­tern fu­tu­ris­ta

En en­tre­vis­ta ex­clu­si­va, Raf Si­mons nos cuen­ta por qué to­dos ha­blan de su tra­ba­jo al fren­te de Cal­vin Klein

VOGUE Latinoamerica - - CONTENIDO - Fo­tó­gra­fo Mi­chael Schwartz Rea­li­za­ción An­dreas Kok­kino

Re­va­li­dar­la vi­gen­cia de Cal­vin Klein co­mo crea­ti­vo es so­lo una par­te de lo que ha he­cho loa­ble la lle­ga­da de Raf Si­mons a la mar­ca que, ha­ce dé­ca­das, arra­só co­mo un po­de­ro­so hu­ra­cán a la in­dus­tria de la mo­da. Con una de las cam­pa­ñas más só­li­das y cons­tan­tes que se re­cuer­den, el fi­nal de los 80 y gran par­te de los años 90 se vis­tió de CK. Cons­cien­te de eso, Si­mons ha traí­do pa­ra el Oto­ño-in­vierno 2017 a un Cal­vin sartorial à la mi­llen­nial, con si­lue­tas sen­sua­les y plas­ti­fi­ca­das, que se de­jan abra­zar por abri­gos y ele­men­tos ver­sá­ti­les e in­clu­si­vos en cuan­to a es­té­ti­ca y sen­ti­do uti­li­ta­rio. El ai­re abar­ca­dor de es­ta co­lec­ción va de lo gla­mu­ro­so a la flui­dez, y de ahí a la trans­pa­ren­cia del acrí­li­co con la in­ten­ción de un ve­la­do zar­pa­zo fu­tu­ris­ta.

No por eso el crea­ti­vo re­nun­cia a sus ro­ces con el mi­ni­ma­lis­mo, y su apues­ta por las lí­neas diá­fa­nas, sim­ples y lim­pias que se amol­dan al cuer­po fe­me­nino, sin for­zar na­da. Y a to­do eso se agre­gan las alu­sio­nes al Oes­te nor­te­ame­ri­cano, y sus mul­ti­pli­ca­dos y bue­nos en­gen­dros en for­ma de jeans, pie­zas de no­tas mar­cia­les y, cla­ro, en la mis­ma sen­da del fun­da­dor de la mar­ca, con un fuer­te com­po­nen­te de sen­sua­li­dad. Es im­po­si­ble no echar la mi­ra­da a aque­llos pan­ta­lo­nes en denim ex­tre­ma­da­men­te ajus­ta­dos, que triun­fa­ron muy tem­prano en la ca­rre­ra de Cal­vin, allá por el año 1978. En­ton­ces, el atre­vi­do Klein afir­ma­ba, ro­tun­do, que “los jeans son se­xua­les: mien­tras más ajus­ta­dos los ha­gas, mu­cho me­jor se ven­de­rán”. Ca­si 40 años des­pués, su se­gui­dor de es­ta era no so­lo no le des­mien­te, sino que re­fuer­za la afir­ma­ción con la des­nu­dez

ba­jo acrí­li­cos y los cor­tes, en es­pe­cial en pren­das co­mo esos crop­ped tops muy al­tos, que de­jan ver la ba­se del bus­to sin te­mor a es­can­da­li­zar a na­die a es­tas al­tu­ras.

Ma­ce­ran­do la ali­nea­ción de ele­gan­cia ur­ba­na de con­jun­tos de cha­que­ta a cua­dros y lis­tas, y ves­ti­dos coc­tel en ro­sa pá­li­do, es­tán los atis­bos a los uni­for­mes de ban­da que des­fi­lan en cual­quier cua­tro de ju­lio y el wes­tern wear. La pro­pues­ta in­clu­ye pie­zas or­na­men­ta­das con un pas­ti­che que alu­de a aque­lla ima­gen de la ac­triz Broo­ke Shields, to­ma­da por Ri­chard Ave­don pa­ra Cal­vin Klein Jeans en 1981. Im­po­si­ble no re­gre­sar al efec­ti­vo y ge­nial re­cla­mo de la mar­ca en aque­llos días. La ac­triz de Blue La­goon, do­mi­nan­do Ti­mes Squa­re en ro­pa in­te­rior so­bre la le­yen­da: ¿Quie­res sa­ber lo que se in­ter­po­ne en­tre mis Cal­vin y yo? Na­da. De nue­vo, se nos pro­po­nen los sig­nos ale­gó­ri­cos al Oes­te en ca­mi­sas de cow­boy y man­tas a la ma­ne­ra de los co­lo­nos ori­gi­na­les que lle­ga­ron a esa zo­na de Amé­ri­ca.

Es­te ca­pí­tu­lo que le otor­ga pro­ta­go­nis­mo al denim y lo en­la­za con una in­du­da­ble fe­mi­ni­dad, ape­la a la his­to­ria de la mar­ca y de­li­nea lo que pue­den ser sus sen­das ha­cia el ma­ña­na. Se­gún la afir­ma­ción del pro­pio Raf Si­mons, re­fi­rién­do­se a su ins­pi­ra­ción: “To­das es­tas per­so­nas di­fe­ren­tes con es­ti­los y có­di­gos de ves­ti­men­ta di­fe­ren­tes, sig­ni­fi­can el fu­tu­ro, el pa­sa­do, el Art De­co, la ciu­dad, el Oes­te ame­ri­cano… To­do eso y na­da. No una era, un ele­men­to ni un es­ti­lo. Es­to se tra­ta de la fu­sión de di­fe­ren­tes per­so­na­jes y di­fe­ren­tes cla­ses de in­di­vi­duos, al igual que la pro­pia Amé­ri­ca. Es la be­lle­za y la emo­ción úni­cas de Amé­ri­ca”.

En cuan­to a tex­tu­ras, se em­pas­tan en una mis­ma pren­da ma­te­ria­les di­fe­ren­tes en una me­tá­fo­ra vi­sual de lo que de­be ser la ce­le­bra­ción de la di­ver­si­dad en la ves­ti­men­ta. La so­fis­ti­ca­ción de los tra­jes de sas­tre, lo co­ti­diano, el fu­tu­ris­mo de la cien­cia-fic­ción, lo ur­bano y lo ru­ral van jun­tos en es­te mel­ting pot es­ti­lís­ti­co que mi­me­ti­za lo que es la so­cie­dad de nues­tros días.

Cual­quier re­fe­ren­te es vá­li­do aquí: Joan Craw­ford, John Way­ne, Broo­ke Shields, Sha­ron Sto­ne, Ky­lie Jen­ner o Ruby Ro­se. El co­lor tam­bién es­tá bien me­di­ta­do. Hay to­na­li­da­des in­ten­sas de azul, rubí, ama­ri­llo, na­ran­ja y púr­pu­ra, co­mo de­ta­lles pa­ra real­zar las trans­pa­ren­cias, el blan­co y lo neu­tro. To­do en la jus­ta me­di­da. El equi­li­brio pre­va­le­ce y, tam­bién, se apli­ca a la ma­ne­ra en que coin­ci­den Cal­vin Klein y Raf, pa­ra no de­jar que na­da rom­pa la ca­de­na de or­ga­ni­ci­dad en el ADN de la fir­ma. Si­mons ha da­do al blan­co y do­mi­na a to­das las bes­tias del ro­deo que es la más com­pli­ca­da, ar­dua, her­mo­sa y re­con­for­tan­te de las in­dus­trias. —Jo­sé For­te­za

El di­rec­tor crea­ti­vo bel­ga de­trás de la fir­ma, Raf Si­mons fo­to­gra­fia­do por Willy Van­der­pe­rre.

Sa­co a cua­dros con do­ble abo­to­na­du­ra y bor­da­dos y cha­que­ta de cue­ro con cue­llo y cre­ma­lle­ra, am­bos de Cal­vin Klein 205W39NYC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.